Relaciones secretas EEUU-oposición siria

“Barada TV está estrechamente asociada con el Movimiento para la Justicia y el Desarrollo, una red de los exiliados sirios con sede en Londres. Cables diplomáticos clasificados de EEUU muestran que el Departamento de Estado ha canalizado hasta 6 millones de dólares para el grupo desde 2006 para operar el canal de satélite y financiar otras actividades dentro de Siria. El dinero de EEUU a figuras de la oposición de Siria comenzó a fluir bajo la presidencia de George W. Bush. El apoyo ha continuado bajo la presidencia de Obama, aun cuando su administración trató de reconstruir las relaciones con Assad.”

Varios cables dilomáticos de EEUU desde la embajada en Damasco revelan que los exiliados sirios han recibido dinero de un programa del Departamento de Estado, el Middle East Partnership Initiative (MEPI). Según los cables, el Departamento de Estado canalizó dinero al grupo de exiliados a través del Consejo de la Democracia, una organización no lucrativa de Los Angeles. El fundador del consejo y presidente, James Prince, es un antiguo miembro del personal del Congreso y asesor de inversiones de PricewaterhouseCoopers. (THE WASHINGTON POST) LA JORNADA.- Tras las dos primeras cumbres, correspondió a China ser anfitrión de la tercera reunión cupular de los BRICS, que constituyen más de 20% del PIB global, más del 42% de la población mundial, el 30% de la extensión territorial planetaria y el 15% del comercio internacional, pero que todavía no refleja en los hechos su poderío geoeconómico ni su potencial geoestratégico, lo cual resulta aberrantemente anómalo. Agregaría que el BRICS consta de tres potencias nucleares: Rusia, superpotencia a la par de EEUU, y otras dos respetablemente medianas, China e India. EEUU. The Washington Post EEUU respaldó en secreto a la oposición siria, según los cables publicados por Wikileaks Craig Whitlock El Departamento de Estado ha financiado en secreto a grupos de la oposición política siria y proyectos relacionados, incluyendo un canal de televisión por satélite que transmite programación en contra del gobierno del país, de acuerdo a cables diplomáticos divulgados. El canal por satélite con sede en Londres, Barada televisión, comenzó a emitir en abril de 2009, pero ha incrementado sus operaciones para cubrir las protestas de masas en Siria como parte de una campaña de larga data para derrocar al líder autocrático del país, Bashar al-Assad. Grupos de derechos humanos dicen que decenas de personas han sido asesinadas por las fuerzas de seguridad de Assad desde que comenzaron las manifestaciones el 18 de marzo; Siria ha culpado de la violencia a "bandas armadas". Barada TV está estrechamente asociada con el Movimiento para la Justicia y el Desarrollo, una red de los exiliados sirios con sede en Londres. Cables diplomáticos clasificados de EEUU muestran que el Departamento de Estado ha canalizado hasta 6 millones de dólares para el grupo desde 2006 para operar el canal de satélite y financiar otras actividades dentro de Siria. El canal lleva el nombre del río Barada, que recorre el corazón de Damasco, la capital siria. El dinero de EEUU a figuras de la oposición de Siria comenzó a fluir bajo la presidencia de George W. Bush después de que efectivamente se congelaran los lazos políticos con Damasco en 2005. El apoyo financiero ha continuado bajo la presidencia de Obama, aun cuando su administración trató de reconstruir las relaciones con Assad. En enero, la Casa Blanca envió un embajador a Damasco por primera vez en seis años. Los cables, proporcionados por el sitio Web de lucha contra el secreto WikiLeaks, muestran que funcionarios de la Embajada de EEUU en Damasco se preocuparon en 2009, cuando se enteraron de que agentes de inteligencia sirios se planteaban interrogantes acerca de los programas de EEUU. Algunos funcionarios de la embajada sugirieron al Departamento de Estado que reconsiderara su participación, argumentando que podría poner el acercamiento de la administración Obama a Damasco