Un maoí­sta en Manhattan

“En su viaje a Nueva York, Bhattarai participó en reuniones con varias delegaciones extranjeras. Sin embargo, un objetivo clave de la visita fue atraer a la población relativamente grande de Nepal en Nueva York. Bhattarai se dirigió a este público en una sala de conferencias de Manhattan, hablando sobre “La relevancia del marxismo en el siglo XXI.” La multitud -en su mayorí­a nepalí­es de Nueva York, junto a unos pocos simpatizantes estadounidenses- estaba ansiosa por escuchar al hombre que habí­a llevado a cabo una revolución y derrocado la monarquí­a, y ahora era el lí­der elegido.”

"El marxismo está vivo y coleando", dijo Bhattarai. "Al final de este siglo, volverá a ser la filosofía que llevará la guía del mundo". Rellenó la charla con sus citas favoritas de Mao y Lenin –"Es más agradable y útil asar por la experiencia de la revolución que escribir sobre ella"– y habló a los asistentes sobre los desafíos de la solicitud de una visa para entrar en los Estados Unidos cuando era un revolucionario, a veces violento. Pero allí estaba, en una ciudad donde los manifestantes están tratando de ocupar Wall Street y cuestionando la relación entre la política y el capitalismo, dando conferencias a los estadounidenses sobre la revolución y el marxismo. (THE WASHINGTON POST) LA ARENA.- “La presidenta de la Nación suele enfatizar logros económico-sociales de su gestión iniciada en 2007. En esas alocuciones se lanzan cifras incontrastables. ¿Quién puede discutir que se han creado 5 millones de empleos y otorgado más de 2 millones de jubilaciones a quienes habían quedado en la banquina de la vida, abandonados por el Estado (y antes por los empresarios privados)? Cristina sigue con anuncios positivos, como cuando lanzó la Asignación Universal por Hijo que favorece a más de 3.5 millones de niños y adolescentes, y madres embarazadas. Hay otros indicadores meneados por el oficialismo que también son ciertos, como que el desempleo bajó al 7,3 por ciento, el nivel más bajo desde 1992. Aunque siempre bajo la amenaza de la crisis mundial engendrada en Washington y Europa, la economía argentina sigue en crecimiento. El viceministro de Economía, Roberto Feletti, vaticinó que terminará este año con un aumento del 8,3 por ciento.” EEUU. The Washington Post Un maoísta en Manhattan Anup Kaphle Avanzando lentamente por Park Avenue, en un Cadillac negro, con una escolta policial de Nueva York al frente y un agente del Servicio Secreto a su lado, Baburam Bhattarai había llegado a Manhattan para vender el maoísmo. Bhattarai, el nuevo primer ministro de Nepal, cree que un país pobre como el suyo puede competir con el resto del mundo. Sólo necesita un poco de ayuda del resto del primer mundo. Más importante aún, necesita la ayuda de las élites nepalíes en el extranjero a las que obsequió con historias revolucionarias en los eventos en Nueva York a finales de septiembre. Bhattarai es el cuarto primer ministro de su país en cinco años, y como los que hubo antes que él, entiende que su posición es precaria. Para permanecer en el poder y cumplir sus promesas, debe venderse tanto a sí mismo como su ideología marxista. Así que no había mejor momento que la reunión anual de la Asamblea General de la ONU para decirle al mundo quién es y tratar de obtener el apoyo que necesita para gobernar un Estado casi fracasado. En su viaje a Nueva York, Bhattarai participó en reuniones con varias delegaciones extranjeras y se hizo una foto con el presidente Obama y la primera dama en la Biblioteca Pública de Nueva York. Sin embargo, un objetivo clave de la visita fue atraer a la población relativamente grande de Nepal en Nueva York, que incluye un montón de graduados de la Ivy League que trabajan como académicos, médicos, abogados y financieros. Bhattarai se dirigió a este público en una sala de conferencias de la New School University, en Manhattan, hablando sobre "La relevancia del marxismo en el siglo XXI." La multitud –en su mayoría nepalíes de Nueva York, junto a unos pocos