80.000 millones: más dinero público para la banca

“Los dos bancos, considerados entre los mejores del mundo, tuvieron que pagar altos tipos de interés para conseguir que les prestaran cantidades no muy grandes. Mientras, otros bancos europeos con peores ratios de capital, colocaron sus emisiones a tipos cuatro veces más bajos. El mensaje era claro: no hay dinero para ninguna entidad española, aunque sea buena, porque el riesgo soberano de España lo condiciona todo. Si no hay préstamos del mercado a las entidades, tampoco habrá crédito a las empresas y a las familias y la economí­a no crecerá.”

El Gobierno interreta que gran parte de la desconfianza sobre España se debe a las dudas que generan las cajas de ahorros por sus grandes préstamos al deteriorado sector inmobiliario, que no han reconocido en su totalidad en los balances. Para atajar esta situación, el Ministerio de Economía, junto con el Banco de España, cree que son necesarias dos actuaciones: inyectar más dinero público para reforzar el capital de las cajas y acelerar su transformación en bancos. Este banco tendrá accionistas y aglutinará todo el negocio financiero de la entidad, pero una fundación puede tener el 51% del capital. El resto de los títulos se venderían en Bolsa. (EL PAÍS) EL CONFIDENCIAL.- El presidente del Gobierno,José Luis Rodríguez Zapatero, está decidido a acometer de una vez por todas el saneamiento del sistema financiero español, concretamente de las cajas de ahorros. Y para ello, está dispuesto a aportar una megainyección de capital público al sector, que sería como mínimo de 30.000 millones y podría llegar en caso extremo hasta los 80.000, según fuentes conocedoras de la situación. Esta decisión se debe a que tanto Zapatero como Salgado consideran que el Gobierno ha puesto en marcha todas las medidas necesarias de ajuste y que están dando sus frutos, como muestra la reducción del déficit público. Y echa la culpa del castigo que sufre nuestro país en los mercados a la desconfianza en el sector financiero, algo en lo que coincide con numerosos expertos. EXPANSIÓN.- El diario británico Financial Times asegura que el sentimiento "en Madrid, es de aprensión" por la incertidumbre que hay alrededor del sistema financiero. "Los inversores pueden escuchar el sonido del temporizador de una bomba en el sector bancario –y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), de 100.000 millones de euros, es peligrosamente insuficiente–", asegura Financial Times en uno de sus artículos de opinión. El diario destaca que la eurozona parece distinta, dependiendo de la ciudad en la que te encuentres. En Lisboa, por ejemplo, la visión es pesimista. "Pese al aparente éxito de la subasta de bonos del miércoles, Portugal es como una hilera de fichas de dominó cayendo", asegura. Banca. El País El Gobierno planea otra recapitalización de las cajas y acelerar la conversión en bancos Iñigo de Barrón La semana pasada, el Santander y el BBVA pidieron dinero prestado en los mercados. El resultado fue nefasto y se encendieron todas las alarmas. Los dos bancos, considerados entre los mejores del mundo, tuvieron que pagar altos tipos de interés para conseguir que les prestaran cantidades no muy grandes. Mientras, otros bancos europeos con peores ratios de capital, colocaron sus emisiones a tipos cuatro veces más bajos. El mensaje era claro: no hay dinero para ninguna entidad española, aunque sea buena, porque el riesgo soberano de España lo condiciona todo. Si no hay préstamos del mercado a las entidades, tampoco habrá crédito a las empresas y a las familias y la economía no crecerá. El Gobierno interpreta que gran parte de la desconfianza sobre España se debe a las dudas que generan las cajas de ahorros por sus grandes préstamos al deteriorado sector inmobiliario, que no han reconocido en su totalidad en los balances. Para atajar esta situación, el Ministerio de Economía, junto con el Banco de España, cree que son necesarias dos actuaciones: inyectar más dinero público para reforzar el capital de las cajas y acelerar su transformación en bancos. Este banco tendrá accionistas y aglutinará todo el negocio financiero de la entidad, pero una fundación puede tener el 51% del capital. El resto de los títulos se venderían en Bolsa. Esta última posibilidad se contempla en la reforma de la Ley de Cajas aprobada por el Congreso en julio pasado, aunque no es la única opción. Por eso, La Moncloa considera que no será necesario un nuevo real decreto que modifique el statu quo del sector, sino forzar o convencer a las cajas que el camino para la supervivencia es crear bancos controlados por fundaciones, que serán las que repartan la obra social. Cualquier otra posibilidad, como la de seguir siendo cajas y emitir cuotas participativas en los mercados, se considera irrealizable porque los inversores internacionales no entienden estos productos y, por lo tanto, no los comprarían. En el Ministerio de Economía no preocupan tanto las cajas que se han unido mediante Sistemas Institucionales de Protección (SIP), también conocidos como fusiones frías, porque todas ellas se transformarán en bancos que controlarán el 100% del negocio. Hay otras fusiones