EEUU contempla cómo Gadafi gana

“Combinado con el enví­o de 2.000 tropas de Arabia Saudita y sus aliados a Bahrein para sofocar un levantamiento democrático allí­, la sensación es de que la contrarrevolución está ganando fuerza en todo el Oriente Medio. Hasta ahora, el gobierno de Obama no ha demostrado que tenga una estrategia de respuesta.”

Y una victoria de Gadafi también conlleva riesgos ara los intereses de EEUU, como el propio Obama ha dicho. Una toma de Bengasi estará acompañada y seguida por un baño de sangre horrible. Un dictador revitalizado es probable que sea claramente hostil a los intereses occidentales. Y otros déspotas concluirán que el camino trazado por el señor Gadafi de venganza sin piedad trae mejores resultados que los modelos de Túnez y de Egipto de acoger los anhelos de la gente por la libertad – y que las amenazas estadounidenses, por el contrario, se pueden descartar. (THE WASHINGTON POST) THE NEW YORK TIMES.- La perspectiva de un asedio mortal de la fortaleza de los rebeldes en Bengasi, Libia, ha producido un cambio radical en el tono de la administración Obama, que ahora está presionando para que las Naciones Unidas autoricen los bombardeos aéreos de los tanques y la artillería pesada libia para tratar de detener el avance de las fuerzas leales al coronel Muammar el-Gadafi. La administración, que sigue siendo muy renuente a ser arrastrada a un conflicto armado en otro país musulmán, está, no obstante, apostando por una resolución en el Consejo de Seguridad que daría a los países una amplia gama de opciones para ayudar a los rebeldes libios, incluidas medidas militares que van mucho más allá de una zona de exclusión aérea. EEUU. The Washington PostEEUU ve cómo Gadafi gana “Ha llegado el momento para Gadafi de irse”. Eso dijo el presidente Obama – hace dos semanas. El dictador libio Muammar Gadafi no parece haber recibido el mensaje. Sus fuerzas están al contraataque y ganando. Combinado con el envío de 2.000 tropas de Arabia Saudita y sus aliados a Bahrein para sofocar un levantamiento democrático allí, la sensación es de que la contrarrevolución está ganando fuerza en todo el Oriente Medio. Hasta ahora, el gobierno de Obama no ha demostrado que tenga una estrategia de respuesta. Hace dos semanas, cuando el Sr. Obama decretó rotundamente el final de la era de Gadafi –"Así que permítanme ser muy claro sobre esto", dijo Obama, "el coronel Gadafi tiene que abandonara el poder e irse"– la situación parecía estar en el lado de la rebelión. Una modesta intervención de apoyo, tal como la imposición de una zona de exclusión aérea, podría haber inclinado la balanza, convenciendo a los pilotos y oficiales de mayor rango del entorno del Sr. Gadafi que el futuro estaba en el otro lado. Estados Unidos optó por no intervenir de esa manera. Se unió a los aliados en la imposición de sanciones al señor Gadafi y amenazó con llevarlo ante la Corte Penal Internacional. Pero cuando se trató de una zona de exclusión aérea, del suministro de armas a la oposición u otras medidas concretas, el gobierno objetó, insistiendo en que las Naciones Unidas, la OTAN y otras organizaciones internacionales tomaran la iniciativa. El asesor de seguridad nacional de Obama, Thomas Donilon, dijo la semana pasada que Estados Unidos insistirá en el apoyo no sólo de los aliados tradicionales, sino de la Unión Africana y la Liga Árabe también – "no sólo apoyo retórico, sino participación real" La Liga Árabe aprobó posteriormente la acción militar, una ruptura impresionante con su tradicional oposición a una intervención extranjera de cualquier tipo, y Francia y Gran Bretaña también. Los rebeldes de Libia, que incluyen a gran parte del anterior gobierno, han pedido ayuda. Pero el gobierno sigue sin estar convencido. La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton asistió a una reunión de los aliados europeos que concluyó sin acuerdo. Se celebró una reunión con la oposición de Libia, que concluyó sin tan siquiera una declaración pública. Obama, repitiendo su afirmación el lunes de que el señor Gadafi tiene que irse, también reiteró que "vamos a continuar con una estrecha coordinación tanto a través de la OTAN, como de Naciones Unidas y otros foros internacionales…" Las posibles intervenciones incluyen no sólo una zona de exclusión aérea, sino también proporcionar armas a los rebeldes, ofrecer incentivos a los leales a