en situación de riesgo. Las autoridades sirias, sin duda, "ven los fondos destinados por EEUU a grupos políticos ilegales como equivalente a apoyar un cambio de régimen", decía un cable de abril 2009 firmado por un diplomático de EEUU de alto rango en Damasco en el momento. "Es necesaria una nueva evaluación de si la programación actual patrocinada por Estados Unidos que apoya facciones [contra el gobierno], tanto dentro como fuera de Siria, puede ser productiva", dice el cable. No está claro si el Departamento de Estado sigue financiando a grupos de la oposición siria, pero los cables indican que el dinero siguió llegando al menos hasta septiembre de 2010. Si bien parte de ese dinero también ha apoyado los programas y los disidentes dentro de Siria, The Washington Post retiene ciertos nombres y detalles del programa a petición del Departamento de Estado, quien dice que su divulgación podría poner en peligro la seguridad de las personas beneficiarias. Siria, un estado policial, ha sido gobernado por Assad desde el año 2000, cuando tomó el poder después de la muerte de su padre. Aunque la Casa Blanca ha condenado el asesinato de manifestantes en Siria, no ha pedido explícitamente su destitución. El Departamento de Estado declinó comentar sobre la autenticidad de los cables o responder a preguntas sobre la financiación de Barada televisión. Tamara Wittes, secretaria adjunta de Estado que supervisa la cartera de la democracia y los derechos humanos en la Oficina de Asuntos de Oriente Próximo, dijo que el Departamento de Estado no respalda a partidos o movimientos políticos. "Apoyamos un conjunto de principios", dijo. "Hay una gran cantidad de organizaciones en Siria y otros países que buscan cambios de su gobierno. Esa es una agenda en la que creemos y que vamos a apoyar. " El Departamento de Estado destina a menudo fondos en todo el mundo que promueven los ideales democráticos y los derechos humanos, pero por lo general se basan en la línea de dar dinero a grupos políticos de oposición. En febrero de 2006, cuando las relaciones con Damasco se encontraban en su punto más bajo, el gobierno de Bush anunció que otorgaría 5 millones de dólares en subvenciones para "acelerar el trabajo de los reformistas en Siria." Pero no hay disidentes dentro de Siria que estuvieran dispuestos a tomar el dinero, por temor a dar lugar a su detención o ejecución por traición, según un cable de 2006 de la Embajada de EEUU, que informaba que "ningún miembro de la oposición de buena fe será lo suficientemente valiente como para aceptar financiación. " Por la misma época, los exiliados sirios en Europa fundaban el Movimiento por la Justicia y el Desarrollo. El grupo, que está prohibido en Siria, aboga abiertamente por la eliminación de Assad. Los cables de EEUU describen a sus líderes como "liberales, islamistas moderados" que son antiguos miembros de la Hermandad Musulmana. Barada TV No está claro cuando comenzó a recibir fondos de EEUU el grupo, pero los cables muestran cómo en 2007 funcionarios de EEUU plantearon la idea de ayudar a iniciar un canal satelital anti-Assad. Las personas involucradas con el grupo y con Barada TV, sin embargo, no reconocen haber tomado dinero del gobierno de los EEUU. "No estoy al tanto de nada de eso", dijo Malik al-Abdeh, director de Barada TV News, en una breve entrevista telefónica desde Londres. Abdeh dijo que el canal recibe dinero de "hombres de negocios sirios independientes", a quienes se negó a nombrar. También dijo que no había conexión entre Barada TV y el Movimiento para la Justicia y el Desarrollo, aunque confirmó que pertenece al grupo político. El consejo está presidido por su hermano, Anas. "Si su propósito es difamar a Barada TV, no quiero continuar con esta conversación", dijo Malik al-Abdeh. "Eso es todo lo que le voy a decir." Otros disidentes, dijeron que Barada TV tiene una audiencia cada vez mayor en Siria, pero que su cuota de pantalla es pequeña en comparación con otros canales independientes de noticias por satélite como