Obama toma cartas en la crisis del euro

“La noticia que ha dado a conocer la Casa Blanca este viernes se produce después de que los ministros de Economí­a de la eurozona hayan desoí­do la presión del secretario del Tesoro estadounidense, Tim Geithner, que por primera vez ha participado en la reunión del Eurogrupo, y tampoco hayan logrado ningún avance para resolver la crisis de deuda y enviar una señal positiva a los mercados.”

Las declaraciones de Obama esta semana se han dirigido en diversas ocasiones hacia la crisis de la eurozona. Este martes, en una entrevista concedida a eriodistas en Washington se refirió al acuciante problema griego y señaló a España. Grecia, afirmó, es ahora mismo el "gran problema inmediato", pero "el mayor problema" es, según apuntó, "lo que pase en España e Italia si los mercados siguen arremetiendo contra esos países muy grandes". (EL PAÍS) EL PAÍS.- Los líderes de la zona euro han desdeñado hoy las propuestas del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, encaminadas a estimular la decadente economía europea. En un viaje especial sin precedentes el responsable económico de Estados Unidos se reunió ayer con los líderes de la zona euro con el propósito de animarles a adoptar medidas para reactivar su economía. Para el presidente del Eurogrupo, Europa sigue por su camino de priorizar "la consolidación fiscal y las reformas estructurales". A Europa no le gusta oír otra música que no sea la de la austeridad, ni consejos ajenos, aunque los resultados de su política sean cuestionados por Estados Unidos, China y otros emergentes. EL CONFIDENCIAL.- Mariano Rajoy acudió anoche en Barcelona a una cena privada en el domicilio de Javier Godó, Conde de Godó, para compartir menú y confidencias con 25 de los empresarios y banqueros más poderosos de este país. Y en presencia, entre otros, de Isidro Fainé (La Caixa), Antonio Brufau (Repsol), Joan Rosell (CEOE), Florentino Pérez (ACS), Antonio Vázquez (Iberia), Rodrigo Rato (Bankia) y Borja Prado (Endesa), el líder del PP dio por hecho que ganará las próximas elecciones, pero confesó que cuando llegue a La Moncloa estará atado de pies y manos por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy. Eurocrisis. La Vanguardia Obama toma cartas en el problema de la crisis de la zona euro El presidente estadounidense, Barack Obama, toma cartas en el problema de la situación de la zona euro. Será la semana que viene, durante la reunión en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, donde se reunirá con sus socios europeos. La noticia que ha dado a conocer la Casa Blanca este viernes se produce después de que los ministros de Economía de la eurozona hayan desoído la presión del secretario del Tesoro estadounidense, Tim Geithner, que por primera vez ha participado en la reunión del Eurogrupo, y tampoco hayan logrado ningún avance para resolver la crisis de deuda y enviar una señal positiva a los mercados. Finlandia ha mantenido su veto al segundo rescate de Grecia por la exigencia de avales que garanticen su contribución en caso de impago de Atenas y tampoco se ha desbloqueado la ayuda urgente de 8.000 millones que los griegos necesitan para no suspender pagos en octubre. Según el comunicado de la Casa Blanca, Obama aprovechará la oportunidad para asegurar que la comunicación y la cooperación con los líderes europeos sigue siendo sólida antes de la reunión de los líderes del G-20 en Francia en noviembre. Las declaraciones de Obama esta semana se han dirigido en diversas ocasiones hacia la crisis de la eurozona. Este martes, en una entrevista concedida a periodistas en Washington y que recogió la agencia Efe, el presidente estadounidense abogó por la unificación de criterios en la UE. "Europa debe tomar una decisión acerca de cómo conjuntar la integración monetaria con un conjunto más efectivo de políticas fiscales coordinadas", dijo. También se refirió al acuciante problema griego y señaló a España. Grecia, afirmó, es ahora mismo el "gran problema inmediato", pero "el mayor problema" es, según apuntó, "lo que pase en España e Italia si los mercados siguen arremetiendo contra esos países muy grandes". LA VANGUARDIA. 