Europa se queja del desinterés de Obama

“Entre el Viejo Continente y el joven presidente demócrata, el desencanto parece tan sólido como la esperanza suscitada por la alternancia en la Casa Blanca hace dieciocho meses. los rencores no dejan de acumularse del lado europeo. Los 27 se ofenden ante las lecciones de crecimiento económico dadas por un paí­s que consideran desde el año 2008 como el instigador de la crisis. Casi celosos, se exasperan de la atención insistente que la Administración Obama dedica a Rusia y Turquí­a. Se preocupan por la complicidad estratégica anudada al gigante chino. El G2 “o” Chinamérica” es un monstruo que persigue en sus pesadillas a muchos eurócratas.”

En el último eisodio de la crisis financiera, una Alemania –socio económico de confianza para los EEUU– que va por libre no ha ayudado a calmar el juego. Desde principios de mayo, en lo más fuerte de las tormentas de Grecia y el euro, Obama se preocupó por el contagio al dólar y a Wall Street. Tuvo que llamar dos veces a Angela Merkel, para empujarla con emergencia a sofocar el incendio con sus socios de la UE. (LE FIGARO) THE WASHINGTON POST.- En el mercado político, ahora hay una carrera sobre las cuotas de popularidad de Obama. La izquierda está decepcionada con el presidente. Los independientes lo han abandonado en tropel. Y la derecha ya está bailando sobre su tumba política, haciéndosele la boca agua alrededor de noviembre, cuando, como su propio secretario de prensa admitió el domingo, los demócratas podrían perder las Cámaras. Tengo una advertencia para los republicanos: No subestimen a Barack Obama. Francia. Le Figaro Europa se queja del desinterés de Obama Jean-Jacques Mevel Europa espera con impaciencia a Barack Obama y esta vez lo dice en voz alta. "La relación transatlántica no está a la altura de su potencial", y sería lamentable que la presidencia de Obama fuera "una oportunidad perdida", soltaba José Manuel Barroso el jueves en las columnas de The Times de Londres, con franqueza inusual. Entre el Viejo Continente y el joven presidente demócrata, el desencanto parece tan sólido como la esperanza suscitada por la alternancia en la Casa Blanca hace dieciocho meses. La amargura del jefe de la Comisión de Bruselas no es más que la última señal de esta amargura. En febrero, la institución europea tomó mal el hecho de que Barack Obama rechazara una invitación para una cumbre con la UE en Madrid. El incidente todavía no está cerrado: la cita de recambio esperada para noviembre en Lisboa aún no ha sido registrada en el calendario europeo … Además de estos eventos sociales que Washington considere inútiles, los rencores no dejan de acumularse del lado europeo. Los 27 se ofenden ante las lecciones de crecimiento económico dadas por un país que consideran desde el año 2008 como el instigador de la crisis. Casi celosos, se exasperan de la atención insistente que la Administración Obama dedica a Rusia y Turquía. Se preocupan por la complicidad estratégica anudada al gigante chino. El G2 "o" Chinamérica" es un monstruo que persigue en sus pesadillas a muchos eurócratas. En el último episodio de la crisis financiera, una Alemania –socio económico de confianza para los EEUU– que va por libre no ha ayudado a calmar el juego. Desde principios de mayo, en lo más fuerte de las tormentas de Grecia y el euro, Obama se preocupó por el contagio al dólar y a Wall Street. Tuvo que llamar dos veces a Angela Merkel, para empujarla con emergencia a sofocar el incendio con sus socios de la UE. Los opositores de Copenhague José Manuel Barroso, hoy en día presiona a la Casa Blanca para no dudar de sus aliados tradicionales y volver a ellos. La construcción de una relación transatlántica más fuerte "no es sólo definir los valores que nos unen, sino trabajar juntos a escala mundial", dijo en el Times. Implícitamente, los europeos siguen resentidos por tener que contar los norteamericanos como adversarios en el clima de las grandes negociaciones climáticas en Copenhague y seis meses más tarde, durante la reciente cumbre económica y financiera del G-20 en Toronto. Europa teme el aislamiento frente a las potencias emergentes. La indiferencia o el abandono atribuidos a Obama ayudan a la aprehensión. "Por primera vez desde 1945, tenemos un presidente estadounidense que no siente ningún interés por lo que sucede en este lado del Atlántico", ha dicho Denis MacShane, ex ministro británico de Asuntos Europeos. En privado, todos están descontentos del lado francés. Esto dimensión personal expuesta, la impaciencia del presidente de la Comisión Europea es aplicable sólo a las instituciones que él representa. Barack Obama ha hecho desaires a la UE, es verdad. Pero la densidad de las relaciones entre Europa y Norteamérica se expresa en una variedad de foros que no funcionan mal desde que ocupa el Despacho Oval: la OTAN para la seguridad colectiva y Afganistán, el FMI, la OCDE y la BRI en respuesta a la crisis los cuartetos y otros formatos como el 6 + 1 en temas más candentes como el Oriente Medio e Irán. No es traicionar un secreto de la UE señalar que José Manuel Barroso ha causado un revuelo en un momento en que otros líderes europeos se están preparando para competir con él en el campo de la diplomacia europea. Con la luz verde del Parlamento Europeo, al Alto Representante, Catherine Ashton, pronto va a emplear para el servicio de acción exterior que debe contar hasta 6.000 diplomáticos, expertos militares y civiles. Ella ya habla un poco más alto. "Decidir y actuar con rapidez" Por su parte, el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, se prepara para el inicio de la primera cumbre europea dedicada exclusivamente a la política exterior. En lugar de culpar a la falta de interés EEUU, la estrella ascendente de las instituciones europeas prefiere ir a fondo del mal: "Europa tiene hoy en día herramientas de la política exterior, ahora haría falta que se dote de una verdadera visión estratégica", dijo. Debe aprender "a decidir rápidamente y actuar con rapidez" para convertirse en un socio creíble. En resumen, Europa sigue siendo todavía mucho discurso y muy poco de ideas claras. El diagnóstico es, probablemente, compartido en el otro lado del Atlántico. LE FIGARO. 