El Senado USA declara la guerra monetaria a China

“La votación del Senado pone a la Casa Blanca en una posición delicada. Al igual que las anteriores administraciones, la Casa Blanca de Obama no es partidaria de enemistarse con los lí­deres chinos, cuya cooperación se necesita no sólo en cuestiones económicas, sino también en una serie de asuntos de seguridad nacional. Pero criticar a China sigue siendo popular entre el público, y muchos demócratas, incluidos los de los grandes estados industriales, dicen por ejemplo que la polí­tica monetaria china es injusta para los trabajadores de EEUU.”

El royecto de ley del Senado implica que EEUU imponga aranceles a otro país en el plazo de 90 días, si el Departamento del Tesoro estima que la moneda está "desalineada". Lo que es una norma menos rigurosa que la ley actual, para la que se requiere la demostración de que hay una manipulación intencionada. La legislación también permitiría que las industrias individuales pidieran al Departamento de Comercio subir los aranceles sobre los productos de sus competidores. En su forma actual, las políticas monetarias de un país se consideran un factor demasiado genérico como para justificar los aranceles sobre productos específicos. Muchos líderes de negocios, especialmente de las empresas globales, están en contra del proyecto de ley, y la Cámara de Comercio de EEUU envió la semana pasada una carta a los líderes del Senado diciendo que sería contraproducente. Pero esta posición no es unánime entre las empresas. (THE WALL STREET JOURNAL) REUTERS.- China advirtió a Washington que se "opone firmemente" a un proyecto de ley de EEUU destinado a obligar a Beijing a permitir que su moneda suba, diciendo que su aprobación podría conducir a una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo. En una respuesta coordinada, el banco central chino y los ministerios de comercio y relaciones exteriores, acusaron a Washington de "politizar" los problemas mundiales de divisas. "Utilizar la excusa del llamado ‘desequilibrio monetario’, es promover una escalada en el problema del tipo de cambio, la adopción de una medida proteccionista que viola gravemente las normas de la OMC y crear un serio malestar en las relaciones comerciales y económicas entre China y EEUU", dijo el portavoz de la cancillería Ma Zhaoxu en un comunicado publicado en la página web oficial del gobierno chino el martes. EEUU. The Wall Street Journal Una moción en el Senado pide sancionar a China por subvaluar su moneda Naftali Bendavid y Bob Davis El Senado votó el lunes seguir adelante con un proyecto de ley que castigaría a China por mantener el valor de su moneda bajo, provocando una dura respuesta de Pekín, que dijo que la medida perjudicaría gravemente las relaciones comerciales. El proyecto de ley, que permite a los legisladores desviar parte de la culpa de la mala situación de la economía de EEUU a otro país, ganó en el Senado controlado por los demócratas, con un fuerte voto bipartidista de 79 a 19. Pero tiene posibilidades inciertas en la Cámara controlada por los republicanos. Sus partidarios se quejan de que el yuan chino está subvaluado, lo que hace sus productos más baratos en los mercados mundiales. Se dice que un yuan más alto impulsaría las exportaciones de EEUU y crearía miles de empleos en Estados Unidos. Los opositores dicen que la relación chino-estadounidense se enfrenta a problemas mucho más grandes y que además, de llevarse a cabo, la medida exasperaría a China. El Banco Popular de China dijo el martes que teniendo en cuenta el factor de la inflación, el yuan se ha apreciado "mucho" y está cerca de un nivel equilibrado. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que el proyecto viola las normas de la Organización Mundial del Comercio y que su aprobación afectaría considerablemente las relaciones económicas y comerciales entre EEUU y China. Un portavoz del Ministerio de Comercio de China dijo que China está "profundamente preocupada" por el proyecto de ley. Shen Danyang dijo en un comunicado el martes que una razón importante para el déficit comercial de EEUU con China es que EEUU prohíbe la exportación de ciertos productos de alta tecnología a China, y pidió a EEUU que mejore la situación. Presionando para la apreciación del yuan no podrán resolver el desequilibrio comercial entre los dos países o ayudar a reducir el desempleo en EEUU, dijo. La votación del Senado pone a la Casa Blanca en una posición delicada. Al igual que las anteriores administraciones, la