La laboriosa resolución de Naciones Unidas

“Pero también hay algo triste en la votación en la noche del jueves. Y eso no es un buen presagio. El mundo “emergente” no está en la cita. Las potencias que se supone que serán “grandes” a principios de este siglo no quieren asumir riesgos. Rusia, China, India, Brasil se abstuvieron. ¡Son los mismos que, hace dos semanas, estaban dispuestos a procesar a los crí­menes de lesa humanidad de Gadafi!”

Para los autores de la resolución del Consejo –británicos y franceses– sólo hay una manera de "comensar" la dimisión de los "emergentes". Se debe involucrar al mundo árabe en las operaciones militares. Se dispone de los medios: tienen cientos de cazas. Tienen la oportunidad de hacer historia, no de contemplarla. Su papel político y simbólico es crucial. DERS SPIEGEL.- Cuando todo se decidía en la crisis, la canciller Angela Merkel y el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, decidieron que Alemania estaría del lado de China y Rusia. Juntos, los tres miembros del Consejo de Seguridad se abstuvieron de votar el jueves una resolución para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia. Se trata de un desarrollo político curioso, por decir lo menos. Y a pesar de que ha provocado que el régimen libio declarara un alto el fuego e invitara a observadores internacionales, el movimiento de Berlín podría tener repercusiones duraderas. Aunque Berlín no ha bloqueado la acción militar con la abstención, el gobierno alemán se ha marginado. En efecto, es decir a sus aliados: ustedes tendrán que lidiar solos con este asunto – no vamos a ayudarles. DIARIO DEL PUEBLO.- China apoya "que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adopte acciones apropiadas y necesarias para estabilizar cuanto antes la situación en Libia y detener los actos de violencia contra la población civil", pero también "tiene serias dificultades con parte de la resolución", señaló el día 17 aquí Li Baodong, representante permanente de China ante la ONU. "China siempre ha enfatizado que, en sus acciones pertinentes, el Consejo de Seguridad debe seguir la Carta de las Naciones Unidas y las normas que rigen el derecho internacional, por lo que debe respetar la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de Libia y resolver la actual crisis en el país por medios pacíficos", agregó Francia. Le Monde La laboriosa resolución de Naciones Unidas Por supuesto, es algo satisfactorio la resolución sobre Libia que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votó la noche del jueves 17 de marzo en Nueva York. Se autoriza el uso de la fuerza contra el régimen de Trípoli. Proporciona una zona de exclusión aérea sobre el territorio de Libia, para mantener en tierra la aviación de Muammar Gaddafi. Se da una luz verde a ataques dirigidos contra determinados objetivos para proteger a los civiles. Llega justo a tiempo. Es probable que detenga la marcha de las columnas de Gadafi contra la última plaza de la rebelión, la ciudad de Bengasi, en la costa de Libia. Claramente, se puede evitar una masacre. Ya, citado por la CNN, una fuente cercana al guía aseguraba en la mañana del viernes que no tenía intención de tomar Bengasi … Por último, esta resolución es coherente con el comportamiento de aquello que se debe denominar la "comunidad internacional". Desde su inicio, el 15 de febrero, la revuelta de Libia ha seguido recibiendo elogios de casi todo el mundo (es decir, de países que en enero todavía mantenían las mejores relaciones con Trípoli). A medida que la rebelión se apoderaba de la mayoría de ciudades, el régimen de Gaddafi fue declarado "ilegítimo" – no sólo en Washington, Londres y París, sino también en Moscú, Berlín y otros lugares. Los chinos y los rusos no se han quedado a margen: hace quince días, incluso, en la misma Sala del Consejo votaron a favor de la presetnación de Gadafi ante la Corte Penal Internacional! Era una manera de alentar a los rebeldes a continuar. Por lo tanto, ¿se les podía abandonar en sus últimos metros cuadrados en cualquier triste playa? Obviamente no. Pero también hay algo triste en la votación en la noche del jueves. Y eso no es un buen presagio. Una vez más, es lo que debe llamarse la "familia occidental" –en este caso, los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña– quienes están a la vanguardia. El mundo "emergente" no está en la cita. Las potencias que se supone que serán "grandes" a principios de este siglo no quieren asumir riesgos. Rusia, China, India, Brasil se abstuvieron. ¡Son los mismos que, hace dos semanas, estaban dispuestos a procesar a los crímenes de lesa humanidad de Gadafi! Cabe señalar de paso, como un triste castigo ente4ndido como un funesto destino, la eterna división de Europa. Ela ha sido manifestada esta vez por la reticente abstención de Alemania la noche del jueves. Lo que nos lleva a preguntarnos. en fin: ¿quién sabe si la "diplomacia gradual", realizada por París tenía algún fundamento? Para los autores de la resolución del Consejo –británicos y franceses– sólo hay una manera de "compensar" la dimisión de los "emergentes". Se debe involucrar al mundo árabe en las operaciones militares. Se dispone de los medios: tienen cientos de cazas. Tienen la oportunidad de hacer historia, no de contemplarla. Su papel político y simbólico es crucial. LE MONDE. 