Evitar un aterrizaje forzoso del euro

“Parece que después de meses de haber sido sacudidos por la amenaza de una cesación de pagos de la zona euro, las autoridades monetarias del mundo van a tratar de manejar la crisis en lugar de simplemente reaccionar ante ella. En otras palabras, están empezando a prepararse para la suspensión de pagos. Este es sin duda uno de los mensajes que proviene de la decisión de los cinco principales bancos centrales del mundo para ofrecer liquidez en dólares para financiar al sector bancario en los próximos tres meses.”

Para la comunidad bancaria, que ya está sufriendo los temores de contagio, una declaración ineserada de suspensión de pagos podría ser desastrosa ya que los inversores, sin duda, se retirarían de otros deudores periféricos de la zona euro, lo que provocaría una crisis financiera que podría repercutir en todo el mundo. Al adelantarse a esa medida, las autoridades monetarias esperan poder gestionar la crisis y no sólo encontrarse reaccionando a la evolución del mercado. Y el primer paso hacia un aterrizaje seguro del avión del euro es proporcionar una red de seguridad para la comunidad bancaria que corre mayores riesgos con la quiebra. (THE WALL STREET JOURNAL) DER SPIEGEL.- En una entrevista con Der Spiegel, el ex ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, de 64 años, ahora miembro prominente del opositor Partido Socialdemócrata, aboga por una revisión completa de la unión monetaria europea – que incluya eurobonos, reglas estrictas y severas sanciones. “Un país que quiera beneficiarse de bonos en euros, por ejemplo, tendrá que ceder parte de su soberanía presupuestaria a las instituciones independientes. Tendrá que tener aprobados los borradores de sus presupuestos nacionales y someterse a una supervisión macroeconómica.” EEUU. The Wall Street Journal Esperanza de evitar un aterrizaje forzoso del euro Nicholas Hastings "Abróchense los cinturones, señoras y señores, y prepararse para el aterrizaje". Parece que después de meses de haber sido sacudidos por la amenaza de una cesación de pagos de la zona euro, las autoridades monetarias del mundo van a tratar de manejar la crisis en lugar de simplemente reaccionar ante ella. En otras palabras, están empezando a prepararse para la suspensión de pagos. Este es sin duda uno de los mensajes que proviene de la decisión de los cinco principales bancos centrales del mundo para ofrecer liquidez en dólares para financiar al sector bancario en los próximos tres meses. La medida anunciada por el Banco Central Europeo el jueves, en colaboración con la Fed, el Banco de Japón, el Banco de Inglaterra y el Banco Nacional de Suiza, sin duda ayuda a reducir la incertidumbre e incrementa el apetito por el riesgo en los mercados financieros. Sin embargo, dado que las presiones de los fondos no eran tan grandes y que estos mismos bancos centrales tomaron esta misma decisión en 2008, en el momento álgido de la crisis financiera global, la decisión indica que los bancos centrales se preparan de nuevo para un mayor deterioro de las condiciones del mercado . Esto no es sorprendente. Numerosas iniciativas en las últimas semanas para eliminar el riesgo de impago han fracasado. Y a pesar de las repetidas promesas de Alemania y Francia, de que estarán junto a Atenas, la realidad política y económica es clara: tarde o temprano, Grecia no podrá cumplir con los términos de su rescate, y tendrá que reestructurar sus deudas. Para la comunidad bancaria, que ya está sufriendo los temores de contagio, una declaración inesperada de suspensión de pagos podría ser desastrosa ya que los inversores, sin duda, se retirarían de otros deudores periféricos de la zona euro, lo que provocaría una crisis financiera que podría repercutir en todo el mundo. Al adelantarse a esa medida, las autoridades monetarias esperan poder gestionar la crisis y no sólo encontrarse reaccionando a la evolución del mercado. Y el primer paso hacia un aterrizaje seguro del avión del euro es proporcionar una red de seguridad para la comunidad bancaria que corre mayores riesgos con la quiebra. Por supuesto, esto significa que, por ahora al menos, los accionistas ​​de estos bancos, así como los tenedores de bonos