simpatizantes estadounidenses– estaba ansiosa por escuchar al hombre que había llevado a cabo una revolución y derrocado la monarquía, y ahora era el líder elegido. "El marxismo está vivo y coleando", dijo Bhattarai. "Al final de este siglo, volverá a ser la filosofía que llevará la guía del mundo". Rellenó la charla con sus citas favoritas de Mao y Lenin –"Es más agradable y útil pasar por la experiencia de la revolución que escribir sobre ella"– y habló a los asistentes sobre los desafíos de la solicitud de una visa para entrar en los Estados Unidos cuando era un revolucionario, a veces violento. Pero allí estaba, en una ciudad donde los manifestantes están tratando de ocupar Wall Street y cuestionando la relación entre la política y el capitalismo, dando conferencias a los estadounidenses sobre la revolución y el marxismo. "En Nepal hemos tratado de ser creativos. Hemos seguido los principios fundamentales del marxismo y los hemos desarrollado. Es por eso que en 10 años nos levantamos como la mayor fuerza política del país", dijo. El primer ministro, miembro del Partido Maoísta de Nepal, no endulza su experiencia. Fue el arquitecto de la insurgencia maoísta que comenzó con un puñado de ideólogos que habían leído a Marx, memorizado a Sun Tzu y blandido armas de fuego. Inspirando a miles de nepalíes marginados, en su mayoría campesinos que vivían en regiones remotas. Esto llevó a una guerra larga y brutal que mató a más de 12.000 personas y cambió el rumbo del país. Hace tres años, Bhattarai y sus compañeros consiguieron aquello por lo que habían luchado: la monarquía fue abolida y ganaron las elecciones populares. Pero no era evidente lo acertado de su charla en Nueva York. Luna Ranjit, una mujer nepalí de origen que es directora ejecutiva de Adhikaar, un grupo sin fines de lucro que trabaja para promover los derechos de los trabajadores y los inmigrantes con sede en Nueva York, dijo que ella se hacía eco de la discusión Bhattarai sobre la desigualdad inherente del capitalismo, pero no entendía cual sería la alternativa. "Usted es un académico, por lo que fue convincente cuando habló sobre el marxismo como una teoría, pero no explicó cómo va a ser aplicado en los tiempos que corren", dijo. "No tengo una idea clara de cómo se vaya a utilizar el socialismo en nuestro Estado actual y lo que sería el marxismo en Nepal en estos momentos." El marxismo de Nepal –o la versión de Bhattarai de él– es un poco desordenado, con mucha lucha entre los partidos políticos y desacuerdos sobre cómo manejar las antiguas fuerzas rebeldes. El país vive con una constitución provisional, y cinco años después de que las partes firmaran un acuerdo de paz, todavía no hay un dirección clara de hacia donde se dirige Nepal. El país todavía tiene dos ejércitos – el ejército nacional, junto con el Ejército Popular de Liberación, formado por ex combatientes maoístas. "No es tanto la retórica marxista lo que atrae a la gente [a Bhattarai], sino su consistencia en temas como la república, el empleo, la paz y la inclusión de los marginados", dijo Prashant Jha, un analista político radicado en Katmandú que ha escrito extensamente sobre los maoístas. "Su imagen es vista como la de un líder comprometido, honesto y educado, que pudiendo haber sido un profesional exitoso optó por participar en la lucha política, lo que se suma a su atractivo." Bhattarai entiende el poder del simbolismo en un país que ha visto a menudo a los políticos acusados ​​de nepotismo y corrupción. En su segundo día en el cargo, salió en los titulares por hacer cosas que eran desconocidas entre la clase política nepalí. Se convirtió en el primer ministro en la historia reciente del país que decidió no utilizar el cómodo, automóvil manufacturado en el extranjero que fue puesto a su disposición. En su lugar, optó por un vehículo bastante poco atractivo llamado Mustang (el nombre de una escarpada región montañosa en el noroeste de Nepal) que se fabrica en el país. Dos semanas después, viajó en clase económica a la reunión de la