Al Jazeera y la BBC en árabe. Aunque Barada emite televisión 24 horas al día, muchos de sus programas son repeticiones. Algunos de los shows más importantes son "Hacia el Cambio", un panel de discusión sobre temas de actualidad, y "Primer Paso", un programa producido por un grupo disidente sirio con sede en Estados Unidos. Ausama Monajed, otro exiliado sirio en Londres, dijo que solía trabajar como productor de Barada televisión y como director de relaciones con los medios de comunicación para el Movimiento para la Justicia y el Desarrollo, pero no ha estado "activo" en este empleo desde hace alrededor de un año. Dijo que ahora dedica toda su energía al movimiento revolucionario de Siria, la difusión de videos y actualizaciones de las protestas entre los periodistas. Dice que "no puede confirmar" el apoyo del gobierno de EEUU al canal por satélite, porque él no estuvo involucrado en sus finanzas. "No he recibido un sólo centavo para mí mismo", dijo. Varios cables diplomáticos de EEUU desde la embajada en Damasco revelan que los exiliados sirios han recibido dinero de un programa del Departamento de Estado, el Middle East Partnership Initiative (MEPI). Según los cables, el Departamento de Estado canalizó dinero al grupo de exiliados a través del Consejo de la Democracia, una organización no lucrativa de Los Angeles. Según su sitio Web, el Consejo patrocina proyectos para promover los "elementos fundamentales de una sociedad estable" en Oriente Medio, Asia y América Latina. El fundador del consejo y presidente, James Prince, es un antiguo miembro del personal del Congreso y asesor de inversiones de PricewaterhouseCoopers. Contactado por teléfono, Prince reconoció que el consejo administra una subvención para el MEPI, pero dijo que no era "específicamente para Siria". Prince dijo que estaba "familiarizado" con Barada TV y el grupo de exiliados sirios en Londres, pero declinó hacer más comentarios, diciendo que no tiene la aprobación de su consejo de administración. "Realmente no puedo hablar de nada de esto", dijo. Un cable de la Embajada de EEUU en Damasco de abril de 2009 informa que el Consejo de la Democracia recibió 6,3 millones dólares del Departamento de Estado para ejecutar un programa relacionado con Siria denominado " Iniciativa de Fortalecimiento de la Sociedad Civil." Este programa se describe como "un esfuerzo discreto de colaboración entre el Consejo de la Democracia y sus socios locales" para producir, entre otras cosas, "diversos conceptos de difusión." Otros cables dejan claro que uno de esos conceptos es Barada televisión. Asignaciones de EEUU Edgar Vasquez, un portavoz del Departamento de Estado, dijo que la Iniciativa de Asociación del Medio Oriente ha asignado 7,5 millones de dólares para programas de Siria desde 2005. Un cable de la embajada en Damasco, sin embargo, fijó un total mucho mayor –cerca de 12 millones– entre 2005 y 2010. Los cables informan de los temores persistentes entre los diplomáticos de EEUU acerca de que agentes de seguridad del Estado de Siria habían descubierto el rastro del dinero de Washington. Un cable de septiembre 2009 informó que agentes sirios habían interrogado a varias personas acerca de "las operaciones de MEPI, en particular," una referencia a la Iniciativa de Asociación del Medio Oriente. "No está claro en qué medida los servicios de inteligencia [de Siria] comprenden cómo el dinero entra en Siria y a través de qué organizaciones", dice el cable, refiriéndose a la financiación del gobierno de los EEUU. "Lo que está claro, sin embargo, es que los agentes de seguridad están cada vez más encima de este tema". Diplomáticos de EEUU también advirtieron que los agentes sirios han "penetrado" el Movimiento para la Justicia y el Desarrollo, interceptando sus comunicaciones. Un cable de junio 2009 refiere una lista de preocupaciones en el epígrafe "MJD: ¿un barco agujereado", informando que el grupo estaba "tratando de ampliar su base en Siria", pero había sido "inicialmente laxa en su seguridad, y a menudo se