Órdago a la grande en Bahrein

“La tensión en esta última crisis es alta, incluso para los estándares de Oriente Medio, ya que contiene todos los ingredientes volátiles de la región: la tensión entre saudí­es e iraní­es, entre musulmanes sunitas y chií­tas, y entre reformistas democráticos y los poderes del estatus quo. Detrás de esta mezcla explosiva está uno de los productos básicos estratégicos más importantes del mundo, el petróleo del Golfo Pérsico”

La cuestión de Bahrein es el desacuerdo más imortante entre Unidos y Arabia Saudita en las últimas décadas, y podría señalar un cambio político fundamental. El gobierno de Obama, en efecto, está alterando el antiguo compromiso de Estados Unidos para mantener el status quo en el Golfo, en la creencia de que el cambio en Bahrein –como en Egipto, Túnez y Libia– es inevitable y deseable. La división refleja diferencias fundamentales en la perspectiva estratégica. Los regímenes del Golfo han llegado a desconfiar de Obama, viéndolo como un presidente débil que sacrifica aliados tradicionales en su afán de estar "en el lado correcto de la historia". Comparan el rechazo de Obama a Hosni Mubarak en Egipto con el abandono del shah de Irán en 1979 por Jimmy Carter. (THE WASHINGTON POST) THE NEW YORK TIMES.- Bahrein y Yemen son importantes para los intereses estratégicos estadounidenses. El primero es la sede de la Vª Flota de la US Navy, este último lucha, con la frecuente participación de Washington, contra uno de las ramas más fuertes de Al Qaeda. Por estas razones, la administración Obama ha optado por una diplomacia discreta para tratar de persuadir a sus gobernantes a responder con tranquilidad y credibilidad a las demandas populares por el cambio. Los gobernantes de ambos países han optado por la represión sobre la reforma. Washington necesita otro plan. EEUU. The Washington Post Órdago a la grande en Bahrein David Ignatius El gobierno de Obama y su apoyo al cambio democrático en Oriente Medio ha entrado en rumbo de colisión con Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y otras monarquías tradicionales del Golfo Pérsico. La crisis finalmente llegó esta semana con una brusca ruptura sobre cómo lidiar con las protestas en Bahrein. La tensión en esta última crisis es alta, incluso para los estándares de Oriente Medio, ya que contiene todos los ingredientes volátiles de la región: la tensión entre saudíes e iraníes, entre musulmanes sunitas y chiítas, y entre reformistas democráticos y los poderes del estatus quo. Detrás de esta mezcla explosiva está uno de los productos básicos estratégicos más importantes del mundo, el petróleo del Golfo Pérsico (…) Funcionarios de EEUU han estado argumentando que la monarquía sunita de Bahrein deben llegar a compromisos políticos para dar más poder a la mayoría chiíta. La declaración más contundente vino el fin de semana pasado del secretario de Defensa Bob Gates, quien dijo durante una visita a Bahrein que sus "pequeños pasos" hacia la reforma no eran suficientes y que el reino debe intensificar sus negociaciones con la oposición. Este entusiasmo de EEUU por el cambio ha sido un anatema para los regímenes conservadores del Golfo, y el lunes decidieron respaldar a la familia reinante de Al Khalifa de Bahrein con la fuerza militar, enviando alrededor de 2.000 tropas a través de la calzada que une Bahrein con Arabia Saudita. Un funcionario saudita me dijo que la intervención era necesaria para proteger el distrito financiero de Bahrein y otras instalaciones clave de manifestaciones violentas. Advirtió que los líderes radicales, apoyados por Irán son cada vez más activos en las protestas. "No queremos tener a Irán a 14 millas de nuestras costas, y eso no va a suceder", dijo el funcionario saudita. Funcionarios de EEUU argumentan que Irán, hasta ahora, ha tenido sólo un papel menor en las protestas de Bahrein que la intervención militar de Arabia podría ser contraproducente por el fortalecimiento de la infuencia de Irán. "Hay una brecha grave" entre los países del Golfo y Washington sobre el tema, advirtió un segundo funcionario saudí. "No vamos [a Bahréin] para disparar a la gente, vamos a mantener el sistema", dijo. La cuestión de Bahrein es el desacuerdo más importante entre Unidos y Arabia Saudita en las últimas décadas, y podría señalar un cambio político fundamental. El gobierno de Obama, en efecto, está alterando el antiguo compromiso de Estados Unidos para mantener el status quo en el Golfo, en la creencia de que el cambio en Bahrein –como en Egipto, Túnez y Libia– es inevitable y deseable. La división refleja diferencias fundamentales en la perspectiva estratégica. Los regímenes del Golfo han llegado a desconfiar de Obama, viéndolo como un presidente débil que sacrifica aliados tradicionales en su afán de estar "en el lado correcto de la historia". Comparan el rechazo de Obama a Hosni Mubarak en Egipto con el abandono del shah de Irán en 1979 por Jimmy Carter. La ruptura fue predicha por un importante jeque de los EAU en una reunión de febrero