FMI: la situación de EE UU es insostenible

Lo más urgente, según la institución, es que Estados Unidos aumente el techo de endeudamiento. El organismo alerta de que serí­a “sumamente perjudicial” que Washington perdiera credibilidad para “poner su casa en orden”.

El toque de atención es serio y coincide con un intenso choque ideológico en el Congreso que ha llevado a bloquear las negociaciones ara aumentar el techo de endeudamiento. El FMI admite que cualquier ajuste "deberá ajustarse el ciclo". En este punto señala que la reducción del déficit propuesta por la administración de Barack Obama en el proyecto de presupuesto de febrero podría ser "excesivamente intensa" debido a la debilidad de la economía. Aún así, cree es insuficiente para contener la escalada de la deuda y considera que el ajuste debería iniciarse ya (EL PAÍS) LA VANGUARDIA.- A España, la crisis la ha dejado mirando para Atenas. Y mientras en Grecia las cosas no comiencen a estar un poco claras, la política española deberá mantenerse al pairo. Una actitud flotante para no fabricar caos desde la península Ibérica. Está en juego la continuidad de la moneda común. Y existe el riesgo –si la cadena de fracasos se acelerase– de una argentinización del sur de Europa. España mira a Atenas, donde ayer comenzó a debatirse el plan espartano, y durante la segunda semana de julio, Bankia (Caja Madrid ampliada con parte del ahorro valenciano) intentará salir a bolsa para captar los fondos necesarios para su capitalización. Será una prueba crucial para el sistema financiero español. También durante la primera quincena de julio tendrán lugar las pruebas de solvencia a escala europea. Momento muy delicado. EL MUNDO.- «¿Hasta cuándo se propone imponer a los españoles este calvario estéril y esta lenta agonía?». La pregunta de Rajoy, a modo de catilinaria, no fue respondida por Zapatero en su literalidad porque el presidente no aprovechó su último Debate sobre el estado de la Nación para despejar la incógnita de cuánto durará la Legislatura. Aunque la primera jornada de este debate dejó en el aire la sensación de que incluso el presidente la da por agotada. Economía. El País El FMI advierte de que la situación fiscal de EE UU es "insostenible" Sandro Pozzi El Fondo Monetario Internacional tira de las dos orejas a EE UU. El organismo considera que la situación fiscal en la mayor potencia del mundo es "insostenible". Lo más urgente, según la institución, es que Estados Unidos aumente el techo de endeudamiento. El organismo alerta de que sería "sumamente perjudicial" que Washington perdiera credibilidad para "poner su casa en orden". El toque de atención es serio y coincide con un intenso choque ideológico en el Congreso que ha llevado a bloquear las negociaciones para aumentar el techo de endeudamiento. El FMI admite que cualquier ajuste "deberá ajustarse el ciclo". En este punto señala que la reducción del déficit propuesta por la administración de Barack Obama en el proyecto de presupuesto de febrero podría ser "excesivamente intensa" debido a la debilidad de la economía. Aún así, cree es insuficiente para contener la escalada de la deuda y considera que el ajuste debería iniciarse ya en el ejercicio 2012 (arranca el 1 de octubre). Pero antes, debe incrementarse el techo de la deuda federal. "Hay que evitar en la medida de lo posible un shock que pudiera tener graves consecuencias en el economía y en los mercados financieros mundiales", alerta la institución. Fecha límite: 2 de agosto Las negociaciones para ampliar la capacidad que el Tío Sam tiene para pedir prestado están bloqueadas en el Congreso. Si para el 2 de agosto no se desbloquean y no se alcanza un acuerdo, el Gobierno podría toparse con el problema de no poder responder a sus obligaciones. En ese escenario, las agencias de calificación recortarían la nota a su deuda soberana. Los riesgos que lastran el crecimiento"han aumentado", según afirma el FMI. Y añade a la encrucijada fiscal, la debilidad persistente en la vivienda, el alza de las materias primas, las restricciones en el acceso al crédito y la incertidumbre por la crisis soberana en Europa. Aún así, cree que la recuperación podría sorprender al alza si la confianza y la demanda mejoran. Crecimiento "modesto" El FMI proyecta un crecimiento "modesto" del 2,5% para este año, cuatro décimas menos que en 2010. De ahí repuntará ligeramente el año próximo, hasta el 2,7%. Ese ritmo se mantendrá en el ejercicio siguiente, antes de estabilizarse de nuevo en el 2,9% en 2014 y 2015. La tasa de parom se mantendrá cerca del 9% este año y bajará al 8,4% el próximo, según las previsiones del organismo. En cuanto a la evolución de los precios, el Fondo constatan que la inflación subyacente cobró fuerza. Pero no ve que esto vaya a provocar que la Reserva Federal cambie de estrategia, "dado que las perspectivas de inflación están bajo control". La actual política monetaria del banco central, valora el FMI, "seguirá siendo la adecuada durante un tiempo". Esto no quita, señala, que la Fed deba bajar la guardia y