tradicionales, como las protagonizadas por las cajas gallegas o las castellano leonesas, que no contemplan, por el momento, su conversión en bancos. Otras cajas importantes, como Ibercaja y Unicaja, también deberían transformarse en bancos para sobrevivir, en opinión de Moncloa, y todavía no han hecho públicos sus planes. La BBK ya ha utilizado el traje de banco, BBK Bank, para absorber a la quebrada Cajasur de Córdoba. La piedra de toque para el sector y que podría acelerar todos los movimientos será la conversión de La Caixa, presidida por Isidro Fainé, que también dirige la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), en un banco. La Caixa quiere usar el traje bancario para conseguir capital y financiar su expansión internacional. "La Moncloa quiere una solución más rápida para la reestructuración de las cajas respecto al sistema que había pactado inicialmente con Economía y el Banco de España", comenta un consejero del organismo supervisor. Otro elemento de presión es la implantación de las normas internacionales de capital, conocidas como Basilea III, que exigen más recursos propios a las entidades financieras para evitar otras crisis como la actual, es otro elemento de presión para que las cajas consigan inversores presentando bancos en Bolsa. Pero ahora no parece posible "vender" una caja a los inversores. Previamente necesitarán presentar planes solventes y atractivos que aseguren una rentabilidad a quien quiera invertir ahí su dinero. El Gobierno considera que para llegar a ese punto hace falta reforzar algunas entidades. ¿Cúanto capital extra pueden necesitar las cajas? Este cálculo no está totalmente cerrado porque dependerá de la dureza de las pruebas de resistencia que hará la Unión Europea en febrero o marzo. Es decir, si se eleva el ratio de capital mínimo exigido del 6% al 8%, los recursos serán mayores. Por otro lado, si el mercado inmobiliario sigue deteriorándose mes a mes, también puede elevar las necesidades de capital. Según fuentes del mercado, el Banco de España baraja la cifra de 10.000 millones de nueva inyección para algunas entidades. Hasta ahora, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha destinado unos 11.500 millones. El supervisor estudia pedir a las entidades que tengan provisionado alrededor del 30% de los créditos al sector constructor e inmobiliario, un listón muy elevado para algunos bancos y cajas. Los que no lo alcancen, deberán buscar capital por su cuenta o pedirlo al FROB. ¿De dónde saldrá el nuevo dinero? El FROB dispone de unos 3.000 millones y para el resto hay varias posibilidades. Desde emitir deuda pública por esa cantidad hasta transformar los recursos entregados para financiarse, a través del Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF), en participaciones preferentes. La Vanguardia informó ayer que el Gobierno estudia que las nuevas aportaciones del FROB sean capital con derechos políticos, en lugar de considerarse participaciones preferentes como ocurre en el sistema actual. Otro propósito del Gobierno y del Banco de España es que las cajas aceleren los cierres de oficinas y la reducción de plantilla, aprovechando las inyecciones de dinero público. Se considera que, sin estos recortes, el sector no será eficiente y rentable y las entidades no podrán conceder créditos. Las cajas recibieron el aviso de boca del propio presidente José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el pasado martes dijo: "Subsisten dudas sobre la vulnerabilidad de las cajas frente a una evolución adversa de la economía y, en particular, de las consecuencias de la crisis del mercado inmobiliario. Nos apremia un gran objetivo: que todas las entidades mejoren lo antes posible su estructura de capital y la calidad del mismo para fluya el crédito". "Vamos a culminar el proceso de reestructuración de las Cajas, reforzando su estructura de capital y adoptando para ello todas las medidas necesarias", concluyó. EL PAÍS. 14-1-2011 Banca. El Confidencial El Gobierno prepara una inyección de hasta 80.000 millones para sanear las cajas E. Segovia El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está decidido a acometer de una vez por todas el saneamiento del sistema financiero español, concretamente de las cajas de ahorros. Y para ello, está dispuesto a aportar una megainyección de capital público al sector, que sería como mínimo de 30.000 millones y podría llegar en caso extremo hasta los 80.000, según fuentes conocedoras de la situación. Esta decisión se debe a que tanto Zapatero como Elena Salgado consideran que el Gobierno ha puesto en marcha todas las medidas necesarias de ajuste y que están dando sus frutos, como muestra la reducción del déficit público. Y echa la culpa del castigo que sufre nuestro país en los mercados a la desconfianza en el sector financiero, algo en lo que coincide con numerosos expertos. Zapatero ya dio a entender que quería meter mano a las cajas en la presentación del informe económico de Presidencia, donde dijo que "nos apremia un objetivo, un gran objetivo: que todas las entidades mejoren lo antes posible su estructura de capital y la calidad del mismo para que se pueda normalizar finalmente el flujo del crédito