Corporaciones de EEUU, pavimentando el declive

“Pero hay una tercera forma de mirar a la recesión: que es institucional, que ha sido la consecuencia de las decisiones adoptadas por los principales bancos y empresas al dejar de invertir en la creación de empresas y de puestos de trabajo que fueron la clave para una prosperidad ampliamente compartida. Nuestras empresas multinacionales siguen invirtiendo, por supuesto – sólo que no en casa.”

El equilibrio entre roducción, salarios y poder adquisitivo –el famoso equilibrio reconocido por Henry Ford cuando subió la paga a sus trabajadores a unos inauditos 5 dólares al día en 1913 para que pudieran comprar los coches que habían hecho, el equilibrio que se convirtió en el modelo del capitalismo estadounidense del siglo XX– se ha roto. Elaborando y vendiendo sus productos en el extranjero, las multinacionales de EEUU pueden reducir su fuerza laboral y sus salarios en el país sin perder en sus ingresos ni en el aumento de sus ganancias. Y eso es exactamente lo que han hecho. (THE WASHINGTON POST) DER SPIEGEL.- Tanto Francia como Alemania quieren un gobierno económico para Europa. El único problema es que tienen cosas completamente distintas en mente. El conflicto amenaza con hacer fracasar cualquier posibilidad de progreso. Unas semanas después, queda poco del espíritu de armonía de la cumbre. Por el momento, no hay discusiones serias entre Berlín y París sobre los detalles del mecanismo de crisis prevista. De hecho, los dos gobiernos tienen concepciones completamente diferentes de lo que supondría exactamente un gobierno económico europeo. EEUU. The Washington Post Corporaciones de EEUU, pavimentando el declive Harold Meyerson La ciudad al pie de la colina y la última y mejor esperanza de la humanidad ha entrado en una nueva etapa en su historia. Estamos ahora en la América de la movilidad descendente. El problema no se debe a la recesión. Ojalá lo fuera. La década que acaba de concluir es la primera en la que los estadounidenses, en promedio, han visto bajar sus ingresos. La mediana de ingresos de los hogares aumentó en alrededor de 4.000 dólares por década en los años 1980 y 90: desde 42.429 dólares en 1980 a 46.049 dólares en 1990 y a 50.557 en 2000 (en dólares de 2007). En 2009, el año más reciente del que tenemos cifras, se ha reducido a 49.777 dólares –, pero de 2009, por supuesto, un año de profunda recesión. Si nos remontamos a los años pico de la última década, a 2007, encontramos que el ingreso promedio por hogar era sólo de 50.233 dólares – unos 300 dólares menos de lo que había sido en 2000. Hasta el estallido de las burbujas inmobiliaria y financiera, por supuesto, disfrutamos de la ilusión de la prosperidad a través de días de vino y de crédito. Ahora nos encontramos en terreno desconocido en el que casi todos los signos de la perspectiva de la salud económica a largo plazo están a la baja. Nuestro sector privado no está creando empleos a un ritmo acorde con nuestra población en aumento, y mucho menos a un nivel capaz de reducir significativamente el desempleo. La proporción de la población civil empleada se ha reducido al 58,2 por ciento – el nivel más bajo desde principios de los 80, cuando muchas menos mujeres habían entrado en el mercado de trabajo. Las patologías sociales asociadas desde siempre a los pobres del centro de las ciudades –las familias monoparentales, los nacimientos fuera del matrimonio, el abuso de las drogas y el alcohol– ahora arraigan entre la clase trabajadora blanca de las regiones rurales y post-industriales lejos de las grandes ciudades. Los Estados del centro están cayendo. Rich Lowry, editor de la conservadora National Review, ha señalado que los salarios y los niveles de empleo se han reducido para los estadounidenses graduados de secundaria, pero no para los universitarios, su nivel de nacimientos fuera del matrimonio (44%) se ha acercado a la de los estadounidenses que no han terminado la escuela secundaria (54%). Los estadounidenses con diplomas universitarios o más, por el contrario, tienen una tasa de sólo el 6%. El gran sociólogo William Julius Wilson siempre ha sostenido que la clave para el desenlace de la vida de los afro-americanos pobres fue la disminución del número de "hombres para contraer matrimonio" a medida que el trabajo desaparecía de las ciudades. Lo mismo puede decirse ahora de los blancos de clase trabajadora en los barrios que pueden no parecerse a los guetos de Cleveland o Detroit, pero en los que la actividad económica productiva es cada vez más difícil de encontrar. Esta nueva realidad sombría aún tiene que introducirse en nuestro debate sobre la manera de