19-3-2011 Alemania. Der Spiegel Alemania deja a sus aliados ir por su cuenta Severin Weiland y Roland Nelles Cuando todo se decidía en la crisis, la canciller Angela Merkel y el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, decidieron que Alemania estaría del lado de China y Rusia. Juntos, los tres miembros del Consejo de Seguridad se abstuvieron de votar el jueves una resolución para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia. Se trata de un desarrollo político curioso, por decir lo menos. El trío se ha convertido en unos extraños compañeros de cama. A un lado Alemania, una democracia que da una gran importancia al Estado de Derecho y los derechos humanos, junto un país comunista, con dictadura de un solo partido y un país con un historial dudoso en libertades políticas. Por otro lado están los aliados tradicionales de Alemania –Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña– por no hablar del mundo árabe y africano. Líbano ha sido uno de los países que presentan la resolución, que fue respaldada por la Liga Árabe. Qatar y los Emiratos Árabes Unidos ya han dicho que tomarán parte en la operación militar, de acuerdo con diplomáticos de la ONU. Y a pesar de que ha provocado que el régimen libio en la tarde del viernes declarara un alto el fuego e invitara a observadores internacionales al país, el movimiento de Berlín podría tener repercusiones duraderas. A pesar de Berlín no ha bloqueado la acción militar con la abstención, el gobierno alemán se ha marginado. En efecto, es decir a sus aliados: ustedes tendrán que lidiar solos con este asunto – no vamos a ayudarles. La posición alemana, que había sido acordado entre Merkel y Westerwelle, ha sido clara durante días. Como una concesión a sus aliados, Berlín ahora reforzará su misión en Afganistán. Se habla de que Alemania aumentará su participación en los vuelos de vigilancia AWACS sobre el país, lo que aliviará la presión sobre los aliados de Alemania y liberará sus aviones para las operaciones en Libia. ¿Pero es esto suficiente? Falta de solidaridad Algunos políticos de la coalición de centro-derecha de Merkel ya están advirtiendo que Alemania podría estar a la deriva, cada vez más lejos de Francia, Gran Bretaña y los EEUU. Las actitudes hacia Alemania va a cambiar como resultado de la votación, dice Ruprecht Polenz, un miembro del parlamento por los conservadores de Merkel, que encabeza la Comisión de Asuntos Exteriores del Bundestag. "No creo que hayamos escuchado la última palabra sobre esto", dijo, señalando que la Unión Europea ya había anunciado su apoyo a la resolución. Alemania también participará en un debate sobre la resolución entre la UE y la OTAN, dijo Polenz. Está claro que a Westerwelle le gusta jugar el papel de pacifista-en-jefe de Alemania. Hablando en su oficina en Berlín el viernes por la mañana, justificó su escepticismo acerca de una intervención militar, una vez más. El gobierno alemán considera que implica "peligros y riesgos significativos", dijo, lo que significa que no puede apoyar la resolución general. Westerwelle, ha adoptado exactamente ese tono desde hace semanas. Al principio, su postura le valió elogios, incluso de la oposición. Pero ahora, dado el riesgo de que los rebeldes libios puedan ser masacrados por las tropas de Gadafi, si no reciben ayuda militar, la posición de Westerwelle parece extrañamente fuera de contacto con la realidad. Merkel y Westerwelle, al parecer, tienen la esperanza de que el "nein" alemán conectará con el electorado. Que bien puede ser el caso. Pero dentro de la OTAN, la abstención de Berlín, es probable que sea percibida como muestra de una falta de solidaridad de Alemania con sus aliados. De hecho, parece como si el dúo Merkel-Westerwelle hubieran quedado atrapados por su propia posición. Firmes en el "No" Cuando la insurgencia contra Gadafi estalló, Westerwelle rápidamente manifestó su apoyo a la oposición reprimida. Anteriormente, había sido inicialmente cauto antes de hacer cualquier pronunciamiento sobre Túnez y Egipto, pero en el caso de Libia, rápidamente llamó a Gadafi dictador, y argumentó a favor de las sanciones de la UE contra el régimen de Trípoli. Pero cuando Gadafi resultó difícil de derribar, y sus tropas comenzaron una contraofensiva, retomando una ciudad tras otra, Westerwelle fue haciendo más flexible su postura. Con el tiempo, su escepticismo acerca de una zona de exclusión aérea se convirtió en un firme "no". Y como Gran Bretaña y Francia presionaron para la acción militar, el resurgido Gadafi elogió la posición de Alemania. Ese solo hecho debería haber sido muy embarazoso para Berlín. Para entonces, como muy tarde, Westerwelle y Merkel deberían haber cambiado sus posiciones. Además, en ese momento, los estados árabes ya había dicho que participarían activamente en una zona de prohibición de vuelos – una de las principales condiciones previas que Westerwelle había estipulado para cualquier mandato de la ONU. Buscando ganancias nacionales Sin embargo, Merkel y Westerwelle, se ha aferrado a sus posiciones. En los últimos días, Westerwelle, incluso ha intensificado el tono de su retórica -, pero su objetivo no era Gadafi, sino, indirectamente, Londres