La reputación de Europa, su futuro y su legitimidad

“Hasta el momento, los esfuerzos para salvar el euro con cada vez mayores garantí­as y fondos prolongan la crisis de la deuda, pero no hacen nada para solucionarla. Para algunos Estados, un nuevo comienzo sólo se puede lograr con una profunda quita de su deuda. Eso presupone, sin embargo, que los bancos del sur de Europa, así­ como sus homólogos de Francia y Alemania tengan el capital suficiente para asumir las pérdidas, combatir el peligro de contagio y reducir la capacidad de los mercados para chantajear a los gobiernos europeos.”

No debe ermitirse que los países que viven por encima de sus posibilidades esperen más dinero. Se debe permitir que los bancos que hicieron malos negocios vayan a la quiebra, sin poner el sistema en peligro. Crear las estructuras necesarias que lo permitan es la tarea de los políticos. Se necesitan reglas claras para las quiebras nacionales. También es necesario obligar a los bancos a acumular, lo más rápido posible, capital, lo suficiente como para que puedan sobrevivir a una reestructuración de la deuda de Grecia, por ejemplo. (DER SPIEGEL) THE WALL STREET JOURNAL.- Existe un escenario optimista para la economía de Estados Unidos: que Europa se organice. El ritmo de crecimiento mundial se acelera, estimulando la demanda de las exportaciones estadounidenses. Pero hay al menos dos escenarios desagradables: uno es que Europa se convierta en el epicentro de un terremoto financiero de la escala de la crisis de Lehman Brothers de 2008. El otro es que Europa termine por arreglárselas, pero que EE.UU. se estanque por otros cinco años, sumido en un crecimiento lento, alto desempleo y peleas políticas. Nadie escogería el segundo o tercer escenario de manera intencional, sin embargo, los gobernantes parecen más propensos a tropezar y caer en alguno de esos agujeros que encontrar un camino con final feliz. Alemania. Der Spiegel A la hora de la verdad, “Europa puede respirar” tras la votación El jueves, la canciller Angela Merkel mostró una vez más que puede hacer su trabajo cuando logró convencer a la mayoría parlamentaria en una votación crucial sobre la ampliación del fondo de rescate del euro. Comentaristas alemanes dicen que la votación es un paso en la dirección correcta, pero advierten que habrá más obstáculos por delante (…) El Financial Times Deutschland escribe: "Ella aún puede hacerlo. No eran muchos los que confiaban en que Angela Merkel pudiera reunir a su propia gente tras ella. Sin embargo, la jefa de gobierno fue capaz de lograr una mayoría en la votación más importante para el paquete de rescate del euro, y lo hizo sin tener que depender de la oposición. Europa pueda respirar mejor … " "Merkel no puede permitirse el lujo de dejar que la crítica (dentro de su coalición) continúe hasta justo antes del momento crucial en que debe tomar una postura clara sobre los siguientes temas:. ¿Cómo puede Grecia escapar de su círculo vicioso de medidas de austeridad y declive económico? ¿Está Alemania preparada para prometer garantías aún más altas? ¿Cómo pueden los acreedores desempeñar un papel más importante en el rescate del euro? Mientras no responda a estas preguntas … tendrá que preocuparse por la mayoría (en el parlamento). Y Europa temblará con ella." El Frankfurter Allgemeine Zeitung, de centro-derecha, escribe: "El EFSF ampliado es ahora, en el mejor de los casos, lo suficientemente grande como para ayudar a Grecia, Portugal e Irlanda. Como resultado, los parlamentarios ya han comenzado a hablar sobre cómo acceder a cantidades aún mayores de dinero. Después de todo, la EFSF estará autorizado a comprar bonos soberanos de Italia, España y otros países de la eurozona y se supone para ayudar a apuntalar a los bancos europeos. Este mandato imperativo podría costar varios billones de euros. El mero hecho de refinanciar la deuda de Italia y España requiere 2,6 billón billones de euros a medio plazo." "Los funcionarios están discutiendo la posibilidad de conceder a la EFSF una licencia bancaria. Eso sería mucho, mucho peor que la introducción de los eurobonos. ¿Cómo podría un funcionario público en Luxemburgo denegar las solicitudes de financiación de los líderes franceses o italianos? ¿Por qué España se apretaría el cinturón, si Madrid ya no tiene que vender sus bonos soberanos en el mercado abierto, dado que el fondo puede transformar la deuda en dinero, recurriendo a líneas de crédito sin límite del BCE? La monetización de las deudas soberanas, a su vez, convertiría la zona de la moneda común en un club responsable