El Tribunal Constitucional avala el recorte a las renovables

Una vez más, ganan las eléctricas

El Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso presentado por el Gobierno de Murcia contra el Real Decreto-ley 9/2013, de 12 de julio. El Real Decreto, que supone un recorte a las energí­as renovables, incluye entre otras medidas la conocida como el “impuesto al Sol”.

El decreto cuenta con la oposición de consumidores y asociaciones, organizaciones ecologistas, partidos políticos y ha recibido ya 30 recursos. A pesar de ello, el Tribunal Constitucional ha avalado el decreto y considera que “el Gobierno justificó de forma suficiente la necesidad de aprobar las medidas”.

Así, rechaza el argumento del recurso de que las alteraciones en el régimen retributivo de las renovables vulneran el principio de seguridad jurídica. Alega que este principio es compatible con cambios legislativos derivados de exigencias de “interés general”. De igual manera, el tribunal rechaza la tesis de que el decreto vulnere el principio de irretroactividad, argumentando que éste sólo afecta a “derechos patrimoniales consolidados”.

Real Decreto-ley: el recorte a las renovables

El Real Decreto-ley recoge las llamadas “medidas para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico”.

Mediante diferentes mecanismos se pone freno al desarrollo de energías renovables, especialmente en el autoconsumo. De hecho, la consultora PwC asegura que el autoconsumo sería cuatro veces mayor si no se hubiera implantado la ley.

Medidas como el denominado “peaje de respaldo”, por la cual toda persona que disponga de placas solares u otros mecanismos de generación de energía pasará a pagar una tasa a las eléctricas por kWh generado y autoconsumido en el momento, y que puede ascender a un 56% de la tarifa.

Inés Sabanés, coportavoz Equo Madrid, declaraba: “La verdad es que podemos decir sin rodeos que lo que se pretende con esta reforma no es regular el autoconsumo, sino evitarlo”.

Así mismo, decía que “la última modificación en agosto de la tarifa de la luz eleva hasta un 63% la parte fija del recibo, que depende de la potencia contratada, al tiempo que reduce en un 17% la parte variable, la que depende del consumo”. Desincentivando el ahorro en consecuencia, así como poniendo en riesgo el despegue del sector de la eficiencia energética, pues los usuarios verán reducida la repercusión del mismo en sus facturas.

Pierde el consumidor y pierde el Medio Ambiente.

Al servicio de las eléctricas

El Real Decreto crea un mecanismo de financiación por el que los usuarios pagarán el déficit acumulado de años atrás pero… ¿quién tiene ese déficit?

Las grandes eléctricas, tienen, otra vez, al Gobierno de su parte. El año pasado se denunciaba cómo el Gobierno del PSOE perdonó a las eléctricas entre 2.500 y 3.500 millones de euros. Ahora en nombre de “la caída significativa de la demanda, el incremento en la producción eléctrica a partir de fuentes renovables primadas y la reducción de los precios de mercado”, se han asegurado una nueva fuente de ingresos.

En sólo diez años, la factura de la luz en los hogares ha subido un 74, 93%. Sin duda, las eléctricas forman parte de ese ínfimo porcentaje de empresas en España a las que la crisis les ha servido para multiplicar sus multimillonarios beneficios.

Con esta ley, el PP una vez más ha demostrado su fiel servicio a las grandes eléctricas en España. Muchas organizaciones ya han denunciado cómo esta medida no sirve, ni mucho menos, al “interés general” como aboga el Tribunal Constitucional.

Organizaciones ecologistas, como Ecooo ya han declarado que detrás de esta ley se esconde “la cuenta de resultados de las grandes compañías eléctricas”. Greenpeace denuncia cómo “el Gobierno rinde vasallaje al oligopolio eléctrico”.

Igualmente ha hecho la organización de consumidores (FACUA) que asegura que con el decreto se imponen “los intereses de las grandes compañías eléctricas sobre los consumidores, a quienes perjudica económicamente”.

Por una política ecológica, otro proyecto de país

Las energías renovables suponen un sector estratégico en el desarrollo de nuestro país, en el que es necesario invertir.

En primer lugar, porque permitirían avanzar en el desarrollo sostenible de la sociedad. España tiene una climatología y una situación geográfica excepcional que hacen que sea el país con mayor biodiversidad de Europa, tanto en variedad de especies como de ecosistemas. España alberga el 80% del total de especies de plantas vasculares de Europa y el 50% de especies animales.

Debe ser una prioridad cuidarlo: cerrar las centrales nucleares, disminuir las emisiones efecto invernadero, cuidar los recursos naturales, proteger áreas naturales,…

En segundo lugar, invertir en energías renovables es clave para conseguir independencia política y económica del país. Actualmente somos energéticamente dependientes de países como Francia; sin embargo, España tiene una situación idónea para el desarrollo de las renovables, tanto eólica y solar. Invertir en este área nos situaría a nivel internacional en un trato entre iguales con otras potencias europeas.

Por último, las renovables suponen, un motor de desarrollo, capaz de crear numerosos puestos de trabajo, ligados a la investigación, cualificados y productivos. Un sector que permitiría acabar con la dependencia al ladrillo y al turismo y un buen nicho para evitar la fuga de cerebros.

Invertir en renovables es apostar por un proyecto de país, opuesto al camino de saqueo e intervención al que estamos hoy en día sometidos.

Propuesta de Recortes Cero para el Medio Ambiente

1. Apostamos por un nuevo modelo energético que acabe con la dependencia del petróleo, aprovechando el enorme potencial de nuestro país en energías renovables, especialmente eólica y solar. Y el cierre de las centrales nucleares.

2. Ley de Medio Ambiente que:

Acabe con la impunidad de los grandes monopolios para contaminar.

Prohíba la privatización de recursos naturales estratégicos como la gestión del agua.

Garantice una gestión sostenible de los recursos.

3. Impulsar y apoyar todas las iniciativas para derogar las leyes que limitan o recortan el desarrollo de las energías renovables y el autoconsumo eléctrico, como la Reforma Eléctrica del gobierno de Rajoy y el “impuesto al Sol”.

4. Impulsar la I+D+i en energías renovables y la creación de empleo en este sector estratégico.

5. Políticas eficaces para combatir el cambio climático, reduciendo un 30% la emisión de gases efecto invernadero para el 2020.

6. Promulgación de una Ley General del Medio Ambiente que garantice la biodiversidad, la protección de la fauna y flora y la educación ambiental. Que elimine los cultivos y alimentos transgénicos, fomentando la agricultura biológica y ganadería ecológica; que potencie que apueste decididamente por la reutilización, la recuperación y el reciclaje y que prohíba el fracking y el resto de actividades extractivas destructivas. Proponemos una regulación justa de la práctica y la enseñanza de las medicinas naturales.

7. Eliminación de la obsolescencia programada y las prácticas abusivas, fraudulentas o engañosas de la industria y el comercio.

Deja una respuesta