16-7-2010 EEUU. The Washington Post El siguiente acto de Obama Charles Krauthammer En el mercado político, ahora hay una carrera sobre las cuotas de popularidad de Obama. La izquierda está decepcionada con el presidente. Los independientes lo han abandonado en tropel. Y la derecha ya está bailando sobre su tumba política, haciéndosele la boca agua alrededor de noviembre, cuando, como su propio secretario de prensa admitió el domingo, los demócratas podrían perder las Cámaras. Tengo una advertencia para los republicanos: No subestimen a Barack Obama. Tengan en cuenta lo que ya ha logrado. El Obamacare por sí solo hace su presidencia histórica. Se ha cambiado irrevocablemente una sexta parte de la economía, pone al país inexorablemente en el camino a la asistencia sanitaria nacional y, como ha reconocido el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Max Baucus, pero también algunos otros, se ha dado inicio a una de las redistribuciones de riqueza más masivas en la historia de EEUU. En segundo lugar, está la importante reforma financiera que aprobó el Congreso el jueves. Los economistas discuten si evitará colapsos y rescates como se prometió. Pero no hay ninguna duda de que va a dar al gobierno un poder sin precedentes en el mercado financiero. Sus 2.300 páginas crearán al menos 243 nuevas regulaciones que afectarán no sólo, como muchos suponen, a los grandes bancos, sino a casi todo el mundo, incluido, como se señala en un resumen (del Wall Street Journal), "los cheque de caja de las tiendas, los gobiernos municipales, los pequeños fabricantes, compradores y agencias de crédito." El tercero es el casi 1 billón de estímulo, el presupuesto de mayor gasto en la historia de EEUU. Y eso no es todo esto, si contamos con la nacionalización de los programa de préstamos estudiantiles, la gruesa regulación de las emisiones de carbono por la Agencia de Protección Ambiental, y los todavía vacilantes intentos de aprobar el cap-and-trade [mercado de intercambio de emisiones] en el Congreso. Pero el logro de mayor alcance de Obama es su alteración estructural del presupuesto de los EEUU. Los estímulos, la gran expansión del gasto interno, la creación de ruinosos déficit, en lo que la vista alcanza, no son fáciles de revertir. Estas no son simples medidas anticíclicas temporales. Son déficit estructurales, ya que, como todo el mundo de Obama para abajo admite, el dinero real está en los derechos, más específicamente de Medicare y Medicaid. Pero el Obamacare los congela como fuente de reducción de la deuda. El recorte en 500 mil millones de dólares del Medicare para el Obamacare y los 600 mil millones en aumentos de impuestos son desviados para los nuevos derechos – y ya no estarán disponibles para la reducción del déficit. ¿El resultado? No será suficiente recortar en otros lugares para prevenir la quiebra nacional. Para ello será necesario un aumento masivo de impuestos – lo más probable es que un impuesto al estilo europeo sobre el valor añadido. Así como el presidente Ronald Reagan recortó los impuestos hasta dejar morir de hambre al gobierno federal y evitar el crecimiento masivo en el gasto, el gasto salvaje de Obama (…) requerirá enormes aumentos de impuestos. El efecto neto de 18 meses de Obamismo será deshacer mucho del reaganismo. Ambas presidencias fueron altamente ideológicas, grandiosamente ambiciosas y, a menudo, subestimadas por sus propios partidarios. En sus primeros años, Reagan fue atacado amargamente por su derecha. (Un típico titular del Washington Post: "Para Reagan y la nueva derecha, la luna de miel se ha terminado" – ¡y eso que llevaba seis meses en la presidencia!) Obama es atacado con celo parecido desde la izquierda sobre los derechos de los homosexuales, la reforma migratoria, el cierre de Guantánamo — la lista es larga. Los críticos no entienden el panorama general. El programa de transformación de Obama es una obra en dos actos. El Primer Acto ha terminado. El estímulo, Obamacare, la reforma financiera han agotado la primera parte de su primer mandato. No hay que esperar ninguna reforma más de calado. Y los demócratas pagarán el precio de la aguda fatiga ideológica con la pérdida de una o ambas cámaras, ya sea de facto o de jure. El resto del primer periodo se pasará con la consolidación de estos logros (escribir los reglamentos, por ejemplo) y la preparación para el segundo acto. El próximo arranque de energía ideológica –la regulación masiva del sector energético, la federalización de la educación superior y la "amplia" reforma migratoria (es decir, la amnistía)– necesitará un segundo mandato, lo que significa la reelección en 2012. Es por eso que hay tanta tensión entre Obama y los demócratas del Congreso. Para Obama, 2010 importa poco. Si los demócratas pierden el control de una o ambas cámaras, Obama probablemente lo tendrá bastante más fácil en 2012, al igual que Bill Clinton usó a Newt Gingrich y los republicanos como contraste para su campaña de reelección de 1996. Obama está abajo, pero el juego está en sus inicios. Al igual que Reagan, ha venido a hacer cosas. Y ha hecho mucho en sus primeros 500 días. De lo que le queda por hacer, él sabe que debe esperar sus próximos 500 días – los que vienen después de la reelección. El verdadero premio es el de 2012. Obama ve lejos, más lejos incluso que sus propios partidarios. Que los republicanos lo subestimen es su mayor riesgo. THE WASHINGTON POST. 16-7-2010

Deja una respuesta