de la deuda de los demás – sin control parlamentario". "Hasta el momento, los esfuerzos para salvar el euro con cada vez mayores garantías y fondos prolongan la crisis de la deuda, pero no hacen nada para solucionarla. Para algunos Estados, un nuevo comienzo sólo se puede lograr con una profunda quita de su deuda. Eso presupone, sin embargo, que los bancos del sur de Europa, así como sus homólogos de Francia y Alemania tengan el capital suficiente para asumir las pérdidas. Sólo la recapitalización de las instituciones financieras europeas puede combatir el peligro de contagio y reducir la capacidad de los mercados para chantajear a los gobiernos europeos. Esa es la única manera de resolver la crisis de la deuda soberana. Este camino es mucho más barato para los contribuyentes que el del fondo de rescate del euro." El diario económico Handelsblatt escribe: "Angela Merkel lo hizo. Logró una " mayoría de la canciller" para la expansión del fondo de rescate EFSF, y con ello probó todos los escépticos que estaban equivocados. Pero eso es sólo una instantánea en el tiempo. Mientras que los líderes CDU lograron aplicar una presión significativa a los posibles disidentes, sólo compraron un poco de espacio … El obstáculo más grande vendrá en unos meses, cuando la coalición tenga que opinar sobre el fondo de rescate permanente, la ESM, en la votación del Bundestag. Si las encuestas del Partido de los Demócratas Liberales (FPD) entre sus miembros muestran que la mayoría se oponen a la ESM, entonces podría haber un cisma en el grupo parlamentario del FDP, y Merkel podría perder a su socio de coalición. "El verdadero ganador de la jornada no fue la coalición, sino el Parlamento. El Bundestag obligó a una concesión real de la rama ejecutiva: a partir de ahora, el gobierno debe obtener primero la aprobación del Bundestag –.. O, en caso de que un retraso plantee riesgos, de la Comisión de Presupuesto del Bundestag –.. antes de acceder a asignar más dinero a la EFSF Esto es algo nuevo para la política europea de Alemania Hasta ahora, el gobierno llevaba a cabo las negociaciones por su cuenta, y el Bundestag sólo tenía el poder de voto en los asuntos que ya se habían decidido. " El centro-izquierdista Süddeutsche Zeitung escribe: "La noticia dio la vuelta al mundo: Alemania, el país más importante en Europa, seguirá apoyando el fondo de rescate del euro. Si es cierto que, en esta crisis, la claridad cuenta más que nada, tras la votación las sedes de los gobiernos, los bancos centrales y las instituciones financieras deben estar respirando un suspiro de alivio. El Bundestag en Berlín, ha hablado. Pero, por desgracia, este alivio no se producirá, porque, si bien la decisión de Alemania es sin duda útil en el intento de resolver la grave crisis, no es suficiente". "Los mercados prefieren más y más dinero, y cada vez más préstamos, pero al final, el dinero no tendrá mucho más valor. Los expertos serios ya están hablando por primera vez de a necesidad inminente de una reforma de la moneda, una idea traumática para los alemanes". "No debe permitirse que los países que viven por encima de sus posibilidades esperen más dinero. Se debe permitir que los bancos que hicieron malos negocios vayan a la quiebra, sin poner el sistema en peligro. Crear las estructuras necesarias que lo permitan es la tarea de los políticos. Se necesitan reglas claras para las quiebras nacionales. También es necesario obligar a los bancos a acumular, lo más rápido posible, capital, lo suficiente como para que puedan sobrevivir a una reestructuración de la deuda de Grecia, por ejemplo." El diario conservador Die Welt escribe: "Europa está, sin lugar a dudas, en peligro. No porque a los ciudadanos de Europa no les guste la UE, sino porque no la entienden. Debido a que no pueden ni siquiera reconocerla. Porque nadie explica lo que es bueno para ella, qué forma debe adoptar en el futuro y cómo llegar ahí, paso a paso. Los poderes dicen solamente que la Unión Europea debe existir –.. que no hay otra alternativa. También advierten que hablar de los peligros sólo provoca que aumenten – y que lo mejor es callar". "No parece molestar a nadie que la UE utilice un lenguaje privado. … Nadie tiene problemas con el hecho de que al fondo de rescate de urgencia se le diera el torpe nombre de Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. ¿Nadie se da cuenta de que nadie entiende lo que está pasando, que nadie puede ni siquiera hacerse una imagen (del EFSF) en sus mentes? ¿Y ninguna persona se da cuenta de que estas palabras no suenan como algo que vale la pena salvar, sino como algo peligroso que sería mejor evitar?" "La democracia puede tener muchas caras – incluso una absolutista. Las democracias europeas están adquiriendo tales características en este momento. Porque muchos de los que se refieren al proyecto europeo como algo titánico, han abandonado toda esperanza de ser capaces de explicarlo al público en general… Los líderes están haciendo caso omiso de sus ciudadanos porque, bueno, no lo van a entender de todos modos. … Esta actitud podrá ganar tiempo, pero se juega a largo plazo la reputación de Europa, su futuro y su legitimidad ". DER SPIEGEL. 