China preocupa a gobiernos occidentales

“Desde la conferencia sobre cambio climático de Copenhague a la libertad en Internet pasando por la frontera de China con la India, los observadores de China han notado el elevado tono que emana de su gobierno y de sus analistas más representativos e influyentes de los think-tanks financiados por el Estado”.

¿Es sólo el tono de China lo que está cambiando o están cambiando sus olíticas también? Los analistas dicen que una combinación de arrogancia e inseguridad parece estar impulsando el estado de ánimo de China. Por un lado, Pekín considera que la relativa facilidad con la que ha salido de la crisis financiera mundial pone de relieve la superioridad de su sistema, y que China no sólo está emergiendo, sino que ha llegado al escenario global mucho más rápido de lo que nadie podría haber previsto (THE WASHINGTON POST) EEUU. The Washington Post Tono estridente de China suscita preocupación entre analistas de gobiernos occidentales John Pomfret La indignada reacción de China ante el anuncio de los planes de EEUU de vender armas a Taiwán parece estar en consonancia con la nueva actitud triunfalista de Beijing, lo que suscita preocupaciones a gobiernos y analistas de todo el mundo. Desde la conferencia sobre cambio climático de Copenhague a la libertad en Internet pasando por la frontera de China con la India, los observadores de China han notado el elevado tono que emana de su gobierno y de sus analistas más representativos e influyentes de los think-tanks financiados por el Estado. En llamada al embajador de EEUU Jon Huntsman el sábado, el vicecanciller chino, He Yafei, le dijo que Estados Unidos sería responsable de "graves consecuencias" si no revocaba la decisión de vender a Taiwan helicópteros, misiles Patriot Advanced Capability-3, rastreadores de minas y equipo de comunicaciones por valor de 6.400 millones dólares. La reacción vino a pesar de que China sabía desde hace meses del acuerdo previsto, dicen funcionarios de EEUU. "Ha habido un cambio en la actitud de China", dijo Kenneth G. Lieberthal, un ex alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, que se encuentra actualmente en la Institución Brookings. "Los chinos se han encontrado a una velocidad sorprendente con que la gente ha llegado a verlos como un jugador global importante. Lo que ha alimentado un sentimiento de confianza". Lieberthal dijo que otro factor en el nuevo tono de China es la sensación de que después de dos siglos de explotación por parte de Occidente, China ha reanudado su papel como una de las grandes naciones del mundo. Esta nueva postura ha confundido a funcionarios occidentales y analistas: ¿Es sólo el tono de China lo que está cambiando o están cambiando sus políticas también? En un ejemplo, un funcionario de alto rango de EEUU calificó de insólito el comportamiento de China en la conferencia climática de diciembre, durante la cual China reprendió públicamente al enviado de la Casa Blanca, Todd Stern, mandó a un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores a un evento para líderes estatales y luchó denodadamente contra los objetivos fijados para la reducción de emisiones en el mundo desarrollado. Otra cuestión es la libertad en Internet y la seguridad cibernética, destacado por la reciente amenaza de Google de salir de China si el país no detiene la censura en la Web. A petición de China, ese tema quedó fuera de la mesa este año del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, dijo a Bloomberg News Josef Ackermann, presidente ejecutivo de Deutsche Bank y co-presidente del evento. El foro concluye el domingo. China aleja temores Los analistas dicen que una combinación de arrogancia e inseguridad parece estar impulsando el estado de ánimo de China. Por un lado, Pekín considera que la relativa facilidad con la que ha salido de la crisis financiera mundial pone de relieve la superioridad de su sistema, y que China no sólo está emergiendo, sino que ha llegado al escenario global mucho más rápido de lo que nadie podría haber previsto. Por otra parte, los recientes levantamientos populares en las regiones occidentales de Tíbet y Xinjiang han alimentado la inseguridad de los líderes chinos acerca de su sistema de partido único. En consecuencia, cualquier amenaza a su poder se encuentra con un contragolpe. Un portavoz de la embajada china en Washington dijo que el tono de China no había cambiado. "Las posiciones de China en temas como la venta de armas a Taiwán y el Tíbet ha sido coherente y clara", dijo Wang Baodong, añadiendo que “estas cuestiones sobre la soberanía y la integridad territorial, están estrechamente relacionados con los intereses nacionales claves de China”. La inquietud por el nuevo tono de China es compartida también por los europeos. "¿Cómo debería responder Europa a la estridente ascensión de China?" es el título de un nuevo documento del Centro para la Reforma Europea. Apenas dos años antes, su autor, el director del instituto, Charles Grant, había predicho que China y la Unión Europea formarían el nuevo orden mundial. "Hay un replanteamiento real sobre China en Europa", dijo Grant en una entrevista en Davos. "No creo que los gobiernos sepan qué hacer, pero saben que sus políticas no están funcionando". Los funcionarios de EEUU comenzaron a darse cuenta de la nueva actitud de China el año pasado. En un rango de anécdotas que van de lo política a lo