16-9-2011 Eurocrisis. El País Europa ignora las recomendaciones de EE UU e insiste en la austeridad Andreu Missé Los líderes de la zona euro han desdeñado hoy las propuestas del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, encaminadas a estimular la decadente economía europea. En un viaje especial sin precedentes el responsable económico de Estados Unidos se reunió ayer con los líderes de la zona euro con el propósito de animarles a adoptar medidas para reactivar su economía. Para el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, "los Gobiernos no ven margen de maniobra en la zona euro que pudiera permitir nuevos estímulos". Europa sigue por su camino de priorizar "la consolidación fiscal y las reformas estructurales", a pesar de los últimos datos de caída de la actividad económica, estrategia en la que coincidieron Juncker y el comisario de Economía Olli Rehn. A Europa no le gusta oír otra música que no sea la de la austeridad, ni consejos ajenos, aunque los resultados de su política sean cuestionados por Estados Unidos, China y otros emergentes. En el encuentro con los ministros del euro, Geithner había sugerido la posibilidad de ampliar y potenciar los usos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, para que pudiera actuar de manera similar al TALF, creado en Estados Unidos en 2008 para estimular los créditos al consumo y las empresas garantizando los préstamos ofrecidos por las entidades financieras. Juncker insistió que la reunión había sido sobre todo un debate sobre las propuestas existentes pero no sobre la toma de decisiones. Y preció que no se debatía sobre el FEES "con los que no son socios del euro". Por su parte, la vicepresidente y ministra de Economía, Elena Salgado, manifestó antes del encuentro, que la intervención de Geithner contribuirá a conformar la visión de la situación general de la economía mundial, "pero no intervendrá para nada en las decisiones que se puedan tomar". "Estamos", añadió, "poniendo de nuestra parte todo lo posible para combatir las incertidumbres de esa crisis de deuda y tratando de estimular el crecimiento con reformas estructurales y una mejor gobernanza e integración". También el ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders, recordó que era una reunión informal y que no estaba prevista la toma de decisiones. El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, destacó la reciente actuación conjunta del la Reserva Federal, el BCE, Banco de Inglaterra y los Bancos centrales de Japón y Suiza, de conceder liquidez en dólares, como un ejemplo de "una verdadera coordinación" de las economías mundiales. Los líderes del euro confirmaron las rebajas de los tipos de interés de las ayudas concedidas a Portugal e Irlanda, por estar aplicando correctamente sus programas pero no lograron arranar un compromiso de Finlandia sobre las garantías que exige para ampliar el FEEF. La ampliación del de este fondo ya has sido aprobada por los parlamentos de Bélgica, Estonia, Francia, Luxemburgo e Italia. Los ministros confían en que la ratificación estará completa a mediados de octubre. Sobre Grecia no se registraron avances. La entrega del sexto tramo de 8.000 millones "depende del informe de los expertos de la troika, (Comisión, BCE y FMI) que deberán comprobar si recia cumple los compromisos en materia de reducción del déficit, reformas estructurales y privatizaciones. EL PAÍS. 16-9-2011 Elecciones. El Confidencial Rajoy admite en privado que está atado de pies y manos por Merkel y Sarkozy José L. Lobo / Carlos Hernanz Mariano Rajoy acudió anoche en Barcelona a una cena privada en el domicilio de Javier Godó, Conde de Godó, para compartir menú y confidencias con 25 de los empresarios y banqueros más poderosos de este país. Y en presencia, entre otros, de Isidro Fainé (La Caixa), Antonio Brufau (Repsol), Joan Rosell (CEOE), Florentino Pérez (ACS), Antonio Vázquez (Iberia), Rodrigo Rato (Bankia) y Borja Prado (Endesa), el líder del PP dio por hecho que ganará las próximas elecciones, pero confesó que cuando llegue a La Moncloa estará atado de pies y manos por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy. Alrededor de la mesa, presidida por Rajoy y el Conde de Godó, también se sentaron Salvador Alemany (Abertis), José María Castellano (Novacaixa), José María Xercavins (MetroInvest), Antonio Catalán (AC Hoteles), Luis