ONU. Sentado en un sofá de cuero blanco en su suite del piso 34 de un hotel de Manhattan para una entrevista, Bhattarai dijo que no vuela en clase económica o monta un Mustang para ganar puntos populistas. "Esta es una idea bien pensada para la política económica", dijo. "He utilizado un automóvil que se ensambla en el país. Quería dar un ejemplo que pueda ayudar a promover la industria nacional y crear empleos en el país." El hombre que aspira a diseñar un plan económico que ayudará a Nepal a ponerse al día con el resto del mundo, ha dicho reiteradamente que el capitalismo es un producto inherente a una economía imperial. Hace tres años, cuando visitó Washington como ministro de finanzas de Nepal, Bhattarai dijo que la contradicción del capitalismo es el desarrollo desigual y desequilibrado. "Esta desigualdad inherente es la que origina una crisis efectiva de la demanda que reduce la producción y, finalmente, crea desempleo", dijo. Cuando regresó a Nepal hace unos días, una de las primeras cosas que fue Bhattarai hizo depositar su asignación de 2.314 dólares para viajes en un fondo de ayuda para ayudar a las víctimas de un terremoto que destruyó casas en parte del país a mediados de septiembre. Esa es una forma de ser un maoísta convincente mejorando el negocio en el extranjero, Acudir a una reunión multinacional, pero recortando gastos y ahorrando dinero al hacerlo. Bhattarai es de voz suave, pero en el fondo es un ideólogo duro. Durante su discurso ante la Asamblea General, sorprendió a muchos nepalíes, que siempre han visto a su país ser neutral en los conflictos internacionales, llamando a un Estado palestino completamente independiente y soberano. Guarda sus palabras favoritas –"burguesía", "feudalismo" y "masas"– en el bolsillo y las utiliza en casi todas las ocasiones. "Suena bonito tener elecciones periódicas, ser elegido, pero ¿cómo influir entre las masas populares?", se preguntó durante su intervención en la New School. La democracia moderna es, dijo, "la democracia para unos pocos, y la dictadura para las masas". Por supuesto, este líder elegido democráticamente rápidamente recordó a su audiencia, y no sin ironía, que su discurso no debe ser tomado fuera de contexto. "Puedo estar haciendo una observación muy escandalosa aquí como primer ministro de un país. Pero ahora estoy hablando como un profesor", dijo. Que Bhattarai tenga éxito en el cumplimiento de sus promesas es incierto, dados los misteriosos caminos de la política nepalí. Pero tiene el apoyo de los ciudadanos que esperan que ofrezca lo que otros políticos han estado prometiendo desde hace cinco años. Bhattarai destacó durante una entrevista que los Estados Unidos y Occidente no tienen nada que temer de los maoístas de Nepal y su ideología. Dijo que la comodidad de su país con China y el creciente interés de Pekín en los asuntos de Nepal son necesarios, y que la visibilidad creciente de China en Nepal está relacionado con el creciente poder político y económico de esa nación. "No podemos evitar eso", dijo. Prometió que la transición política en Nepal se llevaría a cabo de acuerdo con los valores democráticos y no se volverá violenta. En un discurso dos días más tarde, Bhattarai citó a la filósofa marxista Rosa Luxemburgo: "O socialismo o barbarie, tenemos que elegir. Estoy por el socialismo", dijo. THE WASHINGTON POST. 2-10-2011 Argentina. La Arena Ha crecido la economía y mejorado los índices sociales Emilio Marín La presidenta de la Nación suele enfatizar logros económico-sociales de su gestión iniciada en 2007. Ella unifica esa reivindicación con lo actuado desde 2003, cuando Néstor Kirchner inició su presidencia. En esas alocuciones, como en las del ministro de Economía, Amado Boudou; la ministra de Industria, Débora Giorgi y el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, se lanzan cifras incontrastables. ¿Quién puede discutir que se han creado 5 millones de empleos y otorgado más de 2 millones de jubilaciones a quienes habían quedado en la banquina de la vida, abandonados