Gadafi para que deserten o interrumpir las transmisiones de radio militares de Libia cuando los tanques, los bombarderos y la artillería del Sr. Gadafi se mueven hacia el este. Cada opción conlleva riesgos para Estados Unidos, y la prudencia de Obama es comprensible. Por otra parte, militarmente el Sr. Gadafi es débil, y muchos libios claramente están desesperados por el cambio. Y una victoria de Gadafi también conlleva riesgos para los intereses de EEUU, como el propio Obama ha dicho. Una toma de Bengasi estará acompañada y seguida por un baño de sangre horrible. Un dictador revitalizado es probable que sea claramente hostil a los intereses occidentales. Y otros déspotas concluirán que el camino trazado por el señor Gadafi de venganza sin piedad trae mejores resultados que los modelos de Túnez y de Egipto de acoger los anhelos de la gente por la libertad – y que las amenazas estadounidenses, por el contrario, se pueden descartar. Si el Sr. Obama no lo sabía de antes, seguramente ya ha visto que el gobierno de EEUU no actúa a menos que el presidente insista – y que a su vez la "comunidad internacional" no actuará a menos que Estados Unidos la lidere. La oportunidad de ayudar a efectuar un cambio histórico puede desvanecerse muy pronto. THE WASHINGTON POST. 15-3-2011 EEUU. The New York Times El espectro de la ruta rebelde ayuda a cambiar la política de EEUU en Libia Mark Landler y Dan Bilefsky La perspectiva de un asedio mortal de la fortaleza de los rebeldes en Bengasi, Libia, ha producido un cambio radical en el tono de la administración Obama, que ahora está presionando para que las Naciones Unidas autoricen los bombardeos aéreos de los tanques y la artillería pesada libia para tratar de detener el avance de las fuerzas leales al coronel Muammar el-Gadafi. La administración, que sigue siendo muy renuente a ser arrastrada a un conflicto armado en otro país musulmán, está, no obstante, apostando por una resolución en el Consejo de Seguridad que daría a los países una amplia gama de opciones para ayudar a los rebeldes libios, incluidas medidas militares que van mucho más allá de una zona de exclusión aérea. Funcionarios del gobierno –que han estado debatiendo una zona de exclusión aérea durante semanas– han llegado a la conclusión de que tal paso ahora sería "demasiado poco y demasiado tarde" para los rebeldes que han sido empujados de nuevo hacia Bengasi. Eso sugiere medidas más agresivas, que algunos analistas militares han llamado una zona de no-conducción, para evitar que el coronel Gaddafi mueva tanques y artillería hacia Bengasi. Estados Unidos insiste en que cualquier acción militar tendría que ser llevada a cabo por una coalición internacional, incluidos los vecinos árabes de Libia. El rápido avance de las fuerzas leales al coronel Gadafi, junto con el aumento de las llamadas desde el mundo árabe para evitar una derrota de la oposición, ha cambiado los cálculos de la administración, que se había aferrado a la creencia de que intervenir en un levantamiento en Oriente Medio podría provocar un contragolpe anti-estadounidense. "El punto de inflexión fue en realidad la declaración de la Liga Árabe el sábado", dijo el miércoles a periodistas que viajaban con ella en El Cairo la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton. "Esa fue una declaración extraordinaria en la que la Liga Árabe pidió la acción del Consejo de Seguridad contra uno de sus propios miembros." La señora Clinton dijo que tenía esperanzas de que el Consejo de Seguridad votará a más tardar el jueves. La embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Susan E. Rice, se encuentra en intensas negociaciones sobre el contenido de una resolución, promovida por el Líbano, otro país árabe, y respaldada por Francia y Gran Bretaña. No está claro hasta qué punto el gobierno está dispuesto a poner en el punto de mira a Libia, por su profunda aversión a ser atrapado en otra guerra y su cálculo de que Libia no constituye un interés vital para la seguridad de los Estados Unidos como otros países de la región, en particular Egipto o Arabia Saudita. Algunos funcionarios del gobierno expresaron la esperanza de que la mera amenaza de una acción militar podría provocar que el coronel Gaddafi mostrara cierta moderación. Sin embargo, entrevistas con funcionarios del gobierno sugieren que los acontecimientos sobre el terreno les están forzando la mano. "Los avances militares del régimen han recibido la atención de todos", dijo un alto funcionario, que habló bajo la condición del anonimato. El presidente Obama está siendo presionado por líderes extranjeros y por sus aliados en el Congreso para tomar medidas decisivas. