En medio de las revueltas, ¿dónde está Arabia Saudí­?

“¿Cree que no hay ninguna posibilidad de que los jóvenes inquietos este reino -el 60 por ciento de la población es menor de 18 años, y el 28 por ciento de los jóvenes en edad de trabajar están desempleados- se sumen a la revuelta? El rey Abdullah bin Abdul Aziz no está de acuerdo con usted. El miércoles, el mandatario aterrizó en Riad después de una ausencia de tres meses en el extranjero para recibir tratamiento médico – y para alguien de 87 años de edad con una lesión en la espalda, parecí­a un hombre con mucha prisa.”

El Rey Hamad robablemente ha enviado una mala noticia al rey Abdullah: ya no tengo la opción de poner fin a este movimiento por la fuerza. No va a funcionar – y los americanos no me dejan. Lo que deja a Arabia Saudita con un par de opciones difíciles. Puede empujar a las fuerzas saudíes a través de la autovía para acabar con los chiítas de Bahrein, en lo que sería una versión árabe de la invasión soviética de Checoslovaquia. O puede dejar que el al-Khalifa pacte su poder, con la esperanza de que la infección democrática no se propague. (THE WASHINGTON POST) THE NEW YORK TIMES.- A medida que la administración Obama se enfrenta con una cascada de levantamientos en Oriente Medio, ha llegado a una conclusión descarnada: los monarcas de la región, es probable que sobrevivan, sus presidentes son más propensos a caer. En el mapa de rápida evolución que se extiende desde Marruecos hasta Irán, dos presidentes ya han caído: Hosni Mubarak y Ben Ali. Funcionarios del gobierno dicen que creen que el autoritario presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, se encuentra en una posición cada vez más frágil. Sin embargo, en Bahrein, el rey al-Khalifa, ha logrado hasta ahora capear una oleada de disturbios, ganando el apoyo norteamericano, a pesar de que sus fuerzas de seguridad actuaron brutalmente en la represión de los manifestantes. Las autoridades creen que el rey Abdullah de Arabia Saudita también es poco probable que sea destronado, mientras que los emires del Golfo Pérsico han escapado hasta ahora de los disturbios EEUU. The Washington Post En medio de las revueltas de Oriente Medio, ¿dónde está Arabia Saudita? Jackson Diehl Dos meses después de la revolución árabe, una señora muy gorda todavía tiene que cantar. Pero el regreso de Arabia Saudita –hogar de una quinta parte de las reservas de petróleo del mundo, y el más importante aliado árabe de Estados Unidos– puede ocurrir muy pronto. ¿Cree que no hay ninguna posibilidad de que los jóvenes inquietos este reino –el 60 por ciento de la población es menor de 18 años, y el 28 por ciento de los jóvenes en edad de trabajar están desempleados– se sumen a la revuelta? El rey Abdullah bin Abdul Aziz no está de acuerdo con usted. El miércoles, el mandatario aterrizó en Riad después de una ausencia de tres meses en el extranjero para recibir tratamiento médico – y para alguien de 87 años de edad con una lesión en la espalda, parecía un hombre con mucha prisa. Incluso antes de que su avión aterrizara, Abdullah había autorizado hasta 36 mil millones de dólares en nuevos subsidios de asistencia social para su gente – cerca de 2.000 dólares por cada saudita. Incluye préstamos a jóvenes saudíes para comprar casas, casarse y comenzar un negocio, y un 15 por ciento de aumento salarial para los trabajadores del gobierno. A continuación acometió una liberación de presos y una remodelación de gobierno. Mientras tanto, entre los más o menos 50 hombres vestidos de blanco que esperaban en la pista para cumplir con Abdullah estaba el hombre que le preocupa más: el rey Hamad bin Isa al Khalifa de la nación vecina de Bahrein. Hace una semana, el régimen de Khalifa intentó sofocar por la fuerza el primer levantamiento popular en un emirato árabe – la solución patrocinada por Arabia Saudita. Fracasó, gracias en parte a la presión opuesta de Estados Unidos, que mantiene una flota en el puerto de Bahrein. Miles de manifestantes están acampados en el centro de la capital de Bahrein, Manama. Sus demandas, desde la perspectiva de Arabia son, al menos, alarmantes: una monarquía constitucional que permita acceder al poder a la mayoría chiíta reprimida – y tal vez deponer a la familia Al Khalifa, que es suní. Observando de cerca están los 2 millones de chiítas de la provincia