y la estabilidad del conjunto de las cajas". En este saneamiento radical de las cajas de ahorros aflorarían todas las pérdidas ocultas de golpe, con el fin de intentar acabar con esta falta de credibilidad del sector. Eso es algo por lo que vienen abogando los bancos desde hace más de unos años, en especial los dos grandes. De hecho, las fuentes consultadas aseguran que Zapatero cuenta con el apoyo de Botín y Francisco González al movimiento. Pero claro, este saneamiento requeriría una recapitalización masiva, que se movería entre los 30.000 y los 80.000 millones en función de qué porcentaje de los activos problemáticos detectados por el Banco de España (181.000 millones) tengan que provisionarse finalmente contra los resultados de las entidades. Será el propio supervisor el que determine la cantidad necesaria para cada caja. Imposible captar ese dinero en el mercado Aunque en el Ministerio de Economía sostienen que ese capital se puede obtener de forma privada en el mercado, lo cierto es que ahora es imposible que una caja emita deuda, y mucho menos instrumentos de capital. "No es que las cajas produzcan rechazo, es que están apestadas", afirmó el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díaz, en unas recientes jornadas del sector en Granada. "Ahora mismo nadie está dispuesto a convertirse en accionista de una fusión de cajas, sin visibilidad sobre la dimensión real de sus problemas, con consejos hipertrofiados para dar cabida a todos los altos cargos, con un férreo control político que no ha desaparecido, etc.", opina otro experto en el sector. Por tanto, si es imposible captar este capital de forma privada, tendría que ser con dinero público. Es decir, del FROB. Lo cual requeriría un fuerte aumento de la deuda pública para financiarlo, pero el Ejecutivo considera que el fin de la incertidumbre sobre el coste del inevitable rescate del sector financiero compensaría este incremento. Y, por tanto, no se traduciría en una nueva subida de la prima de riesgo. Además, la ratio de deuda pública sobre PIB de España seguiría por debajo de la media europea. El FROB controlaría las cajas Las fuentes consultadas aseguran que estas inyecciones del FROB ya no tomarán la forma de participaciones preferentes como hasta ahora, sino que serían directamente core capital(cuotas participativas o acciones si se transforman en bancos). Esto significa que el dinero no estaría remunerado -ahora el FROB cobra un 7,75% anual- pero se compensaría con derechos políticos; es decir, sería el Gobierno el gestor real de las cajas. Según publicaba ayer La Vanguardia, esta recapitalización masiva se completaría con la obligación de que todas las cajas se reconviertan definitivamente en bancos y de que los SIP (fusiones virtuales) se transformen en fusiones completas. Según este periódico, el Gobierno podría adoptar estas medidas por vía de Real Decreto antes de fin de mes. EL CONFIDENCIAL. 14-1-2011 Banca. Expansión Los inversores ya escuchan el temporizador de una bomba en el sector financiero español El diario británico Financial Times asegura que el sentimiento "en Madrid, es de aprensión" por la incertidumbre que hay alrededor del sistema financiero. "Los inversores pueden escuchar el sonido del temporizador de una bomba en el sector bancario –y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), de 100.000 millones de euros, es peligrosamente insuficiente–", asegura Financial Times en uno de sus artículos de opinión. El diario destaca que la eurozona parece distinta, dependiendo de la ciudad en la que te encuentres. En Lisboa, por ejemplo, la visión es pesimista. "Pese al aparente éxito de la subasta de bonos del miércoles, Portugal es como una hilera de fichas de dominó cayendo", asegura. Sin embargo, comenta la envidiable situación de Alemania. Hoy se ha conocido que el PIB alemán creció un 3,6% en 2010, la mayor tasa desde la reunificación hace dos décadas. "Resulta admirable; también explica por qué los comentarios fuera de Alemania sobre la crisis de la eurozona parecen tan inconsistentes. Muchos políticos están dispuestos a ayudar a sus compañeros de la eurozona a resolver sus problemas fiscales, pero a los votantes les entusiasma menos la solidaridad transfronteriza, y hay siete elecciones regionales en 2011", comenta el artículo. El artículo destaca el papel de Ollí Rehn en la zona euro. "Al menos hay una persona que parece saber de lo que está hablando". Rehn ha sugerido que los vehículos de financiación creados para ayudar a los miembros afectados por la crisis deberían expandirse, y ampliarse el ámbito de sus actividades, como señaló el miércoles en Financial Times. "La primera medida –incrementar la capacidad de crédito del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF)– es esencial si se quiere que pueda cubrir una eventual demanda de ayuda de España", asegura Financial Times. "La segunda podría ser aún más significativa. El FEEF, hasta ahora una criatura aterradora nacida durante el fin de semana de crisis de mayo del año pasado, necesita capacidad no sólo para dar préstamos a clientes soberanos, sino para hacerlo a tipos asequibles", concluye. EXPANSIÓN. 13-1-2011

Deja una respuesta