El futuro de Irlanda es liberarse del rescate

“Las finanzas del Gobierno irlandés son como un cubo con un gran agujero con la forma de sistema bancario. Mientras que cualquier rescate medio serio se hubiera centrado en tapar ese agujero, el plan de rescate acordado ignora ostentosamente a los bancos, a excepción de reiterar la opinión del BCE-Honohan de que sus pérdidas serán sufragados por los contribuyentes irlandeses.”

El único ropósito del rescate de Irlanda fue asustar a los españoles en la línea de hacer una vívida demostración de que los rescates de la UE no son para los pusilánimes. Y el plan del BCE, a pesar de todo, ha funcionado. Dada la opción entre ser colgado como Irlanda –convertida en objeto de ridículo internacional, pagando precios exorbitantes por los fondos de rescate, y con sus ministros equiparables a un profesor universitario húngaro– o rectificar su rumbo, los españoles han elegido comprensiblemente este último. El BCE aplaudió y prestó a Irlanda el dinero para asegurar que los bancos que prestaron al Anglo Irish y por toda nación recuperaran su dinero, y ahora se encuentra en la situación de que, como consecuencia, los bancos que prestaron al Gobierno irlandés están en riesgo de perder la mayor parte de lo que prestaron. En otras palabras, la crisis bancaria de Irlanda se ha convertido en parte de la gran crisis europea de deuda soberana. Habida cuenta de la parálisis política de la UE, y de un Banco Central Europeo que considera que su tarea principal consiste en aplacar a los editores de tabloides alemanes, el resultado más probable de la crisis de la deuda europea es que, después de dos años o menos para permitir que los bancos franceses y alemanes acumulen reservas para pérdidas, las economías insolventes se verán obligadas a algún tipo de bancarrota. (THE IRISH TIMES) Irlanda. Irish Times El futuro de Irlanda depende de liberarse del rescate Morgan Kelly Con el Gobierno irlandés en camino a deber un cuarto de billón de euros en 2014, una bancarrota nacional prolongada y caótica se está convirtiendo en inevitable. Por el momento, mientras se asienta el polvo, los activos restantes del pasado de Irlanda, su reputación como un lugar seguro desde el cual hacer negocios, se han destruido. Irlanda se enfrenta a la ruina económica. Aunque la mayoría de la gente achaca nuestra ruina a la garantía bancaria de septiembre de 2008, el error real fue el de quedarse con las garantías de largo plazo después de haber quedado claro que las pérdidas de los bancos eran insoportables. La decisión original de Brian Lenihan de garantizar la mayor parte de los bonos de los bancos irlandeses fue un error, pero un error tan evidente y tan ridículo que fácilmente podría haber sido invertido. El momento ideal para haber revertido la garantía bancaria fue unos meses más tarde, cuando Patrick Honohan fue nombrado gobernador del Banco Central y asumió el control de facto de la política económica de Irlanda. Como un respetado experto académico en crisis bancarias, Honohan anunció a las autoridades internacionales que la garantía se había hecho a toda prisa y con poca información, y que sería reemplazada por una reestructuración en los bonos de los bancos que se canjearían por acciones. En cambio, Honohan pareció impasible ante la posible escala de las pérdidas bancarias, insistiendo en varias ocasiones en que eran "manejables". Como la mayoría de los economistas irlandeses de su generación, parecía creer que Irlanda era todavía la potencia exportadora de la década de 1990, en lugar del esquema de Ponzi alimentado por el crédito en que se había convertido desde el año 2000, y que la crisis bancaria no era peor que la crisis presupuestaria de la década de 1980, en gran parte fabricada por el gobierno. El aumento de la consternación sobre el juicio de Honohan cristalizó en escepticismo absoluto después de una extraordinaria entrevista con la cadena económica Bloomberg, el día 28 de mayo del año pasado. Después de asegurar una supervisión "bastante agresiva" de las pruebas de estrés de los bancos irlandeses por el Banco Central, aseguró que tendría a "los dos grandes bancos, seguros para finales de año. Creo que es una noticia muy buena, los bancos están flotando lejos de la dependencia del Estado y serán libres". El error de cálculo de Honohan sobre las pérdidas de los bancos ha