Túnez, una dictadura mafiosa

“Pero el poder y la persistencia de la movilización del pueblo tunecino ofrece a la opinión pública y a los polí­ticos europeos y franceses la oportunidad de abrir sus ojos a la realidad de Túnez. Una percepción sesgada tras más de veinte años de ideas alimentadas por el poder y muchos de sus partidarios franceses.”

Ben Ali ha sido romocionado como el garante de la estabilidad en Túnez. Después de la rebelión que hace estragos en el país, se ha convertido en el ingrediente principal de la inestabilidad, y sólo su salida podrá traer la calma. La opinión pública y los políticos franceses deben abrir sus ojos a la realidad del poder tunecino. De lo contrario el riesgo de que Francia pierda la simpatía de que goza en Túnez es alto. Perdería la oportunidad de jugar un papel en una transición pacífica hacia un Estado de derecho, y de participar en la creación de un espacio euro-mediterráneo estable, próspero y que comparta los mismos valores democráticos (LE MONDE) THE NEW YORK TIMES.- Durante 23 años, el presidente de Túnez Zine el-Abidine Ben Ali ha mantenido en un puño de hierro la vida política de su país, comercializando Túnez como un oasis turístico mientras tensiones peligrosas se iban acumulando debajo de la superficie. Ahora que han estallado mortales disturbios por las sombrías perspectivas económicas que enfrentan los jóvenes del país. la respuesta del Sr. Ben Ali ha sido la de reprimir aún más, un rumbo que conducirá a más disturbios y derramamientos de sangre. Con al menos 30 muertos y el país revuelto, las críticas han llovido desde Washington, la Unión Europea y las Naciones Unidas. Francia, el aliado más influyente del Sr. Ben Ali, hasta ahora ha guardado un vergonzoso silencio. Francia. Le Monde Túnez, una dictadura mafiosa Mancef Mazourki A lo largo de tres semanas, un viento de revuelta política y social sopla en Túnez. La violencia de la represión, que ha provocado veintitrés muertos, manifiesta que el régimen de Ben Alí se siente amenazado por primera vez. Pero el poder y la persistencia de la movilización del pueblo tunecino ofrece a la opinión pública y a los políticos europeos y franceses la oportunidad de abrir sus ojos a la realidad de Túnez. Una percepción sesgada tras más de veinte años de ideas alimentadas por el poder y muchos de sus partidarios franceses. Primera idea: "El régimen tunecino no es ciertamente una democracia, pero esto no es una dictadura, sólo un régimen autoritario." No, los acontecimientos actuales lo demuestran a aquellos que no ven o no quieren ver: el régimen tunecino es una dictadura policíaca y mafiosa de la peor especie. Ben Ali en Cartago, es Al Capone en la Casa Blanca. Segunda idea: "El país debe a Ben Ali un milagro económico". En realidad, el Túnez de la década de 1990 debe su prosperidad a los tres decenios del presidente Bourguiba, marcados por una inversión masiva en educación, la planificación familiar y el establecimiento de una economía de mercado saludable, capaz de llegar a un crecimiento anual del 7%. Esta es la situación que Ben Ali heredó. Veinte años después, ha transformado a Túnez en una economía de la corrupción cuyos abusos mafiosos están bien documentados. Después del "milagro" ha llegado la desesperación social. Tercera idea: "Ben Ali ha erradicado la amenaza islamista". De no sostenerlo, el riesgo de ver formarse un régimen talibán en el sur del Mediterráneo es demasiado grande, como dijo Nicolas Sarkozy en 2008. En realidad, Ben Ali ha destruido, al precio de violaciones masivas de los derechos humanos, un partido conservador burgués islamista, Ennadha, que se situaba a leguas de distancia de la violencia yihadista. En cuanto a la agitación política, los "barbudos" son invisibles, como demuestran las consignas laicas coreadas por los manifestantes. Cuarta idea: "No hay oposición