oriental de Arabia Saudita rica en petróleo, que también son una mayoría marginada en su región y que están separados de Bahrein por un terraplén de 16 kilómetros. El Rey Hamad probablemente ha enviado una mala noticia al rey Abdullah: ya no tengo la opción de poner fin a este movimiento por la fuerza. No va a funcionar – y los americanos no me dejan. Lo que deja a Arabia Saudita con un par de opciones difíciles. Puede empujar a las fuerzas saudíes a través de la autovía para acabar con los chiítas de Bahrein, en lo que sería una versión árabe de la invasión soviética de Checoslovaquia. O puede dejar que el al-Khalifa pacte su poder, con la esperanza de que la infección democrática no se propague. La invasión es una posibilidad real: las tropas de Arabia ya ayudaron a sofocar una rebelión chiíta en Bahrein en la década de 1990. A principios de esta semana, el Consejo de Ministros saudita publicó una declaración del tipo de Brezhnev, como: "El reino se ocupará del hermano Estado de Bahrein con todas sus capacidades". Una gran cantidad de expertos en Washington están convencidos de que los saudíes no dudarán en actuar si el régimen de Bahrein parece en peligro. Pero la invasión podría llevar a Arabia Saudita a un conflicto directo con la administración Obama, que apuesta por la vía de reformas en Bahrein. Incluso podría generar una división histórica en una alianza con 65 años de antigüedad. Por lo menos, un paquete de ventas de armas de 60 mil millones dólares acordado entre Washington y Riad estaría en peligro. Abdullah no tiene aprecio por Obama, despreció la solicitud del presidente de EEUU para ayudar en el proceso de paz árabe-israelí y echó chispas cuando Obama retiró su apoyo al hombre fuerte de Egipto, Hosni Mubarak. Según el New York Times, la última de sus dos llamadas telefónicas durante la crisis de Egipto "terminó en un fuerte desacuerdo." Sin embargo, yo apuesto porque Abdullah será más un Gorbachov que un Brezhnev. En vez de invadir, es más probable que abrace la estrategia de tratar de salir a flote de las oleadas árabes de cambio antes de que sea demasiado tarde. Esto se debe a que Abdullah ha iniciado este camino antes. Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, en el que participaron 15 saudíes, el entonces príncipe comenzó a planear con cautela la liberalización de su sistema económico y político. Uno de sus más cercanos consejeros era un graduado de Georgetown de 40 años, llamado Adel al Jubeir – que desde 2007 ha sido el embajador saudita en Washington. En una entrevista en 2003, Jubeir me indicó un amplio programa de reforma política: unas primeras elecciones, en las organizaciones profesionales de periodistas y médicos, así como en las universidades, a continuación, los municipios. La última sería una elección para el Consejo de la Shura, un cuasi-parlamento, que ahora designa Abdullah. "Si nos movemos de forma reflexionada y damos los pasos correctos, no veo por qué no podemos tener una sociedad con un Estado de Derecho, libertades civiles y elecciones", dijo Jubeir. Las elecciones municipales se llevaron a cabo debidamente en el año 2005. En 2009, cuando debían hacerse las siguientes, fueron canceladas. Las reformas de Abdullah, llevadas a cabo en gran parte debido a la presión de la administración Bush, se estancaron. Pero Jubeir todavía está en su entorno – de hecho, el rey acaba de ampliar su mandato en Washington. ¿Está la señora gorda lista para cantar? Pronto lo averiguaremos. THE WASHINGTON POST. 24-2-2011 EEUU. The New York Times EEUU intenta escoger a los ganadores en Oriente Mark Landler y Helene Cooper A medida que la administración Obama se enfrenta con una cascada de levantamientos en Oriente Medio, ha llegado a una conclusión descarnada: los monarcas de la región, es probable que sobrevivan, sus presidentes son más propensos a caer. En el mapa de rápida evolución que se extiende desde Marruecos hasta Irán, dos presidentes ya han caído: Hosni Mubarak, de Egipto y Zine el-Abidine Ben Ali de Túnez. Funcionarios del gobierno dicen que creen que el autoritario presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, se encuentra en una posición cada vez más frágil. Sin embargo, en Bahrein, el rey Hamad bin Isa al-Khalifa, ha logrado hasta ahora capear una oleada de disturbios, ganando el apoyo norteamericano, a