La precaria salud de los bancos europeos

“En conjunto, los bancos europeos poseen miles de millones de euros en deuda pública y privada vinculada a los paí­ses débiles de la zona euro, como Grecia, España y Portugal. Gran parte de la deuda privada está ligada a los deprimidos mercados de bienes raí­ces, especialmente en España. Cuando las perspectivas de crecimiento son anémicas, no se espera que la presión sobre las carteras de préstamos de los bancos amaine”

Según un informe de Royal Bank of Scotland, las instituciones financieras que no son de Grecia, Esaña e Irlanda tienen en sus libros 2 billones de euros (millones de millones) en deuda de esos tres países. La preocupación de los inversionistas, los bancos y los bancos centrales es que la pérdida de valor de esa deuda genere cuantiosas pérdidas a los bancos europeos. No cabe duda. Esto es grave. Estamos hablando de riesgo sistémico y de la posibilidad de contagio (THE WALL STREET JOURNAL) THE WASHINGTON POST.- Las condenas a Israel por sus numerosos enemigos ahora durarán días, si no meses. Las conversaciones de paz en Medio Oriente están en peligro de nuevo, como lo están las relaciones una vez sólidas de Israel con Turquía. La que iba a ser una reunión de conciliación entre el Sr. Netanyahu y el presidente Obama el martes ha sido cancelada. La Casa Blanca ha sido adecuadamente cautelosa hasta el momento en responder al incidente, pero debe tener cuidado para distinguirse en los próximos días del coro anti-israelí. THE NEW YORK TIMES.- Hay una cuestión mayor que Israel –y Estados Unidos– debe preguntarse: ¿funciona el bloqueo? ¿Está debilitando a Hamas? ¿O simplemente castiga a 1,4 millones de residentes de Gaza, y desviar la atención de los abusos por parte de Hamas, incluido su bombardeo de ciudades de Israel y su negativa a aceptar el derecho de Israel a existir? En este punto, debe quedar claro que el bloqueo es injusto y en contra de la seguridad a largo plazo de Israel. El martes, el presidente Obama expresó su "profundo pesar" por el incidente de la flotilla. Él no está haciendo ningún favor a Israel con una respuesta tibia. El primer ministro Benjamin Netanyahu ha mostrado una y otra vez que prefiere la intimidación y la confrontación en lugar de la diplomacia. Washington tiene que dejarle claro lo peligroso y contraproducente que es este enfoque. El Sr. Obama tiene que decir claramente que el ataque israelí es inaceptable y respaldar una investigación internacional imparcial EEUU. The Wall Street Journal Pese a las iniciativas del BCE, la salud de los bancos europeos sigue siendo precaria David Enrich y Stephen Fidler En la muestra más reciente de que los bancos europeos están en apuros, el Banco Central Europeo (BCE) advirtió ayer que las instituciones financieras de la zona euro enfrentan 195.000 millones de euros (US$239.260 millones) en rebajas contables este año y el próximo debido al panorama económico que sigue sumido en la incertidumbre. Esta noticia, parte de su informe semestral de estabilidad económica, engancha con la ofensiva de los gobiernos y los bancos centrales para aliviar una crisis de deuda soberana en el sur de Europa que por ahora no ha logrado tranquilizar los nervios de los inversionistas de que se produzca una nueva crisis financiera en el continente. Los gobiernos europeos ya han ensamblado un paquete de rescate para Grecia de 110.000 millones de euros (US$135.000 millones), y otro de 750.000 millones de euros (US$920.000 millones), para otras economías en apuros de la zona euro. Asimismo, el BCE lanzó el mes pasado una serie de iniciativas, como la compra de deuda soberana en poder de los bancos y la renovación de un programa para otorgar crédito barato a seis meses a los bancos, mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos reactivó un plan para ofrecer dólares a los bancos europeos. Esta seguidilla de medidas contribuyó a estabilizar a las entidades del continente, pero el profundo interconectado sistema bancario europeo sigue bajo presión. Los inversionistas lo han vapuleado, los bancos están depositando montos inusitados en el BCE (el viernes pasado sumaban 305.000 millones de euros) en lugar de prestarles los fondos a otras instituciones, y los inversionistas estadounidenses están reduciendo su exposición a los bancos de la zona euro. En conjunto, los bancos europeos poseen miles de millones de euros en deuda pública y privada vinculada a los países débiles de la zona euro, como Grecia, España y Portugal. Gran parte de la deuda privada está ligada a los deprimidos mercados de bienes raíces, especialmente en España. Cuando las perspectivas de crecimiento son anémicas, no se espera que la presión sobre las carteras de préstamos de los bancos amaine. Las medidas implementadas hasta el momento, aunque contundentes, "tal vez no basten", dijo Philippe Morel, socio de la consultora Boston Consulting Group en París. "Lo que está en riesgo es el sistema bancario y la capacidad de los bancos para proveer financiamiento a la economía", aseveró. Así como la crisis financiera de hace dos años surgió en el mercado de créditos hipotecarios de alto riesgo en