Suben un 65% los salarios…. en China

“Los intereses adquiridos, incluyendo los de las empresas privadas y las compañí­as multinacionales que han invertido en China y han hecho una fortuna aquí­ gracias a la mano de obra barata de China, no se sentirán precisamente felices con la decisión del Gobierno, y se espera que traten de evitar los incrementos. Se quejarán del costo de la mano de obra y de la pérdida constante de fuerza de trabajo barata en China, y amenazarán con llevarse sus fábricas a otros paí­ses donde la fuerza laboral es aún peor pagada.”

Contra viento y marea, Beijing debe mantener su decisión de lantar cara a estos intereses creados. Desde los años 80, la mano de obra barata de China ha sido el motor que ha movido la mayor fábrica del mundo –y la maquinaria exportadora más expansiva también–. El país se enriquece cada día más, mientras brotan como hongos las grandes avenidas urbanas, transitadas por millones de automóviles relucientes, por un lado, y por el otro decenas de millones de obreros, genuinos productores de la abundancia, quedan al margen de cualquier beneficio. (DIARIO DEL PUEBLO) THE NEW YORK TIMES.- Incluso antes de que Arabia Saudita enviara tropas a Bahrein el lunes para sofocar un levantamiento que teme pueda extenderse a través de sus propias fronteras, funcionarios estadounidenses estaban cada vez más preocupados de que la estabilidad del reino, en última instancia, pudiera verse amenazada por los conflictos regionales, la política de sucesión y sus resistencias a la reforma. El movimiento ha creado otro dilema para el gobierno de Obama, que criticó oblicuamente la acción de Arabia sin condenar explícitamente al reino, su aliado árabe más importante. La crítica fue otra señal de las tensiones en la relación históricamente estrecha con Riad, a medida que Estados Unidos empuja al país a hacer mayores reformas para evitar disturbios. China. Diario del Pueblo Aumento de los salarios…. ¡al fin! Li Hong El Gobierno central de China ha decidido aumentar los sueldos de los trabajadores. Yin Weimin, ministro de Recursos Humanos y Seguridad Social, prometió ante la sesión de la Asamblea Popular Nacional (APN) un incremento del salario mínimo obligatorio de por lo menos 13 por ciento anual durante los cinco años próximos. Ello supondrá un aumento combinado de la paga del 65 por ciento para 2015. La medida era pedida a gritos desde hace mucho. Saludamos la voluntad política de la dirigencia de mejorar el bienestar del grupo que más duro trabaja en el país, y que, sin embargo, ha tenido menos voz. Los intereses adquiridos, incluyendo los de las empresas privadas y las compañías multinacionales que han invertido en China y han hecho una fortuna aquí gracias a la mano de obra barata de China, no se sentirán precisamente felices con la decisión del Gobierno, y se espera que traten de evitar los incrementos. Se quejarán del costo de la mano de obra y de la pérdida constante de fuerza de trabajo barata en China, y amenazarán con llevarse sus fábricas a otros países donde la fuerza laboral es aún peor pagada. Contra viento y marea, Beijing debe mantener su decisión de plantar cara a estos intereses creados. Desde los años 80, la mano de obra barata de China ha sido el motor que ha movido la mayor fábrica del mundo –y la maquinaria exportadora más expansiva también – siempre a costa de los derechos legítimos de los trabajadores. El país se enriquece cada día más gracias a las mayores reservas de moneda extranjera del mundo, que alcanzaron los 2,85 billones de dólares a finales de 2010, mientras brotaban como hongos las grandes avenidas urbanas, transitadas por millones de automóviles relucientes, por un lado, y por el otro decenas de millones de obreros, genuinos productores de la abundancia, quedaban al margen de cualquier beneficio. Las entidades reguladoras del Gobierno han sido escandalosamente lentas para elevar los salarios mínimos de los trabajadores emigrantes en el pasado, mientras nos golpeaban las constantes críticas de los gobiernos y prensa occidentales en el sentido de que los trabajadores chinos son poco menos que “esclavos”. Es definitivamente peligroso