Chevron tendrá que pagar 9.500 millones a Ecuador

“No es lo único. Si la compañí­a no se disculpa públicamente dentro de un plazo de 15 semanas, el juez determinó que tiene que pagar el doble. El veredicto pone punto final a un capí­tulo de un drama legal que se ha desarrollado en los tribunales de Ecuador y Estados Unidos durante casi dos décadas, lapso en el que las partes se han acusado mutuamente de cometer irregularidades.”

Bajo la legislación ecuatoriana, Chevron no está obligada a agar sino hasta después de una apelación inicial, un proceso que podría demorar meses. Pero incluso si la petrolera no paga un centavo, el fallo podría agravar lo que ya se ha convertido en una pesadilla de relaciones públicas en un momento en que las petroleras son observadas con suma atención después del derrame de BP en el Golfo de México el año pasado. Los grupos ambientalistas no demoraron en alabar la decisión judicial. "El veredicto de culpabilidad de hoy en Ecuador envía un mensaje fuerte y claro: es hora de que Chevron limpie el desastre que tiene en Ecuador", señaló un comunicado de Rainforest Action Network (THE WALL STREET JOURNAL) DIARIO DE PUEBLO.- Son muchos los que hoy esperan obtener algún beneficio del rápido desarrollo económico de China, al que perciben como un “milagro”. Sin embargo, hay quienes conjugan dichas expectativas con una dosis no menos importante de aprensiones, derivadas del creciente poderío del país asiático, sobre todo en el terreno militar. A estos sectores no les pasa por alto que China ha construido sus propios portaaviones, sus cazas invisibles de cuarta generación, sus misiles antiaéreos y ya tiene a prueba armas anti-satélite. Todas las preocupaciones expresadas, justificadas o no, sostienen de algún modo el argumento de la denominada “amenaza china”. EEUU. The Wall Street Journal Un fallo ordena a Chevron pagar 9.500 millones de dólares en Ecuador Ben Casselman, Ángel González e Isabel Ordóñez En el que podría ser el fallo de mayor cuantía en una demanda medioambiental, un juez ecuatoriano ordenó el lunes a la petrolera estadounidense Chevron Corp. pagar US$9.500 millones para limpiar la contaminación en la selva tropical del país. No es lo único. Si la compañía no se disculpa públicamente dentro de un plazo de 15 semanas, el juez determinó que tiene que pagar el doble. El veredicto pone punto final a un capítulo de un drama legal que se ha desarrollado en los tribunales de Ecuador y Estados Unidos durante casi dos décadas, lapso en el que las partes se han acusado mutuamente de cometer irregularidades. Chevron, sin embargo, propinó un golpe importante en los últimos meses al dar a conocer un memorando secreto que revela la estrategia de los demandantes para hacer cumplir el fallo en distintos países del mundo. Eso implica que la petrolera podría verse obligada a defenderse en los múltiples países en los que opera. Chevron, que niega cualquier responsabilidad por la contaminación, no tiene presencia en Ecuador y ha prometido combatir todos los esfuerzos para expropiar sus activos en el exterior. Otras multinacionales siguen muy de cerca el caso, que podría tener grandes repercusiones para las empresas que operan en el extranjero. La parte demandante, habitantes de la selva amazónica ecuatoriana, una zona rica en petróleo, quiere que Chevron se haga responsable de los daños ambientales que, según acusa, fueron causados por Texaco Inc., que operó en el país entre 1965 y 1992. Chevron heredó el caso cuando compró Texaco en 2001. El fallo en sí mismo no constituye ninguna sorpresa. Chevron ha dicho durante más de un año que esperaba perder el juicio en Ecuador, donde afirma que la colusión entre el gobierno y los demandantes ha imposibilitado un dictamen justo. La compañía aseguró el lunes que apelará la decisión y resaltó que no pagará la multa ni ofrecerá disculpas como solicitó el juez. "Creemos que es ilegítimo e inejecutable", dijo el portavoz de Chevron, Kent Roberston, respecto al fallo. "Es el producto de un fraude y es contrario a la legítima evidencia científica". La parte acusadora niega los cargos de fraude realizados por Chevron e insiste en que la evidencia científica respalda sus acusaciones de daño ecológico. Añadió que no se referirá en detalle al fallo del juez hasta tener una oportunidad de revisar el documento de 200 páginas. Para los demandantes, el fallo representa una buena noticia después de meses de fracasos en los tribunales de EE.UU. que los dejaron divididos y en busca de fondos. La victoria, no obstante, podría ser efímera. La semana pasada, un panel internacional le concedió a Chevron una orden judicial preliminar que podría bloquear los esfuerzos de los demandantes por ejecutar el fallo. El lunes, los demandantes reaccionaron con cautela ante el dictamen. Steven Donziger, un abogado de Nueva York que llevó adelante el caso hasta que las acusaciones de fraude de Chevron lo marginaron no quiso hacer comentarios. Los demandantes emitieron una declaración de su abogado en Ecuador, Pablo Fajardo. "Creemos que el fallo de hoy confirma lo que los demandantes sostuvieron durante los pasados 18 años respecto a la intencional e ilegal contaminación de Chevron de la selva de Ecuador", dijo Fajardo. "Llamamos a la compañía a terminar con sus ataques y a buscar con los demandantes soluciones comunes", agregó. Bajo la