Casa Blanca de Obama no es partidaria de enemistarse con los líderes chinos, cuya cooperación se necesita no sólo en cuestiones económicas, sino también en una serie de asuntos de seguridad nacional. Pero criticar a China sigue siendo popular entre el público, y muchos demócratas, incluidos los de los grandes estados industriales, dicen por ejemplo que la política monetaria china es injusta para los trabajadores de EEUU. "Ellos usan las reglas del libre comercio cuando les beneficia, y desprecian las reglas del libre comercio cuando les beneficia", dijo el senador Charles Schumer (demócrata por Nueva York), uno de los principales patrocinadores del proyecto de ley. "Durante años y años y años, los estadounidenses hacen una mueca, se encogen de hombros, pero nunca se hace nada efectivo" para poner fin a estas políticas. Los opositores al proyecto de ley dicen que en vez de provocar una potencial guerra comercial, los EEUU deben enfrentar sus propios problemas, como el creciente déficit presupuestario federal. "Es como que sabemos lo que tenemos que hacer, pero no lo vamos a hacer", dijo el senador Bob Corker (R., Tennessee). "Es como que tenemos que encontrar a un hombre del saco". Debido a que líderes de la Cámara se muestran reacios a aprobar el proyecto de ley, su futuro es incierto. El Congreso aprobó por abrumadora mayoría un proyecto de ley similar en septiembre de 2010, cuando los demócratas controlaban la Cámara, pero los líderes republicanos sostienen hoy que el nuevo proyecto de ley podría tener consecuencias no deseadas. El líder de la Mayoría Eric Cantor (R., Virginia) esquivó preguntas sobre la legislación el lunes, dirigiendo el foco a la Casa Blanca. "Tengo curiosidad por saber donde está la administración", dijo el Sr. Cantor. "Si hay prácticas comerciales desleales, debemos exigir a nuestros representantes de comercio de la administración que les hagan frente." El gobierno ha dicho algo. "Compartimos el objetivo que representa, que es lograr una mayor apreciación de la moneda china", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Sin embargo, agregó, "es importante que a medida que perseguimos ese objetivo, lo hagamos de una manera que sea … a la vez eficaz y consistente con nuestras obligaciones internacionales". Los partidarios esperan presionar políticamente para persuadir a los líderes de la Cámara para que pongan el proyecto a votación. En un reflejo de la potencia de la propuesta, por lo menos dos candidatos presidenciales republicanos, Mitt Romney y Jon Huntsman, se han manifestado a favor de castigar a China por sus políticas monetarias. "Espero que la votación del Senado de hoy despierte a la administración. Espero que la votación del Senado de hoy despierte a la Cámara", dijo el senador Lindsey Graham (R., SC), que apoyó el proyecto de ley, después de la votación. Sumándose a la presión, los tratados de libre comercio con Panamá, Corea del Sur y Colombia llegarán pronto al Senado. Los críticos de los pactos dicen que perjudicará a los trabajadores estadounidenses, y a los legisladores que apoyan el proyecto de ley sobre la moneda china les puede resultar más fácil votar a favor de los acuerdos comerciales. El proyecto de ley del Senado implica que EEUU imponga aranceles a otro país en el plazo de 90 días, si el Departamento del Tesoro estima que la moneda está "desalineada". Lo que es una norma menos rigurosa que la ley actual, para la que se requiere la demostración de que hay una manipulación intencionada. Muchos economistas coinciden en que la decisión de China de mantener el yuan artificialmente bajo hace que sea más difícil para los fabricantes con sede en EEUU, que compran sus productos y pagan a sus empleados en dólares, competir con sus rivales chinos. Pero el impacto real en la economía de EEUU es muy discutido. El Fondo Monetario Internacional dice que la moneda china está "sustancialmente" infravalorada, pero que la cantidad exacta es difícil de precisar. Un trabajo del fondo del Instituto de Política Económica decía recientemente que el déficit comercial de EEUU con China destruyó 2,8 millones de empleos entre 2001 y 2010, pero algunos lo objetan. Un estudio de la Reserva Federal de St. Louis dice que un apreciación de la moneda china no produciría empleos en EEUU "en un grado significativo", ya que una gran parte del trabajo productivo se desplazaría a otras partes de Asia. China ha enfrentado durante años la presión para que el valor de su moneda suba. Cuando la presión se calienta, el