Aprobado general para la banca

“Porque se ha empeñado Zapatero, pero aquí­ ya sabí­amos que nuestros bancos están más sanos que una manzana. Así­ que, además de superfluo, dada la proverbial solvencia de nuestro sistema financiero, hacer un test de esfuerzo a los bancos españoles es una contradicción in terminis, porque el esfuerzo es un término muy desconocido en sus consejos de administración.”

Sorrende que dos años después de la quiebra de Lehman Brothers y la inyección de centenares de miles de millones en el sistema financiero mundial nadie sea capaz de determinar cuánta basura queda todavía sin aflorar. No menos prodigioso es que, excepción hecha de Madoff y cuatro islandeses, los banqueros y sus auditores siguen sin ir a la cárcel. (PÚBLICO) CINCO DÍAS.- Cada estadística lo recuerda: 2009 fue el annus horribilis de la economía española, y no sólo en términos de actividad y de empleo. España se desplomó el año pasado en las clasificaciones globales de flujos de inversión. La caída del 79,5% en las entradas la rebajó de la quinta a la vigésima posición, mientras que un deterioro similar en las salidas la hizo pasar del séptimo al decimoséptimo puesto. EL CONFIDENCIAL.- Siete suspensos europeos y, de ellos, cinco son españoles. Todos los bancos aprueban, pero no se puede decir lo mismo de las cajas. La andaluza Cajasur, la castellana Caja España-Duero, Banca Cívica (Navarra, Burgos y Canarias), Caixa Cataluña-Manresa-Tarragona y Unnim (Sabadell, Terrasa, Manlleu) han suspendido los test de estrés financiero planteados por el Comité de Supervisores Europeos (CEBS), según informaron la patronal de las cajas (CECA) y de la banca (AEB). Para poder alcanzar los niveles adecuados de solvencia, según los test de estrés, necesitarían en conjunto de una inyección adicional de capital de 2.065 millones de euros. El Banco de España anunciará en las próximas semanas un calendario de recapitalización. Opinión. Público Aprobado general para la banca Juan Carlos Escudier Porque se ha empeñado Zapatero, pero aquí ya sabíamos que nuestros bancos están más sanos que una manzana. Así que, además de superfluo, dada la proverbial solvencia de nuestro sistema financiero, hacer un test de esfuerzo a los bancos españoles es una contradicción in terminis, porque el esfuerzo es un término muy desconocido en sus consejos de administración. Los resultados que hoy deben publicarse mostrarán que las entidades son capaces de soportar todo, ya sea nieve o granizo, un paro más colosal que el actual y hasta el choque el PIB contra un iceberg y su posterior hundimiento en la mar océana. Lo que no se nos dirá es hasta dónde podremos aguantar el resto. Está muy bien conocer si, en cualquier escenario, bancos y cajas tienen el capital suficiente para hacer frente a sus riesgos, porque si no fuera así correríamos nuevamente a su rescate y hasta nos haríamos accionistas. Aclarado este punto, la gran incógnita es saber qué tiene que ocurrir para que estos señores empiecen a dar créditos, que era a lo que se dedicaban en otro tiempo hasta que descubrieron que no se podían fiar unos de otros y que era mucho más rentable e infinitamente más seguro tomar dinero al 1% y recibir cuatro veces más adquiriendo la deuda pública que ellos mismos han puesto por las nubes. El fin último de estos tests europeos es que los bancos se convenzan de que no habían falsificado sus balances tanto como les parecía y que, en consecuencia, no tienen nada de qué temer cuando se prestan entre ellos. Se confía en que con este desnudo integral vuelva a fluir el crédito a empresas y particulares, aunque ya hay quien aventa la sospecha de que las pruebas han carecido de fiabilidad y no servirán para nada. Al fin y al cabo, engañar a los supervisores no requiere mucha preparación cuando sobra experiencia. Sorprende que dos años después de la quiebra de Lehman Brothers y la inyección de centenares de miles de millones en el sistema financiero mundial nadie sea capaz de determinar cuánta basura queda todavía sin aflorar. No menos prodigioso es que, excepción hecha de Madoff y cuatro islandeses, los banqueros y sus auditores siguen sin ir a la cárcel. Y lo que ya es completamente insólito es que, a estas alturas, se dude de que la banca pública sea la solución a tanto latrocinio. PÚBLICO. 23-7-2010 Economía. Cinco Días La crisis jibariza el papel de España en los flujos mundiales de inversión M. Ezquerra España se desplomó el año pasado en las clasificaciones globales de flujos de inversión. La caída del 79,5% en las entradas la rebajó de la quinta a la vigésima posición, mientras que un deterioro similar en las salidas la hizo pasar del séptimo al decimoséptimo puesto. Cada estadística lo recuerda: 2009 fue el annus horribilis de la economía española, y no sólo en términos de actividad y de empleo. El Informe Mundial sobre Inversiones, publicado ayer por la agencia de Naciones Unidas Unctad, refleja un descalabro del papel de España: recibió apenas 15.000 millones de dólares del exterior, frente a los 73.300 de 2008, lo que supone un desplome del 79,5%. La crisis financiera llevó a un importante frenazo de los flujos globales (37%), pero el caso español es especialmente alarmante. Tanto, que ha caído del quinto al vigésimo puesto en la clasificación de países receptores. Además de la reducción del montante global, una de las consecuencias de la crisis es el aumento de la cuota de inversiones de los países emergentes, cuyas perspectivas de crecimiento a medio plazo son elevadas. Entre 2007 y 2009, su parte del pastel creció casi 20 puntos, hasta suponer ya la mitad de