de estos países deudores probablemente escaparán de la mayoría de problemas financieros, con los contribuyentes, una vez más, asumiendo la carga en su lugar. Pero, al menos por ahora, la iniciativa sugiere un cierto reconocimiento de que los esfuerzos políticos para salvar a Grecia han ido tan lejos como se podía. Al final de este mes, el país debe obtener un desembolso importante de fondos del BCE, la UE y el FMI que permita continuar pagando el servicio de sus deudas. Sin embargo, no hay seguridad de que Atenas sea capaz de cumplir las condiciones para el desembolso, más con la advertencia de la jefa del FMI, Christine Lagarde, de que el FMI va retener el desembolso si Grecia no acelera las reformas. Mientras tanto, otras iniciativas para resolver la crisis de la deuda o bien han chocado contra un muro o han quedado en suspenso. Una ampliación del principal instrumento para proporcionar dinero a los planes de rescate aún no ha recibido la bendición política que necesita. La propuesta de bonos de la zona euro sigue siendo rechazada por Alemania. Las exigencias finlandesas de garantías griegas no se han resuelto. Y los políticos parecen estar tan lejos de llegar a una solución a la crisis como hace meses. Por lo tanto, las autoridades monetarias pueden estar haciendo lo correcto al ofrecer una red de seguridad para los bancos. Esto significa que después de todo quizás no tengan que pedir a los pasajeros del mundo financiero que adoptar la posición de prepararse para un aterrizaje de emergencia. THE WALL STREET JOURNAL. 16-9-2011 Alemania. Der Spiegel “Los alemanes tendrán que pagar” En una entrevista con Der Spiegel, el ex ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, de 64 años, ahora miembro prominente del opositor Partido Socialdemócrata, aboga por una revisión completa de la unión monetaria europea – que incluya eurobonos, reglas estrictas y severas sanciones. SPIEGEL: Sr. Steinbrück, todos los esfuerzos para poner fin a la crisis del euro han fracasado hasta ahora. Entonces ¿por qué no hay políticos diciendo que la moneda común no puede ser salvada, al menos tal y como el euro fue concebido y vendido a la población? Steinbrück: ¿Qué le hace pensar que el euro no puede ser salvado? SPIEGEL: Debido a que ha quedado claro que las economías nacionales que unieron entre sí en la unión monetaria eran muy diferentes y que el euro ha aumentado en lugar de disminuir esas disparidades. Steinbrück: Nadie va a discutir eso. El endeudamiento y la competitividad han divergido. Pero eso no va a hacer desaparecer el euro. Podríamos discutir durante mucho tiempo sobre qué número y qué Estados miembros seguirán siendo de la zona euro a finales de la década si no se pone la deriva bajo control. Pero yo apuesto a que el euro seguirá existiendo y que su importancia como moneda mundial probablemente aumentará. SPIEGEL: La pregunta entonces es: ¿bajo qué forma? En cualquier caso, no va a sobrevivir en la forma en que se define en los tratados de la Unión Europea. Steinbrück: Si se refiere a que el sistema del euro va a cambiar, así como la forma en que está anclado en el cuerpo de las normas y reglamentos de la UE, estoy de acuerdo con usted. SPIEGEL: ¿Será una unión de la responsabilidad compartida y transferencias – es decir, algo completamente diferente a lo que se acordó originalmente? Como están ahora, los tratados de la UE estipulan que ningún país miembro puede ser considerado responsable de las deudas de otro. Steinbrück: Eso fue un error que se ha hecho evidente durante la crisis. Esta ilusión que viene de antiguo ya se ha reconocido y explicado desde hace un año y medio. SPIEGEL: ¿Fue una mentira necesaria? ¿Los políticos creían que no serían capaces de presionar para la unión monetaria sin ella? Steinbrück: En ese momento, hubo también que prestar mucha atención a los sentimientos nacionales y los resentimientos. Ellos estaban actuando de acuerdo con el sentimiento de que los alemanes no debían convertirse en los principales pagadores de Europa. SPIEGEL: ¿Se supone que lo serán en el futuro? Steinbrück: Uno tiene que explicar a la gente que la Unión Europea en esta forma es la respuesta tanto para 1945 como para el siglo XXI, en un mundo alterado