CCOO y UGT ven cada vez más cerca la huelga general

El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, ha anunciado hoy que su sindicato “trabaja desde ya como si este paí­s fuera a vivir una huelga general”, convocatoria que, según dijo, “depende del Gobierno que se materialice o no” si insiste en los recortes sociales y la reducción del gasto público. “Probablemente la vivamos” a causa del giro de la polí­tica económica y laboral del Gobierno a favor de “la derecha económica, de la especulación financiera y de los llamados mercados”.

Desde UGT también han dado hoy otra vuelta de tuerca a su oosición ante la deriva que está tomando el Ejecutivo con las últimas medidas aprobadas y, según ha advertido su secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, si el Gobierno impone por decreto una reforma laboral "será motivo más que suficiente para una huelga general". "Hay más razones que ayer" para convocarla, ha añadido en referencia a los recortes del gasto público que hoy ya han salido publicados en el BOE. (EL PAÍS) EL CONFIDENCIAL.- El Partido Popular se abstendrá la semana que viene en el Congreso de los Diputados cuando haya que aprobar el decreto ley ideado por el Gobierno para recortar el déficit. Mariano Rajoy ha tomado la decisión después de atender, en los últimos días, los ruegos de sus colegas europeos, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su homóloga alemana, Angela Merkel. El voto del PP será clave para que el Gobierno saque adelante su “tijeretazo” y ponga en marcha importantes medidas de ahorro. EL PAÍS.- La especial gravedad de este momento político radica en la incapacidad de la oposición política y de los agentes económicos para entender la situación real de la economía española. Las finanzas públicas se enfrentan a un riesgo de impago si no se aplican con rapidez recortes drásticos en el gasto. Si hubo un tiempo en el que al Gobierno se le pudo acusar con razón de negligencia en la gestión de la crisis, hoy se puede imputar a PP, CiU y PNV de carecer de direcciones políticas a la altura de las circunstancias. EL ECONOMISTA.- El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, instó hoy al Gobierno a privatizar parte de Aena y Renfe Mercancías como vía de ingresos alternativos al plan de recorte del déficit presentado por el Gobierno, que incluye una rebaja de las retribuciones de los funcionarios del 5% de media y la congelación de las pensiones, salvo las mínimas y las no contributivas. Agencias. El País CCOO y UGT ven cada vez más cerca la huelga general Comisiones Obreras y UGT consideran que el Gobierno cruzó ayer al aprobar las nuevas medidas de ajuste una de las líneas rojas de la paz social, herida poco menos que de muerte tras el anuncio que realizó la semana pasada el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de que iba a reducir los sueldos de los funcionarios y a congelar las pensiones. Por lo que avisan de que una huelga general está cada vez más cerca. El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, ha anunciado hoy que su sindicato "trabaja desde ya como si este país fuera a vivir una huelga general", convocatoria que, según dijo, "depende del Gobierno que se materialice o no" si insiste en los recortes sociales y la reducción del gasto público. "Probablemente la vivamos" a causa del giro de la política económica y laboral del Gobierno a favor de "la derecha económica, de la especulación financiera y de los llamados mercados". Desde UGT también han dado hoy otra vuelta de tuerca a su oposición ante la deriva que está tomando el Ejecutivo con las últimas medidas aprobadas y, según ha advertido su secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, si el Gobierno impone por decreto una reforma laboral "será motivo más que suficiente para una huelga general". "Hay más razones que ayer" para convocarla, ha añadido en referencia a los recortes del gasto público que hoy ya han salido publicados en el BOE. El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha recogido el guante lanzado por Ferrer y les ha trasladado la responsabilidad sobre lo que finalmente ocurra con el diálogo social. "Que se apruebe por decreto o no dependerá de los sindicatos", ha declarado antes de recordar que la mesa de la negociación no está cerrada y que "todos debemos hacer esfuerzo y buscar consenso". Movilizaciones el día de la huelga de funcionarios Volviendo a los sindicatos, Ferrer ha anunciado que su sindicato y CC OO estudian convocar para el próximo 8 de junio, en coincidencia con la huelga del sector público, movilizaciones en toda España para que la sociedad pueda expresar su rechazo a la "agresión" cometida con el decreto de recortes no sólo a funcionarios sino también a pensionistas