pesar de que sus fuerzas de seguridad actuaron brutalmente en la represión de los manifestantes. Las autoridades creen que el rey Abdullah de Arabia Saudita también es poco probable que sea destronado, mientras que los emires del Golfo Pérsico han escapado hasta ahora de los disturbios. Incluso en Jordania, donde estallaron graves protestas, el Rey Abdullah II ha maniobrado hábilmente para mantenerse en el poder, a pesar de que todavía tiene que enfrentarse a la inquieta población palestina. Este patrón de los reyes de mantenerse en el poder influye en la respuesta del gobierno a la crisis: Estados Unidos ha enviado diplomáticos de alto nivel en los últimos días para ofrecer tranquilidad y consejos a los monarcas – incluso los que llevan los gobiernos más sofocantes. Pero mantiene las distancias con los presidentes autocráticos en su lucha por el poder. A fin de cuentas, es más un cálculo de los intereses estadounidenses que cualquier otra cosa. "Lo que las monarquías tienen a su favor son que a las familias reales les permiten estar por encima de la refriega, hasta cierto punto", dice Kenneth M. Pollack, director del Centro Saban para Políticas sobre Medio Oriente de la Brookings Institution. "Les permite destituir al gobierno sin despedirse a sí mismos." Muchos de los monarcas han mantenido a gobiernos tan represivos como los presidentes. Y el cálculo de América de que puedan mantenerse en el poder tiene mucho que ver tanto con las estructuras religiosas, demográficas y económicas de los países como con la naturaleza de los gobiernos. Los presidentes árabes pretenden haber sido elegidos democráticamente, aunque la mayoría de sus elecciones están amañadas. Su barniz de legitimidad se desvanece cuando las quejas acumuladas en sus sociedades explotan. La mayoría de los presidentes gobiernan los países más poblados, sin la riqueza del petróleo de las monarquías del Golfo, que les permitiría aplacar a sus poblaciones con recortes de impuestos y aumentos de sueldo, como los reyes de Arabia Saudí y Jordania han hecho recientemente. Los estadounidenses reconocen que no tienen más remedio que apoyar a países como Arabia Saudita, y que todas las situaciones pueden cambiar rápidamente. Un ejemplo de ello es Libia, donde el coronel Muammar el-Gaddafi –ni un rey ni un presidente– ha sido llevado al borde del colapso a una velocidad vertiginosa. El jueves, el gobierno volvió a fallar al evacuar a los diplomáticos y otros ciudadanos estadounidenses de Libia. Un transbordador fletado por el gobierno de Estados Unidos permaneció amarrado en un muelle en la capital, Trípoli, incapaz de navegar a Malta por mar gruesa en el Mediterráneo. Los 285 pasajeros están a salvo, según el portavoz del Departamento de Estado, Philip J. Crowley, pero no pueden abandonar el barco, que dijo que es vigilado por las fuerzas de seguridad libias. Un hotel en la calle del muelle ha sido escenario de enfrentamientos armados entre los rebeldes y los partidarios del coronel Gadafi, dijeron testigos. La estancada evacuación ha llevado a la administración de Obama a atemperar sus condenas al gobierno el coronel Gadafi, porque a los funcionarios les preocupa que el gobierno libio podría tomar como rehenes a los estadounidenses. Pero el señor Crowley dijo el jueves que Estados Unidos apoyaría una propuesta europea de expulsar a Libia del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, cuando se reúna en Ginebra el lunes. Al contrario que en el caso de Egipto, donde el presidente Obama habló por teléfono con el Sr. Mubarak varias veces durante la crisis, ni él ni ningún otro funcionario estadounidense ha hablado con el coronel Gadafi desde que estalló la violencia. La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton no pudo llegar a hablar con el ministro de Relaciones Exteriores, Koussa Moussa, dijo el Sr. Crowley, citando un fallo técnica. El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, William J. Burns, habló dos veces con el Sr. Koussa, dijo, y expresó la "preocupación" de la administración porque que Libia siga cooperando con la evacuación. La comunicación esporádica de América con Libia contrasta con las llamadas telefónicas regulares que Obama y Clinton han llevado a cabo con los monarcas árabes. El rey Abdullah de Arabia Saudí presionó a Obama en al menos dos conversaciones para el