país por lo general aumenta el valor de la moneda un poco. Pero con la desaceleración de la economía global, el banco central chino está obligado a tener en cuenta la presión interna para frenar el ritmo ya moderado de apreciación de la moneda. China también se enfrenta a un cambio de liderazgo el año que viene, y es poco probable que los altos funcionarios de Beijing, mientras que se postulan para nuevos puestos de trabajo, adopten una apreciación más rápida, lo que sería visto como ayudar a los EEUU a expensas de China. La legislación también permitiría que las industrias individuales pidieran al Departamento de Comercio subir los aranceles sobre los productos de sus competidores. En su forma actual, las políticas monetarias de un país se consideran un factor demasiado genérico como para justificar los aranceles sobre productos específicos. Muchos líderes de negocios, especialmente de las empresas globales, están en contra del proyecto de ley, y la Cámara de Comercio de EEUU envió la semana pasada una carta a los líderes del Senado diciendo que sería contraproducente. Pero esta posición no es unánime entre las empresas. Los miembros de la Asociación Nacional de Fabricantes se dividen sobre el asunto, por lo que el grupo no ha tomado ninguna posición. THE WALL STREET JOURNAL. 4-10-2011 R. Unido. Reuters China amenaza a Washington si EEUU aprueba la ley sobre su moneda David Stanway y Aileen Wang China advirtió a Washington que se "opone firmemente" a un proyecto de ley de EEUU destinado a obligar a Beijing a permitir que su moneda suba, diciendo que su aprobación podría conducir a una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo. En una respuesta coordinada, el banco central chino y los ministerios de comercio y relaciones exteriores, acusaron a Washington de "politizar" los problemas mundiales de divisas. El proyecto de ley para ser debatido en los Estados Unidos esta semana viola las normas de la Organización Mundial del Comercio y obligar a la apreciación del yuan podría debilitar los esfuerzos conjuntos para reactivar la economía mundial, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores. "Utilizar la excusa del llamado ‘desequilibrio monetario’, es promover una escalada en el problema del tipo de cambio, la adopción de una medida proteccionista que viola gravemente las normas de la OMC y crear un serio malestar en las relaciones comerciales y económicas entre China y EEUU", dijo el portavoz de la cancillería Ma Zhaoxu en un comunicado publicado en la página web oficial del gobierno chino el martes. "China expresa su firme oposición" Senadores de EEUU votaron el lunes para abrir esta semana un debate sobre la Reforma de la Ley de Cambio de divisas en 2011, lo que permitiría que el gobierno de EEUU impusiera aranceles compensatorios sobre los productos de países que encuentre que subsidian sus exportaciones mediante la desvalorización de sus monedas. Los legisladores de EEUU, con vistas a las elecciones de 2012, dijeron que la infravaloración de la moneda china ha costado empleos en Estados Unidos y que un tipo de cambio más justo serviría para ayudar a reducir un déficit comercial anual de 250.000 millones de dólares. Ma instó a los legisladores de EEUU a "adoptar una visión más amplia del comercio chino-estadounidense y la cooperación económica" y "abandonar el proteccionismo". Repitió la posición de Pekín de que continuará reformando gradualmente su política monetaria, "reforzando la flexibilidad del tipo de cambio del renminbi." Culpar a China La votación del lunes refuerza las perspectivas para que el proyecto de ley sea aprobado por el Senado esta semana, pero las perspectivas para su discusión en la Cámara de Representantes no son claras. Si el proyecto se aprobara en ambas cámaras, presentaría al presidente Barack Obama una difícil decisión sobre si se debe firmar una legislación popular con el riesgo de una guerra comercial con Pekín, o aplicar el veto para adoptar un enfoque más diplomático. "Mis colegas, tanto demócratas como republicanos, coinciden en que las acciones deliberadas de China de devaluar su moneda dan a sus productos una ventaja competitiva injusta en el mercado", dijo el líder mayoritario del Senado Harry Reid. China se ha negado sistemáticamente a las reclamaciones de que sus políticas son responsables de los desequilibrios comerciales y ka alta tasa de desempleo en los Estados Unidos, diciendo que la culpa es de problemas estructurales. "En general, se entiende que la tasa de cambio