Al dictado de los licántropos financieros

“El Pacto del Euro, provocará que se materialice el peor de los escenarios, que el propio FMI, alertaba, antes de los ajustes de Mayo del 2010: “No obstante, el Fondo contempla que se pueda producir un escenario peor, que España pueda entrar en una segunda recesión. Esta hipotética coyuntura provocará que el desempleo llegue al 24,5% en 2011 y que el precio de la vivienda caiga un 15% en 2010”. El Pacto -¿entre el Deutsche Bank y Sarkozy/Merkel?- del Euro, se esconde detrás de un “fondo de rescate”, que en palabras, escasamente difundidas, del presidente de la CNMV, no servirá para nada”.

Ante lo que esta ocurriendo, cuesta mucho no comartir la opinión de dos atentas profesoras de economía, que denuncian, para las mentes con falsa conciencia científica, que “culpar a los mercados es quedarse en la superficie del problema. Hay responsables, y son personas e instituciones concretas: son quienes defendieron la regulación a medida de sus intereses, son los ejecutivos y empresas que se beneficiaron y benefician de estos acontecimientos, son aquellos que teniendo la posibilidad de reducir e impedir estas tropelías, no hacen nada para impedirlo”. (NUEVA TRIBUNA) ABC.- Como España está en la primera línea de exposición y resistencia a una nueva y probable tormenta monetaria, como consecuencia de la desconfianza de los financiadores, el riesgo de fracaso, de ser el siguiente de la lista, es elevado. La amenaza de tornado se nota en el diferencial de tipos de interés, y en el estado comatoso del crédito. Nuevos ajustes de gasto son muy probables, quizá inevitables, por voluntad e inteligencia propia o por imposición de quienes pueden hacerlo. Pintan bastos, caen chuzos de punta, pero algunos no quieren enterarse, siguen al calorcito. LA VANGUARDIA.- El plan de ajuste impuesto por la UE y el FMI al país a cambio de un préstamo de 110.000 millones de euros ha asfixiado a la débil economía griega, que el año pasado registró un déficit del 10,5%, mientras su deuda pública se disparaba al 142% del PIB. Estas cifras llevan a los analistas a la conclusión de que Atenas no podrá cumplir sus obligaciones con los inversores, de ahí que se especule sobre una posible operación de reestructuración. La palabra es tabú en círculos gubernamentales alemanes, donde se inclinan por mejorar las condiciones o la cuantía del préstamo concedido a Grecia hace un año, siempre a cambio de más medidas de ajuste. La dura posición negociadora de Alemania en las operaciones de rescate ha llevado a diplomáticos, analistas y políticos a cuestionar su compromiso europeo. Economía. Nueva Tribuna Pacto del Euro, al dictado de los licántropos financieros Eduardo Gutiérrez Las políticas económicas recogidas en el Pacto del Euro, tienen sospechosas coincidencias con las recomendadas por los grandes “gurús” de las Private Equity, Hedge Founds, y otros licántropos financieros que siguen depredando la vida económica y social. Algunos las han llamado: maquinas de destrucción masiva (W.Buffet,), otros, con un discurso políticamente correcto y respetuoso con las elites financieras, prefieren referirse a ellas con un genérico “sociedades de inversión” (Julio Segura, presidente de la CNMV, su supervisor en España). Según el portavoz de las sociedades de inversión en España, Sr.Carlos Mallo, hasta hace unos meses gran representante europeo de los “licántropos financieros”, la política económica que le conviene a España es: “1). Solucionar la reforma del sistema bancario; 2). Reducir el riesgo soberano, y 3): Un nuevo marco laboral que desligue la inflación de los salarios” (Expansión,7.4.2011). Un listado que casi coincide con las impuestas por el Pacto del Euro. Si J.M.Keynes, y contemporáneos, levantasen la cabeza, pensaría que la sociedad, de mano de sus políticos, y plutocratas, ha realizado un viaje al pasado, abrazando políticas económicas, discursos propios del siglo XIX. El Pacto del Euro, provocará que se materialice el peor de los escenarios, que el propio FMI, alertaba, antes de los ajustes de Mayo del 2010:“No obstante, el Fondo contempla que se pueda producir un escenario peor, que España pueda entrar en una segunda recesión. Esta hipotética coyuntura provocará que el desempleo llegue al 24,5% en 2011 y que el precio de la vivienda caiga un 15% en 2010”. (20-04-2010, José Viñals, Dtor.Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales.FMI). El Pacto –¿entre el Deutsche Bank y Sarkozy/Merkel?– del Euro, se esconde detrás de un “fondo de rescate”, que en palabras, escasamente difundidas, del presidente de la CNMV, no servirá para nada:”las medidas de lucha contra la especulación de los mercados articuladas por los gobiernos, como el plan de la UE dotado con 750.00 millones de euros para defender a la moneda única “suelen ser inútiles” y transmiten mensajes exagerados”,(EP,25.5.2010). Ante lo que esta ocurriendo, cuesta mucho no compartir la opinión de dos atentas profesoras de economía, que consideran que las conductas desencadenantes de la actual crisis, son “crímenes económicos contra la humanidad”, y denuncian, para las mentes con falsa conciencia científica, que “Culpar a los mercados es quedarse en la superficie del problema. Hay responsables, y son personas e instituciones concretas: son quienes defendieron la regulación a medida de sus intereses, son los ejecutivos y empresas que se beneficiaron y benefician de estos acontecimientos, son aquellos que teniendo la posibilidad de reducir e impedir estas tropelías, no hacen nada para impedirlo”. Quedarse en la denuncia abstracta y genérica de los mercados, es equivalente a no haber culpabilizado a los que cometieron el genocidio nazi, porque la culpa era de las ideas que circulaban entonces. Políticas que son acogidas con fervor científico, por los hooligans al servicio del gran capital. Los MA.F.Ordoñez, G.Dehesa, C.Solchaga, JM Campa, y hasta 100 más de FEDEA, prefieren llamarlas, siempre tan políticamente correctos, consolidaciones fiscales expansivas, en lugar de devaluaciones salariales, sociales y públicas de la mayoría de la población, a favor de los licántropos financieros, que siguen libres, a pesar de la directiva aprobada en la UE, en noviembre del 2010, que comentaremos en otra ocasión. NUEVA TRIBUNA.ES. 8-5-2011 Opinión. ABC Aviso de tornado inminente Fernando González Urbaneja Hace un año los acreedores amenazaron al Tesoro español con dejar de financiar bonos españoles si el Gobierno no tomaba medidas severas de reducción de gastos. Al mismo tiempo anunciaron el «rescate» de Grecia, colocada al borde de la bancarrota. Un año después la tragedia griega sigue amenazante tras un rescate fallido; y además están en curso los rescates de Irlanda y Portugal. España queda fuera del club de desahuciados, aunque tiene que pagar prima de riesgo de más de dos puntos para nuevas emisiones. La Unión en torno al euro para crear un espacio monetario compartido en la Vieja Europa, con renuncia a cierta soberanía nacional, no tuvo en cuenta escenarios críticos como los conocidos estos últimos meses. Hubo que inventar un mecanismo de ajuste cuyos resultados son aun dudosos; y están pendientes nuevas reformas de más calado que devuelvan viabilidad a la zona monetaria común. Las economías europeas no crecen y algunas están amenazadas de abandono por parte de sus acreedores. España padece un déficit exterior y una dependencia financiera, pública y privada, que serán insoportables si no se produce una recuperación consistente que habilite una nueva fase de crecimiento sostenido. Pero para eso hay que reconocer errores y ganar competitividad. Además las cifras escandalosas de paro complican la situación; a perro flaco más pulgas. Como España está en la primera línea de exposición y resistencia a una nueva y probable tormenta monetaria, como consecuencia de la desconfianza de los financiadores, el riesgo de fracaso, de ser el siguiente de la lista, es elevado. La amenaza de tornado se nota en el diferencial de tipos de interés, y en el estado comatoso del crédito. Nuevos ajustes de gasto son muy probables, quizá inevitables, por voluntad e inteligencia propia o por imposición de quienes pueden hacerlo. Pintan bastos, caen chuzos de punta, pero algunos no quieren enterarse, siguen al calorcito. ABC. 11-10-2011 Crisis euro. La Vanguardia Alemania se aferra a su gestión de la crisis griega Beatriz