salir de esta mega-recesión. Aquellos que creen que nuestra crisis es cíclica argumentan que la creación de empleo con gasto público puede devolvernos a la prosperidad, mientras que los que creen que es estructural –que tenemos demasiados carpinteros, por ejemplo, y no suficientes enfermeras– piensan que debemos dejar las cosas mientras los trabajadores estadounidenses adquieren nuevas destrezas y se introducen diferentes líneas de trabajo. Pero hay una tercera forma de mirar a la recesión: que es institucional, que ha sido la consecuencia de las decisiones adoptadas por los principales bancos y empresas al dejar de invertir en la creación de empresas y de puestos de trabajo que fueron la clave para una prosperidad ampliamente compartida. Nuestras empresas multinacionales siguen invirtiendo, por supuesto – sólo que no en casa. Un estudio realizado por la Mesa de Negocios y la Fundación Consejo de EEUU encontró que la proporción de los beneficios de las multinacionales con sede en EEUU que proviene de sus filiales en el extranjero ha aumentado de un 17 por ciento en 1977 y un 27 por ciento en 1994 a un 48.6 por ciento en 2006. A medida que aumentan los ingresos de las empresas en el extranjero, disminuye su dependencia de los consumidores estadounidenses. El equilibrio entre producción, salarios y poder adquisitivo –el famoso equilibrio reconocido por Henry Ford cuando subió la paga a sus trabajadores a unos inauditos 5 dólares al día en 1913 para que pudieran comprar los coches que habían hecho, el equilibrio que se convirtió en el modelo del capitalismo estadounidense del siglo XX– se ha roto. Elaborando y vendiendo sus productos en el extranjero, las multinacionales de EEUU pueden reducir su fuerza laboral y sus salarios en el país sin perder en sus ingresos ni en el aumento de sus ganancias. Y eso es exactamente lo que han hecho. Nuestros problemas económicos, entonces, no son simplemente cíclicos o estructurales. Son también –y sobre todo– institucionales, la consecuencia de la conducta corporativa de EEUU que nos ha sumido en un ciclo descendente de falta de inversión, subempleo y bajo consumo. Nuestras soluciones deben ser igualmente institucionales, lo que exige, para empezar, que se sienten representantes de los poderes públicos y de los trabajadores en las juntas de las grandes corporaciones. A falta de esto, no habrá posibilidades reales de revertir la movilidad a la baja de los Estados Unidos. THE WASHINGTON POST. 5-1-2011 Alemania. Der Spiegel Francia y Alemania, divididos en los planes de gobierno económico europeo Peter Müller and Michael Sauga Tanto Francia como Alemania quieren un gobierno económico para Europa. El único problema es que tienen cosas completamente distintas en mente. El conflicto amenaza con hacer fracasar cualquier posibilidad de progreso. Cuando la canciller alemana, Angela Merkel, se paró frente a los periodistas en la cumbre de la UE celebrada a mediados de diciembre en Bruselas, aprovechó la oportunidad de hacer una concesión menor a la vecina Francia. "Obviamente hemos estado discutiendo la cuestión de un gobierno económico para un largo tiempo", dijo Merkel. "Lo que estamos previendo va un paso más en esta dirección." En un esfuerzo por ganar control sobre la crisis del euro, los europeos habían acordado sustituir el fondo de rescate existente para los países de la zona euro sobre-endeudados, por un mecanismo permanente. Pero también había otro asunto que atrajo menos la atención: por lo menos desde el punto de vista francés, se supone que se trató también el desarrollo de ideas sobre cómo fortalecer la cooperación política entre los Estados miembros de la zona euro en materia económica. Unas semanas después, queda poco del espíritu de armonía de la cumbre. Por el momento, no hay discusiones serias entre Berlín y París sobre los detalles del mecanismo de crisis prevista. De hecho, los dos gobiernos tienen concepciones completamente diferentes de lo que supondría exactamente un gobierno económico europeo. ’16 Plus’ Para Merkel, se trata de mucho más que mera terminología. En el período previo a elecciones estatales importantes en Alemania, en particular las del estado suroccidental de Baden-Württemberg, a finales de marzo, Merkel quiere demostrar que el dinero del contribuyente alemán no se desperdicia en pagar los excesos de los países muy endeudados del sur Europa. Los alemanes y los franceses interpretan la resolución de la cumbre de una manera completamente diferente. Francia preferiría que el Consejo Europeo, compuesto por los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la UE, se convirtiera en una especie de gobierno