por el Estado (y antes por los empresarios privados)? Ni la oposición puede objetar esa propaganda. A lo sumo critica el “clientelismo” y explica que la presidenta tiene fondos debido “al viento de cola”. Cristina, que ni siquiera se despeina con esos vientos, sigue con anuncios positivos, como cuando lanzó la Asignación Universal por Hijo que favorece a más de 3.5 millones de niños y adolescentes, y madres embarazadas. El fracasado precandidato radical, Ernesto Sanz, ya no repite que el dinero de esa AUH “se va por la canaleta del juego y la droga”. Hay otros indicadores meneados por el oficialismo que también son ciertos, como que el desempleo bajó al 7,3 por ciento, el nivel más bajo desde 1992. El empleo sigue recuperándose. Es una gran noticia para la población económicamente activa, que supera los 18 millones de argentinos. Aunque siempre bajo la amenaza de la crisis mundial engendrada en Washington y Europa, la economía argentina sigue en crecimiento. El viceministro de Economía, Roberto Feletti, vaticinó que terminará este año con un aumento del 8,3 por ciento. Esa proyección es compartida, valga la paradoja, por el FMI, que en su última asamblea conjunta con el Banco Mundial y en su Panorama Económico Mundial ubicó a nuestro país detrás de China entre las naciones que más están creciendo. Al concluir el primer semestre del año el PBI ha crecido 9,5 por ciento en cotejo con mismo lapso de 2010 (Télam-LA ARENA, 17/9). La industria había aportado lo suyo, al crecer 7,8 por ciento en julio pasado, en comparación con mismo mes del año anterior. Por supuesto que la naturaleza aportó lo suyo, al propiciar una cosecha anual de 100.9 millones de toneladas; la demanda mundial de commodities también pesó. Pero las políticas proactivas del gobierno nacional tuvieron muchísimo que ver, al impulsar el consumo y el mercado interno, entregar créditos a las empresas, propiciar las exportaciones, etc. Su receta fue distinta al ajuste preconizado por los organismos internacionales de crédito, la Casa Blanca y la Comisión Europea. Hay que destacar el rol de los trabajadores, por lo general invisibilizado a la hora del festejo de logros económicos. Lo suyo es esencial. Sin trabajadores todo lo demás no existe, pero muchos no lo quieren ver. Cambios por hacer En el Día de la Industria, la presidenta ratificó el modelo pero dijo que se harían todos los cambios que hubiera que hacer. ¿Cómo interpretar esa posibilidad de reformas? Para la Unión Industrial “Argentina”, los retoques tendrían que venir por el lado de la contención salarial, la reforma patronal de la ley de Riesgos del Trabajo, y el arreglo con el Club de París y el Fondo Monetario. Esto último para tramitar más créditos externos. Esos empresarios están entusiasmados porque creen ver a CFK en la dirección económica que ellos comparten. “Cristina ha vuelto a ser la de 2007, la que yo siempre apoyé”, manifestó en Tecnópolis Cristiano Rattazzi, el presidente de Fiat en Argentina. El “tano” tiene razones para el optimismo, luego que su firma fuera premiada con un crédito de 552 millones de pesos del Fondo Productivo del Bicentenario. Este punto plantea la primera duda sobre la justeza del “modelo”. ¿Por qué entregar créditos subsidiados a tasa del 9 por ciento anual a varios años y con otro de gracia a multinacionales como la de Turín y a Peugeot-Citroën (150 millones)? ¿Por qué darles tanto dinero a diez empresas agrupadas en Adefa, todas extranjeras? Una, Mercedes Benz, promete que el modelo Sprinter tendrá en 2012 una “integración nacional” de piezas del 30 por ciento. O sea que Argentina financia a multinacionales y mayoría de piezas de fabricación foránea, lo que explica el déficit comercial automotriz, de casi 6.000 millones de dólares anuales. Más, la presidenta reconoció el 2 de noviembre de 2010, al asistir al lanzamiento del Fluence, en Renault, que su administración había auxiliado con 500 millones de pesos a las terminales. Ese modelo favorable a los monopolios requiere una frenada a fondo y un giro de 