para un país tan grande como China permitir que la riqueza se concentre cada vez más en manos de algunos centenares de miembros de la élite, mientras que 750 millones de campesinos siguen viviendo en la pobreza. Esperamos por tanto que al Gobierno no le tiemble la mano al materializar su promesa y que sea además capaz de neutralizar cualquier cabildeo para evitar la puesta en práctica de estas medidas. Solamente cuando la mayoría de esas 750 millones de personas se vean asistidas de la esperanza de mejorar sus vidas con el trabajo, y les sea dada la oportunidad de cambiar de domicilio yéndose a las ciudades y sumarse a la clase media, podrá China afirmar que ya es un país moderno y desarrollado. DIARIO DEL PUEBLO. 15-3-2011 EEUU. The New York Times Crecen las tensiones EEUU-Arabia Saudí en medio de las turbulencias de Oriente Medio David E. Sanger y Eric Schmitt Incluso antes de que Arabia Saudita enviara tropas a Bahrein el lunes para sofocar un levantamiento que teme pueda extenderse a través de sus propias fronteras, funcionarios estadounidenses estaban cada vez más preocupados de que la estabilidad del reino, en última instancia, pudiera verse amenazada por los conflictos regionales, la política de sucesión y sus resistencias a la reforma. Hasta el momento, la rica en petróleo Arabia Saudita ha sofocado las protestas públicas con éxito mediante una combinación de miles de millones de dólares en programas de nuevos puestos de trabajo y una abrumadora presencia de la policía, respaldada por las advertencias la semana pasada del ministro de Relaciones Exteriores para "cortar cualquier dedo que quiera cruzar el reino. " La acción del lunes, en la que más de 2.000 soldados de los Estados del Golfo liderados por Arabia cruzaron la estrecha calzada hacia Bahrein, demostró que los saudíes están dispuestos a respaldar sus amenazas con armas de fuego. El movimiento ha creado otro dilema para el gobierno de Obama, que criticó oblicuamente la acción de Arabia sin condenar explícitamente al reino, su aliado árabe más importante. La crítica fue otra señal de las tensiones en la relación históricamente estrecha con Riad, a medida que Estados Unidos empuja al país a hacer mayores reformas para evitar disturbios. Otros síntomas de estrés parecen estar apareciendo por todas partes. Las autoridades saudíes no han ocultado su profundo disgusto con cómo el presidente Obama manejó la caída del presidente egipcio, Hosni Mubarak, cargando contra Washington por el abandono de un viejo aliado. Muestran poca paciencia con los mensajes de Estados Unidos sobre todo aquello que abarca lo que el Sr. Obama llama "valores universales", incluyendo las protestas pacíficas. Cuando el Secretario de Defensa, Robert M. Gates y la secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, se vieron obligados a cancelar la visita al reino en los últimos días, los funcionarios norteamericanos se preguntan si la causa fue la frágil salud del rey Abdullah – o su resentimiento con Estados Unidos. "No están en modo de escucha", dijo un alto funcionario del gobierno, en referencia a los intercambios estadounidenses con funcionarios saudíes en los últimos dos meses sobre la necesidad de adelantarse a las protestas que han afectado a otros estados árabes, incluyendo dos vecinos de Arabia Saudita, Bahrein y Yemen. En los últimos días, Washington ha tratado de centrarse en las áreas más importantes en las que sus intereses estratégicos y los de Arabia Saudita se cruzan: lucha contra el terrorismo, contener a Irán y el asegurar la extracción del petróleo. Los estadounidenses temen que los disturbios radicales de Oriente Medio llegan en un mal momento para los saudíes, y sus preocupaciones han aumentado en las últimas semanas, en parte por la continuación de los tumultos en Bahrein. Muchos de los problemas que han conducido a protestas en otros lugares son similares a los de Riad: una familia gobernante autocrática y resistente a compartir el poder, rodeado por países sumidos en la agitación. Al mismo tiempo, el liderazgo de Arabia Saudita está en cuestión. El rey Abdullah, de 87 años, está a todas luces muy enfermo, al igual que el