SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Una UE plagada de temores a la dominación alemana

Las pancartas frente al edificio del Consejo Europeo en Bruselas mandaban el mensaje “No al Pacto Fiscal, sí a la solidaridad”. Los trabajadores belgas en huelga dieron su veredicto sobre el resultado de la primera cumbre de la UE de 2012: un pulgar hacia abajo inconstestable.En la sala de conferencias, los líderes una vez más, hablaron de austeridad, y 25 de los 27 jefes de gobierno firmaron el pacto por la estricta disciplina fiscal que la canciller Angela Merkel ha estado presionando para aprobar. Sólo Gran Bretaña y la República Checa se negaron a unirse.Merkel lo calificó como un “resultado exitoso”. Ha impuesto el pacto fiscal, que incluye límites obligatorios en los déficit presupuestarios y sanciones cuasi-automáticas a los países en que los límites de déficit y la deuda se incumplan. Y lo ha hecho en sólo dos meses. El progreso ha sido mucho más rápido de lo que la mayoría de los observadores habían esperado cuando el pacto fue acordado en la cumbre de la UE en diciembre pasado.Sin embargo, Merkel no puede estar completamente satisfecha. Dedicó gran parte del día a neutralizar una propuesta estratégica equivocada lanzada desde el Ministerio de Finanzas alemán. El viernes, el Financial Times informaba que Alemania quería enviar un comisario de presupuesto de la UE a Atenas para supervisar la política fiscal de Grecia. El artículo se refería a un documento de Ministerio del Interior.Mientras que los políticos de la coalición de centro-derecha de Merkel expresaban su satisfacción por la idea el fin de semana, el Gobierno griego protestó por lo que calificó como una “fantasía enferma” y pidió respeto a su dignidad nacional.El lunes, Atenas recibió un apoyo casi unánime en Bruselas a medida que un líder tras otro se ponía del lado de los griegos.Un comisario de austeridad sólo para Grecia “no es aceptable”, dijo el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, el portavoz no oficial de los países más pequeños de la UE. El canciller austriaco, Werner Faymann, expresó su simpatía por los griegos. “Usted no tiene que insultar a la gente en política”, dijo.La protesta llevó al gobierno alemán a adoptar un tono más conciliador. El ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, hablando desde El Cairo, dijo que estaba satisfecho con el tono del debate, y Merkel trató de calmar las aguas antes de la cumbre diciendo: “Creo que estamos teniendo un debate que no debe tener lugar”.En una conferencia de prensa después de la cumbre, dijo que la reunión de octubre la UE ya había decidido controlar el programa de reformas griegas y que los expertos griegos estarían involucrados en el proceso.El debate ensombreció la cumbre. Merkel había querido la reunión para enviar un mensaje diferente, más positivo sobre el compromiso de impulsar el crecimiento y el empleo en la UE. Pero la noción de un comisario de austeridad para Atenas ha renovado los temores de que Alemania está tratando de imponer su autoridad al resto de Europa. Una vez más, los viejos prejuicios se han vuelto a despertar, y la reputación internacional de Alemania está sufriendo (…)

Deja una respuesta