Obama enví­a una misión a Madrid

“El secretario adjunto y responsable de Asuntos Financieros Internacionales en el Departamento del Tesoro estadounidense, Charles Collyns, concluyó ayer tres dí­as de visita a Madrid para evaluar el alcance de la crisis económica española y la eficacia de las medidas que está tomando el presidente del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapatero. Esta misión sigue a otras visitas de altos cargos de EEUU en el último mes y a la llamada telefónica que el propio Barack Obama realizó a Zapatero el pasado mes de mayo.”

Fernández, de origen hisano, es el responsable en el Departamento de Estado de velar porque ningún asunto económico internacional afecte a la seguridad de Estados Unidos. Su visita fue otra muestra del interés de la Administración Obama por la situación de España. Ya se interesó por ella el pasado 7 de mayo el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, durante su visita a Madrid. Y cuatro días después, el propio presidente Obama en su famosa llamada a Zapatero que el presidente del Gobierno creyó que permanecería en secreto. «En contra de lo que se cree, la presión estadounidense para que España haga los deberes y se salga del foco de los mercados financieros es mayor que la de los líderes de la Eurozona» (EL MUNDO) EL CONFIDENCIAL.- El Banco de España ha decidido abrir por fin la vía para que las cajas de ahorros puedan privatizarse y convertirse en bancos, según ha confirmado este viernes el subgobernador Javier Aríztegui. Esta posibilidad se incluirá en la reforma de la LORCA que están negociando los dos principales partidos y se ha admitido a petición del propio sector, que ha elaborado una propuesta para dicha reforma. EL PAÍS.- El jefe del FMI fue claro: las medidas de recorte del gasto del Gobierno español serán muy eficaces para reducir el déficit, la reforma laboral va en el camino correcto y para que las medidas surtan efecto, hay que aplicarlas, y aplicarlas bien. La precisión final viene a cuento porque la capacidad de gestión no es el punto fuerte de Rodríguez Zapatero. Un Gobierno puede acertar con la solución, pero dosificarla mal. Por el momento, el apoyo masivo de Europa, el respaldo del FMI y el anuncio de que los tests de resistencia de la banca europea sitúan en posiciones de privilegio al Banco Santander y al BBVA, muy por encima de la banca alemana, francesa o británica, han disipado ligeramente las dudas sobre la economía española. Opinión. El Mundo Obama envía una misión para evaluar la economía española Carlos Segovia La Administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sigue considerando que España es un riesgo potencial para la estabilidad financiera mundial y ha enviado una misión para calibrar la verdadera situación del país al pie del terreno. El secretario adjunto y responsable de Asuntos Financieros Internacionales en el Departamento del Tesoro estadounidense, Charles Collyns, concluyó ayer tres días de visita a Madrid para evaluar el alcance de la crisis económica española y la eficacia de las medidas que está tomando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Esta misión sigue a otras visitas de altos cargos de EEUU en el último mes y a la llamada telefónica que el propio Barack Obama realizó a Zapatero el pasado mes de mayo. El alto funcionario del Departamento del Tesoro se ha entrevistado con miembros del Gobierno, responsables del sector financiero y economistas, según ha podido saber EL MUNDO. La misión se ha producido con discreción y ni el Gobierno español ni EEUU han facilitado información pública alguna al respecto. Fuentes oficiales de la Embajada de Estados Unidos confirmaron a este diario la visita de la delegación del Tesoro encabezada por Collyns y que ésta «ha tomado contacto con funcionarios del Gobierno español y personalidades del sector privado». Declinaron dar nombres y detallar la agenda completa del secretario adjunto de Asuntos Financieros Internacionales. Entre sus interlocutores figuraron la ministra de Economía, Elena Salgado, aunque fuentes del Ministerio de Economía declinaron confirmar o desmentir el encuentro, al formar parte de la agenda privada de la vicepresidenta. Tampoco en Moncloa confirmaron si el director de la Oficina Económica, Javier Vallés, recibió a Collyns antes de que el asesor de Zapatero emprendiera viaje a Canadá para preparar la próxima cumbre del G-20. En la embajada califican la visita de «rutinaria» y negaron que tuviera relación con la posibilidad de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) colabore con la Unión Europea en activar un fondo de rescate para que la economía española pueda hacer frente a los vencimientos de su deuda. Por ello, consideraron una coincidencia que también ayer estuviera en Madrid el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Khan. En