Históricas movilizaciones comunistas en India

India, un abismo en lucha

Sindicatos y partidos comunistas organizan la mayor Huelga General de la historia

Este enero ha tenido lugar la mayor Huelga General de la historia. Más de 150 millones de trabajadores indios han participado. Su inmensidad contrasta con el silencio decretado en todos los grandes medios de comunicación.

La India, aún mantiene vigente el sistema de castas y millones de habitantes subsisten en la miseria; pero al tiempo lanza satélites al espacio y su economía crece imparablemente. Es una de las grandes naciones del nuevo mundo que se abre paso. En su seno, organizaciones comunistas dirigen a la clase obrera y forman los gobiernos más avanzados en algunos de sus Estados y ciudades.

La Huelga General duró 48 horas, convocada por los sindicatos más fuertes del país contra las políticas del partido gobernante BJP (Partido del Pueblo de la India).

Entre 150 y 180 millones de trabajadores en la mayor Huelga de la historia

El paro fue masivo en transporte, industria, minería, comercio, funcionarios, banca pública y fábricas. Se sumaron los obreros autónomos de la construcción, conductores de taxis, vendedores ambulantes o fabricantes de tabaco. La vida quedó parcialmente paralizada en las zonas industriales y las mayores ciudades: Delhi, Bombay, Calcuta, Chennai o Thiruvananthapuram. 

Los trabajadores del estado de Gujarat, (origen del presidente actual Narendra Modi) participaron masivamente y pararon desde los empleados de la hostelería, a las guarderías o los trabajadores portuarios de Bhavnagar. La confección en Tamil Nadu y las fábricas de automóviles de Karnataka cerraron sus factorías… Una inmensa Huelga General. 

Las cifras más bajas cuantifican la participación en 150 millones de trabajadores. La movilización más grande que ha conocido el Planeta.

Una enorme batalla política

Este 2019 los indios elegirán Parlamento y Presidente. Se anuncian cambios. Porque pocos meses antes habían parado los campesinos, con manifestaciones, protestas y al menos tres marchas multitudinarias de decenas de miles de trabajadores del campo que caminan cientos de kilómetros llevando gorros rojos y banderas con la hoz y el martillo, para plantarse en la capital del país, y en Bombay, el centro financiero.

Un golpe de realidad para quienes desde la restringida visión del Segundo Mundo anuncian el fin de las luchas de la clase obrera.

Las demandas

Los huelguistas se unieron para  pedir un aumento de los salarios mínimos hasta 18.000 rupias (220 euros), pensiones aseguradas, sanidad universal, el cumplimiento de las leyes laborales,  frenar la privatización del sector público, bajar el precio de alimentos básicos como el arroz,  y exigir medidas para frenar el paro.. 

Los agricultores  exigen la exención de los pagos de deudas bancarias contraídas  por los años de sequías y malas cosechas; precios mínimos justos, y tener derechos sobre la propiedad de la tierra.

La India de las castas encabeza los lanzamientos de satélites espaciales

El año pasado ya un millón de trabajadores paralizaron durante dos días el sector bancario para pedir aumentos de sueldo. Y un año antes, se habían manifestado 50 millones de comerciantes y pequeños empresarios, contra la  imposición de un impuesto indirecto para todo el país. 

Ya en 2015 y en 2016 se vivieron dos huelgas generales con paros de más de 100 millones de trabajadores.

India crece imparablemente pero el actual gobierno está favoreciendo la concentración de la riqueza, abriendo la brecha social en el país.

Parlamentarios y guerrilleros

Si India, que alberga más del doble de la población de toda la Unión Europea (1.300 millones de habitantes), paró por completo, sólo se puede comprender  por la coordinación de las organizaciones sindicales y partidos comunistas que se extienden por toda la nación. 

Las principales organizaciones son hoy: 

Partido Comunista de la India-Marxista, fundado en 1964 rechazando el seguidismo de otras organizaciones a la entonces Unión Soviética.  En su alianza de Frente de Izquierdas ha gobernado  los estados de Bengala Occidental y Kerala desde finales de los años 70. 

