Washington empieza a dividir al pueblo egipcio

“Los manifestantes y las tropas se abrazaron en las calles, e incluso ahora las multitudes en Tahrir se suben a los tanques como si estuvieran en un parque de atracciones. El levantamiento que derrocó a Mubarak fue uno de esos momentos utópicos, que aportan una suspensión de la polí­tica normal. Las diferencias de clase, ideologí­a, religión y género fueron ignorados en pos del objetivo común de poner fin a un régimen corrupto y arrogante. Sin embargo, dada la naturaleza humana, esos momentos no duran. Detrás del frente común en las calles habí­a grupos con agendas sutilmente diferentes.”

Uno de sus organizadores en Facebook fue un gruo de izquierdas conocido como el Movimiento de la Juventud 6 de abril, el nombre de una huelga de trabajadores en 2008. Otra fue la floreciente red de activistas de Internet, dirigida por el ejecutivo de Google Ghonim Wael, que movilizó la primera gran protesta el 25 de enero. Los Hermanos Musulmanes, a pesar de ser de los últimos en llegar, agregaron una columna vertebral rígida. El canto común en las calles de "Pan, Libertad, Dignidad" ocultaron estas brechas ideológicas. Pero ahora comienza la política real. Me he hecho una idea de cómo este movimiento unificado es probable que diverja cuando conocí a tres de los más talentosos directores jóvenes de Egipto, que están colaborando en un documental llamado "Tahrir" que esperan mostrar en el Festival de Cine de Cannes en mayo. Estaban juntos en la calle, pero tienen diferentes puntos de vista de donde debe ir Egipto. (THE WASHINGTON POST) THE WALL STREET JOURNAL.- La carrera por conseguir capital privado podría también abrir la puerta a la gran banca internacional. En una invitación poco habitual, los dirigentes de los dos gigantes bancarios del país, Banco Santander SA y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, dijeron a primeros este mes que darían la bienvenida a la llegada de bancos extranjeros a España debido a que eso "profesionalizaría" el sector. "Me han pedido que traslade el mensaje: queremos que la banca internacional venga y compita en España", dijo Miguel Martín, presidente de la Asociación Española de Banca. A los bancos españoles cotizados les gustaría que bancos extranjeros compraran a sus rivales de menor tamaño para evitar que haya intervenciones en el sector, ya que consideran que esas instituciones apoyadas por el sector público supondrían una competencia desleal. EEUU. The Washington Post En Egipto, la política real está a punto de comenzar David Ignatius Todavía hay un fulgor de liberación aquí, una semana después del derrocamiento del presidente Hosni Mubarak. Jóvenes activistas entregan flores a los visitantes en el aeropuerto, y hay una exuberante exhibición de banderas por la noche en la plaza Tahrir. Pero ya se puede ver la política El secreto de la revolución egipcia es que fue inclusiva. Las protestas callejeras reunieron a ricos y pobres, laicos y religiosos, musulmanes y cristianos, socialistas y capitalistas. Los manifestantes y las tropas se abrazaron en las calles, e incluso ahora las multitudes en Tahrir se suben a los tanques como si estuvieran en un parque de atracciones. El levantamiento que derrocó a Mubarak fue uno de esos momentos utópicos, que aportan una suspensión de la política normal. Las diferencias de clase, ideología, religión y género fueron ignorados en pos del objetivo común de poner fin a un régimen corrupto y arrogante. Sin embargo, dada la naturaleza humana, esos momentos no duran. Detrás del frente común en las calles habia grupos con agendas sutilmente diferentes. Uno de sus organizadores en Facebook fue un grupo de izquierdas conocido como el Movimiento de la Juventud 6 de abril, el nombre de una huelga de trabajadores en 2008. Otra fue la floreciente red de activistas de Internet, dirigida por el ejecutivo de Google Ghonim Wael, que movilizó la primera gran protesta el 25 de enero. Los Hermanos Musulmanes, a pesar de ser de los últimos en llegar, agregaron una columna vertebral rígida. El canto común en las calles de "Pan, Libertad, Dignidad" ocultaron estas brechas ideológicas. Y el genio de los organizadores fue insistir en que las protestas siguieran siendo pacífica, sin responder a las provocaciones. Este espíritu comunitario se extendió espontáneamente a los "comités populares" que protegieron los barrios contra los saqueos. Pero ahora comienza la política real. Me he hecho una idea de cómo este movimiento unificado es probable que diverja cuando conocí a tres de los más talentosos directores jóvenes de