Trump exige a España elevar su gasto militar, pero Sánchez evita comprometerse

En vísperas de la próxima cumbre de la OTAN en Bruselas, Donald Trump ha enviado una carta al jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez. En ella recuerda el compromiso que adquirió el anterior Gobierno de Rajoy de aumentar el presupuesto militar. Pero el presidente español ha evitado comprometerse a subir el gasto militar más de lo que ya viene recogido en los PGE de este año. Ante el secretario general de la Alianza, Sánchez ha dicho que «la contribución a la seguridad no se mide solo por la inversión en defensa».

EEUU lleva desde 2014 exigiendo a los europeos que incrementen sus gastos militares hasta alcanzar como mínimo el 2% de sus PIB. Para España, que en 2017 gastó el 0,92% de su PIB en defensa, este mandato supone duplicar su presupuesto militar, dedicando cerca de 20.000 millones de euros al año. Una enorme suma de dinero que no solo serviría para reforzar el diseño global de dominio norteamericano, sino principalmente para la compra de material bélico a las grandes empresas armamentísticas del complejo militar-industrial norteamericano. Pero por otra parte el Pacto de Estabilidad de Bruselas nos obliga a contener el gasto público en unos márgenes concretos. Contentar a la vez a Washington y a Berlín obliga a limitar y comprometer las partidas de gasto social (pensiones, sanidad, educación…).

Es una ecuación amarga, pero el Gobierno de Rajoy se tomó varios tragos. El anterior ejecutivo del PP ya se comprometió a aumentar en los próximos siete años un 80% nuestros gastos militares, hasta alcanzar los 18.000 millones al año. Llegando incluso a plantear Cospedal una ley que lo blindara, al margen de cambios de Gobierno, como hace el 135 con el pago de la deuda. La etapa de aumento en Defensa de este año (un 10,7%) ya viene recogida en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que elaboró el Gobierno Rajoy y que el ejecutivo de Sánchez tuvo que aceptar como peaje del PNV para apoyar la moción de censura.

Pero Trump quiere más. Y en etapas más cortas. Por eso, en vísperas de la reunión de la OTAN de principios de julio, ha enviado cartas a todos los europeos recordándoles sus deberes. La que ha dirigido a España tiene una especial exigencia: le recuerda a Sánchez los compromisos presupuestarios asumidos por su predecesor, y le exhorta a cumplirlos y a acelerarlos.

El mismo día en que la prensa daba a conocer la carta de Trump, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, se reunía con Pedro Sánchez en la Moncloa para preparar la cumbre. En la entrevista -aunque sin hacer referencia a la misiva- el presidente español ha evitado comprometerse con nuevos aumentos del gasto militar (más allá de los que ya vienen marcados en los PGE de 2018) ni a llegar a los 18.000 millones en 2024.

Sánchez dijo a Stoltenberg que la «contribución de España a la OTAN no se puede medir en porcentajes, hay que medir la implicación y las capacidades», insistiendo en que «la contribución de un país a la seguridad global no puede medirse únicamente por un porcentaje de gasto, sino que hay también otros parámetros». El español recordó al noruego la gran cantidad de misiones en las que participa España, muchas más que la mayoría de miembros de la Alianza.

Quien sí se refirió públicamente a la carta fue el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que dijo que, aunque España gasta menos del 2% del PIB en defensa, lo hace «de una forma muy activa». Participamos en todas las misiones de la OTAN y de la UE. «Gastamos menos, pero lo utilizamos muy bien», concluyó.

Esta respuesta del nuevo Gobierno del PSOE está enmarcada en el encuadramiento de España en la OTAN y en el diseño militar global de la superpotencia norteamericana. Las cinco importantísimas bases yanquis en nuestro suelo y la activa participación de nuestras tropas en múltiples misiones hace de España un peón militar más que importante para EEUU. Sánchez no cuestiona ni un milímetro de eso.

Sin embargo, la evasiva a comprometerse con el mandato imperial de Trump de elevación del gasto militar… supone un gesto de autonomía impensable con Rajoy. Un gesto que la mayoría social progresista debemos apreciar y alentar.

Un comentario sobre “Trump exige a España elevar su gasto militar, pero Sánchez evita comprometerse”

  • Difícil alentar si hoy mismo se ha comprometido a intentar elevar el gasto al 2%.
    Lo que tendría que decir es que si tan mal lo hacemos en compromiso, que se vayan de nuestro suelo. Que abandonen nuestro país y dejen las bases militares que operan para masacrar pueblos enteros. El NO A LA GUERRA no se puede desligar del NO A LA OTAN. Que quede claro.

Deja una respuesta