dramáticamente con nuevos pesos pesados, y que Alemania se beneficia de la integración continua de Europa en los ámbitos político, económico y formas sociales. Y, por supuesto, eso significa que los alemanes tendrán que pagar. Pero el dinero está bien invertido, tanto en nuestro futuro como en el de Europa, en paz y prosperidad. Este es el tipo de explicación que falta. Los políticos alemanes deben llegar con una nueva narrativa para Europa – y sobre todo justificar la contribución financiera del país a su propio pueblo. SPIEGEL: ¿Cuál le parece que debería ser el futuro diseño de la unión monetaria? Steinbrück: Un país que quiera beneficiarse de bonos en euros, por ejemplo, … SPIEGEL: … es decir, de bonos garantizados por la zona euro en su conjunto … Steinbrück: … sí, tendrá que ceder parte de su soberanía presupuestaria a las instituciones independientes. Tendrá que tener aprobados los borradores de sus presupuestos nacionales y someterse a una supervisión macroeconómica. SPIEGEL: En otras palabras, el derecho de determinados países a diseñar sus propios presupuestos se verá seriamente restringido. Steinbrück: Sí, pero eso no es nada diferente de lo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) hace también con los países en crisis. SPIEGEL: Pero, ¿qué sucederá si los respectivos gobiernos se niegan a someterse a este régimen, por ejemplo, si al poner en marcha medidas de estricta austeridad provocan disturbios en su población? Steinbrück: Entonces no habrá eurobonos. SPIEGEL: ¿Y luego qué? Steinbrück: Entonces estos países se verán obligados a hacerlo solos y valerse por sí mismos. Uno no puede amenazar con sanciones sin estar preparado para ponerlas en práctica. SPIEGEL: ¿No podría resultar esto, en última instancia, en la quiebra de un miembro de la zona euro? Steinbrück: En un caso extremo, se trataría de un procedimiento de insolvencia ordenada del Estado. SPIEGEL: Si entiendo bien lo que está diciendo, usted cree que va a ser una especie de "unión monetaria 2.0" con nuevas y más estrictas normas. ¿Por qué debería la gente cree que ésta será diferente de la anterior, que los países van a cumplir la nueva normativa y cumplir sus nuevas promesas? Steinbrück: La explosión ha sido realmente muy fuerte, todo el mundo la ha escuchado. Si no estuviéramos convencidos de que los políticos también necesitan períodos de aprendizaje, nos veríamos obligados a permanecer en cama todo el día, tapándonos la cabeza con las mantas. SPIEGEL: Incluso así, ¿cómo tiene la intención de asegurar que la historia no se repita? Steinbrück: Las instituciones de la UE que dicten las condiciones y supervisen su cumplimiento deben ser independientes. Asimismo, que los políticos no puedan meter baza. SPIEGEL: ¿Eso también requiere una modificación de los tratados de la UE? Steinbrück: En algunos casos, sí. Hay que distinguir con precisión qué consideraciones se reducen a una enmienda a los tratados de la UE. Usted puede olvidarse de aquellos, por el momento. Muchos políticos están lanzando imprudentemente cosas en el debate y los describen con términos que suenan agradables, pero no van a ser cosas que ocurran rápidamente. Poner en marcha el camino para una realización rápida de estas ideas significa activar los procedimientos de ratificación y los referendos, que tendrían lugar en el contexto de un ambiente general de euroescepticismo en muchos países. SPIEGEL: ¿No es esto también aplicable a los eurobonos? Steinbrück: De hecho, los jefes de gobierno también podrían tomar medidas para introducir ellos mismos eurobonos, pero usted no tiene una institución europea que los emita y verifique las condiciones asociadas a ellos, e imponga sanciones cuando no se cumplan. Eso sería una condición previa muy importante para aceptar los eurobonos. SPIEGEL: El Partido Socialdemócrata (SPD), del que usted es un miembro, ha estado vendiendo los eurobonos como la solución a los problemas del euro … Steinbrück: … y, por supuesto, eso no es incorrecto. SPIEGEL: … Ni que decir tiene que los eurobonos no podrían estar disponibles al momento en un futuro previsible. Steinbrück: Es por eso que estoy aquí como representante del SPD para explicar las cosas de una manera