y dependientes. "Que las calles de todo el país se inunden contra el decretazo consumado ayer", ha señalado Ferrer, quien ha calificado el plan aprobado por el Consejo de Ministros como un "atentado" que "pone en riesgo el futuro del diálogo social". Pese a ello, Toxo mantiene una puerta abierta a superar el conflicto al señalar que tanto Comisiones como UGT van "a seguir apostando por el acuerdo". Los dos sindicatos mayoritarios van a movilizarse "para tratar de evitar que el daño que las medidas que ha aprobado el Gobierno y otras que pueda aprobar se materialicen y lastren la evolución de la economía española con efectos sociales perversos", ha añadido Toxo. Además, Toxo, ha defendido la actuación "rigurosa" de su organización al no haber convocado un paro así hasta ahora ya que "un escenario de huelga general no deja de ser un drama, aunque a veces sea necesaria". "Hubiera sido tremendamente fácil liarnos la manta a la cabeza y, a las primeras de cambio, convocar una huelga general", ha apuntado antes de agregar que un paro de estas características no generará "ninguno de los empleos que se necesitan en el país". EL PAÍS. 21-5-2010 Opinión. El Confidencial Merkel y Sarkozy convencen a Rajoy para que se abstenga en la votación del tijeretazo F. Quevedo y D. Horcada El Partido Popular se abstendrá la semana que viene en el Congreso de los Diputados cuando haya que aprobar el decreto ley ideado por el Gobierno para recortar el déficit. Mariano Rajoy ha tomado la decisión después de atender, en los últimos días, los ruegos de sus colegas europeos, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su homóloga alemana, Angela Merkel. El voto del PP será clave para que el Gobierno saque adelante su “tijeretazo” y ponga en marcha importantes medidas de ahorro. Ambos líderes europeos han cruzado en los últimos días varias llamadas de teléfono con el líder de la oposición para persuadirle de la importancia crucial que tiene, en estos momentos, que el Gobierno de España ponga en marcha el recorte del déficit. Está en juego, le han dicho, no solo el futuro de España sino lo que es más importante para ellos, el futuro del euro y de la Unión Europea. Rajoy y su grupo parlamentario se abstendrá en la Cámara Baja aunque, no por ello, va a cambiar su duro discurso de oposición a las medidas claramente impopulares emprendidas por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy ha vuelto a señalar este mismo viernes, desde Córdoba, que el “tijeretazo” supone “dar un estacazo al débil” y revela la "degradación" en la que caído el Ejecutivo y el "travestismo" del presidente Zapatero. En sus conversaciones con Merkel y Sarkozy, Rajoy ha tenido que escuchar también, según apuntan fuentes de la dirección del partido, duras críticas por parte de ambos presidentes a la política económica de Zapatero. Pero, pese a todo, ambos le han hecho a Rajoy una llamada a la responsabilidad que el presidente del PP está dispuesto a atender. Aún con todo, Rajoy ha demandado también este viernes que con urgencia, el Gobierno proceda a "una dieta de adelgazamiento" de todas las administraciones públicas, pues "gastan lo que no está en los escritos". También ha dejado claro que el PP no apoyará con su voto afirmativo ninguna subida de impuestos ni la congelación de las pensiones. EL CONFIDENCIAL. 21-5-2010 Editorial. El País En la hora crucial La sociedad española está viviendo un momento crucial en la dolorosa tarea de superar la recesión económica. El Consejo de Ministros aprobó ayer el real decreto ley de medidas de ajuste fiscal para recuperar la solvencia de las finanzas públicas. Dicho plan, que incluye un recorte medio del salario de los funcionarios del 5%, una reducción de la inversión pública de más de 6.000 millones de euros hasta 2013 y la congelación de las pensiones (salvo las mínimas) en 2011, pretende reducir el déficit público en cinco puntos en dos años y podría complementarse con la imposición temporal de un impuesto a los grandes patrimonios que las vicepresidentas De la Vega y Salgado no quisieron precisar ayer, pese a la insistencia de los periodistas, después del confuso anuncio de una subida tributaria realizado por el presidente del Gobierno. Pero la especial gravedad de este momento político radica en la incapacidad de la oposición política y de los agentes económicos para entender la situación real de la economía española. Las finanzas públicas se enfrentan a un riesgo de impago si no se aplican con rapidez recortes drásticos en el gasto. Esta urgencia excluye la posibilidad de embarcarse en inacabables negociaciones sobre cuáles son los gastos que hay que recortar, las inversiones de las que hay que prescindir y los impuestos que hay que subir. Resulta