El referéndum, una estafa antidemocrática

El referéndum del 1 de octubre convocado por Puigdemont y el Govern es una estafa a los ciudadanos de Cataluña, a todos los demócratas. Es antidemocrático y reaccionario.

La ley de referéndum no cumple con los mínimos requisitos democráticos.

Se pretende aprobar en septiembre a menos de un mes del 1.O, la fecha del referéndum, sin tiempo para abordar un debate que permita poder expresarse a todas las opciones y a cada ciudadano decidir libremente. Y sin establecer un mínimo de participación.

Se cambia el reglamento para marginar al Parlament y a las fuerzas políticas de la oposición y aprobar de forma exprés las “leyes de desconexión” y la posible declaración unilateral de independencia. Saltando por encima del propio Estatut de Catalunya que exige una mayoría reforzada de dos tercios para “decisiones de especial transcendencia”.

¿Por qué si pretenden que el referéndum tenga efectos inmediatos, anunciando una declaración unilateral de independencia en 48 horas si ganara el sí aunque fuera por un solo voto, lo convocan sin las mínimas garantías democráticas?

Quieren un proceso exprés porque es una farsa antidemocrática que esconde sus verdaderos objetivos, que no son que los catalanes puedan expresarse libremente y decidir su futuro, sino crear las condiciones para una declaración unilateral de independencia, y un choque con el Estado que que genere un “caos” y atraiga la atención de los medios internacionales, y hacer pasar por el aro a la mayoría social que se opone a su camino para dividir a los catalanes entre sí y levantar un muro entre Cataluña y el resto de España.

Personalidades del arte y la cultura catalana rechazan el referéndum antidemocrático

“Yo no iría a votar a unas elecciones que no apelaran a la mayoría de la ciudadanía y que no fuera realmente vinculante”. Así ha manifestado Joan Manuel Serrat su rechazo al referéndum de Puigdemont. Serrat añade en sus declaraciones: “Deberían pasar cosas para que algo de tamaña importancia ocurra con las garantías que requiere una decisión tan grave”. Y señala que los ciudadanos han de estar informados “para que puedan decidir, y en situación de que su decisión no se vea coaccionada”.

Y como Serrat decenas de intelectuales, escritores, directores de cine y teatro y artistas se están pronunciando en contra de este referéndum.

“Un proceso descarriado” según el escritor Eduardo Mendoza, Premio Cervantes, que denuncia “la cantidad de cosas que no se han hecho por este problema”. Para Juan Marsé, otro escritor Premio Cervantes catalán, el referéndum es “rigurosamente incompatible con un Estado de Derecho”, y rechaza “el relato maniqueo del Govern, la desvergüenza y la impunidad con la que Puigdemont y Junqueras mienten al hablar en nombre del pueblo”.

El catedrático de Ciencia Política y decano de Derecho de la Universidad de Barcelona, Joan Botella ha escrito: “No hay una Junta del Censo, no hay ley electoral, no hay neutralidad de los convocantes; y se da la paradoja de que no está convocado, está anunciado verbalmente, y parece lógico que un referéndum de esta trascendencia cuente con una convocatoria que contemple un periodo amplio antes de su realización”.

Mario Gas, actor y director, “El Govern ha actuado con precipitación…”. Isabel Coixet, directora de cine: “El referéndum no cumple con los requisitos democráticos necesarios”.

Javier Mariscal, el diseñador de Cobi, la mascota de los Juegos Olímpicos del 92: “Si es como hasta ahora dicen que va a ser yo no quiero participar en una chapuza de algo que debería ser impecable”.

La lista de las personalidades del arte y la cultura catalana que, desde diferentes puntos de vista, rechazan el referéndum de Puigdemont y el Govern crece cada día que pasa. A los Serrat, Marsé, Coixet, Mendoza o Mariscal se están sumando: escritores como el académico Fernando Rico, Valentí Puig, Josep Ramoneda, la escritora Nuria Amat o el editor Jordi Herralde; el fundador y director del Teatre Lliure Lluis Pascual; la socióloga Patricia Soley-Beltrán

5 comentarios sobre “El referéndum, una estafa antidemocrática”

Deja una respuesta