Vaticinan colapso de Wall Street en septiembre

“El Presagio, llamado así­ por el famoso dirigible alemán que en 1937 se estrelló en Lakehurst, estado de Nueva Jersey, EE.UU., es un indicador técnico de que vaticina no sólo un mercado a la baja sino también un colapso del mercado bursátil. Su creador, un matemático ciego llamado Jim Miekka, afirmó que su indicador ahora predice un colapso del mercado en septiembre.”

Miekka concibió el Presagio en 1995 como una forma de redecir grandes caídas bursátiles, y desarrolló una fórmula que analiza datos como niveles de acciones durante 52 semanas y los promedios variables de la Bolsa de Nueva York. El Presagio estuvo detrás de cada crisis bursátil desde 1987. "El Presagio de Hindenburg muestra algunas características internas que se deterioran, lo que da la señal de algunas preocupaciones importantes", indicó Ryan Detrick, de Schaeffer’s Investment. "Pero no es un motivo para poner el 100% de sus activos en efectivo. Hablamos de un enfoque de esperar y ver, pero considerando su historia reciente, lo consideramos más que a otros indicadores". (THE WALL STREET JOURNAL) DIARIO DEL PUEBLO.- Los informes de los medios de prensa indican que el sueldo promedio anual en el sector privado fue de solamente 18.199 yuanes (2.688 dólares) en 2009. Pero los empleados en las Empresas Estatales ganan un promedio de 54.000 yuanes (7.941 dólares) anuales, según el jefe de la Comisión para la Supervisión y Administración de Activos Estatales. Es hora ya de que una mayor proporción de los beneficios de las EE se utilice para solucionar problemas sociales, tales como la creciente disparidad de ingresos entre distintos sectores. EEUU. The Wall Street Journal El “presagio de Hindenburg” vaticina un colapso del mercado en septiembre Steven Russolillo y Tomi Kilgore Olvídese del martes 13. Muchos en Wall Street comenzaron a murmurar sobre un fenómeno aún más escalofriante: el "Presagio de Hindenburg". El Presagio, llamado así por el famoso dirigible alemán que en 1937 se estrelló en Lakehurst, estado de Nueva Jersey, EE.UU., es un indicador técnico de que vaticina no sólo un mercado a la baja sino también un colapso del mercado bursátil. Su creador, un matemático ciego llamado Jim Miekka, afirmó que su indicador ahora predice un colapso del mercado en septiembre. Wall Street ha estado lleno de rumores sobre si el Presagio Hindenberg se hará realidad, y algunos corredores les advierten a los clientes sobre el indicador y algunos blogs analizan las posibles terribles consecuencias. Pero Andrew Brenner, director gerente de Guggenheim Securities, les dijo a sus clientes: "En lo personal, suena como que (la gente) comienza su fin de semana con una copa de alcohol desde temprano". Los indicadores técnicos, con nombres como "La cruz de la muerte" y "El bebé abandonado (a la baja)", han concentrado mucha atención en los últimos meses. En medio de un mercado cada vez más volátil, los inversionistas han estado buscando pistas sobre la dirección de las acciones, en especial en las últimas semanas, cuando los índices más importantes cayeron más de un 3%. "Siempre nos gustan las buenas teorías de la conspiración", indicó Joseph Battipaglia, estratega jefe de mercados del grupo de clientes privados de Stifel Nicolaus. Pero señaló que los observadores del mercado a veces sacan demasiadas conclusiones de lo que podrían ser simples coincidencias. "Yo desestimo este tipo de cosas porque suelen aparecer en mayor número durante los mercados a la baja". Miekka concibió el Presagio en 1995 como una forma de predecir grandes caídas bursátiles, y desarrolló una fórmula que analiza datos como niveles de acciones durante 52 semanas y los promedios variables de la Bolsa de Nueva York. El matemático afirmó que el nombre del Presagio de Hindenburg fue acuñado por un colega, Kennedy Gammage, cuando descubrieron que el nombre "Titanic" ya había sido usado. La confluencia de datos usados por el Presagio fue activado oficialmente la semana pasada. Hubo 92 empresas que alcanzaron su punto más alto de 52 semanas el jueves, o 2,9% de todas las empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York. También hubo 81 puntos bajos nuevos, o 2,6% del total. Cada número debe superar 2.5% para que el Presagio se cumpla, según Miekka. Otros criterios incluyen un promedio de movimiento de 10 semanas para el Bolsa de Nueva York y un Oscilador McClellan negativo, un indicador que mide las fluctuaciones del mercado. Miekka indicó que la aparición de una señal suele ser una indicación de la cima de un mercado, pero el Presagio se vuelve más preciso cuando hay dos o más que se producen juntos. El Presagio estuvo detrás de cada crisis bursátil desde 1987, pero también se produjo muchas otras veces sin un colapso significativo que lo siguiera. Analistas bursátiles afirmaron que sólo alrededor del 25% de las apariciones del Presagio han llevado a caídas del mercado bursátil que puedan ser consideradas colapsos. "El Presagio de Hindenburg muestra algunas características internas que se deterioran, lo que da la señal de algunas preocupaciones importantes", indicó Ryan Detrick, estratega técnico senior de Schaeffer’s Investment Research. "Pero no es un motivo para poner el 100% de sus activos en efectivo. Hablamos de un enfoque de esperar y ver, pero considerando su historia reciente, lo consideramos más que a otros indicadores". Miekka, quien escribe un boletín sobre Wall Street llamado "Sudbury Bull & Bear Report", desde sus hogares en los estados de Maine y Florida, ni siquiera sabía que su propio indicador Presagio Hindenburg se había activado. El ex profesor de física de 50 años afirmó que se "sorprendió" luego de ingresar los datos a su modelo. No indicó si es buen momento para retirarse del mercado, pero no se encuentra de humor exactamente positivo cuando se trata de acciones. "Estaré bailando cerca de la puerta", señaló. THE WALL STREET JOURNAL. 20-8-2010 China. Diario del Pueblo Es hora de equilibrar ingresos El éxito de los esfuerzos de China por reformar sus empresas estatales (EE), la mayor parte de las cuales se encontraban al borde de la bancarrota apenas una década atrás, se hace evidente en la sorprendente capacidad de las mismas para generar beneficios en la actualidad. Con todo, el quid de la reforma de las EE no sólo radica en lograr ganancias, especialmente en momentos en que existe una notable brecha de ingresos entre el Estado y el sector privados. Las más recientes cifras indican que el beneficio agregado de las EE en los primeros siete meses de este año superó el billón de yuanes, más de un 50,1 por ciento de aumento interanual. En momentos en que el mundo aún tiene pendiente recuperarse sobre bases seguras, tras la peor recesión en décadas, las autoridades chinas pueden respirar con cierta tranquIlidad contemplando el sólido desempeño de sus EE. Los altos beneficios de estas entidades no sólo amortiguarían cualquier tropiezo del sector estatal según se recuperan el país y el resto del mundo, sino que también servirían de respaldo a la Hacienda nacional a la hora de diseñar programas liderados por el Gobierno para estimular las finanzas, en caso de necesidad. Pero a la vez que reconocen la importancia de los esfuerzos de las EE por transformarse, las autoridades deben prestar más atención al uso apropiado de los crecientes beneficios de las mismas. Los impuestos favorables y políticas fiscales e industriales que el Gobierno ha puesto en ejecución para facilitar la reforma y el desarrollo de las EE, no sólo se dirigen a dotar a dichas entidades de una base robusta, la que a su vez permite elevar los ya altos salarios de sus empleados. Los informes de los medios de prensa indican que el sueldo promedio anual en el sector privado fue de solamente 18.199 yuanes ($2.688) en 2009. Pero los empleados en las EE ganan un promedio de 54.000 yuanes ($7.941) anuales, según el jefe de la Comisión para la Supervisión y Administración de Activos Estatales. Es hora ya de que una mayor proporción de los beneficios de las EE se utilice para solucionar problemas sociales, tales como la creciente disparidad de ingresos entre distintos sectores. DIARIO DEL PUEBLO. 23-8-2010

Deja una respuesta