EEUU desconfí­a de los bancos europeos

“Ojalá los problemas de Francia -y los de la eurozona en su conjunto- fueran tan simples como una conspiración anglosajona. Desde el comentario desafortunado de Parisot, las debilidades reales de los bancos franceses se han convertido en obvios. Las grandes instituciones financieras han empezado a dudar entre sí­, y desconfí­an de las promesas acerca de lo que los otros bancos dicen que está en sus libros. Lamentablemente, esto ha sido especialmente cierto en los bancos franceses.”

¿Qué hizo que los inversores globales se usieran tan nervioso por los bancos franceses? He aquí algunas razones: Una veterano analista estima que las tenencias de bancos franceses de deuda de economías inestables como Italia y España asciende a la cantidad de 390.000 millones de euros, o 540 mil millones dólares al cambio actual, se estima que las tenencias francesas totales de deuda de países débiles o insolventes de la periferia de la zona euro son de 640.000 millones de euros, o 886 mil millones dólares. El eurofondo de rescate previsto, en comparación, es de 440.000 millones de euros, o 609 mil millones dólares. (THE WASHINGTON POST) DIARIO DEL PUEBLO.- Como es sabido de todos, EEUU es un país que siempre busca adversarios por doquier. Las elecciones han ofrecido oportunidades a los políticos para desviar la atención del electorado y granjearse el apoyo con declaraciones arrogantes, extremas e infundadas. Los políticos de ambos partidos predominantes de EEUU son expertos en esta práctica de desdecirse de sus promesas y desatender las consecuencias de sus declaraciones absurdas. A medida que se desarrolla la campaña electoral estadounidense, el tema de China se hará más relevante. Todavía es un enigma si los actuales líderes estadounidenses adoptarán una posición más dura respecto a China para rechazar las críticas de los rivales republicanos. EEUU. The Washington Post Crece la desconfianza entre los bancos europeos David Ignatius Los mercados financieros globales dependen de la confianza. Por lo tanto, no era una buena señal cuando Laurence Parisot, el jefe de la federación empresarial francesa conocida como "Medef", acusó el mes pasado que los informes sobre la debilidad de los bancos franceses eran un complot norteamericano. "Ha habido una especie de guerra psicológica y un intento de desestabilizar la zona euro", dijo un indignado Parisot en Le Figaro el 28 de agosto. "Nuestros bancos están entre los más fuertes del mundo." Ojalá los problemas de Francia –y los de la eurozona en su conjunto– fueran tan simples como una conspiración anglosajona. Desde el comentario desafortunado de Parisot, las debilidades reales de los bancos franceses se han convertido en obvios. El martes, Moody ‘s Investors rebajó la calificación de Société Générale y Crédit Agricole, dos de los mayores bancos de Francia, y mantuvo a un tercer gigante, BNP Paribas, en revisión. El miedo desatado en este último capítulo de la crisis financiera en Europa es que ha revivido el pánico de la "corrida bancaria" sicología de septiembre de 2008. Las grandes instituciones financieras han empezado a dudar entre sí, y desconfían de las promesas acerca de lo que los otros bancos dicen que está en sus libros. Lamentablemente, esto ha sido especialmente cierto en los bancos franceses. Las primeras etapas de esta corrida bancaria (como las maquinaciones de 2008) en su mayoría han sido invisibles para el público. Sin embargo, desde el mes pasado, las principales instituciones han estado tirando del "mercado interbancario" que ofrece préstamos a un día o de corta duración que mantienen el líquido del sistema. De acuerdo con David Smick, un importante estratega de la economía mundial, los fondos del mercado monetario de EEUU dejaron de prestar su dinero a los bancos europeos hace unas semanas. A principios de este mes, el Banco Central Europeo (BCE) tuvo que convertirse, efectivamente, en el prestamista interbancario, dice Smick. Al igual que en la crisis financiera de 2008, las autoridades han estado emitiendo todos los días declaraciones sobre que el sistema es solvente y tiene liquidez suficiente para evitar su paralización. Sin embargo, la eurozona carece de una voz creíble y segura equivalente a la Reserva Federal o al Tesoro de los EEUU. Esa es la importancia del anuncio del jueves, en coordinación con la Fed, de que el BCE permitirá a los bancos europeos tomar prestados dólares. En efecto, Estados Unidos se está convirtiendo en el proveedor de liquidez de última instancia. Si alguien tenía duda de que Estados Unidos sigue siendo el principal motor de la economía mundial, los movimientos de la semana pasada debe tranquilizarlo. La responsabilidad de parar esto es nuestra, por así decirlo. ¿Qué hizo que los inversores globales se pusieran tan nervioso por los bancos franceses? He aquí algunas razones: Una veterano analista estima que las tenencias de bancos franceses de deuda de economías inestables como Italia y España asciende a la cantidad de 390.000 millones de euros, o 540 mil millones dólares al cambio actual, se estima que las tenencias francesas totales de deuda de países débiles o insolventes de la periferia de la zona euro son de 640.000 millones de euros, o 886 mil millones dólares. El eurofondo de rescate previsto, en comparación, es de 440.000 millones de euros, o 609 mil millones dólares. Un destacado inversor de EEUU se puso nervioso cuando comenzó a analizar los balances de los grandes bancos franceses. Señaló que los bancos franceses mantienen reservas mucho más pequeñas de capital para protegerse contra pérdidas por préstamos que los grandes bancos norteamericanos. (Uno de los bancos franceses, por ejemplo, tiene una capitalización de mercado de aproximadamente una cuarta parte de JPMorgan Chase, a pesar de que sus activos son aproximadamente los mismos, poco más de 2 billones de dólares.) Y los analistas temen que la liquidez de algunos bancos franceses puede llegar a ser aproximadamente sólo la mitad