con dos ex funcionarios de EEUU que lo visitaron. De acuerdo con las notas tomadas durante la conversación, el funcionario de los Emiratos Árabes Unidos, dijo: "Nosotros y los saudíes no aceptaremos un gobierno chiíta en Bahrein. Y si el presidente dice a los Khalifa lo que dijo a Mubarak [dejar el cargo], habrá un alto en nuestra relación con los EEUU". El funcionario de los Emiratos Árabes Unidos advirtió que las naciones del Golfo estaban" mirando hacia el este" –a China, India y Turquía– para ayudas de seguridad alternativas. La Casa Blanca de Obama no ha cedido a las súplicas y amenazas desde el Golfo. Funcionarios de EEUU creen que los saudíes y otros no tienen buenas opciones distintas a Estados Unidos como garantes de su seguridad. Señalan que los contactos militares y de inteligencia siguen, a pesar de los fuertes desacuerdos sobre Bahrein. Al final, se trata de un clásico argumento liberal-conservador acerca de la mejor manera de lograr la estabilidad. La Casa Blanca cree que la represión de las protestas no va a funcionar mejor en Bahrein de lo que lo hizo en Egipto o Túnez – y que es el momento de adoptar un proceso de transición democrática en la región. Las monarquías del Golfo y los jeques creen que las concesiones sólo potenciarán más el radicalismo – y que los grandes beneficiarios, al final, serán los radicales islámicos de Irán y Al Qaeda. El truco es encontrar una fórmula para la transición que no desestabilice el Golfo y la economía mundial. Funcionarios de la Casa Blanca hablan como si se tratara de un proceso evolutivo, pero deberían saberlo mejor: lo que se ha visto en Egipto es que el cambio se presenta como un choque súbito – un evento no lineal que en el caso del Golfo afectará a la energía mundial y a los mercados financieros. El objetivo de Obama debería ser un "pragmatismo progresista", poniendo el énfasis en ambas palabras. THE WASHINGTON POST. 15-3-2011 EEUU. The New York Times Ellos no están escuchando Bahrein y Yemen son importantes para los intereses estratégicos estadounidenses. El primero es la sede de la Vª Flota de la US Navy, este último lucha, con la frecuente participación de Washington, contra uno de las ramas más fuertes de Al Qaeda. Por estas razones, la administración Obama ha optado por una diplomacia discreta para tratar de persuadir a sus gobernantes a responder con tranquilidad y credibilidad a las demandas populares por el cambio. Los gobernantes de ambos países han optado por la represión sobre la reforma. Washington necesita otro plan. El viernes y el sábado, las fuerzas de seguridad de Bahrein dispararon de nuevo balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes. El domingo, los manifestantes cerraron las carreteras que conducen al sector financiero de la capital y realizaron desafiantes manifestaciones en una universidad – los desafíos más serios a la familia real desde que comenzaron las protestas en febrero. El lunes, a petición del rey de Bahrein, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos enviaron tropas para respaldar al gobierno – una escalada provocadora y peligrosa. La situación en el Yemen también se deteriora rápidamente. Una manifestación en la capital el viernes que atrajo a unas 100.000 personas fue la más grande desde que comenzó la insurrección hace tres semanas. El sábado, cuatro personas murieron, incluidos tres que murieron cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes. El domingo, simpatizantes del gobierno utilizaron piedras, puñales y armas de fuego contra los manifestantes. El lunes, cuatro periodistas occidentales fueron deportados. Las protestas en Bahrein están guiadas por la mayoría chiíta del país, a la que desde hace tiempo se le ha negado por la familia real sunita todos los derechos. Pese a ser el 70 por ciento de la población, los chiíes tienen prohibido servir en el Ejército o la policía. Sin embargo, muchos aceptarían una monarquía constitucional apoyada por una nueva Constitución y un gobierno elegido por el pueblo. El rey Hamad bin Isa al-Khalifa debe retirar a los matones y comenzar un diálogo con la oposición. También tiene que sustituir a su primer ministro –uno de los principales opositores a la reforma– por alguien más ilustrado. En Yemen, las protestas pro-democracia están exigiendo la renuncia del presidente Ali Abdullah Saleh. Saleh hizo una importante concesión el jueves cuando dijo que el país tendría un sistema parlamentario a finales de 2011. Él también tiene que negociar con sus oponentes y frenar a sus fuerzas de seguridad y matones. El secretario de Defensa, Robert Gates, estuvo en Bahrein el viernes, y dijo a los periodistas que los "pequeños pasos" del gobierno hacia la reforma no son suficientes. Sospechamos que regañar levemente tampoco será suficiente para cambiar la mentalidad del rey. La administración Obama debe presionar a ambos gobiernos mucho más fuertemente. La ventana de oportunidad para fomentar el cambio pacífico se está cerrando rápidamente. THE NEW YORK TIMES. 14-3-2011

Deja una respuesta