sus encuentros, Collyns ha efectuado preguntas exhaustivas sobre la verdadera situación de España, el último en salir de la crisis de los países desarrollados, y las perspectivas de saneamiento del sector financiero, especialmente las cajas de ahorros. Su superior en el Departamento, el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy F. Gheitner, declaró hace dos semanas, tras la última reunión de ministros de Finanzas del G-20, que «en algunas partes de Europa es necesario que se tomen medidas adicionales para reestructurar y capitalizar su sistema bancario». La alusión a España fue clara. La exposición de la banca estadounidense a la economía española es limitada, pero no lo es a la europea y ésta si que está íntimamente relacionada con la evolución de nuestro país. En el sector privado, el enviado estadounidense visitó a, entre otros, el presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, como muestra de su interés por cómo está gestionando el Banco de España la reestructuración del sector financiero español. Rato fue, además, su superior hace tres años, cuando Collyns trabajaba en el FMI. Rato lo promovió a director del departamento de investigación de la institución. Collyns no es actualmente un funcionario cualquiera en Washington. «Es el responsable de dirigir el trabajo del Tesoro en la política monetaria internacional, en las instituciones financieras internacionales y la coordinación de EEUU con el G-7, el G-8 y el G-20», según fuentes oficiales estadounidenses. También es responsable en temas «regionales o bilaterales». Cuando fue nombrado el pasado 11 de febrero, Gheitner aseguró que «el trabajo de Charles en la arena internacional será clave en los esfuerzos del Tesoro para conseguir crecimiento aquí en casa». La visita de este funcionario sigue a la realizada a finales de mayo por José Fernández, subsecretario de Estado en el Departamento de Hillary Clinton y responsable de Asuntos Económicos. Fernández asistió a reunión europea en Madrid, pero aprovechó para entrevistarse con, entre otros, el director de la Oficina Económica de Moncloa dos días antes del voto clave en el Parlamento sobre la rebaja del sueldo de los funcionarios y otras medidas de ajuste. Llamada de Obama Fernández, de origen hispano, es el responsable en el Departamento de Estado de velar porque ningún asunto económico internacional afecte a la seguridad de Estados Unidos. Su visita fue otra muestra del interés de la Administración Obama por la situación de España. Ya se interesó por ella el pasado 7 de mayo el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, durante su visita a Madrid. Y cuatro días después, el propio presidente Obama en su famosa llamada a Zapatero que el presidente del Gobierno creyó que permanecería en secreto. «En contra de lo que se cree, la presión estadounidense para que España haga los deberes y se salga del foco de los mercados financieros es mayor que la de los líderes de la Eurozona», afirma un veterano embajador europeo en Madrid. Obama ha apoyado las medidas de ajuste del gasto público emprendidas por Zapatero, aunque ha pedido que no incluyan partidas que afectan a EEUU, como la misión militar española en Afganistán. El presidente del Gobierno mantiene más de un millar de soldados en el país asiático. El embajador estadounidense en Madrid, Alan Solomont, también ha reclamado que el Gobierno recorte lo menos posible el gasto en productos farmacéuticos, puesto que operan en el sector español importantes multinacionales de EEUU. Y también que el Ministerio de Industria no recorte las subvenciones a las energías renovables donde fondos estadounidenses también han invertido. EL MUNDO. 19-6-2010 Opinión. El Confidencial El Banco de España apoya la privatización de las cajas para que se conviertan en bancos E. Segovia El Banco de España ha decidido abrir por fin la vía para que las cajas de ahorros puedan privatizarse y convertirse en bancos, según ha confirmado este viernes el subgobernador Javier Aríztegui. Esta posibilidad se incluirá en la reforma de la LORCA que están negociando los dos principales partidos y se ha admitido a petición del propio sector, que ha elaborado una propuesta para dicha reforma. "El Banco de España es partidario de que se abra un abanico de opciones para que cada entidad pueda elegir la suya: o bien un modelo próximo al de los bancos, o bien la emisión de cuotas participativas con derechos políticos, o bien mantener el modelo clásico de las cajas de ahorros", ha explicado Aríztegui. Pero ha añadido que, sea cual sea la opción elegida, "las cajas deben estar plenamente sometidas a la disciplina de mercado", lo cual supone un cambio radical para el conjunto del sector. La primera de estas posibilidades supone abrir el camino para una privatización de facto de las cajas de ahorros al estilo de