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, envió una carta a Estados Unidos y otros miembros del Consejo de Seguridad, instándoles a votar por la resolución del Líbano que autoriza una zona de exclusión aérea, diciendo que el mundo tiene sólo unos días, o incluso horas, para evitar una victoria de Gadafi. El miércoles, uno de los hijos del coronel Gadafi, Seif al-Islam, instó a los rebeldes a abandonar el país, diciendo: "En 48 horas todo estará terminado. Nuestras fuerzas están casi en Bengasi ". El senador John Kerry, el demócrata de Massachusetts que preside el Comité Senatorial de Relaciones Exteriores, dijo que lamentaba que el debate en Washington sobre cómo responder a Libia se hubiera prolongado tanto tiempo, permitiendo al coronel Gadafi recuperar el equilibrio. "No me gusta que hayamos perdido el tiempo", dijo Kerry en un discurso en Washington. "Se han compactado las opciones, han disminución las opciones. Y es que de alguna manera ha cambiado la situación". Funcionarios del gobierno sostienen que una zona de exclusión aérea por sí sola no sería eficaz, en parte porque dicen que no se podría establecer antes de abril. Entre otras medidas propuestas por Estados Unidos están el envío de soldados extranjeros a Libia para asesorar a los rebeldes, o la financiación con parte de los 32 mil millones dólares que pertenecen al régimen de Gadafi, que han sido congelados por el Departamento del Tesoro. Los rebeldes podrían usar el dinero para comprar armas, dijeron las autoridades. Ninguno de estos pasos, sin embargo, llegaría a tiempo para evitar un asalto de Bengasi por las fuerzas del coronel Gadafi. "Todo el foco se concentra ahora en una línea, literalmente en la arena, alrededor de Bengasi, para evitar que las fuerzas de Qaddafi capturen la ciudad y organicen un baño de sangre", dijo Tom Malinowski, director en Washington de Human Rights Watch. "Si gana Gadafi, podría matar el momento [del cambio] en todo Oriente Medio." Pero las opciones militares más agresivas podrían hacer difícil una resolución que satisfaga a Rusia y China, dos miembros con derecho a veto del Consejo de Seguridad, que se opusieron en el pasado a tales medidas. Alemania, India y otros miembros del Consejo también han expresado su escepticismo sobre una zona de exclusión aérea. El miércoles, Rusia presionó para una resolución pidiendo un alto el fuego, pero fue rechazada, dijo Vitaly Churkin, embajador ruso ante las Naciones Unidas. Dijo que los miembros del Consejo habían añadido elementos que son de gran alcance y requieren un examen político serio. Con los Estados Unidos ya en lucha en Irak y Afganistán, la administración tiene miedo de forzar a unos ya sobrecargados militares y de ser visto como una injerencia en la construcción nacional en la región. "Estados Unidos está muy ocupado con dos guerras, y no queremos una tercera," dijo un alto funcionario. Pero Gran Bretaña, Francia y el Líbano insisten en que el tiempo se agota. Y el adjunto de Libia ante las Naciones Unidas, Ibrahim Dabbashi, quien el mes pasado rompió con el régimen de Gadafi, advirtió que si la comunidad internacional no interviene en las próximas 10 horas, se corre el riesgo de genocidio, a medida que las bandas de mercenarios enviados por el Sr. Gadafi atacan la ciudad rebelde de Ajdabiya. En privado, algunos funcionarios europeos expresaron su frustración con el gobierno de Obama, diciendo que creen que está apoyando medidas enérgicas en un intento de forzar un veto. El proyecto de resolución consistiría en una zona de exclusión aérea, junto con un endurecimiento de las sanciones contra Libia, incluyendo la adición de más nombres a la lista de funcionarios libios que se enfrentan a la prohibición de viajes internacionales. Fuentes diplomáticas dicen que el miércoles se trabajó un proyecto de resolución final y es probable que se ponga a votación el jueves. Para aprobarlo el Consejo de Seguridad, tendría que ganar nueve votos y evitar un veto de cualquiera de los cinco miembros permanentes: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China. THE NEW YORK TIMES. 16-3

Deja una respuesta