Música

Vuelve Santi Ibarretxe, ¡gracias a Dios!

El 15 de junio sale al mercado el próximo y esperadí­simo disco de Santi Ibarretxe. El saxofonista, compositor, arreglista, creador, mimo, jazzman… vasco, por fin ofrece la segunda parte de su magní­fica improvisación permanente: Primital. “…coros, polifoní­as y expresiones vocales que elevan las piezas musicales a un nivel de juego operí­stico […] letras y coros inspirados en la textura de las palabras y sonidos, que a menudo vienen a recrear al espectador un nuevo lenguaje lúdico”. La segunda entrega “Primital Bells” cuenta con la colaboración de Carmen Parí­s, Antonio Vega, Heivia y Antonio Serrano. Ya se pueden escuchar algunos temas en myspace.

Santi Ibarretxe nació en Bilbao en 1964, estudió iano y flauta clásica primero, y después se enamoró del saxofón; ganó algunos concursos, hasta que a los 25 años se trasladó a Copenhague, donde ha vivido durante casi diez años, perfeccionándose como músico. A los 34 años regresó a España fundando un cuarteto de funky surrealista: Khatorno, con su amigo pianista Fran Rubio, que derivó después en un dúo, El Dúo a el niño. De aquí nace Primital. Compositor de seis bandas sonoras y enloquecido del escenario, es capaz de hacer creer que lo que le pasa es natural, que es así. Pero no. Es una concepción integral de la música y de una forma de componer e interpretar muy particular: la superación de las barreras de lo consciente a través de la repetición, la sonoridad de las palabras y lo absurdo, en una especie de mezcla entre Buñuel y Milikito, ni más, ni menos. Hace cuatro años sonaba la radio en una ruta de las de las 7am por la M-40, cuando un tema verdaderamente sorprendente comenzó a escucharse en aquel magnífico programa de Pablo Motos, ahora “pantalleado”: “la botellita que la voy a tirar a la calle ya, la botellita que la voy a tirar…”, a un ritmo funky de despertarse rápido. Se llamaba Santi Ibarretxe. Sonaba nuevo y sonaba muy bien. Ya en su página web las instrucciones de envío para recibir el disco se complicaban un poco en la carga y descarga. ¿La única posibilidad?, llamar directamente al móvil indicado… – ¿diga? – sí, mire, que tengo problemas en la web con el envío del disco de Santi Ibarretxe – sí, dígame, soy yo… (silencio) – ¿Eres Santi Ibarretxe? – Sí, sí dime – Pues mira, que no hay manera de que la página me deje pedir el disco – Nada, nada, déjate de historias. Esta noche voy a un concierto, ¿por qué no te pasas y te lo llevas? – Pero, ¿es que tocas tú? – No, ¡qué va!, voy con unos colegas. ¿Te parece si te espero en la puerta? Después, el CD se ha acabado rayando por el uso. Por cosas de la vida, aquel encuentro acabó más tarde en una recomendación: “tenéis que traer a este tío”. Aquel concierto de Santi en la Sala “El loco Mateo” de Valencia… ¡tremendo!. Urgente escuchar el tema que interpreta con Carmen París “Yes, my father”, y “La invidente”. Absolutamente genial.

Deja una respuesta