Navarro Las dudas sobre la eficacia de la estrategia de gestión de la crisis de deuda de la zona euro no han llegado a Berlín, donde el Gobierno alemán sigue aferrado a su convencimiento de que se han tomado las decisiones correctas. “Se ha demostrado que sabemos manejar bien los desafíos” que afronta la moneda única, sostuvo ayer su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, convencido de que la situación se estabilizará en la segunda mitad del año. Cumplido un año de que la zona euro diera un paso que durante años fue impensable –prestar dinero a uno de sus socios para evitar la quiebra– los gobiernos europeos se preparan para negociar un segundo plan de rescate para Grecia, ahogada por sus deudas en medio de una profunda crisis económica. Pero, una vez más, la UE –guiada por Alemania– ignorará las presiones exteriores para tomar medidas con rapidez. Ninguna decisión se adoptará hasta junio, “aunque somos conscientes de que hay mucha incertidumbre en los mercados” sobre la situación de Grecia, admitió Schäuble en un encuentro con corresponsales europeos. El plan de ajuste impuesto por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) al país a cambio de un préstamo de 110.000 millones de euros ha asfixiado a la débil economía griega, que el año pasado registró un déficit del 10,5%, mientras su deuda pública se disparaba al 142% del PIB. Estas cifras llevan a los analistas a la conclusión de que Atenas no podrá cumplir sus obligaciones con los inversores, de ahí que se especule sobre una posible operación de reestructuración. La palabra es tabú en círculos gubernamentales alemanes, donde se inclinan por mejorar las condiciones o la cuantía del préstamo concedido a Grecia hace un año (y del que ha consumido la mitad), siempre a cambio de más medidas de ajuste. El mismo enfoque se mantiene con Irlanda, que en noviembre negoció recibir ayuda exterior por valor de 67.500 millones de euros. De acuerdo con el enfoque alemán, cualquier mejora en el precio que paga por el préstamo sólo se aceptará si Dublín ofrece algo a cambio; en marzo las presiones para que elevara su bajísimo impuesto de sociedades a cambio de la rebaja fueron en vano, pero el nuevo Gobierno no tira la toalla. Tiene de su lado a la Comisión Europea (CE), que ayer defendió que la UE cobre un precio razonable por sus préstamos “para asegurar la sostenibilidad de la deuda”, es decir, que los esfuerzos por reducir el déficit no se vean anulados por el pago de intereses a sus socios. La dura posición negociadora de Alemania en las operaciones de rescate ha llevado a diplomáticos, analistas y políticos a cuestionar su compromiso europeo. “Es un debate erróneo”, sostuvo ayer el ministro de Exteriores, el liberal Guido Westerwelle, en un encuentro con periodistas. “Europa es nuestro futuro y nuestro destino, por razones políticas e interés económico. Es un seguro de vida para nuestra prosperidad”, expresó, destacando el coste electoral que su partido está pagando por apoyar los rescates. Las semanas que siguen serán cruciales para asegurar la estabilidad de la eurozona. El viernes, el recién elegido Parlamento finlandés votará la demanda de ayuda financiera de Portugal (78.000 millones), una maniobra con la que se pretende evitar el anunciado veto de Verdaderos Finlandeses, el partido euroescéptico que entrará en el nuevo gobierno. El lunes, el plan de rescate debe ser aprobado por los ministros de Economía de los países de la eurozona; luego, en medio de un clima de fatiga y desánimo sobre los resultados de la estrategia europea para frenar la crisis, debe ganarse la luz verde de sus parlamentos nacionales. El siguiente paso será tratar de atajar, por segunda vez en un año, la crisis de Grecia, sea con más dinero, con tipos de interés más bajos o con una ampliación de los plazos de devolución de la ayuda. Soluciones como la salida temporal de Grecia de la zona euro o la reestructuración de su deuda se consideran a día de hoy tan perjudiciales como impensables. La UE no prevé usar este mecanismo hasta el 2013, cuando sí se podrá obligar al sector privado a asumir pérdidas que hoy se cubren con dinero público. LA VANGUARDIA. 11-5-2011

Deja una respuesta