Literatura

Tercer Reich

A estas alturas, Roberto Bolaño ya no es sólo un “mito” de la literatura hispanoamericana contemporánea, sino uno de los escritores más reconocidos e influyentes a escala global, merced, entre otras cosas, al éxito sin paliativos de la traducción americana de su novela “2666”, consagrada por la crí­tica en 2009 como la mejor novela del año. Esa nueva dimensión confiere un interés inusitado a todo lo que publicó en vida, y ahora también a lo que “no” publicó, como esta novela, “Tercer Reich”, escrita en 1989 por un Bolaño todaví­a desconocido y que Anagrama acaba de dar a la luz.

Una crítica todavía bastante bisoña en el "affaire Bolaño" -como si todavía dudase de la valía del escritor o eserase su súbito hundimiento en el olvido- presentaba la edición de "Tercer Reich" como la primera novela que escribió Bolaño. No es verdad. Probablemente es la cuarta o la quinta. Es sabido que en 1984, en colaboración con A. G. Porta, escribió los "Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce". En el prólogo de "Monsieur Pain" remonta esta novela -que con otro título, "La senda de los elefantes", ganó un premio de novela corta- a 1981 o 1982. También "La pista de hielo", recientemente publicado por Anagrama, es anterior. De modo que, si es cierto que Bolaño redactó "Tercer Reich" en 1989, ya tenía a sus espaldas una notable experiencia narrativa, como por otra parte es obvio con sólo adentrarse unas páginas en esta novela.Otra cuestión son las razones que Bolaño tuviera para mantener la obra "oculta", guardada en su ordenador y sin publicar. Me inclino a pensar que la presumible "insatisfacción" que llevó a Bolaño a actuar así no es porque considerara que la novela era "mala" o "menor" o "impublicable", sino que es un indicio de que a esas alturas (en 1989, quiero decir) Bolaño había colocado ya el listón muy alto y una obra como "Tercer Reich" no satisfacía plenamente su ambición literaria. Aunque tal vez la explicación sea más simple y tenga que ver con meras "precauciones domésticas": la novela transcurre en Blanes (el pueblo costero de Girona en el que Bolaño vivió sus últimos años) y tal vez algunos personajes se inspiraran en personajes reales.La novela, en efecto, discurre en una localidad de la costa catalana, en los años ochenta, en pleno "boom" turístico. Allí llega un 20 de agosto un joven alemán de 25 años, Udo Berger, a pasar unas vacaciones en compañía de su novia, Ingebord. En realidad, vuelve a la misma localidad y al mismo hotel donde, una década antes, había estado ya de vacaciones con sus padres. Udo está en el mejor momento de su vida: pletórico de fuerza y salud, se gana la vida por sí mismo, es independiente, tiene por novia un ángel y, además, tiene todo el tiempo necesario para dedicarse a su hobby favorito: los "wargames" (los "juegos de guerra"), de los que es campeón de Alemania y una figura mundial. Además de tomar el sol, beber sangría e ir a discotecas, Udo quiere aprovechar las vacaciones para escribir una ponencia para un congreso internacional de "wargames" que tendrá lugar en otoño en París acerca de su juego favorito: el "Tercer Reich", un juego basado en ensayar e imaginar variantes distintas de las batallas que se sucedieron en el curso real de la segunda guerra mundial.Pero bajo la superficie plácida de un relato de insípidas anécdotas veraniegas va creciendo, poco a poco, un cúmulo de sucesos inquietantes, adversidades inesperadas, presencias equívocas y amenazas inconcretas, que van a ir tiñendo la novela de sombras cada vez más pesadas. Una atmósfera inquietante se va apoderando de la novela, que se va haciendo más y más claustrofóbica. Y el joven y pletórico Udo va a comenzar a deslizarse por un tobogán que ya no controla. La extraña muerte de otro turista alemán. La marcha de la propia Ingeborg. El extraño enigma del Quemado y la incierta suerte que le espera tras su incomprensible derrota en la partida sobre el "Tercer Reich" con este sudamericano que no parece tomarse su lucha contra los nazis como un mero juego. Su enclaustramiento en el hotel, donde parece atrapado por fantasmas que ya no domina…"Tercer Reich" es la crónica de una disolución personal y mental, de la autodestrucción del protagonista: una novela clásica de los años ochenta, en línea con la obra de Thomas Bernhard y sus monólogos autodestructivos.Pero Bolaño no le otorga a su protagonista un final trágico. Al final, Udo regresa a Alemania, abandona los "wargames", recupera a Ingeborg y asiste sólo como curioso al Congreso de París, donde apunta la única reflexión auténticamente "bolañista" que el libro (que está escrito como un diario de Udo) se permite: "Por mi parte llegué a la conclusión de que el ochenta por ciento de los ponentes necesitaba asistencia psiquiátrica".Aunque muchas páginas del principio parecen más propias de una novela "de la serie B", sin embargo todos sus nódulos esenciales tienen altura y calidad narrativa. Además, la cosa mejora sustancialmente conforme avanza y se va destilando el clima crecientemente angustioso del relato. La violencia soterrada, tema clave de Bolaño, está aquí expresada con toda su crudeza. Ningún bolañista quedará decepcionado.

Deja una respuesta