Cómics

Super Cholita, La Heroí­na del Altiplano

Creada hace apenas un año por Rolando Valdez, que ha adaptado los rasgos indí­genas al estilo de dibujo japonés, y ha creado un personaje accesible, que ya ayudó en uno de sus números al presidente Morales. Ahora vuelve a la carga con una nueva aventura para pedir que se celebre el juicio contra el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, en el papel de “El Gringo Asesino”.

La Chola es un arquetio de la mujer del altiplano. Lleva siempre el sombrero bombín, la pollera larga, una blusa con encajes y volados, y una manta sobre los hombros. Supercholita estiliza esos rasgos y los emparenta con los del Animé. A pesar de ello, se considera una heroína “originaria”. Superman le advierte de que él es el único autorizado en llevar el prefijo súper, pero no le importa.

Ella protege las ofrendas que le hacen los niños a sus deidades, defiende los derechos laborales y le hace saber a las empleadas domésticas que la ley les otorga un día libre a la semana y vacaciones, al mismo tiempo que trata de impedir las repetidas escenas de violencia familiar. Valdez utiliza el lenguaje del cómic como elemento transmisor de la cultura andina, sin por ello renunciar al entretenimiento y el humor. Como el propio autor afirma, ha tratado que su protagonista sea una persona “normal”, que se haga responsable de luchar contra las injusticias, y que sea fácilmente identificable para el pueblo llano.

Aún así Supercholita no se arruga a la hora de oponerse frontalmente a los crímenes que algunos políticos han cometido en su tierra. En su último número lucha para reclamar justicia contra los responsables de la muerte de más de 60 personas durante una represión a las protestas ocurridas en octubre de 2003. Su autor sentencia, “estamos utilizándola para decir la verdad y solamente la verdad. Supercholita siempre defiende las causas de todos los pobres y esta es una causa más. Vamos a seguir acompañando a los familiares y nos vamos a aferrar a la memoria y a la dignidad”. Historietas hispanas dibujadas con aparente inocencia, pero que son capaces de defender la vida y la justicia, poniendo nombre y apellidos a los culpables.

Deja una respuesta