Euskadi

El PNV paraliza la asignatura sobre la historia de ETA por la polémica

Historiadores y víctimas han reaccionado contra el relato de ETA que el gobierno vasco quiere imponer en las aulas

Cuando se subvierte la memoria, presentando a ETA como respuesta a la represión franquista, borrando que el terror se uso para imponer un proyecto fascista o eliminando la lucha de las víctimas, no solo se está condenando a las jóvenes generaciones a la peor de las desmemorias. Se está eliminando la posibilidad de crear anticuerpos ideológicos contra el negro terror y sus ponzoñosas justificaciones.

Por eso historiadores y víctimas han reaccionado contra el relato de ETA que el gobierno vasco quiere imponer en las aulas. Se trata de las unidades didácticas “Herenegun” (Anteayer), que se proponen para los alumnos vascos de entre 15 y 18 años, de 4º de la ESO a 2º de bachillerato. «Heregun» está dirigido por el secretario de Derechos Humanos del gobierno vasco, y se basa en un programa especial sobre la historia de ETA emitido por la ETB, titulado “Las huellas perdidas”. No se trata de la versión de Bildu, sino de la del PNV. 

Del relato que querían llevar a las aulas desaparecen los amenazados, los exiliados, los escoltas o las cartas de extorsión. Quedan maquillados los reaccionarios objetivos de una violencia que no era ciega, sino que perseguía imponer por la fuerza un proyecto fascista, donde los vascos que no aceptaran dejar se ser españoles serían tratados como extranjeros y enemigos. Las víctimas más incómodas para el PNV -las asociaciones mayoritarias, AVT o Covite- quedan ignoradas. Lo mismo que el decisivo papel que en la derrota de ETA cumplirían las organizaciones de la rebelión democrática: el Foro de Ermua o Basta Ya. Nos vende la historia del «conflicto con España» y del beatífico (y falso) final ordenado sin vencedores ni vencidos”.

No es la última ni la peor subversión. La ETB (televisión autonómica) emitió hace pocas semanas, en prime time, el polémico documental ‘Ventanas al interior’, sobre la vida del máximo dirigente de ETA (desde 1993 hasta su detención en 2004) Mikel Antza. Un documental que tiene el propósito confeso de mostrar el «lado más humano» de los presos de ETA a partir de las historias personales de Antza y otros cuatro reclusos de la banda terrorista. «No se conoce al Mikel hombre, padre, militante…», dice el filme.

Antza el dirigente del grupo que más tiempo estuvo al frente de la organización terrorista. Fue el artífice de la «socialización del terror», de la intensificación de la kale borroka o del secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco. Bajo su dirección ETA ejecutó a 109 personas. 

Blanquear el fascismo, «humanizar» a los máximos responsables del terror es una ponzoña pegajosa. Es preciso no dar cuartel a los que quieren subvertir la memoria.

Deja una respuesta