resultado ser el más costoso error jamás realizado por un irlandés. Armado con las garantías de Honohan acerca de que las pérdidas de los bancos serían manejables, el gobierno irlandés entró con confianza en Little Bighorn y reembolsó a ​​los tenedores de bonos bancarios, incluso los que no habían sido garantizados por el esquema original. Esta política suicida culminó con la devolución de la mayoría de los bonos en circulación en septiembre pasado. El desastre llegó en cuestión de semanas. Nadie prestaba a los bancos irlandeses, por lo que los vencimientos de los bonos fueron pagados en gran parte con los préstamos de emergencia del Banco Central Europeo: en noviembre, los bancos irlandeses ya debían más de 60 mil millones de euros. A pesar de los agresivos recortes en el gasto público, la certeza de que las pérdidas de los bancos superarían con mucho las estimaciones de Honohan, llevó a los mercados financieros a detener los préstamos a Irlanda. El 16 de noviembre, los ministros de finanzas europeos instaron a Lenihan a aceptar un plan de rescate para detener el pánico que se extendía a España y Portugal, pero él se negó, argumentando que el gobierno irlandés tenía financiación hasta el verano siguiente. Aunque atacado por los medios de comunicación irlandeses por este comportamiento aparentemente delirante, Lenihan, por una vez, estaba haciendo precisamente lo correcto. Detrás de la negativa de Lenihan yacía la amenaza velada de que, a menos que se diera un trato adecuadamente generoso, Irlanda podría contener alegremente la respiración durante el tiempo suficiente para que España y Portugal, que necesitaban pedir prestado cada mes, se ahogaran. En esta etapa, con Lenihan buscando establecer una posición firme para explotarla en las negociaciones de búsqueda de un plan de rescate sólo para los bancos, intervino Honohan. Además de ser el principal asesor económico de Irlanda, también juega para el equipo contrario como miembro del consejo del Banco Central Europeo, cuyas decisiones está obligado a llevar a cabo. En la reunión mensual del BCE en Frankfurt el 18 de noviembre, Honohan anunció en RTÉ Radio 1 de la mañana de Irlanda, que Irlanda necesitaba un plan de rescate de "decenas de miles de millones". Rara vez a un ministro de finanzas le sido tan hábilmente cortada la cabeza por su gobernador del banco central. Por lo que la Doctrina Honohan de que las pérdidas de los bancos podían y debían ser pagadas por los contribuyentes irlandeses siguió su curso predecible con el colapso financiero y el rescate internacional del Estado irlandés. El último cartucho de Irlanda comenzó menos caóticamente de lo que cabría esperar. El FMI, que creía que los prestamistas debían pagar por su estupidez antes que llenar el bolsillo, presentó a los irlandeses un plan de recorte de 30 mil millones de euros en bonos garantizados en promedio en sus dos terceras partes. Lenihan estaba feliz, según una fuente que estaba allí, diciendo al equipo del FMI: "tú eres la salvación de Irlanda" El acuerdo fue torpedeado desde una dirección inesperada. En una conferencia telefónica con los ministros de finanzas del G7, el recorte de bonos fue vetado por EEUU. El secretario del Tesoro Timothy Geithner, como mostró su pago de 13.000 millones de dólares de AIG, de propiedad estatal, a Goldman Sachs, cree que los banqueros tienen prioridad sobre los contribuyentes. El único que habló a favor de los irlandeses fue George Osborne del Reino Unido, pero Geithner, como siempre, se salió con la suya. Una lección instructiva, aunque dolorosa, de la medida del poder blando de EEUU, y sobre quiénes son nuestros amigos en realidad. Las negociaciones fueron cuesta abajo desde entonces. Por un lado estaba el Banco Central Europeo, representando descaradamente a los acreedores de Irlanda e insistiendo en la devolución total de las obligaciones bancarias. En el otro estaba el FMI, argumentando que los contribuyentes irlandeses harían bien en equilibrar las cuentas de su gobierno, y mucho menos en pagar las pérdidas de los bancos privados. ¿Y los irlandeses? Del lado del BCE, naturalmente. En estas circunstancias, el BCE se fue con todo lo que quería. El FMI se mostró mordaz con la actuación de Irlanda, con un miembro del personal describiendo el afán de algunos negociadores irlandeses por estar del lado del BCE como la