Egipto, que están colaborando en un documental llamado "Tahrir" que esperan mostrar en el Festival de Cine de Cannes en mayo. Estaban juntos en la calle, pero tienen diferentes puntos de vista de donde debe ir Egipto. "Tenemos que calmar a la gente un poco. No queremos apresurar las cosas y perjudicar al país", dice Amr Salama, un director que es cercano a Ghonim y es una figura destacada en el movimiento juvenil. Mohamed Diab, quien dirigió una película de premio sobre el acoso sexual en Egipto, quiere llegar a aquellos que se oponían a las protestas de Tahrir. "Hay 1,2 millones de personas que trabajan para la policía. Los necesitamos para la seguridad. Son 2,8 millones de personas afiliadas al Partido Nacional Democrático de Mubarak. No podemos excluirlos de lo que vendrá después. " Pero Ahmed Abdallah, el tercer cineasta, cuyos puntos de vista son similares a los del grupo de izquierdas 6 de abril, sostiene que los crímenes del régimen y la policía deben ser expuestos y castigados. Él explica: "no estoy seguro de que la inclusión deba ir tan lejos. No si no queremos cualquier democracia.". Un importante capitalista de riesgo de Egipto, que comenzó a formar a un fondo de 100 millones de dólares dos semanas antes de la sublevación comienza diciendo que está a favor de la democracia, no importa quién gane. "Estamos haciendo una gran apuesta de que no iremos hacia el socialismo", dice. Pero Dina Sheriff, una activista que ayuda a dirigir un programa de participación ciudadana en la Universidad Americana de El Cairo, advierte que la democracia llevará tiempo: "No sabemos lo que un partido político tiene que hacer. Estamos todavía muy verdes." La comisión militar que ha estado dirigiendo el país durante la última semana se ha reunido con los organizadores de la protesta para la redacción de las normas para la transición. Pero la gente aquí se pregunta si los militares, que han proporcionado todos los líderes de Egipto desde 1952, están realmente dispuestos a ceder el control. "El ejército es la cuestión: ¿Está el ejército dispuesto a compartir el poder con el pueblo?" dice Mustafa El-Gindy, un hombre de negocios simpatizante del liberal Partido Wafd. Varios activistas dicen que esperan que Estados Unidos ayudará a estabilizar la transición con asistencia económica y su experiencia en la organización de las elecciones, volver a redactar una constitución y otros detalles. El presidente Obama consigue altas calificaciones aquí por apoyar el derrocamiento de Mubarak, a pesar de las dudas sobre Israel, Arabia Saudita y otros aliados. El argumento que escuché en repetidas ocasiones es que el mundo debería confiar en la democracia egipcia para resolver los conflictos que están por llegar. Hani Shukrallah, un periodista que formaba parte de un grupo de diálogo de 30 miembros conocido como "Hombres Sabios", lo explica así: "Obviamente no vamos a seguir siendo una familia feliz No hay tal cosa, pero podemos ser una democracia viable…? Sí. Tenemos argumentos, e incluso habrá a veces disturbios. Sin embargo, aceptamos el pluralismo en Egipto. Aceptamos que la gente tiene ideas diferentes." THE WASHINGTON POST. 17-2-2011 EEUU. The Wall Street Journal El gobierno de España se mantiene firme en la reforma al sector bancario Christopher Bjork y Sara Schaefer Pese a que las cajas de ahorros españolas se quejan de que los esfuerzos de reforma están yendo demasiado rápidos, el gobierno español sigue firme en su intención de convertir a la mayor brevedad dichas entidades en bancos tradicionales, según fuentes cercanas a la situación. El nuevo decreto ley del gobierno establecerá el marco de las reformas anunciadas el mes pasado por la ministra de Economía, Elena Salgado, encaminadas a mejorar la solvencia del sistema financiero. Es sólo una de varias reformas para solucionar los problemas estructurales de la cuarta mayor economía de la eurozona, muy dañada por el hundimiento del sector inmobiliario. El decreto ley pondrá fin muy probablemente a las cajas de ahorros, cuyas arcaicas estructuras de negocio no cuentan con la confianza de los inversionistas. La norma fijará un plazo para llevar a cabo la reestructuración de las entidades financieras que necesiten capital y establecer qué cantidad de dinero necesitan captar si quieren evitar una nacionalización parcial. Las cajas están preparando a toda velocidad sus salidas a bolsa y sondeando inversionistas privados antes de la fecha límite de septiembre anunciada por el gobierno para no tener que recurrir a medidas de último recurso como inyecciones de capital del Estado. Los directivos de