EE.UU., los problemas bancarios europeos se originaron en un pequeño rincón de la economía global: Grecia. Los problemas, sin embargo, van más allá de la crisis fiscal griega. A los inversionistas les preocupa que las dificultades por las que atraviesa Atenas se contagien a Portugal, Irlanda y España. Las calificadoras de riesgo han reducido las notas de estos países y advertido que podría haber nuevas revisiones a la baja. Fitch rebajó la deuda de España un peldaño desde AAA el viernes. Según un informe de Royal Bank of Scotland, las instituciones financieras que no son de Grecia, España e Irlanda tienen en sus libros 2 billones de euros (millones de millones) en deuda de esos tres países. La preocupación de los inversionistas, los bancos y los bancos centrales es que la pérdida de valor de esa deuda genere cuantiosas pérdidas a los bancos europeos. "No cabe duda. Esto es grave", afirmó Jacques Cailloux, economista europeo de RBS y autor del informe. "Estamos hablando de riesgo sistémico y de la posibilidad de contagio", manifestó. EE.UU. y Gran Bretaña actuaron con mayor decisión en 2008 y 2009 para apuntalar el capital de sus bancos, a veces incluso con fondos públicos. Las autoridades europeas enfrentan la presión de la industria bancaria, la comunidad de inversionistas y líderes de gobiernos extranjeros, incluyendo el secretario del Tesoro de EE.UU., Timoty Geithner, para que intensifique sus esfuerzos para estabilizar el sistema bancario con nuevas iniciativas. Por ejemplo, muchos expertos quieren que los reguladores bancarios europeos tengan un papel más proactivo en la supervisión de la exposición de las entidades a países en problemas. En el Reino Unido, la Autoridad de Servicios Financieros llevó a cabo varias "pruebas de estrés" de la vulnerabilidad de grandes bancos británicos a los problemas del Sur de Europa. Pero no parece que haya esfuerzos similares en camino en el resto del continente, dijo Pat Newberry, presidente de la junta de la unidad de regulación de los servicios financieros de PricewaterhouseCoopers LLP. EE.UU. cree que estas pruebas pueden refortalecer la confianza de los mercados. Las pruebas que hizo el año pasado ayudaron a mejorar la transparencia del sistema bancario. THE WALL STREET JOURNAL. 1-6-2010 EEUU. The Washington Post El fiasco de la flotilla Los comandos israelíes que llegaron a la cubierta del ferry turco Marmara Mavi en la costa de la Franja de Gaza la madrugada del lunes no estaban preparados para lo que encontraron: decenas de militantes que pululaban a su alrededor con cuchillos y barras de hierro. El resultado fue una sangrienta batalla en la que al menos nueve personas murieron, y un desastre diplomático para el gobierno de Binyamin Netanyahu. Aunque las investigaciones por venir encuentren muchos culpables, ya está claro que la respuesta de Israel a la flotilla pro-palestina fue errónea y mal ejecutada. No tenemos ninguna simpatía por los motivos de los participantes en la flotilla, una colección heterogénea que incluía simpatizantes europeos con la causa palestina, dirigentes árabe-israelíes y activistas islámicos turcos. Israel dice que algunos de los organizadores tienen vínculos con Hamas y al-Qaeda. Lo que está claro es que el propósito nominal del grupo, la entrega "humanitaria" de suministros a Gaza, era secundario con respecto al objetivo de provocar una confrontación. La flotilla rechazó una oferta israelí para descargar los seis barcos y entrar las mercancías a Gaza por camión; ignorando las repetidas advertencias de que no se les permitiría llegar a Gaza. Sus portavoces dijeron que insistirían en "romper el asedio israelí", como uno de ellos expresó. Sin embargo, la amenaza para Israel era más política que militar. Hasta el momento no ha habido ninguna indicación de que los barcos llevaran misiles u otras armas para Hamas. El objetivo del Sr. Netanyahu debería haber sido evitar que los militantes crearan el incidente que esperaban. Permitir que los barcos pudieran atracar en Gaza, como Israel hizo otras veces, hubiera sido mejor que el envío de comandos militares para interceptarlos. El hecho de que los soldados que se deslizaron con cuerdas desde los helicópteros hasta el ferry turco no estuvieran preparados para someter a sus pasajeros sin usar la fuerza letal sólo agrava el error. Las condenas a Israel por sus numerosos enemigos ahora durarán días, si no meses. Las conversaciones de paz en Medio Oriente están en peligro de nuevo, como lo están las relaciones una vez sólidas de Israel con Turquía. La que iba a ser una reunión de conciliación entre el Sr. Netanyahu y el presidente Obama el martes ha sido cancelada. La Casa Blanca ha sido adecuadamente cautelosa hasta el momento en responder al incidente, pero debe tener cuidado para distinguirse en los próximos días del coro anti-israelí. La diplomacia de EEUU debe tender a asegurar que las inevitables llamadas para una investigación internacional no conduzcan a otra configuración unilateral, como la comisión de las Naciones Unidas Goldstone, cuyo informe sobre la invasión israelí de Gaza en 2008 se ha convertido en un arma más en la campaña