diferenciada. Ninguno de nosotros está afirmando que sería una panacea. SPIEGEL: Hemos establecido, en primer lugar, que habrá un debate largo y agrio sobre las ventajas y desventajas de los eurobonos y, en segundo lugar, que no estarán disponible por algún tiempo. Entonces, ¿qué se supone que pasará en el mientras tanto? Steinbrück: Bueno, por supuesto, aunque no quieren admitirlo, los gobiernos ya han acordado algo que se aproxima mucho a los eurobonos. La Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (EFSF) o fondo de rescate se supone que es capaz de comprar directamente bonos soberanos de los bancos … SPIEGEL: … para mantener sus valores de mercado y calmar a los mercados. Steinbrück: Pero, ¿qué pasará si uno de estos países no pueden pagar estos bonos soberanos? En ese caso, los países de la eurozona van a ser responsables en forma proporcional. Lo que significa entrar en una unión basada en la responsabilidad compartida. (La canciller Angela Merkel) no puede admitirlo, ya que haría que la mitad de su grupo parlamentario se subiera por las paredes. Esta doblez me molesta. SPIEGEL: ¿Pueden los medios ya lanzados a esta crisis contener el tiempo suficiente para que los tratados de la UE puedan modificarse y para que los eurobonos que usted está promocionando proporcionen algo de alivio? Steinbrück: Bueno, la respuesta honesta es: no lo sé. SPIEGEL: Si es necesario, ¿también abogan por los eurobonos, incluso sin modificaciones de los Tratados de la UE? Steinbrück: Si no podemos estabilizar las condiciones con las medidas ya adoptadas, no hay duda de que estaremos teniendo este debate. SPIEGEL: Si eso sucede, ¿también cree que el Banco Central Europeo (BCE) seguirá comprando bonos soberanos? Steinbrück: Yo siempre he sido opuesto a eso debido a que el BCE debe limitarse a su función de política monetaria. Pero no voy a criticar al BCE: el fracaso de los actores políticos a tomar medidas en mayo de 2010 le obligó a intervenir. Sin embargo, ahora tiene 129 mil millones de euros en bonos soberanos en su balance – y los riesgos asociados a ellos. Estoy a favor de que estos bonos soberanos sean trasladados a la EFSF. SPIEGEL: Si la EFSF se hace cargo de estos 129 mil millones en bonos y sigue comprando otros bonos soberanos, pronto llegará al límite de los medios a su alcance. ¿Será necesario aumentar su financiación? Steinbrück: prefiero no decir nada por ahora. SPIEGEL: Si los parlamentos nacionales no aprueban a finales de septiembre las medidas que se acordaron en la cumbre de la crisis del euro en Bruselas del 21 de julio, el BCE se verá obligado a intervenir una vez más. Algunos políticos incluso podrían ver eso como el mejor de los mundos, porque la capacidad del BCE para imprimir su propio dinero cuando sea necesario, le da una potencia de fuego ilimitada. Steinbrück: Si realmente no han se han legitimado a finales de septiembre las decisiones del Consejo Europeo del 21 de julio, nos encontraremos en un escenario completamente diferente: eso significaría que Grecia no recibirá más dinero. No será capaz de pagar los salarios o las pensiones. Los bancos griegos caerán. Muchos griegos sacarán su dinero al extranjero. Entonces sí que tendremos que prepararnos para los problemas. SPIEGEL: ¿Cree usted que ese es un escenario probable? Steinbrück: No. No va a llegar tan lejos – porque no podemos permitirlo. SPIEGEL: Pero, ¿qué sucede si la llamada "troika" –es decir, los inspectores del FMI, el BCE y la Unión Europea– llegan a la conclusión en los próximos días de que los esfuerzos de Grecia para cumplir con las condiciones vinculadas a los pagos de la ayuda no son lo suficientemente serios? Si eso ocurre, ¿ se pagará el tramo siguiente de la ayuda a Grecia? Steinbrück: No hay lugar en la zona euro para manejar buenas intenciones ante la laxitud cuando se trata de déficits y carencias. Si Grecia no toma en serio lo que se le exige, vamos a atascarnos en arena movediza. En el peor de los casos, esto haría aceptable que un tramo no fuera pagado. Es en el propio de los griegos no probar eso. SPIEGEL: ¿Podrá permanecer Grecia en la unión monetaria en el largo plazo? Steinbrück: Eso es algo que Grecia tendrá que decidir por sí misma.

Deja una respuesta