las cajas se quejan de que la fecha tope de septiembre pueda poner en peligro los procesos de salida a bolsa, lo que a su vez podría incrementar el número de nacionalizaciones parciales. Esa fecha límite, dicen, dejaría sólo los meses previos a las vacaciones de agosto como margen para salir a bolsa. Hasta ahora, cuatro entidades han presentado planes para salir al mercado. El gobierno no accede a esas demandas, según una fuente conocedora del contenido del decreto. El plazo dado hasta septiembre no se modificará, si bien habrá cierta flexibilidad para aquellas entidades que tengan un sólido plan de negocio y unos planes para ampliar capital muy avanzados cuando se sobrepase la fecha. "Simplemente, no hay apetito en el mercado para que todas las cajas salgan a bolsa a la vez", dijo David Franco, socio de Freshfields Bruckhaus Deringer en Madrid. Franco no descarta que haya una mayor consolidación antes del verano, periodo en el que las cajas más solventes podrían absorber a las más débiles. España anunció recientemente un incremento de las exigencias de capital para todas las entidades financieras, en un intento de mejorar la confianza en el sistema financiero, particularmente en las cajas. Los costos de financiación de España subieron después de que Irlanda fuera rescatada en noviembre, pero la tensión se relajó en las últimas semanas a medida que el gobierno se centró en las reformas del sistema de pensiones y del sistema financiero. Los títulos bancarios también se han recuperado durante el pasado mes, lo que indica que el apetito de los inversionistas por los bancos españoles podría estar volviendo de forma gradual, según los analistas. En una estimación inicial, el gobierno dijo que las entidades financieras tendrán que captar 20.000 millones de euros en capital adicional. Esa cifra es la mitad de lo calculado por los analistas privados. El año pasado, el banco central forzó una reducción del número de cajas de 45 a 17 mediante una serie de fusiones. Los analistas afirman que el mercado bancario español sigue estando muy fragmentado, con un exceso de capacidad en un sistema con una extrema necesidad de reestructuración. La cajas también se centrarán en la letra pequeña de los nuevos requisitos de capital para calcular cuánto capital adicional tienen que captar. Salgado mandó la semana pasada una carta a las asociaciones bancarias en la que indicaba que las entidades no cotizadas tendrán que aumentar su capital básico –el capital que las entidades deben mantener para cubrir potenciales pérdidas– hasta el 10% de sus activos. Los bancos cotizados también se enfrentarán a unos requerimientos de solvencia más duros: un capital básico del 8%. La nueva regulación, que se aprobará en el consejo de ministros de esta semana, llega en un momento en el que los inversionistas han estado mirando a las cajas en búsqueda de gangas. Ejecutivos de fondos de cobertura y gestores de fondos de inversión y de fondos soberanos han estado en España para reunirse con altos ejecutivos de las cajas de ahorros y para analizar potenciales acuerdos en el atribulado sector financiero español, según varias fuentes próximas a las cajas. La carrera por conseguir capital privado podría también abrir la puerta a la gran banca internacional. En una invitación poco habitual, los dirigentes de los dos gigantes bancarios del país, Banco Santander SA y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, dijeron a primeros este mes que darían la bienvenida a la llegada de bancos extranjeros a España debido a que eso "profesionalizaría" el sector. "Me han pedido que traslade el mensaje: queremos que la banca internacional venga y compita en España", dijo Miguel Martín, presidente de la Asociación Española de Banca. A los bancos españoles cotizados les gustaría que bancos extranjeros compraran a sus rivales de menor tamaño para evitar que haya intervenciones en el sector, ya que consideran que esas instituciones apoyadas por el sector público supondrían una competencia desleal. Se espera que los grandes bancos españoles también busquen operaciones con las cajas de ahorros. BBVA, por ejemplo, dijo este mes que pretende aumentar su cuota de mercado en España en un 50% en los próximos tres años, para lo que compraría activos de las cajas. El gobierno español considera que estos esfuerzos de reforma, junto a su progresos en la reducción del déficit público, mejorará la confianza de los inversionistas y le permitirá captar los alrededor de 170.000 millones de euros que necesita refinanciar este año. THE WALL STREET JOURNAL. 16-2-2011

Deja una respuesta