Cartagena en pie de guerra contra el cierre del Rosell

Una batalla contra los recortes y los monopolios sanitarios

En Cartagena ha habido varias manifestaciones con miles de personas en defensa del Rosell, la última de ellas hace unos meses con más de 15.000 personas, la más grande que se recuerda en la ciudad. Se ha creado una Marea Blanca integrando a todo el movimiento asociativo, sindical sanitario y los partidos de la oposición.

st1:*{behavior:url(#ieooui) } /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;}

Al calor de esta lucha ha nacido un movimiento ciudadano asambleario llamado “Ciudadano y tú qué?” que lleva casi 100 días acampado en el hospital, uno de cuyos integrantes  es un compañero que ha hecho una huelga de hambre de 3 semanas. Este campamento funciona como centro permanente de propaganda, llenando toda la ciudad de carteles, octavillas y hojas de recogida de firmas.

Se ha obligado al Ayuntamiento de Cartagena a votar resoluciones en contra del desmantelamiento, una línea a la que se ha unido el Ayuntamiento de la cercana población de Mazarrón, una de las más habitadas de la Región.

En general se puede decir que la ciudad está manteniendo un pulso contra cualquier tipo de desmantelamiento del hospital donde ha nacido toda Cartagena.

 

¿Pero a qué se enfrentan los ciudadanos?

Hace dos años se abre un segundo hospital, el Santa Lucía, con la promesa de que no supondrá ningún cierre del anterior. En 2010 se llegó al compromiso en la Asamblea Regional de que el Rosell sería el segundo hospital del Área de salud de Cartagena. Nada más lejos de la realidad. En los últimos años se ha ido poco a poco desmantelando. Los últimos pasos han sido cerrar Urgencias y desmantelar la sección de Psiquiatría. Desde las plataformas se ha denunciado cómo el objetivo es vender los terrenos a la UCAM, universidad católica privada vinculada al poder regional. Pero frente a la presión de la gente la Consejería tuvo que ofrecer un trato; convertir el hospital en un centro ambulatorio de cirugía abierto hasta el mediodía.“Se ha obligado al Ayuntamiento de Cartagena a votar resoluciones en contra del desmantelamiento, a lo que se ha unido el Ayuntamiento de la cercana población de Mazarrón”

La respuesta ha sido unánime: no se dejará de luchar hasta conseguir que el Rosell sea un hospital al 100% de rendimiento.

Pero la batalla va más allá. Desde “Ciudadano y tú qué?” denuncian que el Santa Lucía pertenece en realidad al constructor Florentino Pérez. La Comunidad paga un alquiler y en unas décadas volverá a estar al 100% en manos privadas. Además advierten  que si cierran o venden el Rosell de Cartagena el siguiente será el Morales Meseguer de Murcia.

Son los pasos de una batalla entre determinados monopolios sanitarios, el poder regional y la ciudadanía, y se está convirtiendo en una emblemática y determinante lucha contra los recortes cuyos últimos episodios aún no han sido escritos.

Deja una respuesta