personal. En el Foro Económico Mundial del año pasado, el premier Wen Jiabao criticó a los Estados Unidos por su mala gestión económica. Unas semanas después, el banco central de China se preguntó si el dólar podría seguir desempeñando su papel como moneda de reserva internacional. Y en otra ilustración, confirmado por varias fuentes, un alto funcionario de EEUU encargado de la economía fue anfitrión de su homólogo chino, quien hizo una serie de comentarios despectivos sobre la oficina de la que el norteamericano se ocupaba. Más tarde, esa noche, los dos fueron a cenar a casa del americano. Los representantes chinos llamaron antes, preguntando lo que había para cenar. Se les informó que era pescado. "El director no come pescado", dijo uno de ellos a su interlocutor estadounidense. "Él quiere carne. Él dice que los peces te hacen débil". El menú fue cambiado. Tono con Europa e India Con Europa y la India, el tono estridente de China ha sido aún más evidente. En el otoño de 2008, China canceló una cumbre con la Unión Europea después que el presidente francés, Nicolas Sarkozy se reuniera con el líder tibetano exiliado, el Dalai Lama. Antes de eso, había denunciado a la canciller alemana, Angela Merkel por sus contactos con el líder espiritual tibetano. Y en las últimas semanas, han mantenido acaloradas discusiones con funcionarios británicos sobre sus medidas para bloquear un acuerdo más amplio en la conferencia sobre el clima. En la Embajada de China, Wang difiere sobre la cuestión del clima. "China apoya firmemente la idea de la reunión sobre la cuestión del cambio climático", dijo, "pero al mismo tiempo pensamos que hay algunas personas que quieren confundir la situación, y sentimos la necesidad de intentar dejar que el resto de que el mundo conozca nuestra posición claramente". China también suspendió los lazos con Dinamarca después de que su primer ministro se reunió con el Dalai Lama y se reanudó sólo después de que el Gobierno danés publicara una declaración en diciembre diciendo que se opondría a la independencia del Tíbet y consideraría la reacción de Pekín antes de volver a invitarlo. "Los europeos han competido para ganarse la amistad de China", dijo Grant, "pero luego les han pasado la factura uno a uno." La reciente dureza de China también ha jugado fuerte en la disputa con la India sobre las reclamaciones de Pekín sobre el estado indio de Arunachal Pradesh, que limita con el Tíbet. El verano pasado, China bloqueó el préstamo de 60 millones de dólares del Banco Asiático de Desarrollo para mejoras de infraestructura en el estado. Posteriormente, India pasó a financiar los proyectos por sí misma, lo que llevó a China a enviar más tropas a la frontera. David Finkelstein, un ex oficial del Ejército de EEUU en la Agencia de Inteligencia de Defensa que ahora dirige el programa de China en el Centro de Análisis Naval, dijo que el nuevo tono pone de relieve un cambio en China. "En el frente externo", dijo, "probablemente veremos una China que está más dispuesta que en el pasado a actuar de forma activa en la creación del ambiente externo y el orden internacional, en lugar de reaccionar pasivamente a él." Un ejemplo serían los acontecimientos que tuvieron lugar en diciembre, cuando 22 chinos musulmanes se presentaron en Camboya, y pidieron asilo político. China quiere juzgar a siete de ellos, bajo sospecha de participar en disturbios contra los chinos en la región de Xinjiang en julio. Bajo una intensa presión de Beijing, Camboya envió de regreso al grupo, a pesar de las protestas de Estados Unidos. Dos días después de repatriado el grupo, China firmó 14 acuerdos con Camboya por valor de cerca de mil millones de dólares. Si esta bravata de Beijing es presagio de nuevas políticas y acciones más duras en áreas de interés directo para los Estados Unidos es la cuestión clave, dijo Lieberthal. Lo que haga China después de que Estados Unidos venda las armas de Taiwán puede proporcionar algunas pistas. Incluso antes de que Estados Unidos anunciara sus planes el viernes, al menos seis funcionarios chinos de alto nivel, incluidos oficiales del Ejército Popular de Liberación, habían advertido a Washington en contra de la venta. Una vez que se anunció el acuerdo, el Ministerio de Defensa Nacional de China dijo que suspendía una parte de las relaciones militares reanudadas recientemente con Estados Unidos. China también anunció que iba a sancionar a las empresas de EEUU que participan en la venta. Lo que suceda a continuación será crucial. China ha sancionado tranquilamente a varias empresas de EEUU por participar en estas ventas de armas en el pasado. Sin embargo, marcaría un cambio importante si China hace pública la lista e incluye, por ejemplo, a Boeing, que vende miles de millones de dólares en aviones a China cada año. El viceministro de Relaciones Exteriores advirtió que las ventas también afectan a la cooperación de China con Estados Unidos sobre temas regionales. ¿Eso significa que China seguirá bloqueando los esfuerzos de Occidente para endurecer las sanciones contra Irán? Bonnie S. Glaser, un analista de seguridad de China en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que la respuesta probablemente llegará pronto. Francia asume la Presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el lunes y se espera que impulsará un rápido movimiento en esa dirección. THE WASHINGTON POST. 31-1-2010

Deja una respuesta