habla sobre material altamente sensible en líneas no seguras". El cable cita la evidencia de que el servicio de inteligencia sirio era consciente de la conexión entre el grupo de exiliados en Londres y el Consejo de la Democracia en Los Ángeles. Como resultado de ello, funcionarios de la embajada consideran que todo el programa de asistencia a Siria había sido comprometido. "Los informes que proceden de otros canales sugieren que el [Servicio de Inteligencia Militar] sirio ya se ha podido introducir en el MJD y está utilizando los contactos del MJD para seguir las vías de programación de la democracia de EEUU", afirma el cable. "Si el gobierno [sirio] lo sabe pero ha elegido no intervenir abiertamente, se plantea la posibilidad de que el [gobierno] pueda montar una campaña para atrapar a los activistas por la democracia." THE WASHINGTON POST. 17-4-2011 México. La Jornada Tercera cumbre BRICS en China: de la geoeconomía a la geopolítica Alfredo Jalife Ramhe Tras las dos primeras cumbres en Rusia y Brasil, correspondió a China ser anfitrión en la ciudad de Sanya (isla de Hainan) de la tercera reunión cupular del ahora pentapartito BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que constituye más de 20 por ciento del PIB global, más de 42 por ciento de la población mundial, 30 por ciento de la extensión territorial planetaria y 15 por ciento del comercio internacional, pero que todavía no refleja en los hechos su poderío geoeconómico ni su potencial geoestratégico, lo cual resulta aberrantemente anómalo. Agregaría que el BRICS consta de tres potencias nucleares: Rusia, superpotencia a la par de EU, y otras dos respetablemente medianas, China e India. Además, el grupo cuenta con un gigante, Brasil, que en cualquier momento puede dotarse de bombas nucleares, y de Sudáfrica que desmanteló voluntaria e insólitamente su arsenal de seis bombas nucleares. Independientemente de que cada miembro sea una potencia regional en su respectiva esfera de influencia, el punto nuclear es nodal –especialmente en el caso de Rusia–, porque resalta el perfil geopolítico que puede adquirir relevantemente el BRICS, más allá de su inevitable consagración geoeconómica cuando la misma NASA lo admite en sus tendencias económicas de 2025. Se ha criticado mucho que el BRICS haya adoptado un paso de tortuga en la edificación institucional del nuevo orden multipolar y no se atreva a poner alto a la insolencia del caduco orden unipolar, el cual, pese a la evidencia de la fase final de su hundimiento, sigue depredando financiera, económica, energética, alimentaria, ambiental y militarmente al planeta. China llegó muy fortalecida (con más de 3 millones de millones de dólares de reservas de divisas), pero paradójica y sincrónicamente muy vulnerable (la hiperinflación alimentaria y de los energéticos: su talón de Aquiles). Los comentarios del rotativo chino Global Times han sido muy desiguales y van desde la pusilanimidad (14/4/11) hasta la candidez de Liu Linlin (15/4/11). En forma individual cada miembro del BRICS se ha agotado en implorar la transformación de las disfuncionales cuan caducas instituciones de casi 66 años de enmohecimiento. A lo sumo, los BRICS han conseguido migajas (por cierto, dolorosamente extraídas) del añejo orden anglosajón, quien les ha dorado la píldora con su incrustación cosmética tanto en el catatónico G-20 como en su mayor participación en el consejo directivo del FMI (donde aún predomina el veto unipolar de EU, pese a su doble insolvencia financiera y monetaria, que mantiene unilateralmente gracias a su paraguas nuclear-militarista). Ahora, según Liu Linlin, el BRICS propone una agenda global en la que se compromete en conjunto a reformar las instituciones financieras del mundo. Pareciera que el BRICS –en sus balbuceos, una agrupación atípica de corte economicista– desea sacudirse el yugo financierista de la dupla anglosajona pero sin conocer el método. Todavía no se percata de que el G-20 –invento de la dupla anglosajona para ganar ilusamente tiempo– no ha