de lo que recomendó en diciembre pasado el Banco de Pagos Internacionales. En este clima de sospecha y desconfianza, existe la posibilidad de lo que Smick llama "desglobalización" – con el retroceso de los inversores hacia los activos y los socios comerciales que conocen. Una vez más, la estatura internacional del presidente de la Fed Ben Bernanke y del secretario del Tesoro, Tim Geithner, ayuda a crear la confianza suficiente para mantener la dispersión, evitando la congelación del sistema global. Para tener una idea sobre el problema más amplio de Europa, consideren este comentario hecho en la CNBC por Barry Sternlicht, presidente ejecutivo de Starwood Capital Group: "Piense en Europa como si fuera la General Motors", dijo. Es un gigante industrial que ha hecho promesas a sus trabajadores sindicalizados que no se puede permitir. Cada trabajador europeo lleva sobre sus espaldas a muchos jubilados. Al igual que ocurre con GM, que necesitará muchos años para encontrar un nuevo equilibrio – para organizar lo que equivale a una bancarrota gestionada por la zona del euro y el comienzo de una recapitalización. El mes pasado recordó a los inversores que el pánico está presente. Gran parte de la angustia de Estados Unidos se ha enfocado hacia el interior, muy apropiadamente, en nuestros propios problemas económicos y políticos. Pero, francamente, Estados Unidos lo tiene fácil en comparación con Europa, donde la estabilización de verdad va a significar volver a escribir los tratados de la unidad europea, y el contrato social. THE WASHINGTON POST. 17-9-2011 China. Diario del Pueblo China, la carta inseparable de las presidenciales en EEUU Wen Xian Ocho republicanos celebraron un debate político el 12 de septiembre en Tampa, Florida, en EEUU, en procura de la designación como candidatos por su partido para rivalizar con Barack Obama. Acicateados por la política pecuniaria, los candidatos suelen intercambiar acusaciones y críticas infundadas para ganarse la popularidad. El problema económico sigue siendo el principal tema en la actual campaña electoral de EEUU. Para no variar, esos políticos mediocres volverán a recurrir a la gastada artimaña de lanzar calumnias infundadas contra China, sumando puntos a su excéntrico proceder. Willard Mitt Romney, ex gobernador del estado de Massachusetts y candidato republicano a la presidencia en las elecciones de 2012, consTituye un típico ejemplo al respecto. Ante el hecho de que otro candidato republicano, el gobernador de Texas Rick Perry, haya ganado creciente popularidad en la campaña electoral, Romney ha intensificado sus críticas contra China. Reiteró la necesidad de poner restricciones al comercio con China, so pretexto de que ésta ha adoptado tácticas de rapiña, tales como la “piratería de patente”, el incumplimiento de compromisos, la aprobación de la apertura de “tiendas de aparatos Apple falsificados”, y la prohibición de importación de ciertos productos y servicios. Calificó de inaceptables las actuales políticas “capitulacionistas” de EEUU. Incluso declaró que cuando sea el inquilino de la Casa Blanca, definiría a China como “país manipulador del tipo de cambio” y propondría establecer una “zona económica Reagan” para sancionar a China. Sin embargo, en su visita a China en calidad del gobernador de Massachussets, Romney dijo que China había hecho progresos admirables y que el desarrollo de las relaciones de socios entre ambos países beneficiaría a los dos pueblos, promovería los intercambios y cooperación en los terrenos político, comercial y cultural y la paz mundial. El estado de Massachussets deseaba ampliar la cooperación con China sobre la base de beneficio mutuo, agregó. Al entrevistarse con los medios tras su viaje a China, afirmó que la visita le dejó una profunda impresión por dos fenómenos. Primero, China es una competidora más fuerte de lo que reconocía EEUU. Los chinos trabajan con ahínco para adaptarse a ley del mercado y son listos. Segundo, para EEUU es importante realizar los intercambios con China de acuerdo con el principio de libre comercio. Es necesario construir “puentes” en vez de “muros” para las relaciones bilaterales. Las aviesas prácticas tan profundamente arraigadas en el entorno político de EEUU hacen que sus políticos cambien de posición sin razón. Como es sabido de todos, EEUU es un país que siempre busca adversarios por doquier. Las elecciones han ofrecido oportunidades a los políticos para desviar la atención del electorado y granjearse el apoyo con declaraciones arrogantes, extremas e infundadas. Los políticos de ambos partidos predominantes de EEUU son expertos en esta práctica de desdecirse de sus promesas y desatender las consecuencias de sus declaraciones absurdas. El desempleo constituye un problema muy preocupante como parte del actual desbarajuste económico que encara EEUU. La propaganda del “made en USA” también les sirve a los candidatos como arma mágica. Se trata de una consigna demagógica, que funciona especialmente en el trasfondo de la globalización económica. Hace poco, un arquitecto de Montana declaró que sólo utilizaría materiales de fabricación estadounidense para la construcción de una vivienda. Al emprender su plan, descubrió que no podía completarlo. Los objetos indispensables en la construcción, tales como clavos, tornillos y bombillas, son todos de fabricación china, además de ser mucho más baratos que los de producción local. E incluso el cemento de fabricación estadounidense está hecho con químicos importados. A medida que se desarrolla la campaña electoral estadounidense, el tema de China se hará más relevante. Todavía es un enigma si los actuales líderes estadounidenses adoptarán una posición más dura respecto a China para rechazar las críticas de los rivales republicanos. Ante los alborotos armados en EEUU, los chinos debemos mantener clara la mente y esforzarnos decididamente por el desarrollo, como respuesta a los intereses a largo plazo de la nación china. DIARIO DEL PUEBLO. 16-9-2011

Deja una respuesta