En pensiones, en salarios...

Avances y mejores condiciones

En muy pocos días se han sucedido varias noticias que demuestran cómo el avance de la mayoría de progreso y del movimiento de lucha popular no solo ha sido decisivo para el cambio de Gobierno, sino también en dar pasos adelante en temas sensibles.

Los dos principales sindicatos, CCOO y UGT, y las dos mayores organizaciones empresariales, CEOE y Cepyme, anunciaban un acuerdo que según algunos medios “pone fin a la época de los ajustes salariales”.

Acordaron una subida salarial del 2%, que puede llegar hasta el 3% en determinadas condiciones. Establecieron un salario mínimo para los trabajadores con convenio de 14.000 euros en 14 pagas, es decir un suelo de 1.000 euros mensuales. Y emplazaron al Gobierno a negociar para acabar con los excesos en la subcontratación, que contribuyen a hundir salarios y empeorar las condiciones laborales.

No son medidas de obligatorio cumplimiento, pero sí una guía para la negociación colectiva, por la que se rigen 10 millones de trabajadores, que beneficia las aspiraciones de mejoras salariales y que contribuirá a que suban más los sueldos más bajos.

En otro tema clave como las pensiones también se están dado pasos adelante. En la Comisión del Pacto de Toledo se ha avanzado en un acuerdo que volvería a instaurar el IPC como guía para revalorizar las pensiones, rompiendo con el techo del 0,25% impuesto en 2013, y que ha perjudicado a millones de pensionistas.

Son avances parciales, pero hace unos meses eran impensables. Expresan cómo hay un viento popular que sopla con fuerza y ejerce una influencia que se deja sentir cada vez más.

Estas son mejores condiciones para impulsar la lucha en defensa de los intereses populares. Avanzando hacia una redistribución de la riqueza donde nadie cobre menos de 1.000 euros. O conquistando el blindaje de las pensiones públicas en la Constitución.

Un comentario sobre “Avances y mejores condiciones”

  • CASTILLA, ESPAÑA dice:

    Mejores condiciones y adelantos…, para seguir socavando la unidad de España, a través de fortalecer aún más a las oligarquías periféricas, para quienes España es un objeto de rapiña constante, y mientras tanto Castilla sigue sin consumar su colosal potencial agropecuario, para no molestar a los importadores atlantistas ni a los decisores europeos sobre sectorialización mercantil y distribución de cuotas comerciales.

Deja una respuesta