SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Grecia al borde del abismo

No somos entusiastas de los referendos políticos, con sus simplistas respuestas sí o no a cuestiones políticas complejas. Sin embargo, entendemos las terribles circunstancias que llevaron el primer ministro George Papandreu de Grecia a convocar un referéndum nacional en diciembre o enero sobre los términos del último plan de rescate europeo.

Con un movimiento tan arriesgado -para Grecia, la Unión Europea y la recuperación mundial-, el Sr. Papandreu ha decidido que necesita un mandato para seguir adelante con unas reformas difíciles, y una austeridad demasiado onerosa, que es el precio para mantener a una Grecia solvente en Europa.Llegados a este punto, ni siquiera es seguro que su gobierno vaya a sobrevivir a la votación parlamentaria de confianza de esta semana. Atenas apenas tiene suficiente efectivo para pagar sus cuentas hasta mediados de diciembre. Sin embargo, si el tiempo pasa sin que un nuevo acuerdo esté terminado, es difícil ver cómo una quiebra muy perjudicial puede ser evitada o contenida. Los acreedores de Italia, en particular, estan exigiendo unas primas de riesgo más altas de lo que Italia puede permitirse.El rescate de una economía tan grande como Italia podría provocar la caída del euro. Su no rescate podría provocar la caída de bancos europeos y algunas firmas financieras estadounidenses. El impacto en la economía mundial sería enorme. En la cumbre de esta semana del Grupo de las 20 economías avanzadas y emergentes, todos los líderes deben presionar a los europeos a hacer todo lo posible para arreglar esto.Los líderes europeos deberían haber prestado más atención al sufrimiento de los griegos comunes, y menos a la angustia de los acaudalados banqueros europeos. En lugar de tratar de castigar a los “derrochadores”, deberían haber pensado en las consecuencias de condenar a Grecia a años de crecimiento negativo, alza del desempleo y aumento de impuestos, sin ninguna prmesa a cambio , excepto que tal vez, dentro de una década, la proporción entre la deuda y el producto interior bruto podría volver a los problemáticos niveles de 2008-9.Grecia tiene que hacer reformas serias y dolorosas, como la supresión de una normativa laboral anticuada, la racionalización de un sector público inflado y la venta de activos del Estadomal gestionados. El Sr. Papandreou ya estaba haciendo un progreso real. Sin embargo, se estaba convirtiendo en imposible mantener el despido de miles de trabajadores estatales, mientras la austeridad ahoga cualquier posibilidad realista de búsqueda de empleo en el sector privado o de mantener la reducción de las prestaciones y servicios sociales, mientras el número de pobres y desempleados aumenta.Es tarde, pero esperamos que no demasiado, para evitar un colapso total. Los líderes europeos necesitan renegociar el acuerdo pendiente del rescate griego (…) Si quieren recuperar alguna de las cantidades dadas en préstamo a Grecia, Atenas necesita espacio para crecer y ganar (…)La canciller alemana Angela Merkel, el presidente Nicolas Sarkozy de Francia y otros se precipitan a culpar a los griegos por enterrar rápidamente el paquete de cumbre. Lo que necesitan es asumir su propia parte de responsabilidad en esta crisis – y, finalmente, arreglarla.

Deja una respuesta