del renminbi no es la causa de los desequilibrios comerciales entre China y EEUU", dijo Ma. El Banco central de China dijo en un comunicado que el proyecto no tiene en cuenta los problemas subyacentes en la economía de EEUU. "El proyecto de ley sobre el yuan aprobado por el Senado de EEUU no resolverá sus problemas, como el ahorro insuficiente, el elevado déficit comercial y la alta tasa de desempleo, sino que puede afectar gravemente a todo el progreso de la reforma China de su régimen de tipo de cambio del yuan, y también puede conducir a una guerra comercial que no les gustará ver". La moneda china se ha apreciado un 7% desde junio de 2010, cuando el banco central decidió adoptar un tipo de cambio más flexible, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Ma, agregando que Bijing continuará de forma "proactiva" su reforma "gradual". El banco central agregó que la inflación de China ya había empujado la tasa de cambio real de yuan más "hacia el equilibrio." El portavoz del Ministerio de Comercio Shen Danyang dijo que Estados Unidos estaba tratando de trasladar a otros la culpa de sus propios fracasos. "Tratar de trasladar los conflictos nacionales a otro país es injusto y una violación de las reglas estándar internacional, y China expresa su preocupación", dijo en un comunicado emitido en la página web del ministerio. Guerra comercial Shen dijo que cualquier movimiento de Estados Unidos para obligar a la apreciación del yuan podría socavar los esfuerzos conjuntos para reactivar el crecimiento económico mundial, que tuvo otro golpe el lunes con datos que muestran que el sector manufacturero mundial se contrajo en septiembre por primera vez en más de dos años. "Va a debilitar los esfuerzos de China y Estados Unidos para unir sus manos y juntos promover la recuperación económica mundial", dijo. "La economía mundial está en un período complejo, delicado y cambiante, y por lo tanto es aún más necesario un entorno monetario internacional estable." Los críticos de EEUU con la política monetaria de China han ganado algo de impulso a medida que la debilidad de la economía de EEUU mantiene el desempleo por encima del 9% y se acercan las elecciones presidenciales de 2012. La aprobación del proyecto por el Senado controlado por los demócratas lo enviaría a la Cámara, que es dirigida por los republicanos tradicionalmente partidarios del libre comercio. La Cámara aprobó el año pasado con 99 votos republicanos un proyecto de ley sobre la moneda china, pero caducó porque el Senado no tomó ninguna medida. Este año, el proyecto ya cuenta con más de 200 co-patrocinadores de la Cámara de Representantes y sus partidarios esperan llegar esta semana a 218, el número necesario para aprobarlo. Sin embargo, los líderes republicanos no han mostrado un gran apetito para aprobar la legislación monetaria, y no está claro si el proyecto nunca se enfrentará a una votación en esa cámara. Al igual que con legislaciones similares en el pasado, la administración Obama no ha tomado una postura pública sobre el proyecto de ley, aunque el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo el lunes que el presidente comparte "el objetivo que representa." Los críticos del proyecto de ley también advirtieron sobre el riesgo de una guerra comercial con China –uno de los mercados de más rápido crecimiento para los productos de EEUU– en el momento en que una economía global débil menos puede permitírselo. El Comité de Emergencia para el Comercio de América ha calificado el proyecto de ley como "un enfoque unilateral altamente perjudicial que socava los esfuerzos más amplios para hacer frente a la infravaloración de la moneda china." También dijo que el proyecto era poco probable que pasará el examen de la Organización Mundial del Comercio y abriría la puerta a las represalias chinas, "en detrimento de las exportaciones de EEUU y el empleo." La decisión del Senado fue una señal de que China está siendo un chivo expiatorio para las economías occidentales, dijo Wang Jun, investigador del Centro para Intercambios Económicos Internacionales de China. "Tal vez Estados Unidos no será el único país ni el último en hacerlo. Con el agravamiento de la crisis de la deuda soberana europea, debemos estar en alerta máxima de que países de la zona euro también puedan presionar a China sobre la cuestión del tipo de cambio. "Tenemos que poner en marcha algunas medidas preventivas para devolver el golpe contra cualquier otro ataque", dijo Wang. REUTERS. 4-10-2011

Deja una respuesta