Goya 2019

Un crisol de miradas

“Inclusión, diversidad, visibilidad” fueron las palabras de Jesus Vidal al recibir el Goya al mejor actor revelación.Y es que el propio Jesus Vidal fue una revelación para el público y los espectadores. Su discurso fue el mas emotivo y sincero que se ha escuchado en ninguna edición de los premios. Un goya que representaba a sus compañeros de equipo que celebraron desde la grada el premio como un triunfo colectivo. “Ver la vida con los ojos de la inteligencia y del corazón” y “Sí, me gustaría tener un hijo como yo porque tengo unos padres como vosotros”, merecido Goya y lección de vida las palabras de Jesus Vidal. Javier Fesser ha acuñado un nuevo nombre para la discapacidad: Campeones. 

La noche parecía de Rodrigo Sorogoyen por “El Reino”, nominado al Oscar por el cortometraje “Madre”; pero “Campeones” con todas las letras se hizo con el premio a la mejor película. Una explosiva mezcla de humor y ternura, de talento y bondad. 

Campeones y “El Reino” se alzaron con los principales cabezones en unos premios muy repartidos. El thriller político El reino, de Rodrigo Sorogoyen, fue la película más premiada de la noche con siete galardones. Isabel Coixet, ganadora del mismo premio el año pasado, fue la encargada de entregar el Goya a la Mejor Dirección a Rodrigo Sorogoyen quien no se olvidó de agradecerle el premio al también nominado Isaki Lacuesta por, en su opinión, “haber dirigido la mejor película del año” : “Entre dos aguas”, gran triunfadora en los premios Gaudí y Concha de Oro en el festival de San Sebastián.

A capela y acompañada del Cor Jove de l’Orfeó Català, Rosalía interpretó una arriesgada versión de la canción “Me quedo contigo” de los Chunguitos. La artista hizo un guiño al cine español con la canción popularizada por la película de Deprisa, deprisa, de Carlos Saura.

Eva Llorach ganadora del Goya a Mejor actriz revelación por su gran papel en “Quién te cantará”, de Carlos Vermut, lo compartió con todas las mujeres nominadas. Y la extremeña Carolina Yuste, goya a la mejor actriz revelación por “Carmen y Lola” sobre la historia de amor entre dos mujeres gitanas, demostró su orgullo por participar en una producción en la que el 70% son mujeres.

Susi Sánchez fue ejemplo de la ética profesional y artística; tras abrir la alfombra roja, se fue al Teatro Central a representar Espía a una mujer que se mata, y tras actuar en el teatro regresó a tiempo para recoger el Goya a mejor actriz por La enfermedad del domingo. El malagueño Antonio de la Torre logró al fin su Goya al mejor actor en su séptima nominación. «Este Goya se queda en esta tierra de pasión y talento que se llama a Andalucía, que abraza al que viene de fuera y así seguirá siendo”dijo Antonio Torres. La Academia del Cine había elegido Sevilla para los Premios Goya. Por segunda vez en su historia (ya se celebró una edición en Barcelona), y después de 18 años, los Goya salían de Madrid. Y es que Sevilla se ha convertido en un verdadero plató cinematográfico, expresión de una industria que se desarrolla más allá de las grandes capitales.

Gaza y  El silencio de los otros, el demoledor documental que denuncia el olvido de las víctimas del franquismo, se hicieron con el Goya al mejor corto documental y a la mejor película documental respectivamente. 

Alfonso Cuarón ganó su primer Goya como mejor película iberoamericana gracias a la candidatura de Roma, un homenaje lleno de realismo, intensidad y poesía a las mujeres. «El ángel” del argentino Luis Ortega, «La noche de 12 años” del uruguayo Álvaro Brechner sobre la dictadura militar y «Los perros” de Marcela Said (Chile) componían junto con Roma el cuarteto de nominadas a mejor película iberoamericana en la 33 edición de los Premios Goya.

Y el productor Gerardo Herrero, de Tornasol Films, batió récords con 21 candidaturas gracias a las 13 de El reino, cinco por El hombre que mató a Don Quijote, de Terry Gilliam, y tres con La noche de 12 años, de Álvaro Brechner. 

De los “campeones” de Fesser a los reinos de Sorogoyen, de la mirada del iraní Fahardi en “Todos los saben” al amor gitano de «Carmen y Lola”, del regreso a San Fernando de Isaki La Cuesta en “Entre dos aguas” a los universos mágicos de “Quién te cantará” de Carlos Vermut la 33ª edición de los Premios Goya es un verdadero caleidoscopio cinematográfico, un cine omnívoro, un crisol de miradas que hace del cine español una voz única e inclasificable

3 comentarios sobre “Un crisol de miradas”

Deja una respuesta