29-9-2010 EEUU. The Wall Street Journal En la crisis actual, el peligro es ignorar la historia económica David Wessel Existe un escenario optimista para la economía de Estados Unidos: que Europa se organice. El ritmo de crecimiento mundial se acelera, estimulando la demanda de las exportaciones estadounidenses. Los políticos de EE.UU. se ponen de acuerdo sobre un compromiso creíble que le dé un impulso fiscal a la economía ahora y frene el déficit más tarde. El mercado de la vivienda se reactiva. Las empresas aliviadas empiezan a contratar, y los consumidores a gastar. Pero hay al menos dos escenarios desagradables: uno es que Europa se convierta en el epicentro de un terremoto financiero de la escala de la crisis de 1929 o la de Lehman Brothers de 2008. El otro es que Europa termine por arreglárselas, pero que EE.UU. se estanque por otros cinco años, sumido en un crecimiento lento, alto desempleo y peleas políticas. Nadie escogería el segundo o tercer escenario de manera intencional, sin embargo, los gobernantes parecen más propensos a tropezar y caer en alguno de esos agujeros que encontrar un camino con final feliz. ¿Por qué? Liaquat Ahamed ha estado reflexionando sobre esta pregunta. Gestor de fondos convertido en historiador, Ahamed es el autor de Los señores de las finanzas, el libro sobre los errores cometidos por los banqueros centrales en la década de 1920. "¿Se debe a que la gente no sabe qué hacer (o a que hay desacuerdo sobre qué hacer)?", se pregunta o "¿Se debe a la política, en particular a la renuencia a pedir a algunos que paguen por los errores de otros?". "En los años veinte, había mucha ignorancia", sostiene, y cita la desastrosa lealtad al patrón oro y el fracaso de la Reserva Federal de entender su papel como prestamista de última instancia. En la actual situación, Ahamed no puede decidir si es ignorancia o los insuperables obstáculos políticos los que impiden que los gobiernos hagan lo que hay que hacer. En los años 20, dos crisis se alimentaron una a la otra: una bancaria en EE.UU. y una de deuda soberana en Europa. (¿Suena familiar?) En nuestro tiempo, EE.UU. manejó su crisis mejor de lo que lo hizo en aquel entonces. (Sí, mucho mejor, a pesar de los errores y la crítica). ¿Y Europa? Los problemas van más allá de la inevitable cesación de pagos de la deuda griega. "Hablamos de una fractura de tobillo cuando estamos en presencia de la falla de un órgano vital", bromeó la semana pasada Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de EE.UU. La gran cuestión ahora es si una cesación de pagos de Grecia será desordenada (algo malo) u ordenada (lo más deseable) y si los políticos europeos pueden actuar lo suficientemente rápido como para erigir un muro alrededor de las economías más grandes, como España e Italia. Si no lo hacen, los mercados demandarán a España e Italia tasas de interés tan altas que sus economías colapsarán, y lo mismo ocurrirá con los grandes bancos de Alemania y Francia que mantienen demasiada deuda soberana europea. El tsunami financiero resultante llegará muy pronto a las costas de la economía estadounidense. Ahamed ve otra lección de los años veinte. Las pocas medidas en la dirección correctas fueron entonces demasiado pequeñas para la escala del desastre económico. Después de 1929, la Reserva Federal abrió un poco el grifo crediticio. Y (el entonces presidente) Herbert Hoover, impulsó un aumento del gasto en obras públicas y un recorte del impuesto a la renta, pero fueron muy pequeños. "No creo que los keynesianos, o incluso los monetaristas, se hayan dado cuenta de que los números para hacer que sus políticas funcionen son tan grandes", sostiene Ahamed, en relación con nuestro tiempo. El estímulo de Obama parecía enorme, al igual que el alivio cuantitativo de la Reserva Federal —imprimir dinero para comprar bonos—, pero en retrospectiva tal vez no eran lo suficientemente grandes. THE WALL STREET JOURNAL. 29-9-2011

Deja una respuesta