Luchas

Victoria de las gallegas conserveras contra la precariedad

Sindicatos y la patronal Conxemar alcanzan un preacuerdo para elevar el salario de las trabajadoras de la industria de conservas de productos del mar y el reconocimiento de numerosos derechos laborales. Una victoria solo fruto de la constante y organizada lucha de las miles de trabajadoras gallegas del sector.

El 10 de noviembre, los sindicatos CIG, CCOO y UGT llegaron a un preacuerdo con la patronal conservera Conxemar para un convenio colectivo que afectaría a todas sus trabajadoras, con una mejora salarial y el reconocimiento de varios derechos laborales, que tendría validez para cuatro años (2018-2021).

En este preacuerdo, pendiente de ser votado por las asambleas de trabajadoras, se reconoce una subida salarial de entre el 16% y el 20% (según puesto de trabajo) progresiva durante los cuatro años, con una subida del 5’5% el primer año. Además de la implantación de pluses salariales de peligrosidad por el uso de sierra y cuchillos, o un nuevo complemento de refrigeración. Lo que permitiría a las trabajadoras alcanzar los 14.000 euros anuales.

Se reduce la jornada de trabajo anual, eliminando dos días del calendario laboral, además de un tercer día el último año de vigencia del convenio. Todas las empleadas que lleven más de tres años en una compañía podrán ascender de categoría. Se regulará con más intensidad las “modalidades de contratación fraudulenta” que se llevan a cabo mediante empresas multiservicios o ETTs. Y se reconoce también el permiso retribuido para acompañar a menores al médico, cuando antes se descontaba del sueldo.

El sector de productos elaborados del mar está concentrado principalmente en Galicia, en un 80%. Aglutina a más de 140 empresas y en 2017 llegó a facturar 4.238 millones de ventas. Cifra que se espera que sea superada este año. Una industria que da trabajo en la actualidad a 9.500 trabajadoras, la inmensa mayoría mujeres.

Y un sector donde reina la precariedad. A los bajos salarios se le suma un ritmo de trabajo frenético, peligroso a la hora de usar material cortante, y el descuento del tiempo del bocadillo de su jornada laboral. Sin contar con las empleadas de ETT, con sueldos inferiores a los 6 euros la hora. La firma del preacuerdo supone un avance importante en los derechos de las trabajadoras.

Victoria que se ha conseguido por la lucha y organización de las propias trabajadoras. Ejemplo de ello ha sido la exitosa huelga de tres días (23,24 y 25 de octubre) que paralizó las factorías con un 90% de seguimiento en Galicia y el 75% en el resto de España, según los sindicatos. Y ha sido especialmente clave la convocatoria de una huelga indefinida a partir del 15 de noviembre. Lo que ha terminado de vencer las resistencias de la patronal, ante las pérdidas que supondría un parón justo un mes antes de la campaña de Navidad.

Al igual que con las Kellys, o con las empleadas de hogar, tenemos un ejemplo de un sector de trabajadoras, inexistente para la mayoría, pero que no se resigna a su destino y lucha por cambiarlo. Y como la unidad y la organización les permite a todas estas mujeres no solo lograr victorias sino ponerse a la cabeza de la lucha contra la precariedad en nuestro país.

Un comentario sobre “Victoria de las gallegas conserveras contra la precariedad”

  • Las mujeres damos muestra de lo que podemos conseguir y sobre todo las gallegas que siempre fueron padre y madre de los hijos pues los padres la mayoría no tenian tiempo para estar cpn su fsmilia

Deja una respuesta