Una debacle que Zapatero no resistirí­a

“Sin embargo, si el escenario que dibuja la cuarta entrega de la encuesta de EL MUNDO-Sigma Dos acaba confirmándose el próximo 22 de mayo, su final polí­tico lo habrán decidido los electores y no promete ser precisamente brillante, sino todo lo contrario. Los socialistas están a punto de perder cinco de las comunidades en las que gobiernan, solos o en coalición. No figuran en esta entrega ni Andalucí­a -cuyas elecciones se celebran con las generales- ni Asturias debido a que merece un capí­tulo aparte para saber cómo funcionará el efecto Cascos.”

De no desejar su futuro antes de mayo, Zapatero se arriesga a que las urnas le dejen sin margen para decidir. Si cualquier elección o referéndum tiene algo de plebiscito sobre la gestión del Gobierno de turno, en este caso resulta completamente imposible que los candidatos del PSOE puedan convencer a los votantes de que no castiguen a Zapatero por persona interpuesta. Porque una de las paradojas del sondeo es que los presidentes socialistas, a excepción del balear, tienen buena imagen ante los ciudadanos, pero el PSOE está en caída libre. (EL MUNDO) LA VANGUARDIA.- LA visita a España del viceprimer ministro de China, Li Keqiang, es un auténtico regalo de Reyes. El mensaje que ha traído desde Pekín el segundo hombre más poderoso del gigante asiático coincide con lo que nuestro país más necesita en estos momentos de dura crisis. Lo primero, confianza en el futuro de la economía española. Pero no sólo con buenas palabras, sino con el firme compromiso de seguir comprando deuda pública española. Eso es de gran ayuda para que el Tesoro se pueda financiar este año sin problemas EL ECONOMISTA.- El ex economista jefe del Banco Mundial (BM) y premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz cree que tanto la Unión Europea (UE) como los Estados Unidos necesitan una "acción de relance" económico en lugar de abundar en la vía de austeridad, que retrasará la salida de la crisis. El camino a seguir es el marcado por China, asegura el economista en una entrevista publicada hoy por el diario Libération en la que subraya que "Pekín hizo un plan de relance aunque China estaba menos afectada por la crisis que los países ricos". Editorial. El Mundo Una debacle que Zapatero no resistiría EL PRESIDENTE Zapatero aseguró ayer en Onda Cero que la decisión de repetir como candidato en 2012 no depende del resultado electoral de las autonómicas y municipales, sino de «las convicciones». Sin embargo, si el escenario que dibuja la cuarta entrega de la encuesta de EL MUNDO-Sigma Dos acaba confirmándose el próximo 22 de mayo, su final político lo habrán decidido los electores y no promete ser precisamente brillante, sino todo lo contrario. Los socialistas están a punto de perder cinco de las comunidades en las que gobiernan, solos o en coalición. No figuran en esta entrega ni Andalucía -cuyas elecciones se celebran con las generales- ni Asturias debido a que merece un capítulo aparte para saber cómo funcionará el efecto Cascos. En días posteriores publicaremos los datos de estas dos comunidades, pero de momento el PP lograría la mayoría absoluta de forma clara en Baleares, Castilla-La Mancha y Cantabria, donde el PSOE gobierna con los regionalistas de Miguel Ángel Revilla y a pesar de la alta valoración del presidente cántabro. En Aragón el PP será de lejos el partido más votado y podría formar gobierno con el PAR. Aunque sin duda el resultado más demoledor para el PSOE, al menos desde el punto de vista simbólico, sería la pérdida de Extremadura, que junto con Andalucía ha sido su gran feudo electoral desde la Transición. A día de hoy, el PP podría conseguir incluso la mayoría absoluta en esta comunidad. Aunque los datos deben ser analizados con prudencia, ya que la atribución de escaños en las comunidades podría tener un margen de error a pesar de la amplitud de la muestra, el PP aventaja en siete puntos al PSOE en Castilla-La Mancha -María Dolores de Cospedal le ganaría así el pulso a José María Barreda-, nada menos que 28 puntos separan a los populares de los socialistas en Baleares y en Cantabria el PSOE se sitúa a 27 puntos