La campaña del miedo de Puigdemont

Consciente de que no va a poder convencer con argumentos, Puigdemont ya está iniciando una particular “campaña del miedo”, presentándose como víctimas ante un Estado español autoritario, con el objetivo de forzar las voluntades de la mayoría social que rechaza tanto su referéndum unilateral como sus planes independentistas.

En su intervención en el Consejo Nacional del PDeCAT, heredero de la ex-Convergencia, Puigdemont ha asegurado que “el Estado español está dispuesto a todo para evitar el referéndum. Y todo es todo, cosas que a los que somos demócratas nos ponen los pelos de punta”. Remarcando que, junto al Tribunal Constitucional, “también tienen al Ejército”. Y concluyendo que “todo esto produce respeto y temor, pero no solo entre los independentistas, sino entre los defensores del referéndum, aunque vayan a votar no”.

El president de la Generalitat vuelve del revés la realidad, y de dos cosas que nos dice tres son falsas.

Quienes han actuado de la forma más antidemocrática, provocando “temor” en buena parte de la sociedad catalana, han sido ellos.

Imponiendo un referéndum unilateral sin el más mínimo consenso, no ya con el Gobierno central sino dentro de la sociedad catalana. Y que solo controlará una parte -los partidarios de la independencia-, mientras las opciones contrarias a la ruptura están excluidas de cualquier “derecho a decidir” sobre el proceso.

Violentando el propio Estatut y eliminando el control democrático de la oposición en el Parlament, con una reforma del reglamento que el propio Consell de Garanties Estatutaries -nombrado por la Generalitat- ha declarado ilegal.

Dicen defender a los “partidarios del NO”, ofreciéndoles la posibilidad de votar. No es verdad. Necesitan atraer a una parte de los partidarios del NO para dar legitimidad al referéndum. Una participación que no sea sensiblemente superior a la del 9-N -donde votaron dos millones- sería un fracaso para Puigdemont. Se han fijado el objetivo de tres millones de votantes. Y por eso “cortejan” al NO, para que una parte vote el 1-O. Pero siempre como “coartada” del referéndum “estafa”, sin ninguna capacidad para decidir o influir.

La realidad es que las mayores amenazas antidemocráticas las representan los Puigdemont y compañía.

Cuando alertan del temor a una respuesta violenta por parte del Estado que impida la celebración del referéndum, están expresando un deseo más que una realidad. Les gustaría que eso sucediera. Para presentarse como víctimas, agudizar el conflicto, obligar a una parte de la sociedad catalana a respaldarles, y crear condiciones que obliguen a intervenir a instituciones internacionales.

Las nefastas consecuencias, de división y enfrentamiento interno, que eso supondría para Cataluña no les preocupa, solo esperan obtener réditos políticos a cualquier precio.

6 comentarios sobre “La campaña del miedo de Puigdemont”

  • Pep el catalanufo dice:

    ¡¡Me dais miedo!!Pep tiene miedo a los españoles.España nos roba.Ayer mismo,un atracador “españolista” me robó mil duros.Tengo miedo a las fuerzas invasoras-opresoras de la Guardia Civil,son mejores los Mossos,que ponen ley y órden catalanista.Además,nuestro bienamado líder Puigdemont nos ha prometido que sin España manará lmaná del cielo,eche y miel,donde los pobres oprimidos catalinos,perdón catalanes viviremos sin trabajar y no habrá clases,porque en España sí que las hay,unos tienen qe trabajar para otros,porque sino se mueren de hambre.¡¡qué horror!! eso es anti-catalán.Lo dicho: sois unos opresores españolistas,escoria,que le hacéis el juego a Rajoy

Deja una respuesta