mantenimiento de Mubarak. Desde su salida, dijo un funcionario del gobierno, las autoridades saudíes han expresado algunas dudas sobre su apoyo al antiguo líder egipcio. Hasta ahora, los reyes parecen estar aguantando. El gobierno es optimista en que la familia real saudí sobrevivirá a cualquier trastorno, aunque algunos reconocen que malinterpretaron las perspectivas de cambio en Egipto. A principios de esta semana, el rey Abdullah, regresó a casa tras tres meses de tratamiento médico en el extranjero, anunciando un aumento de 10 mil millones de dólares en gasto social para ayudar a los jóvenes a casarse, comprar casas y abrir negocios. La administración ha instado a Arabia Saudita a no obstaculizar los intentos del rey Hamad para llevar a cabo reformas en Bahrein, una isla unida a Arabia Saudita por una autovía y dependiente del apoyo político y económico de los saudíes. Arabia Saudita está conmocionada por la perspectiva de que la mayoría musulmana chiíta de Bahrein esté ganando más poder político, a expensas de sus gobernantes sunitas, en parte debido a que Arabia Saudita tiene una importante población chiíta en el este. Funcionarios estadounidenses han tratado de llamar su atención insistiendo en que las concesiones hechas por Bahrein, donde las naves de la Quinta flota están estacionadas, han sido como una señal de que las protestas pueden presionar al rey y el príncipe heredero, que encabezará el diálogo con los manifestantes, en la dirección correcta. Del mismo modo, en Jordania, el rey Abdullah, quien se enfrenta a una situación difícil debido a su mayoría de población palestina, ha señalado su disposición a ceder algo de poder a un gobierno electo o parlamento. Algo que funcionarios estadounidenses y expertos independientes dicen que creen que le permitiría mantenerse en el poder. La esperanza clara de la administración es que todos estos reinos finalmente se conviertan en monarquías constitucionales. "Este enfoque de Jordania o Bahrein es el enfoque correcto, son los países que se han movido en la dirección correcta, pero no lo suficiente", dijo Elliott Abrams, asesor de Oriente Medio en la administración Bush, que ha sido un crítico frecuente de la administración de Obama . "La Monarquía constitucional es una forma de democracia." Ha habido mucho menos disturbios en otros estados del Golfo Pérsico, como los Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Kuwait – en parte, dicen los expertos, porque son estados de bienestar esencialmente reales, donde los ciudadanos no pagan impuestos y son atendidos por el gobierno. En los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, cuando un ciudadano se casa con otro ciudadano, el gobierno ayuda a pagar la boda e incluso a comprar una casa. Aún así, señaló un funcionario de la administración, el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed, recientemente recorrió las zonas menos prósperas de los Emiratos Árabes Unidos para sostener reuniones con ciudadanos – los que es por lo menos un guiño a la democracia. "Las sociedades verdaderamente ricas como Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, tienen mayores ventajas", dice Ted Kattouf, un ex embajador de Estados Unidos en Siria. En muchos aspectos, añadió, "las monarquías tienen más legitimidad que las repúblicas." En Yemen, la falta de legitimidad asola al presidente Saleh y la perspectiva de la inestabilidad plantea problemas de seguridad nacional para Estados Unidos, que ha tenido el apoyo del gobierno para las operaciones de lucha contra el terrorismo. Los manifestantes exigen su renuncia, incluso después de que se comprometiera a no buscar la reelección. La administración está impulsando al Sr. Saleh –un astuto autoritario que ha manipulado las tribus en su país para aferrarse al poder durante 30 años– para revivir un estancado esfuerzo de reforma constitucional, aunque un funcionario expresó su pesimismo sobre la posibilidad de progreso. "Las repúblicas –y por lo tanto, los presidentes– son los más vulnerables, porque se supone que deben ser democracias, pero en última instancia, no lo son", dijo un diplomático árabe, que habló bajo condición del anonimato. "Pretenden que las personas tienen voz, pero esta voz no existe. Con la monarquía, nadie pretende que haya una democracia." THE NEW YORK TIMES. 24-2-2011

Deja una respuesta