del PP y a seis por debajo del PRC de Revilla. En Aragón Luisa Fernanda Rudi le saca diez puntos a Eva Almunia, aunque la presencia de fuerzas regionalistas obligaría al PP a gobernar en coalición. Si las urnas confirmaran el sondeo, los socialistas sufrirían una derrota de proporciones históricas, superior incluso a la de 1995, cuando los escándalos y la guerra sucia del Gobierno de Felipe González castigaron a los candidatos socialistas en las autonomías y en los ayuntamientos. De no despejar su futuro antes de mayo, Zapatero se arriesga a que las urnas le dejen sin margen para decidir. Si cualquier elección o referéndum tiene algo de plebiscito sobre la gestión del Gobierno de turno, en este caso resulta completamente imposible que los candidatos del PSOE puedan convencer a los votantes de que no castiguen a Zapatero por persona interpuesta. Porque una de las paradojas del sondeo es que los presidentes socialistas, a excepción del balear, tienen buena imagen ante los ciudadanos, pero el PSOE está en caída libre. Es sin duda meritorio que el presidente del Gobierno esté anteponiendo -bien es verdad que a lo mejor a la fuerza- las reformas que necesita el país para conjurar la crisis a las necesidades electorales de su partido que desde luego no pasan por hacer recortes sociales. Sin embargo, tiene aún un instrumento en su mano para evitar que los candidatos del PSOE sufran un castigo dirigido a él: puede adelantar las generales para hacerlas coincidir con las municipales. Además, ello sería un ahorro adecuado para estos tiempos, y pondría fin al impasse que impide afrontar grandes acuerdos para los problemas de Estado. EL MUNDO. 5-1-2011 Editorial. La Vanguardia Bienvenido, mister Li Kegiang LA visita a España del viceprimer ministro de China, Li Keqiang, es un auténtico regalo de Reyes. El mensaje que ha traído desde Pekín el segundo hombre más poderoso del gigante asiático coincide con lo que nuestro país más necesita en estos momentos de dura crisis. Lo primero, confianza en el futuro de la economía española. Pero no sólo con buenas palabras, sino con el firme compromiso de seguir comprando deuda pública española. Eso es de gran ayuda para que el Tesoro se pueda financiar este año sin problemas. Y China puede colaborar mucho, ya que es el gran banquero mundial, con la mayor reserva de divisas de todo el planeta, acumulada gracias a su enorme excedente comercial. El compromiso de China con España, al margen de las buenas relaciones bilaterales, se encuadra dentro del interés estratégico de la economía de ese país, volcada en las exportaciones, para que la Unión Europea –uno de sus grandes clientes– tenga un crecimiento vigoroso y equilibrado. El propio Li Keqiang, que en su gira europea visitará también Alemania y el Reino Unido, ha afirmado que el apoyo de China a las medidas de estabilización de las finanzas de la UE y su ayuda a ciertos países contribuirá a promover una reactivación económica global y un crecimiento sostenido. Li Keqiang no ha concretado públicamente el montante de las inversiones en deuda pública española. Tampoco sería bueno que lo hiciera, porque ello daría pistas a los especuladores. Pero el compromiso de apoyo político y financiero de la segunda potencia económica del planeta a España parece fuera de duda. El viceprimer ministro chino ha llegado a Madrid también con un segundo mensaje, igualmente fundamental. Parece que no sólo quiere darnos peces, sino ayudarnos a pescarlos. Y a hacerlo en su propio país. Li Keqiang, en este sentido, ha hecho un importante llamamiento a las empresas españolas para que se esfuercen por exportar a China, recordándoles que es el primer mercado mundial en expansión. Gráficamente ha puesto el ejemplo de lo importante que sería para España que cada uno de los 1.300 millones de chinos consumiera aceite de oliva o que bebiera cada día una copa de vino, o bien que una parte de ellos decidiera venir de turismo a España. Probablemente no bastaría toda la producción española de aceite ni de vino, y tampoco habría hoteles suficientes. Anécdotas al margen, ese simpático ejemplo debe tomarse con profunda seriedad en España. La exportación a