cualquier medida que adopte en el futuro para retirar los estímulos monetarios deberá amortiguar el efecto de la consolidación fiscal. También aconseja al equipo que preside Ben Bernanke que comunique "debidamente" al mercado sus pasos, en especial cuando proceda a vender la masa de activos que tiene en balance. EL PAÍS. 29-6-2011 Opinión. La Vanguardia Madrid-Atenas Enric Juliana Hay una frase hecha, en castellano, sobre el dar y recibir bofetadas, que dice que a uno le han dejado mirando para Córdoba. Bueno, a veces la ciudad observada puede ser Logroño. A España, la crisis la ha dejado mirando para Atenas. Y mientras en Grecia las cosas no comiencen a estar un poco claras, la política española deberá mantenerse al pairo. Una actitud flotante para no fabricar caos desde la península Ibérica. Está en juego la continuidad de la moneda común. Y existe el riesgo –si la cadena de fracasos se acelerase– de una argentinización del sur de Europa. España mira a Atenas, donde ayer comenzó a debatirse el plan espartano, y durante la segunda semana de julio, Bankia (Caja Madrid ampliada con parte del ahorro valenciano) intentará salir a bolsa para captar los fondos necesarios para su capitalización. Será una prueba crucial para el sistema financiero español. También durante la primera quincena de julio tendrán lugar las pruebas de solvencia a escala europea. Momento muy delicado. En algunas películas del Oeste hay una escena especialmente tensa: el transporte en carromato de unos frascos de nitroglicerina. Un movimiento brusco y la nitroglicerina estalla. En Atenas, el Partenón ya explotó una vez, cuando en 1687 los venecianos bombardearon el polvorín que los turcos, con un gran aprecio del arte clásico, habían instalado en su interior. España es hoy el segundo carromato de la caravana europea de la nitroglicerina. En consecuencia, José Luis Rodríguez Papandreu no despejó ayer el horizonte de la legislatura. Se mostró correoso, pero en ningún momento afirmó que piensa agotar la legislatura. Navegación a vista a la espera de las señales del Peloponeso. No hubo, por consiguiente, ningún giro a la izquierda para asfaltar la pista de despegue del primer ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, a menos que se quiera interpretar como viraje a la izquierda la adopción de unas medidas paliativas –incremento de las sumas no embargables– para las personas fuertemente atrapadas por el impago de la hipoteca, o las consideradas y amables palabras del presidente sobre las protestas de los indignados. El presidente se despidió por la mañana con un ligero aire de melancolía y por la tarde se defendió como gato panza arriba para transmitir a la sociedad el mensaje de que el PSOE está vivo y aún no da la batalla por perdida. Las últimas encuestas que circulan por Madrid son escalofriantes para los socialistas. Mariano Rajoy cumplió con eficacia su papel. Pidió elecciones, una, dos, tres, cuatro, cinco veces, para subrayar el clima de fin de etapa que se ha instalado en la sociedad española. Con uno de sus discursos bien escritos –siempre con un ligero timbre alfonsino–, Rajoy puso a Zapatero contra las cuerdas, pero no le arrolló. El presidente se defendió. Sus ministros están exhaustos, ojerosos, tensos, algunos parece que acaben de salir de la proyección de una película de terror, y él mantiene la tersura. Le gusta la esgrima de la política y viste un traje de neopreno. Esta es su ventaja y probablemente también su desgracia: una capa impermeable lo separa de cualquier noción trágica o dramática de la existencia. Esa frialdad le hizo cometer el tremendo error de negar la crisis. Josep Antoni Duran Lleida y Josu Erkoreka lo trataron con consideración. Impecable defensa de la política por parte de Duran en la actual hora de los demagogos, y astucias de jugador de mus por parte de Erkoreka, el orador que mejor maneja el castellano en la Cámara. Cabe consignar una frase de Zapatero en el tramo final de su primera intervención: “El esfuerzo colectivo y la colaboración institucional no han tenido nunca en España más sentido que ahora. Y las urgencias políticas no deberían llevar a nadie a desdeñarlo, porque seguirán teniendo sentido después de las próximas elecciones generales, gobierne quien gobierne entonces”. El PSOE, si pierde, no se echará al monte. ************************************* Opinión La soledad José Antich EN las páginas siguientes del diario podrán leer diferentes análisis políticos sobre lo que fue el debate parlamentario de ayer. En este terreno un único apunte: no se queden con la retórica del debate y apuesten a que la legislatura no se agotará. Este es el clima político en Madrid y lo demás está fuera de lo lógico, que siempre es lo que acostumbra a pasar. Dicho esto, si algo se puso ayer de manifiesto durante el debate fue la soledad del presidente. Zapatero es rocoso, fajador y buen parlamentario. Pero ayer esos atributos eran poco importantes: está de salida en la política española. Y las imágenes de televisión se recreaban en mostrar el afecto de su entorno