El estado más socialmente avanzado de India es donde ha gobernado un frente con partidos comunistas

Partido del Centro de Unidad Socialista de la India-Comunista (SUCI-C) fundado en 1948, ostenta las alcaldías de varias ciudades del Estado de Bengala, cuenta con 700 concejales y 295 diputados en los parlamentos regionales, y tuvo un diputado en el Parlamento Nacional en 2009. 

Partido Comunista de la India, fundado en 1920 . No denunció en la década de los 60 la conversión de la Unión soviética en un país imperialista y sufrió por ello importantes escisiones de sus militantes que formaron otras organizaciones. 

Por su parte el Partido Comunista Maoísta ha formado el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (que el gobierno cifra entre 8.000 y 25.000 guerrilleros) presente en 165 de los 602 distritos administrativos de la India.

Un abismo de clase y de desarrollo

La India obtuvo la independencia del dominio británico, en 1947,  fue uno de los fundadores de Naciones Unidas  y del Movimiento de Países no Alineados. Ha pasado de ser una colonia, a una de las grandes naciones que dirigien los cambios hacia un mundo multipolar. 

Durante las últimas décadas la economía India ha tenido una tasa de crecimiento anual del PIB del 5%. Con 500 millones de trabajadores, el sector servicios y la industria representan ya el 72% y la agricultura el 28%. Su población es cada vez más urbana, y las 20 mayores ciudades suman 100 millones de habitantes. 

El 68% de la riqueza nacional está en manos del 1%

Ahora bien, a pesar de su crecimiento la India mantiene en la pobreza a amplias capas de la población, con malnutrición infantil y graves problemas de contaminación y salubridad.  

En contraste con la pervivencia del sistema de castas, y viejas relaciones feudales, India ha conseguido posar una sonda en Marte en 2014; o la proeza de colocar en órbita 104 satélites de 7 países con un sólo cohete de fabricación propia y todo dirigido desde su centro de control espacial. Es hoy la principal potencia en envios al espacio de instrumentos de comunicación, clima, investigación…

El ejemplo de Kerala

Junto a Bengala Occidental y Tripura, Kerala (34 millones de habitantes) es el ejemplo de gestión política comunista, convirtiéndole en el Estado más moderno y con mejores índices de vida de toda la nación. Desde 1957, los gobiernos de Kerala han seguido un sistema de alternancia entre una coalición de izquierdas marxista y otra de centro-izquierda. Llevaron a cabo una reforma agraria con transferencias de tierras a pequeños arrendadores y limitaciones del latifundio. Las reformas sociales más importantes han sido las campañas de alfabetización total y de planificación popular. 

Kerala posee la esperanza de vida más alta de la nación, y disfruta sanidad universal. Han sido erradicadas prácticas como el aborto selectivo o el infanticidio femenino, comunes en el resto del país. La tasa de alfabetización femenina —por encima del 90%, es la más alta de la India—. La liberación e igualdad de la mujer ha sido otro avance en el que Kerala está a la cabeza. En la última movilización, 4 millones de mujeres formaron un muro humano de 600 kilómetros. 

Fue el primer Estado indio que logró la  HYPERLINK “https://elpais.com/elpais/2017/06/12/planeta_futuro/1497268686_256245.html”completa escolarización en primaria. Desde hace una década una campaña  por el laicismo ha conseguido que 120.000 estudiantes ya no rellenen las casillas sobre su orientación religiosa o pertenencia a una casta.  

Desde 1966 existe un sistema de Planificiación Popular que otorga a las organizaciones locales el control y la gestión del 40% del presupuesto Estatal con una máxima descentralización,  participación política y pluralismo.

Sí, otra India y otro Mundo es posible.

Extracto de la entrevista con Brinda Karat, del politburó del Partido Comunista de India-Marxista. Sindicalista, encabezó la Asociación Democrática de Mujeres de toda India. Parlamentaria entre 2005 y 2011. 

3 comentarios sobre “India, un abismo en lucha”

Deja una respuesta