China puede ser una importante vía de crecimiento y empleo para las empresas españolas. Y, hoy, no lo es, a tenor de lo que dicen las cifras. Las ventas de las empresas españolas a China apenas suman 2.150 millones de euros frente a unas importaciones de 15.670 millones. El tercer mensaje importante ha sido la oferta a las empresas españolas a participar en el desarrollo chino a través de inversiones directas en los sectores del transporte, las telecomunicaciones, la banca y los seguros. Ayer mismo se firmaron ya inversiones chinas por valor de 5.650 millones de euros, la mayoría concentradas en una operación con la petrolera española Repsol, que se suman a los 980 millones invertidos en los últimos cinco años. Una cifra importante pero todavía muy baja. Clave resulta, en suma, la visita del viceprimer ministro chino para impulsar decisivamente las relaciones entre ambos países y para apoyar a España en momentos difíciles. Bienvenido, mister Li Keqiang. LA VANGUARDIA. 6-1-2011 Entrevista. El Economista “El camino a seguir es el marcado por China” El ex economista jefe del Banco Mundial (BM) y premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz cree que tanto la Unión Europea (UE) como los Estados Unidos necesitan una "acción de relance" económico en lugar de abundar en la vía de austeridad, que retrasará la salida de la crisis. El camino a seguir es el marcado por China, asegura el economista en una entrevista publicada hoy por el diario Libération en la que subraya que "Pekín hizo un plan de relance aunque China estaba menos afectada por la crisis que los países ricos". "Resultado: el país ha repuntado y se convertirá en la primera economía mundial incluso antes de lo previsto", dice el economista neokeynesiano, que sostiene que "hay que relanzar la máquina, inyectar fondos en educación, sanidad, investigación, infraestructuras". Es el camino que deben seguir la UE, en lugar de "la vía de la austeridad" que va a "retrasar la salida de la crisis, debilitar a los eslabones más vulnerables de la zona euro y de la Unión Europea", agrega Stiglitz, que participará mañana en el foro "Nuevo mundo, nuevo capitalismo", organizado en París por el Gobierno francés. "Muchos líderes no han comprendido que hacía falta meterse con la regulación del sistema" financiero y no nivelar "por abajo", asegura el premio Nobel, quien echa en falta una mayor iniciativa del sector público frente al privado para recuperar la actividad económica. Actuar contra los bancos Stiglitz considera que Europa y Estados Unidos "deben meterse contra los bancos para limitar la especulación y evitar que algunos acumulen hasta 20.000 millones de dólares (unos 15.000 millones de euros) jugando sobre los productos derivados". Además, se debe "crear un servicio público de finanzas, para evitar que los bancos se recompongan cargando su peso en la espalda de los consumidores" a través de políticas de créditos usureros. Mejorar el euro El camino esbozado por el reputado economista para ayudar a la UE a salir de la crisis pasa también por mejorar el fondo de estabilidad creado por Bruselas. Aunque es esencial, el fondo "no está a la altura de la situación: no es más que un paliativo temporal para los pequeños países atacados", dice Stiglitz, quien no ve imposible que desaparezca el euro pero que tampoco dibuja un escenario dramático si llega el fin de la moneda única. "El euro, a falta de políticas apropiadas y de instituciones equilibradas como un fondo de solidaridad para la estabilidad duradera, puede desaparecer", dice. La moneda única de la zona euro es un mecanismo, explica el economista, que aporta beneficios pero que "no deja de ser un medio y no un fin. Una moneda única da fuerza. Pero si no se le apoya con las reformas necesarias, puede convertirse en un elemento de debilidad", agrega Stiglitz. En ese sentido, el premio Nobel recuerda que Argentina tenía su divisa vinculada al dólar con un tipo de cambio fijo y que eso no le impidió "hacerlo saltar, devaluar la moneda, quebrar, salir y ser ahora cerca de un 80 por ciento más rica que hace seis años, y con una tasa del 8% de paro". EL ECONOMISTA. 5-1-2011

Deja una respuesta