legislación ecuatoriana, Chevron no está obligada a pagar sino hasta después de una apelación inicial, un proceso que podría demorar meses. Pero incluso si la petrolera no paga un centavo, el fallo podría agravar lo que ya se ha convertido en una pesadilla de relaciones públicas en un momento en que las petroleras son observadas con suma atención después del derrame de BP en el Golfo de México el año pasado. Los grupos ambientalistas no demoraron en alabar la decisión judicial. "El veredicto de culpabilidad de hoy en Ecuador envía un mensaje fuerte y claro: es hora de que Chevron limpie el desastre que tiene en Ecuador", señaló un comunicado de Rainforest Action Network. Los inversionistas, sin embargo, no le prestaron mucha atención al dictamen. Las acciones de Chevron subieron 1,3% en la Bolsa de Nueva York para cerrar en US$96,95. El juez Nicolás Zambrano dictaminó que Chevron tiene que pagar US$5.400 millones para restaurar suelo contaminado; US$1.400 millones para crear un sistema de salud para la comunidad; US$800 millones para tratar a los enfermos afectados por la polución y US$1.000 millones para sanear las fuentes de agua, ayudar a la recuperación de las especies nativas, etc. Chevron también debe pagar al Frente de Defensa de la Amazonía, una coalición de los demandantes, un 10% adicional en daños, unos US$860 millones. THE WALL STREET JOURNAL. 14-2-2011 China. Diario de Pueblo Una mirada diferente al desarrollo armamentista chino Son muchos los que hoy esperan obtener algún beneficio del rápido desarrollo económico de China, al que perciben como un “milagro”. Sin embargo, hay quienes conjugan dichas expectativas con una dosis no menos importante de aprensiones, derivadas del creciente poderío del país asiático, sobre todo en el terreno militar. A estos sectores no les pasa por alto que China ha construido sus propios portaaviones, sus cazas invisibles de cuarta generación, sus misiles antiaéreos y ya tiene a prueba armas anti-satélite. Todas las preocupaciones expresadas, justificadas o no, sostienen de algún modo el argumento de la denominada “amenaza china”. Estos temores entroncan con la incapacidad de esos individuos para entender en su justa medida las peculiaridades de China, un país donde conviven las áreas costeras desarrolladas, que trasladan al extranjero la imagen de un país desarollado, con las regiones económicamente atrasadas, las cuales no están muy lejos de otras naciones de lo que una vez se llamó el Tercer Mundo. Estas diferencias tan acentuadas dentro de un mismo país se reflejan asimismo en la técnica que hoy posee el ejército chino. Aunque el país dispone de ciertos equipos avanzados, en la mayoría de los casos sus fuerzas dependen de técnicas ya obsoletas. Asi lo admitió hace un tiempo el ministro de Defensa de China, Liang Guanglie, en entrevista con la Agencia de Noticias Xinhua, a la cual confesó: "En comparación con los países desarrollados, las tropas de China se han quedado rezagadas en términos de modernización. La construcción de la defensa y el ejército todavía deben mejorar. Otro pequeño grupo que no logra ocultar su ojeriza hacia China suele cocinarse en su propia salsa, al volver una y otra vez sobre sus prejuicios cada vez que intentan juzgar al país asiático. Si consideran la construcción de la defensa de China preocupándose en exclusiva por su propia seguridad, es lógico que no vean más que la supuesta “amenaza china”. Sin embargo, otro podría ser el resultado si intentaran ser un poco más objetivos y se pusieran en nuestro lugar. Cuando se desoyen las constantes protestas de China por las ventas de armas avanzadas a Taiwán, nunca se piensa que la respuesta china no es más que una reacción lógica para salvaguardar la soberanía e indivisibilidad del país. ¿Es una amenaza acaso que China desarrolle productos nacionales cuando otros países ya ostentan tecnologías más avanzadas en sus áreas marítimas circundantes, incrementando con ello la tensión regional? “En la actualidad, la región geográfica que circunda a China vive inmersa en una compleja situación, caracterizada por el aumento en la presencia de factores de inestabilidad e incertidumbre. El desarrollo de China enfrenta oportunidades y desafíos sin precedentes. El ministro de Defensa Liang Guanglie dejó en claro en la entrevista con Xinhua estas preocupaciones del país respecto a la seguridad de la paz y la estabilidad en la región. Tal conyuntura es la razón principal por la que China imprime nuevos impulsos a la construcción de la defensa nacional. Los que suelen gritar a los cuatro vientos que hay una "amenaza china", bien podrían repensar sus empeños, pues su insistencia misma, que conlleva el afán de contener a China, supone una creciente amenaza a ésta. Entendemos que es perfectamente normal, y un derecho incluso, que cada país y región se preocupen por su seguridad, pues lo común en la historia de la Humanidad ha sido vivir cortos períodos de relativa paz, como paréntesis entre una conflagración bélica y otra. Pero hoy, de lo que se trata es de llegar a un consenso en el tema de la defensa, de modo que nadie salga perjudicado cuando alguien se beneficia. Si todos nos atenemos a este razonamiento, de seguro se neutralizarán los miedos injustificados al mejoramiento de la capacidad defensiva china. Así de simple. DIARIO DEL PUEBLO. 14-2-2011

Deja una respuesta