económico. Dado que sólo los países miembros de la zona del euro estarían inicialmente involucrados, la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, lo ha denominado el proyecto "16 más". Los alemanes se concentran en cosas completamente diferentes. Su preferencia sería la de ver el fondo de rescate actual sustituido por el llamado Mecanismo Europeo de Estabilidad en 2013. Según este acuerdo, a cambio de algún tipo de ayuda, los países con problemas de liquidez tendrían que someterse a un estricto régimen de reducción de gastos. Desde la perspectiva alemana, las ideas sobre este mecanismo ya se encuentran en una fase avanzada: * El sistema europeo de Estabilidad Financiera Mundial (EFSF) podría servir de modelo aproximado para el nuevo mecanismo. Los países que pidan ayuda deberán cumplir requisitos estrictos, lo que podría llegar tan lejos como la obligación de introducir el llamado "freno a la deuda", según el modelo alemán. (El freno a la deuda es una enmienda a la constitución de Alemania que obliga al gobierno a eliminar virtualmente el déficit estructural del país en 2016.) Por primera vez, los acreedores del sector privado tendrían que compartir los costes de la reestructuración. El Fondo Monetario Internacional (FMI), que actualmente está involucrado con el EFSF, también podría subir a bordo después de que el fondo expire en 2013. *A diferencia del fondo actualmente en vigor, su sucesor también sería capaz de comprar bonos soberanos de los países miembros más endeudados. El efecto secundario deseado es que el Banco Central Europeo (BCE), que actualmente está ayudando a los países con problemas de liquidez mediante la compra de sus bonos, pueda volver a concentrarse en el establecimiento de las políticas monetarias y la vigilancia de los bancos. *Como en el caso de la EFSF, los Estados acreedores deberían llegar a un acuerdo sobre el mecanismo de estabilidad futura entre sí. Las decisiones de fondo tendrían que ser unánimes, y Alemania tendría la capacidad de vetar la concesión de cualquier préstamo en particular. “No necesitamos instituciones nuevas” Es aún demasiado pronto para hablar de la posibilidad de llegar a un acuerdo con los franceses. Por el contrario, justo antes de Navidad, un documento con sugerencias similares se filtró desde el Ministerio de Finanzas de Alemania pidiendo incluso la creación de un instrumento de financiación independiente que tendría la facultad de determinar las políticas económicas de la UE en tiempos de crisis. Los franceses respondieron con irritación. Las palabras del Ministerio de Finanzas en París fue que: "No necesitamos ningunas nuevas instituciones." En respuesta al documento alemán filtrado, Lagarde presentó su propio plan de lo que un futuro gobierno económico europeo podría ser. Según sus planes, los Estados de la UE tendrían que armonizar no sólo sus presupuestos nacionales, sino también sus políticas económicas. Por ejemplo, Lagarde propone que si un país quiere mejorar su balanza comercial con más exportaciones, primero debe "obtener el consentimiento de los otros" dentro del grupo de gobiernos de la UE. Sin embargo, eso suena tan parecido a una economía controlada por el Estado, que el ministro de Economía alemán Rainer Brüderle, un miembro del proempresarial Partido Democrático Libre (FDP), anunció inmediatamente su oposición a la propuesta francesa. Brüderle sugirió que Lagarde lucha contra "el problema equivocado", mientras que también parece claro que no tiene dudas acerca de los planes para el fondo que se describen en el documento filtrado del Ministerio de Finanzas. Como puso de relieve una nota de su ministerio, una institución así tendría que ser 100% políticamente independiente o se correría el riesgo de convertirse "con el tiempo en el núcleo de una política de transferencias en la unión." Techos superfluos Los políticos de la coalición gobernante de Alemania –compuesto por el centro-derecha de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel, su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU), y el FDP– temen quedar atrapados ante un hecho consumado. Según el alto dirigente político de la CSU, Hans-Peter Friedrich, un nuevo fondo, independiente, sería "innecesario". En cambio, Friedrich sugiere que el límite superior del actual fondo de rescate de 750.000 millones de euros podría aumentarse en caso de emergencia – a pesar de que su partido se había opuesto a gritos al plan tan sólo unas semanas antes. "Veo el hablar tanto de un techo como algo superfluo", dice Friedrich, "porque, con techo o sin él, todavía tendremos que hacer lo que sea necesario." DER SPIEGEL. 3-1-2011

Deja una respuesta