Un debate inútil

El debate electoral entre Rajoy y Rubalcaba fue soso, amañado, intrascendente, aburrido y estuvo plagado de mentiras, insidias y silencios. Pero, sobre todo, fue completamente inútil. Inútil porque, mientras los dos gladiadores del PP y el PSOE se esforzaban por escenificar un duelo a muerte con balas de fogueo “Sarkozy ya habí­a sentenciado en la última cumbre europea que tanto Rubalcaba como Rajoy apoyaban el plan de ajuste diseñado en Bruselas para España”, la crisis europea habí­a dado otro salto cualitativo.

Los llamados países periféricos –los “pigs”– están siendo obligados ya, bajo la presión de los mercados, a renunciar a los políticos elegidos por las urnas, que son sustituidos directamente por hombres del Banco Central Europeo (BCE) o por funcionarios de la Comisión, avalados expresamente por Washington y Berlín. Hasta que no paguen las deudas, adiós a la democracia y adiós a la soberanía.“Ajustar el ajuste, apretar aún más el cinturón a la población” Grecia e Italia ya saben lo que es esta nueva vuelta de tuerca. La decisión del primer ministro griego, Papandreu, de convocar un referéndum para que el pueblo griego decidiera sobre el plan de rescate, fue la espoleta que ha precipitado este giro de los acontecimientos. “Sólo faltaba eso”, dijeron en Bruselas, “que se dé la voz al pueblo”. “Con políticos así es imposible sacar adelante los planes. Así que hay que quitarlos y poner directamente a los nuestros”.Y ese es el escenario que se está dibujando ahora mismo ante nuestros ojos.En Grecia, Papandreu deja el paso a Lukas Papadimos, ex vicepresidente del Banco Central Europeo, apoyado por los dos grandes partidos, socialistas y populares. En Italia, con más dificultades, por la resistencia de Berlusconi, se baraja la figura de Mario Monti, dos veces comisario europeo, para que presida un gobierno apoyado por la derecha, el centro y la izquierda. Se dice que son gobiernos “de técnicos”. Mentira. Son gobiernos de hombres de Bruselas, hombres del BCE, de la Comisión, hombres directamente elegidos por Washington y Bruselas.“Lo que digan Rubalcaba o Rajoy carece ya de todo interés” La crisis se agrava y comienzan a llegar las medidas de excepción. La sustitución de políticos elegidos (malos y dóciles, pero elegidos) por funcionarios de Bruselas es ya una de esas medidas de excepción. Tanto en Atenas como en Roma se asegura que una de las primeras tareas de los nuevos gobernantes será preparar elecciones. Pero, por el momento, lo único cierto es que van a llevar a cabo aquello para lo que los han puesto: cumplir los planes de Washington y Berlín. Ajustar el ajuste, apretar aún más el cinturón a la población, bajar salarios y pensiones, desguazar el estado del bienestar, pagar las deudas. Lo demás ya se verá.En este nuevo contexto, y con España a la cola, inmediatamente detrás de Italia, es obvio que lo que digan Rubalcaba o Rajoy carece ya de todo interés. Ellos son los primeros en saber que sus programas ya están escritos. Y que si no los cumplen a pies juntillas serán fulminantemente despedidos. También en España hay altos funcionarios del BCE y comisarios de la Comisión capaces y dispuestos para hacerse cargo de un “gobierno técnico” apoyado por los principales partidos.Y la crisis sólo acaba de empezar.

Deja una respuesta