180 grados, en otra dirección industrial nacional. Los que quieren conservar el rumbo pro-monopolios dirán que esas compañías son artífices del crecimiento y el mayor empleo. Lo primero puede ser. Lo segundo es falso pues la Encuesta Nacional de Grandes Empresas reveló que las 500 firmas líderes (282 extranjeras) sólo son responsables del 5 por ciento del empleo total. Esa marca no se movió en estos años pese a sus ganancias extraordinarias, que tampoco fueron reinvertidas sino, en gran medida, remesadas a sus casas matrices en el exterior. Las fletaron como remisión de utilidades y dividendos, o bien directamente fugando capitales. En todo caso, usufructuando las facilidades que les proporciona la ley de inversiones extranjeras de la época de la dictadura y José A. Martínez de Hoz, vergonzosamente en vigencia tras 28 años de democracia. En el primer semestre del año aquéllas fugaron 9.800 millones de dólares (Tomás Lukin, Página/12, 24/). Así no va, señora presidenta. Fea tendinitis, peor la coditis Se dirá que la ley de tierras mejorará la situación de los pobres del campo. No. Con ese proyecto, que aún no ha comenzado a ser debatido en Diputados, habría de aquí en más un control sobre la venta de tierras a capitales extranjeros. Y está muy bien que así sea. Eso no implicará revisión de lo acaparado por latifundistas extranjeros como Benetton, Soros y Tompkins, ni menos aún de los “nacionales” Lacroze de Fortabat, Pérez Companc, Blaquier, etc. Eduardo Basualdo detalló así ese agropower: “los grupos agropecuarios están constituidos mayormente por familias de la aristocracia, que dieron origen a la Sociedad Rural. Son 35, que reúnen un total de 1.564.091 hectáreas, a razón de 44.688 hectáreas cada una en promedio. Figuran las familias Gómez Alzaga, con 60.000 hectáreas, Anchorena, con 40.000, Balcarce, Larreta, Avellaneda, Duhau, Pereyra Iraola, Ballester, Zuberbühler, Vernet Basualdo, Pueyrredón, Bullrich, Udaondo, Ayerza, Colombo, Magliaro y Lanz, entre otras”. El gobierno, derrotado en su intento de cobrar más retenciones por la soja en 2008, no está pensando en afectar a ese conglomerado latifundista extranjero y patricio. Tampoco a las multis semilleras, exportadoras y de agroquímicos como Cargill, Monsanto, Bayer, Syngenta, Bunge, ADM, etc. Los pooles de siembra y grupos concentrados como Los Grobo duermen tranquilos, a diferencia de los pueblos originarios y campesinos pobres y minifundistas que necesitan tierras para vivir. Estos siguen arrinconados por el desmonte, la sojización, los agrotóxicos, la minería contaminante y la persecución judicial y policial. A riesgo de parecer exagerado, hay que decirlo: sin medidas contra los monopolios y los latifundios, no habrá desarrollo nacional sostenido. Y encima se prevé pagar 10.000 millones de dólares en concepto de deuda externa según el presupuesto 2012. Esta es una desmesura “extra” en tiempos de crisis internacional, coyunturas donde se ahorra y no se pagan deudas dudosas. Los trabajadores reciben contentos las conquistas que el gobierno nacional otorga, como negociaciones en paritarias, pago de asignaciones familiares con un nuevo piso y aumentos de partidas sociales en el mencionado presupuesto. Pero hay hechos preocupantes. El empleo en negro todavía es del 34,5 por ciento y afecta a 4.5 millones de personas. Existen muchas tercerizadas donde el salario y las condiciones de trabajo son pésimos. Así se generan legítimas medidas de fuerza, como el paro en 22 hospitales de Córdoba, la reciente huelga en línea 60-Monsa y en otros gremios. “La conflictividad laboral alcanza a casi el 50 por ciento de las empresas consultadas”, declaró el titular del congreso de los industriales bonaerenses (Uipba), Pablo Challú (Clarín, 19/9). La presidenta criticó con razón a los empleados del Subte que alegaron “tendinitis”, pero no hizo lo propio con la generalizada tara patronal, la “coditis”. Con ésta pretextan no poder doblar el brazo, sacar dinero y pagar mejores salarios. LA ARENA. 29-9-2011

Deja una respuesta