más cercano en la tribuna de oradores: su esposa, Sonsoles Espinosa, y su padre, Juan Rodríguez Lozano. Su grupo parlamentario le aplaudía en sus diferentes intervenciones desde la tribuna de oradores. Incluso en ocasiones –eso es muy común en el Parlamento– casi de una manera mecánica. Es una forma de dar ánimos al que está hablando. Pero el Zapatero que, seguramente, ayer vivió su último gran debate en el Congreso ha tenido en la presidencia una vida política agitada. De su primer debate de investidura en abril del 2004 conserva el traje azul y la corbata del mismo color, pero su capacidad para ser polo de atracción de los diferentes espacios electorales hace tiempo que la perdió. La crisis económica ha zarandeado al máximo al presidente del Gobierno, que deja electoralmente al PSOE en una situación difícil. Su rival, Mariano Rajoy, ha aguantado en la oposición ocho años difíciles. Ha superado conspiraciones, zancadillas y puñaladas de fuera y de dentro de su partido. Hoy, simplemente espera. LA VANGUARDIA. 29-6-2011 Editorial. El Mundo La despedida de Zapatero acerca las elecciones «¿HASTA CUÁNDO se propone imponer a los españoles este calvario estéril y esta lenta agonía?». La pregunta de Rajoy, a modo de catilinaria, no fue respondida por Zapatero en su literalidad porque el presidente no aprovechó su último Debate sobre el estado de la Nación para despejar la incógnita de cuánto durará la Legislatura. Aunque la primera jornada de este debate dejó en el aire la sensación de que incluso el presidente la da por agotada. La pista la dio el propio Zapatero, cuando súbitamente al final de su intervención inicial empezó con los agradecimientos propios de quien se está despidiendo de la Cámara. Después de un discurso perfectamente prescindible con el que el presidente intentó demostrar casi a la desesperada que algunos indicadores económicos no iban tan mal, Zapatero dio un giro y con la voz quebrada improvisó unas palabras que no llevaba escritas. Recordando que era su último debate de política general, expresó su «respeto por España» y dio las gracias a los grupos parlamentarios. La despedida quedó flotando en el debate y fue pillada al vuelo tanto por el líder de la oposición como por el portavoz de CiU, quienes también se despidieron del presidente deseándole suerte. Es improbable que a Zapatero se le escapara de forma involuntaria una despedida si tuviera la intención firme de agotar la legislatura hasta el final. Ni en su discurso ni en las réplicas a los diferentes portavoces el presidente asumió el compromiso de llegar hasta marzo. PP y CiU le pidieron que disuelva las cámaras y el portavoz del PNV -dejando claro que Zapatero está en sus manos ante la eventual negociación de los Presupuestos- dudó de que «haya partido» todavía y le deseó «lo mejor». El portavoz de ERC dijo que estamos ante «los estertores de la agonía de la Legislatura». No es aventurado concluir, pues, que las generales se podrían celebrar en otoño -octubre o noviembre- y éste es el único interrogante que de verdad preocupa a los ciudadanos, deseosos de que otro Gobierno tome el relevo para ver la luz al final del túnel. Pero hay más pistas que añadir a la sorprendente despedida de Zapatero. El adelanto también es una conclusión lógica si analizamos el contenido de la intervención del presidente. No propuso ni una sola reforma nueva que justifique su mantra de acabar la Legislatura para culminar los cambios que necesita la economía española. Únicamente cabe anotar en este capítulo una iniciativa -muy etérea y sin concretar- para proteger a las familias que no puedan pagar la hipoteca. Un guiño al Movimiento del 15-M y seguramente una pequeña ayuda para el candidato Rubalcaba. La otra medida que anunció es el establecimiento del techo de gasto para las autonomías, para lo cual tampoco sería necesario agotar la Legislatura. Por lo demás, el balance de la primera jornada del Debate sobre el estado de la Nación arroja un último enfrentamiento cara a cara muy vehemente y vibrante entre Zapatero y Mariano Rajoy. Ambos se emplearon a fondo, aunque la cruda realidad de los datos económicos daba toda la ventaja al líder del PP en su dura requisitoria contra el presidente del Gobierno. Lo mejor que puede decirse de Zapatero en su despedida es que optimizó al máximo sus condiciones de buen parlamentario en las réplicas, en tanto que Rajoy se presentó de forma eficaz como la única alternativa posible para hacerse cargo del desastre, insistiéndole una y otra vez en que el adelantamiento electoral es imprescindible para que España recupere la confianza perdida.El líder del PP se esforzó por convencer a la Cámara de que su partido tiene propuestas concretas y avanzó especialmente un proyecto de ley de emprendedores que presentará en el Congreso. Zapatero se comprometió a tomarla en consideración, si bien tampoco esto parece que pueda justificar por sí solo el agotamiento de una Legislatura cuyo final ha certificado solemnemente ante el Congreso el propio presidente. EL MUNDO. 29-6-2011

Deja una respuesta