Papel estabilizador de China en Asia Central

“Como potencia regional con un notable nivel de influencia en el área común, China no puede limitar su papel sólo a evacuar ciudadanos chinos y a ofrecer ayuda humanitaria. La violencia en Osh, segunda mayor ciudad del paí­s, no da señales de amainar. Hasta ahora el flujo de refugiados que cruzan las fronteras meridionales del paí­s no ha encontrado ningún refugio seguro donde ubicarse.”

La escena del conflicto sangriento no dista mucho de China, ues en una hora en avión se cubre la distancia hasta Urumqi, capital de la nor-occidental Región Autónoma Uigur de Xinjiang de China. China debe procurar que el conflicto étnico entre uzbecos y kirguizos no rebase los límites de la frontera compartida, y se adentre en territorio chino. Una crisis al estilo de los Balcanes sería una pesadilla para China. (DIARIO DEL PUEBLO) THE WALL STREET JOURNAL.- Este año podría ser uno de los últimos en que las economías industrializadas representen la mayor parte de la producción económica mundial, según un informe publicado el miércoles por la OCDE. En 2010, sus 31 miembros representarán el 51% de la producción económica mundial. Pero debido al rápido crecimiento de China, India y de otras economías en desarrollo, esta proporción seguirá reduciéndose, hasta que representen el 43% en 2030. "El centro de gravedad del mundo se está desplazando hacia el este y el sur", dijo la OCDE. "Este reajuste de la economía mundial no es un fenómeno pasajero sino que representa un cambio estructural con una trascendencia histórica". China. Diario del Pueblo El papel estabilizador de China en Asia Central Después de un período de calma tras los disturbios de abril, la violencia estalló nuevamente en las calles de Kirguizistán, con un saldo de cientos de víctimas mortales a principios de junio. En medio de la ola de terror en que se ha sumergido el país vecino, la embajada china actuó con rapidez, organizando vuelos fletados para traer de vuelta a casa a los empresarios y estudiantes chinos que quedaron atrapados en el fuego cruzado. China debería valerse de la Organización para la Cooperación de Shanghai (SCO), para intentar estabilizar la situación y poner un poco de orden en el país destrozado por los enfrentamientos. Como potencia regional con un notable nivel de influencia en el área común, China no puede limitar su papel sólo a evacuar ciudadanos chinos y a ofrecer ayuda humanitaria. La violencia en Osh, segunda mayor ciudad del país, no da señales de amainar. Hasta ahora el flujo de refugiados que cruzan las fronteras meridionales del país no ha encontrado ningún refugio seguro donde ubicarse. La escena del conflicto sangriento no dista mucho de China, pues en una hora en avión se cubre la distancia hasta Urumqi, capital de la nor-occidental Región Autónoma Uigur de Xinjiang de China. China debe procurar que el conflicto étnico entre uzbecos y kirguizos no rebase los límites de la frontera compartida, y se adentre en territorio chino. Una crisis al estilo de los Balcanes sería una pesadilla para China. Por su parte, Rusia y EEUU siguen de cerca los crecientes disturbios. El sub- Secretario de Estado de EEUU Philip Crowley ha dejado en claro que Washington apoya los esfuerzos coordinados de la ONU y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, para facilitar la paz y el orden. Aunque Moscú rechazó el pedido del Gobierno de Kirguizistán de enviar tropas pacificadoras, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, donde Rusia desempeña un papel determinante, está considerando el despliegue de tropas para calmar la violencia. Tanto Rusia como EEUU tienen bases militares en Kirguizistán, donde el número de sus efectivos desplegados sobrepasa cualquier simbolismo. Como miembro fundador de la SCO, que también incluye a Kirguizistán, otros cuatro países centroasiáticos y Rusia, China puede ofrecer la ayuda necesaria por medio de esta organización regional. Tal ayuda puede incluir consultas con los miembros de la SCO, envío de ayuda humanitaria y la adopción de medidas para restaurar el orden y la normalidad. Una convocatoria a los ministros de Asuntos Exteriores de los países vecinos no sólo destaca como una opción viable, sino que podría ser un primer paso, como señal de que China no se prepone cruzarse de brazos mientras todo se viene abajo alrededor suyo. Un Asia Central estable está en el interés de China. Carente de ligamentos históricos y de la capacidad de influenciar la política de naciones en la región, China se ha mostrado bastante distante. Pero según avanzan los vínculos de cooperación económica, va siendo hora de que se analicen temas como hasta qué punto debe China permanecer sobre la cerca y qué resultaría mejor para asegurar la paz y la estabilidad en Asia Central. DIARIO DEL PUEBLO. 17-6-2010 EEUU. The Wall Street Journal Las economías en desarrollo se encaminan a representar la mayor parte de la producción mundial Paul Hannon Este año podría ser uno de los últimos en que las economías industrializadas representen la mayor parte de la producción económica mundial, según un informe publicado el miércoles por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La organización con sede en París indicó que en 2010, los 31 miembros representarán el 51% de la producción económica mundial. Pero debido al rápido crecimiento de China, India y de otras economías en desarrollo, el porcentaje se redujo respecto al 60% que representaban en 2000. La OCDE ahora prevé que esta proporción seguirá reduciéndose, hasta que representen el 43% en 2030. "El centro de gravedad del mundo se está desplazando hacia el este y el sur", dijo la OCDE. "Este reajuste de la economía mundial no es un fenómeno pasajero sino que representa un cambio estructural con una trascendencia histórica". La OCDE explicó que con la entrada de China, India, las ex repúblicas soviéticas y otros países en el mercado económico mundial desde comienzos de la década de 1990, el número de naciones convergentes con los niveles de riqueza de las economías industrializadas ha aumentado de 12 a 65. La OCDE define una economía convergente como aquélla en la que el crecimiento de la producción por individuo es el doble del de una economía industrializada. Otra consecuencia de este cambio en el orden económico mundial es el fuerte descenso del número de países pobres, que han pasado de 55 a 25. La OCDE explica dos factores que han contribuido a cambiar el orden económico. La rápida expansión de China, India y otras grandes economías en desarrollo impulsó la demanda de materias primas, en productores en África, América Latina y Oriente Próximo. Y muchas economías convergentes se volvieron acreedoras netas en lugar de deudoras netas, manteniendo bajos los tipos de interés en Estados Unidos y el resto del mundo. Muchos economistas consideran que estos últimos acontecimientos han contribuido a aumentar los desequilibrios por cuenta corriente que prepararon el terreno para la crisis financiera y la recesión. Los países industrializados han instado a China a que permita revaluar el yuan para corregir estos desequilibrios, pero la OCDE no es partidaria de una rápida apreciación de la moneda china. "Una rápida y prematura apreciación del yuan podría dañar el crecimiento en China y, por extensión, afectar también a algunos de los socios económicos de China, incluidos muchos países pobres", dijo la OCDE. La OCDE afirma que las relaciones comerciales y de inversión entre las economías en desarrollo están creciendo rápidamente. El organismo calcula que mientras los flujos comerciales mundiales se cuadruplicaron entre 1990 y 2008, los flujos entre las economías en desarrollo se multiplicaron por diez. "Esta actividad comercial podría ser uno de los principales motores de crecimiento en la próxima década", dijo la OCDE. El análisis de la OCDE es compartido por el Fondo Monetario Internacional. THE WALL STREET JOURNAL.

Deja una respuesta