la realizada en Italia hace unos años. La reforma italiana (la llamada Ley Amato) consistió en una conversión de las cajas de ahorros en sociedades anónimas normales, en la que las fundaciones de las mismas se convirtieron en accionistas y pasaron a financiar la obra social con los dividendos pagados por la nueva sociedad. El sector pide la privatización Este miércoles, el presidente de Bancaja y vicepresidente de la fusión con Caja Madrid, José Luis Olivas, argumentó que que “la desconfianza es tan grande que ya no caben romanticismos sino que es la hora de soluciones pragmáticas que nos exigen los mercados”. “Hace unos meses plantearse una reforma de las cajas al estilo de la Ley Amato parecía imposible, pero hoy debemos hacerlo”, solicitó. “Será difícil que las cuotas con derechos políticos sean la solución. Habrá que ir a soluciones mucho más imaginativas y acordes con las mayores exigencias de los mercados en estos momentos”, añadió. Rodrigo Rato, presidente de la entidad fusionada, explicó que "de lo que se trata es de que las cajas no se vean discriminadas por la nueva regulación de Basilea para poder acceder al capital y que cada entidad pueda optar por la solución más conveniente, porque no todas son iguales”. Este fue el mismo razonamiento de Aríztegui, que justificó la postura del Banco de España porque "las cajas deben poder disponer de instrumentos que faciliten su capitalización". Y, según dijo, la CECA ha asumido la demanda de Caja Madrid-Bancaja en su propuesta para la reforma de la LORCA que debe empezar a tramitarse en los próximos meses. Eso sí, dijo que es demasiado pronto para definir los detalles de la reforma, como el porcentaje de capital que tendrían las fundaciones de las cajas en una privatización. EL CONFIDENCIAL. 19-6-2010 Editorial. El País Ajuste o reactivación El efecto Obama, preocupado por la recuperación de la economía mundial y por los ajustes económicos del área euro, se cruzó ayer con la política de rigor que defiende el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss- Kahn, reunido con el presidente del Gobierno español en La Moncloa. Strauss-Kahn quería reforzar el mensaje de confianza en la economía española que el día anterior había emitido masiva e insistentemente la cumbre de Bruselas. El jefe del Fondo fue claro, para bien y para mal: las medidas de recorte del gasto del Gobierno español serán muy eficaces para reducir el déficit, la reforma laboral va en el camino correcto y para que las medidas surtan efecto, hay que aplicarlas, y aplicarlas bien. La precisión final viene a cuento porque la capacidad de gestión no es el punto fuerte de Rodríguez Zapatero. Un Gobierno puede acertar con la solución, pero dosificarla mal. Por el momento, el apoyo masivo de Europa, el respaldo del FMI y el anuncio de que los tests de resistencia de la banca europea sitúan en posiciones de privilegio al Banco Santander y al BBVA, muy por encima de la banca alemana, francesa o británica, han disipado ligeramente las dudas sobre la economía española. Mientras Strauss Kahn apoyaba la solvencia española, Barack Obama expresaba sus temores sobre la recuperación mundial en una carta dirigida a los países del G-20. Se lamenta el presidente americano de la debilidad de la demanda interna en los países más ricos, insiste en que el yuan chino debe ser revaluado, pide a los países emergentes que aumenten el consumo interno y exhibe su intención de promover una reforma financiera de gran calado en su país. Pero introduce una precisión importante; en su opinión, hay que evitar errores del pasado y cita como uno de ellos retirar las medidas de estímulo económico con demasiada rapidez. Obama apunta directamente a Europa. Recuerda que no pocos economistas, a este y al otro lado del Atlántico, sostienen que las políticas de austeridad concentradas al mismo tiempo en todos los países de un área económica actuarán como un freno a la recuperación. Es más, aunque Obama no lo menciona, parece evidente que ningún país del euro puede competir con la eficacia del ajuste alemán; así pues, ninguna economía, desde Grecia a Francia, podrá mejorar su competitividad relativa con Alemania a base de políticas austeras. Este debate económico carece de solución unívoca. Una parte de los países europeos, entre ellos España, están sometidos a las exigencias de sus acreedores financieros (los mercados) y solo pueden responder con recortes del gasto a la amenaza de una quiebra de la solvencia pública; ese pie forzado reduce a su vez la capacidad de reactivación. El círculo perverso solo puede romperse si se cumplen dos condiciones: que una autoridad supranacional module la intensidad de cada ajuste nacional y que frente a los mercados se erija un poder político igual o superior. Ninguna de esas condiciones se cumple hoy. EL PAÍS. 19-6-2010

Deja una respuesta