internacional de deslegitimización del Estado judío. En cuanto al señor Netanyahu, el único camino para la recuperación de este desastre radica en que adopte, de una vez por todas, medidas creíbles para crear las condiciones para un Estado palestino. Un buen comienzo sería disminuir las restricciones a Gaza y la Ribera Occidental, una vez que las reacciones a los acontecimientos del lunes disminuyan. El Sr. Netanyahu también necesita ampliar su gobierno para incluir a los partidos pro-paz; uno de sus principales problemas son los halcones del gabinete que han hecho de la diplomacia israelí un oxímoron. El primer ministro está en un profundo agujero, su única salida es moverse hacia el centro. THE WASHINGTON POST. 1-6-2010 EEUU. The New York Times Israel y el bloqueo de Gaza Los partidarios de la flotilla de ayuda con destino a Gaza tenían algo más que intenciones humanitarias. La Marcha por la Libertad de Gaza dejó patentes sus motivos en una declaración ante la confrontación mortal del lunes: "Una respuesta violenta por parte de Israel dará nueva vida al movimiento de solidaridad con Palestina, llamando la atención sobre el bloqueo." No puede haber ninguna excusa para la manera en que Israel ha manejado completamente mal el incidente. La incursión de un comando a fuego en el buque de bandera turca dejó nueve activistas muertos y ha abierto a Israel a un torrente de críticas. Esta es una grave, autoinfligida herida. Se han dañado las relaciones de Israel con Turquía, que una vez fue su aliado más cercano en el mundo musulmán; ha dado al gobierno encabezado por Hamas en Gaza un impulso enorme de propaganda, y complejizado las conversaciones de paz con la Autoridad Palestina en Cisjordania. También ha hecho mucho más difícil para la administración de Obama convencer al Consejo de Seguridad que proponga nuevas sanciones contra el programa nuclear iraní, del que los funcionarios israelíes insisten es su máxima prioridad. Las cuestiones planteadas por el enfrentamiento –y son muchas– demandan una investigación internacional inmediata y objetiva. ¿Por qué Israel, que ha bloqueado algunos buques, pero que permitió que otros pasaran, decide tomar esta posición ahora? ¿Se ha hecho un verdadero esfuerzo para encontrar un compromiso con Turquía, que organizó la flotilla? Israel tiene derecho a evitar que las armas entren en Gaza, pero no ha habido ningún indicio de que los barcos llevaran un gran alijo. ¿Fue el asalto, especialmente en la oscuridad, el único medio de detener los barcos? ¿Qué sucedió una vez que las fuerzas israelíes penetraron en él? Las Fuerzas de Defensa israelíes han distribuido un vídeo que muestra que los comandos fueron atacados. ¿Por qué no estaban mejor preparados para defenderse sin utilizar una fuerza letal? Hay una cuestión mayor que Israel –y Estados Unidos– debe preguntarse: ¿funciona el bloqueo? ¿Está debilitando a Hamas? ¿O simplemente castiga a 1,4 millones de residentes de Gaza, y desviar la atención de los abusos por parte de Hamas, incluido su bombardeo de ciudades de Israel y su negativa a aceptar el derecho de Israel a existir? En este punto, debe quedar claro que el bloqueo es injusto y en contra de la seguridad a largo plazo de Israel. Después de que Hamás tomara el control de la Franja de Gaza en 2007, Israel – con ayuda de Egipto– impuso un bloqueo a muchos bienes y a la mayoría de las personas que entran y salen del territorio. El objetivo era revolver rápidamente a los residentes en contra de su nuevo gobierno. Tres años más tarde, Hamas sigue gobernando, y el bloqueo se ha convertido en una excusa para todos y cada uno de los fracasos de su gobierno. La situación en Gaza es sombría. Ocho de cada 10 personas dependen de las agencias de ayuda internacional para sobrevivir. Los alimentos básicos están disponibles, pero se carece severamente de suministros médicos y materiales de construcción. La desesperación se veía el martes cuando Egipto levantó el bloqueo y varios miles de habitantes de Gaza corrieron a la frontera, aunque más tarde fueron enviados a casa después de que agentes de la policía dijeran que no sabían cuando se abriría el puesto fronterizo. El martes, el presidente Obama expresó su "profundo pesar" por el incidente de la flotilla. Él no está haciendo ningún favor a Israel con una respuesta tibia. El primer ministro Benjamin Netanyahu ha mostrado una y otra vez que prefiere la intimidación y la confrontación en lugar de la diplomacia. Washington tiene que dejarle claro lo peligroso y contraproducente que es este enfoque. El Sr. Obama tiene que decir claramente que el ataque israelí es inaceptable y respaldar una investigación internacional imparcial. Los Estados Unidos deben unirse también a los otros miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas –Gran Bretaña, Francia, Rusia y China– para instar a Israel a que levante definitivamente el bloqueo. Esto disminuiría el sufrimiento de la población de Gaza. Y daría a Estados Unidos más credibilidad, ya que presionaría a israelíes y al presidente palestino, Mahmoud Abbas, para negociar un acuerdo de paz. THE NEW YORK TIMES. 1-6-2010

Deja una respuesta