The Old Man & the Gun

El último gran golpe de Redford

Robert Redford se despide de la interpretación con The Old Man & the Gun.

Robert Redford interpreta, junto a una maravillosa Sissy Spacek y a un brillante Casey Affleck, a Forrest Tucker, un atracador de bancos; el ladrón amable que llegó a robar 60 bancos en un solo año.

El film está basado en un artículo escrito por el periodista David Grann en The New Yorker, titulado “The Old Man and the Gun”, en una clara referencia al clásico de Ernest Hemingway, sobre la vida de un jubilado en Florida que prefiere robar bancos a una dulce jubilación.

Forrest Tucker empezó su brillante carrera criminal a los 15 años y siguió robando bancos cuando tenía 78 años y una cirugía coronaria. Sin violencia, siempre con una sonrisa, Tucker robaba en todas las ocasiones trajeado y con zapatos spectators; el juez que le condenó dijo de él: “Hay que reconocer que el tipo tiene estilo”. Maestro de la evasión, llegó a fugarse de la prisión 18 veces con éxito, entre ellas de la famosa Alcatraz. Su último golpe lo dio con 78 años.

Un viejo policía dijo de él: “Una vez me senté con él y le dije ―Seguramente una forma más fácil de ganarse la vida―, él [Tucker] me miró y me dijo ―No estoy hablando de ganarme la vida, solo estoy hablando de vivir―”.

Metáfora de la carrera como actor de Redford, The Old Man & the Gun es su último gran golpe. The Old Man & the Gun es un traje a medida, una declaración de amor de Redford por el cine y por esos estafadores y atracadores, granujas encantadores que anhelan libertad y que le convirtieron en una estrella.

Actor, director, productor y mecenas del cine independiente, sus dos primeras grandes actuaciones llegarían con La jauría humana (1966), junto a Marlon Brando, y la adaptación teatral de Descalzos por el parque (1967), con Jane Fonda. Poco después llegaría Dos hombres y un destino (1969), coprotagonizada con Paul Newman. Aunque trabajó con las actrices más deslumbrantes, su mejor pareja fue siempre Paul Newman.

Abanderado del cine independiente, impulsó del Festival de Sundance. Fue precisamente su personaje Sundance Kid, el forajido más emblemático de su carrera, el que daría nombre al festival.

El director Sydney Pollack dirigió al mejor Redford en películas memorables, como Las aventuras de Jeremiah Johnson, Los tres días del cóndor,sobre los oscuros fondos de la CIA, Memorias de África, junto con Meryl Streep poseída por la fuerza salvaje del continente negro, o Tal como éramos, una película amarga que narra la castración de la América progresista.

Deja una respuesta