existencia de fuertes elementos del síndrome de Estocolmo. El rescate representó casi el mismo escándalo para el FMI como para Irlanda. El FMI se vio superado por los negociadores del BCE, cuya baja opinión no se esfuerzan por ocultar. Más importante aún, el FMI se vio obligado por la obstinación de Geithner y la cobardía, o peor aún, de los irlandeses a que prestaran su visto bueno, y 30 mil millones de euros de su capital, a un acuerdo que sus negociadores reconocen en privado terminará con la quiebra de Irlanda. Prestar a un Estado insolvente, que no tiene esperanza de reducir su deuda lo suficiente como para pedir prestado de nuevo en los mercados, rompe la regla más fundamental del FMI, y abrió un acalorado debate que continúa sobre la legalidad del acuerdo con Irlanda. Seis meses después, con la calificación de la deuda pública irlandesa un escalón por encima de la basura y la corrida bancaria irlandesa comenzando a transmitirse a los ahorros de los hogares, podría parecer que el rescate de Irlanda del pasado mes de noviembre ha terminado ya en un fracaso absoluto. Por el contrario, en lo que a los arquitectos del BCE se refiere, el plan de rescate ha resultado ser un éxito rotundo. Lo único que usted necesita entender sobre el rescate de Irlanda es que no tiene nada que ver con una reparación de las finanzas de Irlanda lo suficientemente buena como para permitir que el Gobierno irlandés pudiera volver a pedir préstamos de nuevo en los mercados de bonos a un precio razonable: lo que la gente normalmente piensa que hace un plan de rescate. Las finanzas del Gobierno irlandés son como un cubo con un gran agujero con la forma del sistema bancario. Mientras que cualquier rescate medio serio se hubiera centrado en tapar ese agujero, el plan de rescate acordado ignora ostentosamente a los bancos, a excepción de reiterar la opinión del BCE-Honohan de que sus pérdidas serán sufragados por los contribuyentes irlandeses. Trate de imaginar que el Banco de Inglaterra insistiera en que Northern Rock hubiera sido rescatado por el Ayuntamiento de Newcastle y se hará una idea de la seriedad con que el BCE espera que el plan de rescate de Irlanda funcione. En cambio, el único propósito del rescate de Irlanda fue asustar a los españoles en la línea de hacer una vívida demostración de que los rescates de la UE no son para los pusilánimes. Y el plan del BCE, a pesar de todo, ha funcionado. Dada la opción entre ser colgado como Irlanda –convertida en objeto de ridículo internacional, pagando precios exorbitantes por los fondos de rescate, y con sus ministros equiparables a un profesor universitario húngaro– o rectificar su rumbo, los españoles han elegido comprensiblemente este último. Pero ¿por qué era necesario, o al menos conveniente, para la UE obligar a un colapso económico en Irlanda para asustar a España? La respuesta se remonta a una falla fundamental, y potencialmente fatal, en el diseño de la zona del euro: la falta de medios de cualquier tipo para hacer frente a los grandes bancos insolventes. En el pasado, cuando el euro estaba diseñándose a mediados de la década de 1990, nunca se le ocurrió a nadie que bancos grandes y prudentes, como Allied Irish Bank y Bank of Ireland, estarían dirigidos débilmente por antiguos jugadores de rugby, que podrían pedir prestado miles de millones en el extranjero, y perderlo todo en dudosos préstamos inmobiliarios. Si el colapso se hubiera limitado a los bancos irlandeses, algún tipo de acuerdo de rescate podría haber sido improvisado, pero persiste la sospecha de que muchos bancos españoles –que inflaron una burbuja inmobiliaria casi tan exuberante como la de Irlanda, pero en la novena economía más grande del mundo– se esconden pérdidas tan grandes como las que hundieron a sus homólogos de Irlanda. Caso único en el mundo, el Banco Central Europeo no tiene detrás de él la capacidad de un gobierno central que pueda recaudar impuestos. Para rescatar un sistema bancario tan grande como el español, se requeriría un compromiso masivo de recursos de los países europeos a un Fondo Monetario Europeo: algo tan políticamente complejo y económicamente costoso que sólo se considerará en caso de urgencia, para evitar el colapso de la zona euro. Es más fácil por el momento que el BCE mantenga los dedos cruzados para que España salga por sí misma, animada por el escarmiento