creíble. La oposición tunecina es débil, dividida e impotente". Los que han vivido y viven bajo una dictadura son muy conscientes de que una oposición sólo puede existir en una democracia, que en una dictadura sólo puede existir una resistencia, civil o militar. Ben Ali, "elegido" y "reelegido" recogiendo tres veces más del 90% de los votos, ha creado su propia "oposición" para dar el cambio, silenciando, encarcelando y torturando a cientos de hombres y mujeres valientes y dignos, que luchan contra una de las máquinas represivas más perversas que haya existido jamás. Quinta idea, en forma de pregunta falsamente ingenua: "¿Qué alternativa hay a Ben Ali". Si un tunecino hiciera la misma pregunta a un francés: "¿Qué alternativa a Sarkozy?", la respuesta parece natural y obvia: la persona que los franceses puedan nombrar como próximo presidente. Es lo mismo para un tunecino respondiendo a su amigo francés: quien suceda a Ben Alí será la persona designada por el pueblo de Túnez, en elecciones libres y transparentes. ¿Quién dice que estamos condenados a una dictadura perpetua? Ben Ali ha sido promocionado como el garante de la estabilidad en Túnez. Después de la rebelión que hace estragos en el país, se ha convertido en el ingrediente principal de la inestabilidad, y sólo su salida podrá traer la calma. La opinión pública y los políticos franceses deben abrir sus ojos a la realidad del poder tunecino. De lo contrario el riesgo de que Francia pierda la simpatía de que goza en Túnez es alto. Perdería la oportunidad de jugar un papel en una transición pacífica hacia un Estado de derecho, y de participar en la creación de un espacio euro-mediterráneo estable, próspero y que comparta los mismos valores democráticos. LE MONDE. 12-1-2011 EEUU. The New York Times Túnez hierve Durante 23 años, el presidente de Túnez Zine el-Abidine Ben Ali ha mantenido en un puño de hierro la vida política de su país, comercializando Túnez como un oasis turístico mientras tensiones peligrosas se iban acumulando debajo de la superficie. Ahora que han estallado mortales disturbios por las sombrías perspectivas económicas que enfrentan los jóvenes del país. la respuesta del Sr. Ben Ali ha sido la de reprimir aún más, un rumbo que conducirá a más disturbios y derramamientos de sangre. Las protestas comenzaron el mes pasado, después de que un graduado universitario desempleado se prendiera fuego porque la policía le impidió ganarse la vida vendiendo frutas y verduras en la calle por carecer de un permiso. La noticia de su suicidio y las protestas posteriores se extendieron rápidamente por los nuevos medios de comunicación social, pese a la fuerte censura del Sr. Ben Ali. El gobierno entonces bloqueó las cuentas de los usuarios de Túnez de Facebook, Yahoo y Google. El malestar se ha extendido a Túnez, la capital. Con al menos 30 muertos y el país revuelto, las críticas han llovido desde Washington, la Unión Europea y las Naciones Unidas. Francia, el aliado más influyente del Sr. Ben Ali, hasta ahora ha guardado un vergonzoso silencio. El Sr. Ben Ali está ahora, como era previsible, culpando a instigadores extranjeros sin nombre de los disturbios. E incluso aunque trata de callar a los jóvenes tunecinos con la promesa de nuevos empleos, ha ordenado cerrar indefinidamente todas las escuelas y universidades del país. Esto va a generar más odio y más daños al futuro económico del país. No hace mucho tiempo, Estados Unidos y otros países occidentales consideraban al Sr. Ben Ali, y otros tiranos seculares aliados indispensables en la lucha contra los extremistas. Washington ahora parece reconocer que la represión del Sr. Ben Ali y la sordera a las necesidades de su pueblo sólo añade más ira y la hace más inflamable. El desafío es hacer que el Sr. Ben Ali vea esta verdad. THE NEW YORK TIMES. 12-1-2011

Deja una respuesta