Con las "vacas gordas" los pobres eran adultos y ahora son jóvenes

Adultos, en bonanza, y jóvenes, en crisis

En Europa, calificada como una de las zonas ricas del planeta, existen casi 80 millones de personas que son pobres. Una magnitud que no se debe sólo a estos dos años de crisis sino que procede de una década de bonanza económica. Lo que ha cambiado es que antes los pobres eran mayoritariamente adultos y de edad avanzada, y ahora la mayorí­a son jóvenes y adultos jóvenes. Es en los años de “vacas gordas” cuando se amplí­a más la brecha social. Los ricos se hacen muchí­simo más ricos, obteniendo gigantescos beneficios y acumulando inmensas cantidades de capital, y los pobres se hacen un poco menos pobres, atados a contratos precarios y a empleos temporales, y obligados a hipotecarse de por vida.

“La crisis sólo ha mostrado las vergüenzas. Esaña está seis puntos por debajo de la media europea en inversión social y la pobreza relativa alcanza al 19% de la población. Eso no se ha mejorado en nada la pasada década, los años de mayor crecimiento económico”. Son palabras de Carlos Susías, responsable en España de European Anti-Poverty Network (EAPN), en la que se integran organizaciones con el prestigio ganado como la Cruz Roja, Cáritas, el Secretariado Gitano,… Y Susías continúa de forma contundente: “el empleo no podrá por sí solo mejorar esta situación, porque no basta con tener un trabajo si este no es de calidad, si es precario”, si se es despedido cuando se tienen dos hijos y una hipoteca por pagar.Pero es en los periodos de crisis cuando sale a la superficie, cual terremoto social, el descomunal tamaño de la brecha. Los ricos, la banca y los monopolios, siguen obteniendo beneficios y acumulando capital. Los pobres, los trabajadores, son enviados al paro y lanzados a la penuria. Como resultado de los proyectos de expansión y acumulación de las burguesías monopolistas europeas, las preexistentes condiciones de precariedad y temporalidad, se convierten en generadoras de exclusión social y miseria económica que caen ahora sobre los jóvenes. Antes eran personas adultas las que iban a los comedores sociales pero en la actualidad aparecen crecientemente familias jóvenes con hijos pequeños.Ya antes de la crisis había un 11% de trabajadores pobres en España y un 8% como media en Europa. Con la sangrienta consecuencia de un 24% de pobreza infantil, que afecta a los menores de 16 años. Como explica Fintan Farrell, director europeo de EAPN: “La educación, que hasta ahora había ayudado a moderar las desigualdades sociales, es ahora un terreno donde se generan”. Porque esta situación no es de hoy, sino que tuvo su origen en las políticas económicas de las décadas anteriores que: “generaron unos niveles de desigualdad que no hubo forma de reconducir en los años siguientes”.En estas organizaciones europeas de apoyo social tienen claro que el drama que va de la pobreza a la exclusión social es tan estructural en Europa como en otros continentes menos favorecidos, porque la causa permanente reside en el injusto modelo socioeconómico. Un sistema en el que el capital monopolista lleva a cabo una súper-explotación y presión sobre los sectores más débiles de la fuerza de trabajo, jóvenes, inmigrantes y mujeres, que se agudiza en épocas de crisis.

Deja una respuesta