príncipe heredero. Las últimas tensiones entre Washington y Riad comenzaron a principios de la crisis, cuando el rey Abdullah dijo el presidente Obama que era vital que Estados Unidos apoyara a Mubarak, aun cuando los manifestantes comenzaran a disparar. Obama ignoró el consejo. "Se lo ha tomado personalmente", dijo un alto de América familiarizado con las conversaciones, "ya que la pregunta es lo que vamos a hacer si él es el siguiente." Desde entonces, el mensaje estadounidense a los saudíes, dijo el funcionario, es que "nadie puede pretender ser inmune", y que el ritmo glacial de las reformas que Arabia Saudita lleva haciendo desde 2003 debe acelerarse. Pero el esfuerzo de Arabia Saudita para calmar graves protestas parece tomar un enfoque diferente: una enorme presencia policíal, que sofocó las manifestaciones relativamente pequeñas en Riad y la Provincia Oriental el pasado viernes, un recurso al conservadurismo religioso innato del país, y un esfuerzo para lanzar más dinero a los ciudadanos de Arabia, que se han acostumbrado últimamente al estado de bienestar. Este mes, el príncipe Nayef bin Abdel Aziz, ministro del Interior y número dos en la línea de sucesión, subrayó públicamente la prohibición de las manifestaciones en el reino. El gobierno llamó a directores y editores de periódicos de Arabia Saudita para dictarles la forma en que deben informar sobre las protestas nacionales y extranjeras. Altos clérigos religiosos de país han condenado las protestas públicas porque no se ajustan a la ley islámica. Estos pasos se han dado sobre la base de 36 mil millones de dólares en aumentos de sueldo, en apoyo a la compra de viviendas, prestaciones por desempleo y otros subsidios a los que el rey Abdullah se comprometió para mantener la paz. "Todo esto es para el control social de Arabia Saudita", dijo Christopher Boucek, que estudia el Oriente Medio en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. "Mucha gente ha estado pronosticando la caída de Arabia durante mucho tiempo, y siempre han sido desmentidos. Es un lugar bastante resistente. " Uno de los principales asesores del presidente Obama describió las medidas más como el movimiento de una serie de "válvulas de seguridad" que los saudíes abren cuando la presión se acumula, y otro llama a las subvenciones "fondos de estímulo motivados por la auto-preservación." Las autoridades saudíes, que no quisieron hacer comentarios para este artículo para evitar alimentar habladurías de divisiones entre aliados, dijo que las tensiones habían sido exageradas y que los estadounidenses que critican el ritmo de las reformas no son plenamente conscientes de los desafíos de trabajar en la ultraconservadora sociedad del reino. A pesar de que Libia ha ocupado gran parte del debate público, la Casa Blanca dice que se han centrado más intensamente en los dos aliados árabes cuyos destinos están más ligados a los intereses estratégicos estadounidenses: Egipto y Arabia Saudita. En una conferencia de prensa el jueves pasado, Thomas E. Donilon, asesor de seguridad nacional, dijo que "el éxito de la transformación democrática en curso en Egipto es absolutamente crítico", y describió sus conversaciones con la dirección provisional. Clinton visitará El Cairo esta semana. Pero el señor Donilon, al igual que otros funcionarios de la administración, dijeron muy poco acerca de las conversaciones que hemos mantenido con los líderes de Arabia. Estas han sido tensas, en parte por la transición a cámara lenta del poder: el rey Abdullah, un monarca popular, que acaba de regresar al país después de meses de tratamiento médico en Nueva York y Marruecos, ha sido descrito por los especialistas como un reformista árabe, pero limitado por los miembros de su familia más conservadores; el sucesor sigue su misma línea, el príncipe heredero Sultán, también está gravemente enfermo. "Nos hemos centrado en Nayef y una nueva generación, que parece entender mucho mejor lo que tiene que suceder", dijo un funcionario estadounidense, refiriéndose al ministro del Interior saudita, a quien algunos expertos ven como un conservador que haría retroceder al reino, mientras que otros dicen que