Recortes en investigación en las universidades catalanas

En un comunicado conjunto, los equipos de gobierno de las tres principales universidades catalanas muestran su “estupefacción y sorpresa” por la reducción de la Generalitat a las ayudas a la investigación, que son ahora menores que las ayudas a grupos de centros no universitarios.

Decenas de grupos científicos de alto perfil de las universidades catalanas se han quedado este año sin la ayuda SGR (Suport als Grups de Recerca), la principal financiación aportada por la Generalitat para que los investigadores puedan desarrollar su trabajo, en beneficio generalmente de otros equipos no universitarios. El dinero de los SGR destinado a sus grupos se ha reducido en la última convocatoria un 19% en la UPC, un 24% en la UAB y un 26% en la UB.

Pese a concentrar el 78% de las publicaciones científicas, este año tienen el 49% del presupuesto ofertado en los SGR, que viene cayendo en picado en las últimos años: del 64% en 2009 y 56% en 2014, que han ido en favor de los centros de la red CERCA dependientes de la Generalitat.

Actualmente, un total de 1.744 grupos de investigación están reconocidos por la Generalitat en Cataluña, de los cuales un 63 % pertenecen a las universidades catalanas, “lo que hace aún más incomprensible que la mayor parte de la financiación que otorgan estas ayudas no se destine al ámbito universitario”. Esta disminución afecta particularmente a los grupos de los ámbitos de las ciencias experimentales, de la vida y la salud, que parece que entran en más clara competencia con los centros CERCA, y en muchos casos representa la única financiación disponible.

Las publicaciones científicas del sistema de investigación catalán (tanto de universidades como de otros centros de investigación) fueron cerca de 35.000 en el período 2016 a 2017, según datos de la Web of Science. De estas, más de 27.000 -un 78 %- las produjeron las universidades públicas catalanas. No existen criterios objetivos para la disminución de estos fondos hacia la investigación universitaria. “Es la gota que ha colmado el vaso. Vivimos una sensación permanente de improvisación, de precarización, de estar siempre a la intemperie”, dice el investigador Josep Perelló.

“El presupuesto que manejan los grupos de investigación procedente de los SGR es de entre 10.000 y 20.000 euros, dependiendo de la categoría del grupo de investigación, una financiación inferior a la que se destina desde el Ministerio de Economía, el Instituto de Salud Carlos III u otras ayudas europeas, pero que para muchos grupos es vital.

“”Es la gota que ha colmado el vaso. Vivimos una sensación permanente de improvisación, de precarización, de estar siempre a la intemperie””Frente a otras autonomías, como Andalucía, que asignan sus fondos de investigación en convocatorias competitivas de proyectos, Catalunya optó hace años por invertir la mayoría de sus recursos en financiación basal para un conjunto de centros de excelencia. Así, según critican las universidades, los centros Cerca reciben una triple financiación por parte de la Administración: el presupuesto destinado directamente por parte de la Generalitat, el profesorado cedido por las universidades y ahora también la prioridad de las ayudas SGR.

El recorte en los presupuestos universitarios de investigación en Cataluña debe enmarcarse dentro de la deriva política que inició Artur Mas y continúa con Puigdemont hasta hoy. La élite independentista, ampliamente aventajada en la imposición de recortes a los presupuestos públicos en sanidad, educación, investigación, reniegan de los intereses generales del pueblo catalán. No les importa el futuro de las nuevas generaciones de científicos e investigadores, si no están adscritos a su cada vez más tupida red de asociaciones e instituciones afines, creadas ex profeso para darse cierta pátina de brillo, pero que esconden la verdadera pintura de la burguesía burocrática catalana: tener en sus manos la inmensa riqueza que genera el pueblo trabajador catalán.

Solo se puede apostar por un futuro para las nuevas generaciones de investigadores y estudiantes impulsando la investigación científica y poniéndola al servicio del conjunto del pueblo, nunca de los intereses burocráticos y grupos monopolistas.

Deja una respuesta