de Carlos (Uría Menéndez), Ignacio Garralda (Mutua Madrileña), Antonio Hernández Calleja (Ebro Puleva), José Manuel Lara (Planeta), Javier Monzón (Indra), Josep Oliu (Banco Sabadell), Sandro Rosell (FC Barcelona) y Angel Simón (Agbar). La velada, según relataron a El Confidencial varios de los asistentes, transcurrió en un ambiente distendido y se prolongó hasta bien entrada la madrugada. Aunque ya se ve con mando en plaza (por mayoría absoluta, según el grueso de los asistentes), Rajoy hizo gala de su para algunos exasperante prudencia y no reveló ninguna de las medidas que tiene pensado llevar a cabo durante sus 100 primeros días en La Moncloa. Tan sólo apuntó que su programa estará centrado, sobre todo, en el cumplimiento del techo de déficit recogido en la reforma de la Constitución. Y sobre ese objetivo, el dirigente del PP tratará de crear puestos de trabajo como base necesaria e imprescindible para la recuperación económica del país. Con este plan de actuación, forzado por las exigencias dictadas desde Alemania y Francia a cambio de participar en nuestro rescate, según algunos de los que asistieron al ágape, Rajoy aspira a ganarse la confianza de nuestros principales acreedores. En este sentido, el gallego insistió en la necesidad de trasladar un mensaje de unidad y confianza a los mercados, algo a lo que contribuiría que el nuevo presidente del Gobierno saliera de las urnas ampliamente respaldado. A pesar de contar con el viento de las encuestas a su favor, las palabras de Rajoy dejaron entrever un cierto vértigo a tener que enfrentarse al reto del poder en la actual coyuntura económica. Sobre todo porque el margen de actuación es mínimo, una vez descontadas las exigencias de Europa y también las competencias delegadas en la comunidades autónomas. "Por eso lo importante es gestionar bien y transmitir confianza", aseguró el líder de la oposición. Tal vez por este motivo hubo pocas interpelaciones al dirigente del PP y ninguna de ellas protagonizada por uno de los grandes. Ni siquiera para pronunciarse sobre la cohabitación del catalán y el español, por ejemplo, hubo manera de arrinconar a Rajoy. El político gallego hizo gala de cintura política y tiró de manual de generalidades para aplacar a los más incisivos del ‘puente aéreo’. Al menos sí dejó claro al foro que no pretende hacer el juego al PSOE con la modificación del impuesto del patrimonio, decisión que considera demagógica y que su partido pretende corregir en caso de victoria electoral. …Y Botín en Madrid Casi a la misma hora en que Rajoy se reunía con buena parte de la élite empresarial madrileña y catalana, convocado por el llamado Foro Puente Aéreo, Emilio Botín cenaba en Madrid con un grupo de clientes de alto nivel del Banco Santander, fiel a su agenda y ajeno a la expectación despertada por el encuentro de Barcelona en torno al líder del PP. El banquero, que siempre ha mantenido una relación distante con Rajoy, prefirió atender sus compromisos previos antes que viajar a la Ciudad Condal. Un portavoz oficial de la entidad bancaria señaló a este periódico que el Santander "nunca comenta la agenda privada de su presidente". La última vez que el presidente del Banco Santander estuvo presente en un encuentro con el líder del PP fue en marzo de 2007, cuando éste pronunció una conferencia en el hotel Ritz de Madrid. Desde entonces los contactos entre ambos han sido casi inexistentes, y las relaciones llegaron a enturbiarse en marzo de este año, después de que el banquero, tras reunirse con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa, abogase por agotar la legislatura y aplazar el debate sucesorio. Justo la tesis contraria a la defendida por Rajoy, que exigía el adelanto electoral. Pero Botín no fue el único grande ausente en Barcelona. Tampoco acudieron a la cena con Rajoy el presidente de Telefónica, César Alierta; el del BBVA, Francisco González; el de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, o el de Inditex, Pablo Isla, que no han participado siquiera en citas anteriores. En su caso, ambas firmas optaron por participar en el conocido como Consejo para la Competitividad, del que forman parte junto a otros interesados, como puede ser el caso de ACS. EL CONFIDENCIAL. 16-9-2011

Deja una respuesta