inquietante que políticos con experiencia rechacen consideraciones tan elementales como la prioridad agobiante de recortar gastos y se aferren a un puñado de votos o a las ventajas presupuestarias arrancadas en tiempos mejores. Los sindicatos repiten el argumento de que el ajuste castiga a "los más débiles" (cuando es evidente que "los más débiles" son los dos millones de parados causados por la crisis); y las comunidades autónomas, en un ejercicio de solidaridad inversa con las cuentas públicas, reclaman el cumplimiento estricto de las grandes obras, como si completar los trazados del AVE fuese una obligación superior a mantener la solvencia del Estado. Es evidente que los recortes en la inversión retrasarán la recuperación de la economía (los cálculos apuntan a un impacto en el crecimiento de cinco décimas el año que viene), pero la prioridad absoluta es evitar el colapso de la deuda pública. Sin acuerdo político no habrá ajuste del gasto; tampoco se podrá considerar una subida de impuestos que ayude a bajar el déficit; y la deuda española sufrirá lo indecible para refinanciarse. Si hubo un tiempo en el que al Gobierno se le pudo acusar con razón de negligencia en la gestión de la crisis, hoy se puede imputar a PP, CiU y PNV de carecer de direcciones políticas a la altura de las circunstancias. Por supuesto, la obligación del Gobierno es rechazar las vacilaciones que él mismo ha exhibido durante los últimos tres años y mantenerse firme en las medidas de ajuste. Por cierto, los políticos españoles no son los únicos que cometen graves errores. El Gobierno alemán cometió uno de singular gravedad el martes, cuando prohibió las operaciones especulativas conocidas como ventas en corto al descubierto. Al Ejecutivo que encabeza Angela Merkel no se le debería haber escapado que la regulación de los mercados es ineficaz si no se aplica en áreas económicas, por lo que es un error limitarlas a las fronteras nacionales; y que las operaciones bajistas no se dirigen o gestionan desde Francfort, sino desde otras plazas europeas. Con este movimiento tan torpe, Alemania ha hecho retroceder la fe en un Gobierno económico coordinado; y, para colmo, ha señalado a los mercados cuáles son sus debilidades financieras al publicar una lista de bancos y empresas alemanas sobre las que se prohíbe este tipo de especulación. Nunca se dibujó una diana con tanta precisión. EL PAÍS. 21-5-2010 Agencias. El Economista CiU propone privatizar parte de Aena y Renfe mercancías y vender las cotizadas El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, instó hoy al Gobierno a privatizar parte de Aena y Renfe Mercancías como vía de ingresos alternativos al plan de recorte del déficit presentado por el Gobierno, que incluye una rebaja de las retribuciones de los funcionarios del 5% de media y la congelación de las pensiones, salvo las mínimas y las no contributivas. En declaraciones a Rac1, insistió en que no comparte de las medidas presentadas, como la relativa a las pensiones o la subida de impuestos, porque atacan "a los más débiles", y emplazó al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero a actuar mediante la vía de ingresos con la venta de activos. Y es que, a su juicio, "no tiene sentido" que el Gobierno mantenga un 5% de Iberia, lo que representaría 250 millones de euros; un 9% de la BME que supondrían 130 millones, y un 8,65% de Ebro Puleva. Le recomendó también rebajar del 20 al 10% su participación en Red Eléctrica, lo que conllevaría un ingreso de 456 millones, y privatizar parte de Aena, lo que representaría 3.690 millones y Renfe Mercancías. Según Duran, Zapatero ha traicionado su política social y se ha quedado huérfano de discurso fruto de su "fachandez e incapacidad" para afrontar la crisis. Propuso también otras iniciativas para ayudar a reducir el déficit, como la desaparición de los ministerios de Igualdad, Vivienda, Cultura y hasta de Sanidad, y urgió al Gobierno a afrontar la reforma laboral, pese a que no haya acuerdo entre sindicatos y patronal, y la reestructuración del sector financiero. "Hace un año del famoso Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. Termina en junio y no se ha utilizado ni un euro. El Banco de España y el Gobierno han estado embobados durante un año, y es vital porque no hay crédito", aseguró. Al preguntársele si es momento de presentar una moción de censura, Duran animó al PP a hacerlo aunque advirtió de que la perderán porque los populares "tampoco han sido capaces de presentar una alternativa económica". Sin embargo, destacó que esto no conviene en Cataluña por la cercanía de las elecciones, aunque sí veía necesario un avance de las elecciones que, en su opinión, ya no puede hacerse EL ECONOMISTA. 21-5-2010

Deja una respuesta