y París. Washington, por su parte, había permanecido mucho tiempo indeciso. Al hablar en la mañana del viernes, Westerwelle también reiteró una declaración que ha repetido en los últimos días: "los soldados alemanes no participarán en una misión militar en Libia." Es exactamente el tipo de frase que el ex canciller alemán, Gerhard Schröder, del centro-izquierdista Partido Social Demócrata (SPD) podría haber utilizado. Durante la última guerra de Irak, adoptó desde el principio la posición que Alemania no iba a participar – en medio de la campaña de las elecciones nacionales en 2002. Westerwelle seguramente tuvo consideraciones similares en su mente. Después de todo, existe un considerable escepticismo con respecto a las operaciones militares en el extranjero entre la población alemana, y en particular entre los miembros de la clase media-alta que tienden a votar al pro-empresarial Partido Liberal Democrático. A principios del año, la posición de Westerwelle como líder del FDP parecía inestable en medio de la oposición interna. Pero se las arregló para estabilizar su situación después de la actuación decente del FDP en las elecciones de la ciudad-estado de Hamburgo. Ahora, el FDP se enfrenta a las elecciones de este fin de semana en el estado oriental de Sajonia-Anhalt. Una semana después, votaciones decisivas tendrán lugar en Baden-Württemberg y Renania-Palatinado en Alemania occidental que podrían tener implicaciones para Merkel y el gobierno de coalición de Westerwelle. Ahora Westerwelle está tomando su ejemplo de Schröder – y está claro que piensa que esto es una receta para el éxito político nacional. Pero Schröder se posicionó mejor en el año 2002, y también tenía a los franceses a su lado en el Consejo de Seguridad de la ONU. Esta vez, sin embargo, Francia se opone a la posición de Westerwelle, lo que es una diferencia crucial. El eje Berlín-París, que también es muy importante para la UE, ha sido dañado por la división. Oposición dividida en Alemania Alemania se enfrenta ahora a un acalorado debate político interno en el gobierno: incluso los partidos de oposición están divididos en sus puntos de vista sobre la abstención del jueves. Hasta ahora, siempre ha sido una práctica habitual en Alemania apoyar la posición más común en la comunidad internacional cuando se trata de crisis, dijo a la agencia de noticias alemana DPA Rolf Mützenich, el portavoz de política exterior para el SPD. "Es por eso que fue un error que el canciller Guido Westerwelle, descartara categóricamente la amenaza de una zona de exclusión aérea. Al hacerlo, sin necesidad, se ató las manos y nuestra capacidad para negociar". El líder del SPD, Sigmar Gabriel, y el co-líder del Partido Verde, Jürgen Trittin, por otro lado, inicialmente apoyaron la posición del gobierno. "Comprendo el escepticismo, y por esa razón, la abstención fue la decisión correcta", dijo Gabriel el viernes. La acción militar contra Gadafi, advirtió, también corre el peligro de una escalada. Cualquier persona que entra en un país también necesita saber si la intervención puede llegar a su fin, agregó, señalando que la experiencia de Alemania en Afganistán había mostrado lo difícil que puede ser determinarlo. Trittin describe las sanciones más estrictas impuestas en la resolución de la ONU como atrasadas. "Tenemos que cerrar realmente la llave de Gadafi sobre el petróleo", dijo. Sin embargo, los Verdes se mantienen escépticos sobre una intervención militar, dijo. DER SPIEGEL. 18-3-2011 China. Diario del Pueblo China tiene serias dificultades con parte de la resolución del Consejo de Seguridad sobre Libia China apoya "que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adopte acciones apropiadas y necesarias para estabilizar cuanto antes la situación en Libia y detener los actos de violencia contra la población civil", pero también "tiene serias dificultades con parte de la resolución", señaló el día 17 aquí Li Baodong, representante permanente de China ante la ONU. Estas declaraciones tuvieron lugar en el Consejo de Seguridad, después de que Li se abstuviese en la votación sobre un proyecto de resolución que contempla el establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia y demanda "todas las medidas necesarias", excluyendo a las tropas sobre el terreno, para proteger a los civiles de la amenaza de ataques en este país del norte de Africa. Además de China, también se abstuvieron en la votación Rusia, otro de los cinco miembros permanentes con derecho a veto, y Alemania, Brasil y la India, tres miembros no permanentes del Consejo de Seguridad. "El empeoramiento continuo de la situación en Libia preocupa mucho a China. Apoyamos que el Consejo de Seguridad adopte medidas apropiadas y necesarias para estabilizar cuanto antes la situación en Libia y detener los actos de violencia contra la población civil", dijo Li. "China siempre ha enfatizado que, en sus acciones pertinentes, el Consejo de Seguridad debe seguir la Carta de las Naciones Unidas y las normas que rigen el derecho internacional, por lo que debe respetar la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de Libia y resolver la actual crisis en el país por medios pacíficos", agregó DIARIO DEL PUEBLO. 18-3-2011

Deja una respuesta