que hizo con los irlandeses. La insolvencia de Irlanda es ahora menos una cuestión de economía que de aritmética. Si todo va según lo previsto, como casi siempre ocurre, la deuda del gobierno de Irlanda superará los 190.000 millones de euros para el año 2014, con otros 45 mil millones en el NAMA [Agencia Nacional para la Gestión de Activos, creado en abril de 2010 para comprar activos tóxicos de la banca privada irlandesa] y 35 mil millones en la recapitalización bancaria, lo que hace un total de 270 mil millones, más lo que ha perdido el Banco Central de Irlanda con sus préstamos de emergencia. Restando el valor probable de los bancos y de los activos de NAMA, (….) la deuda final será de unos 220.000 millones, y creo que va a estar más cerca de los 250 mil millones, pero estas diferencias son irrelevantes: en cualquier caso estamos hablando de una deuda pública que es de más de 120.000 euros por trabajador, o un 60% mayor que el PIB. Los economistas tienen como regla general que una vez que su deuda nacional supera su renta nacional, una economía pequeña está en peligro de quiebra (las grandes economías, como Japón, puede ir mucho más allá). Irlanda está ahora en una zona roja en la que algunos cambios marginales en los términos del rescate no suponen ninguna diferencia: nos vamos de cabeza al Hudson. El BCE aplaudió y prestó a Irlanda el dinero para asegurar que los bancos que prestaron al Anglo Irish y por toda nación recuperaran su dinero, y ahora se encuentra en la situación de que, como consecuencia, los bancos que prestaron al Gobierno irlandés están en riesgo de perder la mayor parte de lo que prestaron. En otras palabras, la crisis bancaria de Irlanda se ha convertido en parte de la gran crisis europea de deuda soberana. Habida cuenta de la parálisis política de la UE, y de un Banco Central Europeo que considera que su tarea principal consiste en aplacar a los editores de tabloides alemanes, el resultado más probable de la crisis de la deuda europea es que, después de dos años o menos para permitir que los bancos franceses y alemanes acumulen reservas para pérdidas, las economías insolventes se verán obligadas a algún tipo de bancarrota. No se equivoquen: mientras que la quiebra del gobierno es casi el estado normal de cosas en lugares como Grecia y Argentina, para un país como Irlanda, que cotiza en su reputación como un lugar seguro para hacer negocios, una bancarrota sería catastrófico. Las quiebras soberanas se prolongan durante años a medida que los acreedores esperan mejores condiciones, o venden a los llamados fondos buitre que se dedican a entablar litigios interminables en el extranjero para que los bienes nacionales, como los aviones, sean incautados con la esperanza de que puedan significar una molestia suficiente como para que les paguen. Peor aún, una quiebra no puede hacer nada para reparar las finanzas de Irlanda. Teniendo en cuenta los otros compromisos del Estado irlandés (a los bancos, al NAMA, a la Unión Europea, al BCE y al FMI), para que una quiebra retornara la deuda pública a un nivel sostenible, los tenedores de bonos del gobierno tendrían que darlos más o menos por liquidados. Desafortunadamente, la mayoría de los bonos del gobierno irlandés están en manos de bancos y compañías de seguros irlandesas. En otras palabras, nos hemos embarcado en un juego inútil de pasar el paquete de insolvencia: en primer lugar de los bancos al Estado irlandés, y de lado del Estado de nuevo a los bancos y las compañías de seguros. El resultado final es probable que sea ver a Irlanda como una especie de protectorado de la UE, la respuesta de Europa a Puerto Rico. Supongamos que no queramos seguir nuestro camino actual hacia una bancarrota dirigida por el BCE y a la espiral de la ruina nacional, ¿hay algo que podríamos hacer? Mientras que el profesor Honohan tiró deportivamente nuestras mejores cartas en septiembre pasado, todavía hay una salida que, aunque no sin dolor, es mucho menos dolorosa que lo que Europa tiene en mente para nosotros. La supervivencia nacional exige que Irlanda se libre del rescate. Esto a su vez exige del Gobierno que haga dos cosas: desconectarse de los bancos, y llevar su presupuesto al equilibrio de inmediato. En primer lugar los bancos. Si bien el BCE no quiere rescatar a los bancos irlandeses, no puede dejar que su colapso sea el