esta es una mala interpretación y que está más alineado con los miembros de la próxima generación de príncipes saudíes que están a favor de las reformas. En una relación en la que Estados Unidos apenas puede intervenir, hasta ahora los debates se han mantenido al margen en gran medida de la democratización y se han centrado en temas más seguros: la energía y las amenazas exteriores. Arabia Saudita ha ayudado a estabilizar los precios mundiales del petróleo mediante el aumento de su producción de crudo para compensar la pérdida de petróleo de Libia. En el caso de Bahrein, dijo el alto funcionario, el objetivo del gobierno ha sido la de conseguir la ayuda de los saudíes a abrir el sistema político de Bahrein sin derrocar al gobierno. En cambio, la llegada de las tropas dirigidas por Arabia subrayó el enfoque preconizado por Riad: echar abajo la revuelta y no permitir espacio para la disidencia. En una rueda de prensa el lunes, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, evitó cuidadosamente criticar directamente la entrada de las fuerzas del golfo en Bahrein lideradas por Arabia, diciendo a los periodistas que, a juicio de la Casa Blanca, "esto no es una invasión de un país", pero añadió: "estamos pidiendo a los saudíes, a los demás países miembros del CCG, así como al gobierno de Bahrein, a mostrar moderación. Y creemos que el diálogo político es el camino para hacer frente a los disturbios que se han producido en la región, en Bahrein y en otros países, y no, de ninguna manera, suprimirlos." Algunos funcionarios dicen que, de alguna manera, la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita puede crecer más, sobre todo en cuestiones de seguridad y lucha contra el terrorismo, donde ha habido una mayor cooperación en los meses anteriores al comienzo de las protestas en Oriente Medio. John O. Brennan, asesor del presidente Obama en la lucha contra el terrorismo, habla regularmente con el Príncipe Nayef bin Muhammad, su homólogo en Arabia e hijo del ministro del Interior, la más reciente la semana pasada sobre los tumultos políticos en Yemen y la amenaza de Al Qaeda, dijo un funcionario de la administración . En los últimos meses, los saudíes han jugado un papel fundamental en ayudar a frustrar varios planes terroristas. El príncipe Nayef alertó a la administración Obama el pasado octubre que las bombas podrían estar en los vuelos de carga con destino a los Estados Unidos. Una frenética búsqueda permitió encontrar los dos envíos que contenían cartuchos de impresoras cargados de explosivos, enviados desde el Yemen por una rama de Al Qaeda, y dirigida a las sinagogas de Chicago. Los antiguos vínculos militares estadounidenses con las fuerzas armadas saudíes también han capeado la reciente tormenta diplomática. Más de 4.100 soldados saudíes y estadounidenses realizaron un ejercicio de entrenamiento en el noroeste de Arabia Saudita la semana pasada. Demostrar a Irán que la alianza saudí-estadounidense sigue siendo fuerte se ha convertido en un objetivo crítico de la administración Obama. El rey Abdullah, quien fue citado ampliamente en los cables del Departamento de Estado publicados por WikiLeaks advirtiendo a Estados Unidos que tenía que "cortar la cabeza de la serpiente" en Irán, ha liderado los esfuerzos para contener las ambiciones de Irán de convertirse en una potencia regional importante. En opinión de la Casa Blanca, cualquier debilidad o el caos dentro de Arabia Saudita sería aprovechado por Irán. Por esta razón, varios funcionarios y ex miembros de la inteligencia estadounidense de alto nivel y expertos regionales advirtieron que en los próximos meses la administración debe proceder con delicadeza a la hora de enfrentarse a las reformas sociales y políticas sauditas. "Con los años, la relación EEUU-Arabia Saudita ha estado llena de períodos de tensión en la asociación estratégica", dice Ellen Laipson, presidenta del Centro Stimson, una organización de políticas públicas. "El período post-11 de septiembre fue uno de ellos, y la salida de Mubarak puede ser otro, cuando se preguntan si sólo somos amigos en las buenas." THE NEW YORK TIMES. 14-3-2011

Deja una respuesta