resultado en el camino apropiado para acelerar la transición al orden multipolar aún incipiente. Es óptimo el diagnóstico del BRICS sobre la crisis financiera, aunque aburridamente archisabido: la unipolaridad del dólar como divisa de reserva de última instancia; la deuda anglosajona, y la especulación de los alimentos y los energéticos con los derivados financieros de la insolvente banca occidental (controlada por el sionismo financierista). Todavía el BRICS no se pone de acuerdo sobre los derechos especiales de giro (la unidad contable del FMI) ni la convertibilidad del yuan (Reuters, 14/4/11). Sin llegar a una tercera guerra mundial que tanto anhelan los banqueros de Wall Street y Londres (controlados por el sionismo financierista), es con actos y no con retórica idílica, ya no se diga filípicas huecas, que el BRICS podrá forzar la construcción del nuevo orden financiero global que, por imperativo coyuntural, debe empezar siendo primero regional, con sus propias divisas, y olvidarse de las insolventes monedas-chatarra de la anglósfera que se desploman solas. Que el BRICS haya optado por intercambiar entre sí sus propias divisas en lugar del inservible dólar apunta en el camino correcto que debe tener como horizonte la creación de la divisa BRICS –a mi muy humilde entender, apuntalada por el oro y la plata– después de que cada miembro se haya consolidado en su respectiva esfera de influencia. Las finanzas son en última instancia geopolítica depurada, es decir, geofinanzas. Evidentemente que la geopolítica refracta tanto el arte de lo posible como las restricciones geográficas (con sus recursos tanto humanos como de materias primas). Por cierto, llamó poderosamente la atención la asombrosa aseveración del canciller ruso, Serguei Lavrov, de que “ante todo, el BRICS es una unión geopolítica –citado por Fiodor Lukiánov (Ria Novosti, 14/4/11). Liu Linlin evoca a Lin Yueqin, académico especialista del BRICS, quien aduce que la postura pentapartita en el caso libio (léase: la crítica a los bombardeos de la OTAN y la adopción de la mediación de la Unión Africana para un cese al fuego y el diálogo negociador autóctono) marca su deseo de extender su influencia más allá de la economía y las finanzas con el fin de romper el dominio del mundo desarrollado en la política global. Es un buen punto de partida, pero insuficiente. Pesan las limitaciones: China es todavía superdependiente comercialmente de los países desarrollados, descubre crudamente Lin Yueqin, cuando el volumen comercial de China con el BRICS es de unos mediocres 200 mil millones de dólares al año, menor al volumen con Sudcorea. Liu Linlin recurre al estadunidense miembro del Partido Republicano Patrick Chovanec, de la Universidad Tsinghua, quien dramatiza las disputas territoriales y las divergencias políticas en el BRICS que ostenta agendas inconsistentes. Entonces, ¿para que se reúne? Nadie está afirmando que el BRICS sea una santa alianza militarista (tipo OTAN), pero tampoco es un foro de discusión, como lo degrada Chovanec, al estilo del vulgar Foro APEC que no sirvió para nada. Hay dos problemas conceptuales en medio del cataclismo unipolar: el tiempo apremiante de las decisiones y el suicidio del modelo anglosajón (controlado por el sionismo financierista) que desea arrastrar en su naufragio al resto del orbe (el síndrome Sansón), en especial al BRICS. Nadie está exigiendo, como se extravía Global Times, una alianza antioccidente (quien se aniquila solo), pero tampoco se puede confiar en que los destructores multidimensionales del planeta se erijan ahora en sus nuevos reordenadores y reformadores (v. gr., el G-20). En la fase del desorden global y del suicidio unipolar, la oportunidad teórica e histórica de los miembros del BRICS radica en posicionarse como los fractales polares regionales, es decir, los inductivos puntos reordenadores y reconstructivos del nuevo orden multipolar. La transición multipolar no puede esperar más. Estos no son tiempos comunes. LA JORNADA 17-4-2011

Deja una respuesta