inicio de una ola de pánico que arrase en toda Europa. Así, cada vez que uno de ustedes expresa su desaprobación hacia los bancos irlandeses moviendo sus ahorros a un banco de propiedad extranjera, el banco irlandés va y reemplaza su dinero con los préstamos de emergencia del BCE o del Banco Central de Irlanda. Los préstamos en curso son de 160 mil millones de euros. El plan de rescate original era que las carteras de préstamos de los bancos irlandeses se venderían para pagar estos préstamos. Sin embargo, los bancos extranjeros saben que muchos de estos préstamos, hipotecas especialmente, con el tiempo quebrarán, y no están interesados. Como resultado, el BCE se encuentra muy incómodo encajado con los bancos irlandeses hasta su raíz, y no tiene manera de deshacerse de ellos. Esto permite que Irlanda se niegue a afrontar las pérdidas del sistema bancario mediante la devolución de los bienes NAMA a los bancos, y de retirar sus pagarés de los bancos. El BCE puede conocer la verdad económica básica que si se prestan 160 mil millones a bancos insolventes respaldados por un Estado insolvente, usted ya no es un acreedor: usted es el dueño. En algún momento el BCE puede coger una goma de borrar y, donde está escrito en las cuentas de los bancos irlandeses "Préstamos de emergencia", escribir en su lugar "Capital". Cuando opte por hacerlo es su problema, no el nuestro. De un solo golpe, el Gobierno irlandés puede reducir a la mitad su deuda a un nivel asumible de 110 mil millones. El BCE no puede hacer nada a los bancos irlandeses en represalia sin desencadenar un pánico catastrófico en España y en el resto de Europa. La única manera en que Europa puede responder es cortando la financiación al Gobierno irlandés. Así que la segunda cadena de la supervivencia nacional es llevar el presupuesto del Gobierno de inmediato al equilibrio. La razón de que los gobiernos incurran en déficit durante las recesiones es para suavizar las caídas temporales de la actividad económica. Sin embargo, nuestra crisis actual no es temporal: Irlanda apostó todo a que los precios de la vivienda subirían siempre, y perdió. Pedir prestado para que los altos funcionarios como yo puedan seguir disfrutando de salarios dos veces más altos que nuestros homólogos europeos, no tiene sentido, macroeconómico o de otro tipo. La reducción de los empréstitos del Estado a cero inmediatamente, es doloroso, pero es la única manera de separarnos de los tiburones prestamistas que tienen la intención de dar un escarmiento con nosotros. Por el contrario, la actual política del nuevo Gobierno de sentarse en el suelo con un cuenco con la esperanza de que alguien se apiade de nosotros, no es una posición particularmente fuerte para negociar. Al poner nuestro presupuesto inmediatamente en equilibrio, centraríamos la atención en el hecho de que la madre de los problemas de Irlanda casi en su totalidad proviene de las actividades de seis bancos de propiedad privada, mientras nos liberamos al alejarnos de estas instituciones venenosas. Igual de importante, enviaría al resto del mundo la señal de que Irlanda – que hace 20 años, mostró cómo un país pequeño podía salir de la pobreza a través del trabajo duro y la energía de sus habitantes, pero desde entonces ha caído en manos de ladrones y su clase política– está de regreso y en serio. Por supuesto, todos sabemos que esto nunca va a suceder. Los políticos irlandeses están demasiado acostumbrados a ser recompensados ​​por Bruselas como para empezar a luchar contra ella, incluso si se trata de una cuestión de supervivencia nacional. Es más fácil ser llevado por el corredor con los ojos vendados hasta que la soga se deslice alrededor de nuestros cuellos y la apertura de la trampilla nos lleve a la bancarrota. La destrucción causada por la quiebra no sólo será económica, sino política. Así como el rescate de Lenihan destruyó al Fianna Fáil, la quiebra de Noonan destruirá al Fine Gael y a los Laboristas, dejándolos tan vilipendiados como a sus predecesores. Y dejará a Irlanda en una situación interesante, donde la crisis económica ha masticado y escupido a todos los partidos constitucionales del Estado. La última elección fue tranquilizadoramente aburrida y predecible, pero la siguiente, después del trauma y el caos de la quiebra, no será nada parecido. THE IRISH TIMES. 7-5-2011

Deja una respuesta