Trabajadores de RTVE se movilizan contra la manipulación

Viernes negro en RTVE

Vestidos de negro. Desde el 27 de abril, así denuncian cada viernes los trabajadores de RTVE la manipulación que sufre la televisión pública española que sufre por parte del gobierno del PP

Mara Torres, Lara Síscar, Marta Carazo, Gemma Martín, Ángeles Bravo, Silvia Laplana, Pilar García Muñoz, etc. Todas ellas son periodistas que han aparecido ante las cámaras en viernes vestidas de negro, para los noticiarios de La 1, Canal 24 Horas y otros informativos territoriales. No eran las únicas, aparte de otras muchas y muchos presentadores frente a los focos, detrás de las cámaras multitud de profesionales y trabajadores del entramado público habían elegido el mismo color. Un color que denuncia la manipulación que sufre RTVE.

Esta batalla se da como reacción inmediata al bloqueo que el PP está haciendo frente a todo el arco parlamentario en la oposición, con el objetivo de impedir la renovación del Consejo de Administración y la presidencia de RTVE, actualmente en manos de José Antonio Sánchez.

Bloqueo que ya viene de antes. Previamente, el Consejo de Informativos de TVE había denunciado ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo la falta de pluralismo que hay en el canal público estatal, presentando noticias de manera sesgada u omitiendo información en favor del partido de gobierno.

Y paralelamente, desde @mujeresRTVE se ha iniciado una campaña en Twitter llamada #AsiSeManipula, donde los trabajadores y periodistas continúan expresando casos de censura y manipulación de la televisión estatal en favor del gobierno actual. En muy poco tiempo se han alcanzado centenares de tuits con denuncias de manipulación y censura de todo tipo. Por ejemplo: evitar sacar al presidente Rajoy con políticos imputados en cámara; o como la información de corrupción del PP se da tarde y en periodos de 20 segundos, mientras los casos de corrupción de otros partidos se les dedica más tiempo y se muestran antes.

Las alertas ya estaban encendidas con la llegada de José Antonio Sánchez entre otros. Éste importante cuadro fue anteriormente presidente de Telemadrid entre 2011 y 2014, justo durante el mandato de Esperanza Aguirre e Ignacio González, quienes utilizaban el canal autonómico como descarado aparato de propaganda.

Antes, entre 2002 y 2004, ya había sido presidente de RTVE, y el PSOE presentó una proposición no de ley exigiendo su destitución en cuanto que no garantizaba el derecho de información. Las etapas en las que no está dirigiendo un ente público, las dedica con un puesto elevado de Telefónica, probando sus íntimos lazos con la oligarquía.

No es caso de un solo hombre. Tenemos también a José Antonio Álvarez Gundín, director de los Servicios Informativos de RTVE escogido a dedo por José Antonio Sánchez, famoso articulista de opinión de La Razón con abierta simpatía hacia el gobierno popular.

Una televisión, como cualquier otro medio de comunicación público o privado, tiene una línea editorial. Esperar imparcialidad total o completa objetividad de RTVE es un brindis al Sol.

Pero eso no quita ni un ápice de justeza a las reivindicaciones de los trabajadores del ente público ni de una mayoría de la sociedad española, que reclaman una Televisión Pública más independiente y plural, donde quepan y se expresen diferentes sensibilidades, posiciones y puntos de vista. Y desde luego que no esté groseramente sesgada, manipulada e instrumentalizada por el Partido Popular o el color de Moncloa, mediante unos directivos entregados a encuadrar de forma escandalosa a la plantilla y a imponer criterios contrarios a la deontología y la ética más elementales del periodismo.

La libertad de poder informar libremente, sin imposiciones ni recortes desde el gobierno, no es sólo una reivindicación que afecta a los profesionales del medio, sino a todos los ciudadanos. La lucha de los viernes negros de RTVE es la lucha por hacer de la cadena pública una cadena de todos.

Un comentario sobre “Viernes negro en RTVE”

Deja una respuesta