SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

España no está fuera de peligro todaví­a

Funcionarios de Washington y Frankfurt han declarado recientemente que lo peor ha pasado para la zona euro.Pero aquí, en España, abundan los signos preocupantes.Sobre el papel, España parece estar lejos de necesitar un rescate al estilo de Grecia: su deuda, a pesar de la escalada, es la mitad de la del gobierno griego. Y los bancos españoles, ayudados por el dinero barato y abundante del programa de préstamos del Banco Central Europeo, siguen prestando a Madrid el dinero que necesita para salir adelante.Pero los expertos advierten de que una combinación alarmante de austeridad fiscal y la escalada de un brusco empeoramiento amenaza con desencadenar un círculo vicioso económico en España, como la que llevó a Atenas a caer.”Los números no casan”, dijo Jonathan Tepper, analista de Variant Perception, una firma de investigación en Londres. “España necesitará un eventual rescate de algún tipo.”Con las empresas luchando por sobrevivir, el país está entrando en su segunda recesión desde el inicio de la crisis financiera mundial en 2008. Alrededor de 5,3 millones de personas están desempleadas –casi un cuarto de la fuerza de trabajo–, mientras que la mitad de los jóvenes del país no pueden encontrar trabajo.Entre los inversores en bonos crece cada vez más la duda que el nuevo Gobierno conservador de España pueda resolver sus problemas sin ayuda. Se han convertido en agresivos vendedores de los títulos públicos españoles y los fondos de cobertura cruzan numerosas apuestas en contra de los bancos en problemas del país por un cortocircuito en sus acciones.Desde el comienzo del mes, los intereses de los bonos a 10 años del país, el mejor indicador en tiempo real de cómo los inversores privados visualizan las perspectivas de España, han subido al 5,4%, desde el 4,9% a finales de febrero. Por contra, los bonos de Italia, que ha sido visto como otro punto de conflicto potencial, se han mantenido estables.Y en Bruselas, a pesar de que la posición oficial es que la crisis del euro ha pasado, se dice que algunos políticos de la Comisión Europea expresan en privado sus preocupaciones acerca de la capacidad de España para generar el crecimiento necesario para gestionar sus deudas y crear puestos de trabajo.”La idea de que el L.T.R.O. y el acuerdo griega han sacado a Europa de una situación de crisis y sentado las bases para la expansión es una tontería “, dice Richard Portes, un experto en política financiera europea en la London Business School. El LTRO, operaciones de refinanciación a largo plazo, es el nombre del programa del Banco Central Europeo de préstamos baratos para los bancos.”La cuestión para países como España es, ¿cómo va a reiniciar el crecimiento?”, dijo Portes (…)El primer ministro, Mariano Rajoy, presentará los presupuestos del gobierno de 2012 la próxima semana, en base a una previsión de que la economía se contraerá un 1,7 por ciento este año. Él ya ha declarado que España no puede cumplir con el objetivo de déficit original establecido de común acuerdo con la Comisión Europea –un 4,4 por ciento del PIB– y fijado un objetivo del 5,3% en su lugar.Pero incluso estas predicciones parecen optimistas. Citigroup pronostica que la economía de España se contraerá un 2,7% en 2012, sólo por detrás de Portugal y Grecia en la zona euro. El banco predice que 2013 no será mucho mejor, con la economía cayendo un 1,2% adicional.”Nos estamos acercando a 25 por ciento de desempleo”, dice Santiago Carbó Valverde, consultor financiero y profesor de economía en la Universidad de Granada. “Si usted aplica una medicina dura en un cuerpo débil, esto es lo que pasa”.Las tensiones sociales, que hasta ahora se aliviaron por el efectivo generado por la economía sumergida y el cojín de apoyo proporcionado por las extensas familias, están empezando a manifestarse. En España, 1,6 millones de hogares terminaron el año pasado sin un solo miembro con un trabajo oficial. Eso exige a personas como Dionisio Santamaría, un trabajador despedido de la construcción, visitar una obra de caridad religiosa aquí en el centro de Madrid cada mes para recoger más de 60 libras de pasta, azúcar, galletas y otros artículos básicos para ayudar a alimentar a su esposa y dos niños pequeños.A través del trabajo a tiempo parcial, se estima, la pareja gana unos 600 euros al mes, la mayoría de los cuales se destina a pagar el alquiler de su apartamento en Ciudad Lineal, un suburbio de Madrid. Él no ve ninguna luz al final del túnel. “Tengo cero expectativas de encontrar un trabajo real y normal”, dice.Por el momento, el Banco Central Europeo mantiene el apoyo a los bancos españoles lo que ayuda a aliviar la tensión en Madrid. Desde que el banco central comenzó en diciembre a ofrecer préstamos a tres años a tasas reducidas a los bancos europeos, las instituciones financieras españolas han sido uno de sus receptores más entusiastas. Les han prestado cerca de 200.000 millones de dólares a un interés del 1 por ciento. De esa suma, alrededor de un tercio ha sido utilizada para comprar deuda pública española a tasas considerablemente más altas, aumentando las ganancias de los bancos.”Están utilizando a los bancos para fijar artificialmente la deuda soberana”, dice Íñigo Vega, analista de banca española en Crédit Agricole Cheuvreux, en referencia al gobierno español. “Los bancos están haciendo esto por ser patrióticos y porque no tienen nada que perder. ¿Pero que sucederá en el segundo semestre de este año, cuando el BCE deje de prestar a tasas bajas?”Y con la economía española de regreso a la recesión, los bancos se muestran reacios a conceder préstamos a los prestatarios más arriesgados. La semana pasada, el banco central de España dijo que la morosidad alcanzó 7,9%. El Sr. Vega dice que la cifra real puede ser el doble de ese nivel.Mientras tanto, el mercado de la vivienda sigue en caída libre, en el cuarto trimestre de 2011 los precios de las viviendas se hundieron un 11,2% respecto al año anterior.La restricción del crédito a los prestatarios ordinarios, por su parte, es una mala noticia para los propietarios de negocios como Jesús Gabino, que dirige una empresa de servicios de construcción en Toledo.A medida que el mercado de la vivienda se derrumbó, dice el Sr. Gabino, la caja de ahorros le recortó la línea de crédito a 15.000 euros, desde los 130.000 euros que mantenía antes, lo que contribuyó a su dolorosa decisión de despedir a 25 de los 30 trabajadores que habían empleado antes de la crisis financiera.”Obviamente somos de un sector que es el más afectado por la crisis, pero los bancos se han asegurado de que nos estemos hundiendo mucho más rápido”, dice Gabino.”Los bancos están pidiendo prestado hasta el último céntimo que sea posible al Banco Central Europeo”, añade, “sin poner nada de dinero a disposición de los clientes de larga data como nosotros.”

Deja una respuesta