los flujos recibidos. Así, países como China, Rusia o India avanzan en la clasificación. Se trata, en todo caso, de un consuelo limitado para España, porque países tan desarrollados como Francia, Alemania, Italia u Holanda también escalaron posiciones. El descenso español coincide, por lo demás, con el empeoramiento de las condiciones competitivas y de negocio que reflejan índices como el Doing Business, del Banco Mundial. Pero el desplome no es unidireccional: la caída de las inversiones emitidas por España en 2009 es muy similar a la de las recibidas (78,2%, hasta situarse en 16.300 millones), lo que implica pasar del séptimo al decimoséptimo puesto en la clasificación mundial. Repunte en el primer trimestre La caída de las inversiones globales durante el actual ciclo económico tocó fondo en el primer trimestre del año pasado, cuando representaron la quinta parte que un año antes. Desde entonces, se ha iniciado una tímida recuperación, confirmada entre enero y marzo de este año (último periodo disponible). La Unctad espera que 2010 se cierre con un avance global de los flujos del 5%, hasta superar los 1,2 billones de dólares (alrededor de 920.000 millones de euros). Los avances continuarían de forma moderada en 2011 (entre 1,3 y 1,5 billones de dólares) y 2012 (de 1,6 a 2 billones). Victoria Aranda, asesora de Unctad, explicó ayer que esas previsiones se basan en encuestas a inversores internacionales, quienes apuestan por una mejora moderada "siempre que no haya más shocks que frenen la recuperación económica". Y añadió que "no hay razón para pensar que la tendencia de mejora no será la misma en España que en el resto de los países desarrollados". En todo caso, las previsiones de los principales organismos internacionales señalan que España será el país rico que más tarde en salir de la crisis. Aunque, en materia de inversiones, los plazos muy cortos no marquen tendencia, el primer trimestre de este año ofrece un resquicio para la esperanza: según cifras del Ministerio de Industria, las inversiones recibidas entre enero y marzo sumaron 2.229 millones, frente a los 1.223 del mismo periodo de 2009. CINCO DÍAS. 23-7-2010 Última hora. El Confidencial 5 Cajas suspenden los test de estrés financiero RJL Siete suspensos europeos y, de ellos, cinco son españoles. Todos los bancos aprueban, pero no se puede decir lo mismo de las cajas. La andaluza Cajasur, la castellana Caja España-Duero, Banca Cívica (Navarra, Burgos y Canarias), Caixa Cataluña-Manresa-Tarragona y Unnim (Sabadell, Terrasa, Manlleu) han suspendido los test de estrés financiero planteados por el Comité de Supervisores Europeos (CEBS), según informaron la patronal de las cajas (CECA) y de la banca (AEB). Para poder alcanzar los niveles adecuados de solvencia, según los test de estrés, necesitarían en conjunto de una inyección adicional de capital de 2.065 millones de euros. El Banco de España anunciará en las próximas semanas un calendario de recapitalización. Estos cinco grupos suspenden en alguno de los tres escenarios de estrés financiero planteados para el periodo 2010 y 2011 en función de un agravamiento de la situación económica, aumento del desempleo y recortes en el valor de la deuda soberana de algunos países. La nota de corte, un 6% del ratio Tier 1 de solvencia financiera, no ha sido alcanzada por estas cajas de ahorro en alguna de las tres simulaciones planteadas hasta 2011. Precisamente, el Banco de España acaba de cerrar para el FROB una línea de crédito adicional de más de 2.000 millones de euros disponible de forma inmediata. La fusión de las castellanas Caja España y Caja Duero, que parte de un ratio del 8,6% a cierre de 2009, bajaría hasta el 6,1% en el primer escenario adverso y al 5,6% en el caso II de shock que contempla que se produjese una rebaja del 12% en el valor de la deuda soberana española. Estas dos cajas necesitarían 127 millones de euros adicionales a los 550 millones que ya ha recibido del FROB. Cajasur suspende antes de cualquier simulación con un Tier inicial (cierre de 2009) del 1,8%, aunque mejor en las sucesivas proyecciones hasta 2011. La caja andaluza necesitaría 208 millones para alcanzar los niveles de solvencia. Sin embargo, según precisó el Banco de España, los datos no incluyen la reciente absorción por parte de la BBK, "que elimina estas necesidades". Banca Cívica, la entidad resultante de la fusión entre Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias, suspende también las pruebas de solvencia. La entidad, que parte con un Tier 1 del 9,6%, baja al 7,6% en el escenario base, al 5,2% en el primero de los escenarios más adversos y hasta el 4,7% en el caso III de shock. Este grupo necesita de 406 millones de euros adicionales para recapitalizarse. Precisamente, la entidad anunció esta mañana apresuradamente un acuerdo con el fondo JC Flowers, que reforzará su capital con una inyección de 450 millones de euros. También suspende la unión entre las cajas medianas de Cataluña. Unnim, formada por Sabadell, Manlleu y Terrasa, que parte con un ratio de capital del 7,2% en 2009. En la simulación I, tensionada, el ratio caería hasta el 6,6%, un 5,1% con el primer deterioro económico y otro 4,5% en la peor de las coyunturas posibles. Este grupo de entidades necesitaría 270 millones de euros de capital adicional. También suspende la fusión entre Caixa Cataluña-Manresa y Tarragona: parte con un 6,6% de Tier 1 que se deteriora al 6,4%, 4,5% y 3,9% en los tres escenarios de estrés económico y financiero. Sus necesidades de capital se cifran en 1.054 millones. EL CONFIDENCIAL. 23-7-2010

Deja una respuesta